Sin noticias de dios

Bueno, ando liado, entre los últimos coletazos de mi nueva casa, las penurias económicas, escribir un jodío monólogo para unos bolitos, y las locuras de Nico, que ahora le ha dado por ingerir protector para muebles en cantidades industriales.

Sigo vivo, el calor me derrite las ganas de enredar en el blog (quedarme forever sin Internet en casa también ayuda), y esta mañana un señor me ha cobrado 30 de los nuevos eureles por meterle por el culo un termómetro a mi perra. Qué mal repartido está este mundo.

Jódete, yo que siempre he rajao de los monólogos. Eso me pasa por bocas, como dijo el estomatólogo. Pero bueno, por lo demás bien. Seguimos vivos (segunda persona a lo Indurain). Me he afeitado porque, al dejarme esta media melena, podría llegar a parecer un criminal de la guerra de los Balcanes en su nueva personalidad…. “vivía en Lavapiés, tenía una pequeña productora. Ni su socio sabía que se trataba del criminal Zlatan Bolibic… hablamos con sus vecinos…

Vecina1 – Bueno, la verdá es que el otro día se trajo a una chavala a casa y cumplió como un campeón, nunca lo hubiéramos sospechado.

Vecino2 - Era un graciosete, yo algo le dije a mi mujer, de que no olía bien. Sobretodo cuando volvía de correr.

… el criminal ya ha sido puesto a disposición de las autoridades de la Haya…”

Paso, me afeito y punto. Y de momento, un saco cemento. Nos vemos.

Share

La fuerza del mar

El verano en Madrid mola. Siempre que lo digo la gente me mira y pone cara de “este pobrecito qué va a decir“. Cierto es que si tuviera el riñón bien forradito, estaría en Praga, o en New York, o en Bora Bora (la ciudad favorita de Dani Güiza). Pero todo el año. Me mola currar en verano porque el ritmo es menor. Parece como que las cosas son menos trascendentes, como que los mayores están echando la siesta y ya se despertarán y nos abroncarán que, mientras tanto, lo disfrutamos.

No hay tráfico, casi todas las calles se convierten en peatonales, y los semáforos parecen un adorno multicolor. La gente asquerosa no está. La gente asquerosa lleva unos días atestando las playas de Benidorm, Salou, Torremolinos, y sitios así. En Madrid quedamos los parias, los que no nos hemos ganado el descanso, los perdidos: los mejores.

Con el rollo de la mudanza no tengo Internet en casa. Ni tele, aunque hacía mucho que no la veía, pero bueno. Vivo en el antíguo taller de una pintora, por lo que no tengo antena. Estos días me pillé una amplificadora de los chinos para salvar la parte gorda del Tour de Francia, pero los putos chinos no trabajan bien la electrónica y, en lugar de ver la exhibición de Carlitos Sastre en los Alpes, sólo acerté con rallujos en blanco y negro, que es lo que se denomina así, más profesionalmente, “ruido”. Queda mal decir que no la echo de menos trabajando en ella, pero bueno. Es así.

La red me priva más, y me tiene un poco nervioso, porque me hace venir a locutorios de pakis, con sus anuncios de bebidas de coco y papaya, sus bigotillos rancios y la sonrisa del que no se entera de nada. Un euro la hora es aceptable. Calorazo, ventilador, pintura azul y seca que se desconcha, auriculares sin esponjas, conexiones de velocidad relativa: lo justo.

En verano el mundo funciona, pero con mucho menos. Es como si hiciéramos el mínimo común múltiplo de la sociedad. Como fan del minimalismo que soy, me gusta. ¡Fuera el recargo, fuera los impuestos, fuera los “me interesa tu personalidad”, fuera el adorno!. Verano. Tour. Sudor. Pureza.

Pero necesito oler el Cantábrico.

Share

Ética a Nico(maco)

Siete y cuarto y la puta perra ya me ha lamido dos veces la mano que cuelga de la cama: a las seis y media y a las siete. Me levanto habituándome a las medidas de mi nueva casa, quedando los dedos de los pies como víctimas colaterales, me pongo las chanclas (demasiado tarde), echo cereales en el tazón. Trigo inflado con miel. Igual que Smaks, pero de marca blanca, el doble barato. Echo la leche, en este caso imagino que todas las marcas de leche son blancas y, mientras desarrollo el absurdo, Nico se arrima pidiendo su pienso pedrigripál. Se lo echo, me alejo, lo devora en cerocoma. Me enfundo una camiseta sucia -porque ya me ducharé después de correr y no me voy a poner una limpia para ensuciarla-, y… me mojo el pelo, porque lo llevo un poco largo y nunca se sabe. Mano al culo: llevo un par de bolsitas para los ñordos con el escudo del Ayuntamiento de Madrid, todo correcto o, como dicen los más avezados, todo OK.

El otro día David de los Fulanos me dijo que el día que alguien inventara las bolsitas recoge-excrementos con un lateral de cartón, para no notar el tacto de la mierda, lo petaría. Yo lo lo creo porque, de hecho, el papel va decrescendo en nuestra sociedad, pero bueno, David de los Fulanos tiene su punto de vista, a contracorriente en casi todo, así que no sería menos en este frugal caso. Está bien que haya gente así.

Salgo de casa, giro la llave y Nico tira cual alimaña. Encaro a la izquierda la bajada de la calle de la Primavera, donde a Nico le mola mear como una señorita, patiabierta en mitad del adoquinado. Siempre me encuentro a la misma punki con su mismo perro a la misma altura de la calle. De estos punkis que saben mucho de animales. No está mal la chica. Ni bien. Entrando por Zurita giro Argumosa y la atravieso. Me cruzo con un señor, padre venerable, que huele muy bien. Es cortés, clásico y limpio. Me gusta porque las terrazas de Argumosa suelen ofrecer lo contrario a partir de las siete de la tarde. Me gustan las cosas sacadas de contexto. Me gustan los estereotipos rotos.

Pasamos por delante de la ampliación del Reina Sofía y Nico pisotea el felpudo de la cafetería que pone “AROLA” en letras grandes rojas. Igual que si pusiera “bienvenidos”, se la suda, por algo es una perra de siete meses (sin chip, de momento). Soy egocéntrico, pero nunca me imaginaría un felpudo con mi apellido. Es contraproducente. Cruzamos Atocha. A Nico todavía le dan miedo los coches y tira como una bestia. Creo que tengo callo en la mano, de la jodida correa azul. Los repartidores de prensa gratuíta, sitos en la esquina del McDonalds -o la famosa cadena de comida rápida-, no me ofrecen, porque saben que siempre les pillo sus panfletos de información banal, irrelevante y superficial, a la vuelta.

Entramos en el paseo del Prado, lo atravesamos tranquilamente, difrutando del frescor de llevar el pelo todavía mojado. La perra sólo da por culo cuando lametea mierdas de pájaros, que le encanta. Sólo le tiro de la correa, no le digo nada, porque no soy nadie, ayer comí en un Burguer. Nos cruzamos con el del bigote, con la cascuda, con la monja, con la becaria, como si estuviera en el show de Truman todos pasan a su hora. Ocho y ocho minutos, llegamos al nuevo Ayuntamiento en la plaza de la Cibeles, daremos media vuelta y nos la cruzaremos. Aquel día se giró hasta cuatro veces para mirar, y cada día me sonríe, imagino que por la perra, pero me viene bien. Está muy buena, morenaza muy interesante. Hoy no se ha cruzado. ¿Habrá pillado vacaciones?

-¿Volvemos a recorrer el paseo del Prado, a ver si es que hemos calculado mal? – me dice Nico con la mirada

- No, Nico -le replico- esa sería la diferencia entre opositar a psicópata, y estar simplemente zumbado, que es lo que me pasa.

Share

Frank Lampard Jr.

escribir

frank_lampard_west_ham_2

Quizás uno de los centrocampistas más admirables de las islas, el hijo del mítico jugador del West Ham, Frank Lampard Jr. ha sabido ponerse en valor por sí mismo, y hacer olvidar a su padre y a su primo (el red Jamie Redknapp). Su apellido sugirió en su día una forma de vida. Aunque el verbo LAMPAR, según la R.A.E. implica Afectar la boca con una sensación de ardor o picor en su primera acepción, y Tener ansiedad por el logro de algo en la segunda, Jóse y yo siempre identificamos lampar con pasear por el filo de la navaja vital, hacer del mileurismo un arte, pasarlas canutas con cada seguro de coche, cada dentista, cada veterinario, pagar el I.R.P.F. y desarrollar todo tipo de teorías sobre la creatividad financiera…


“Lampar” 
es lo que nuestros progenitores llamarían (en el caso de los míos con horror) “vivir al día”. Es una afición a la que se adscriben cada vez más españoles: no tener la más mínima capacidad de ahorro. Cuando me fui de casa la hermana de mi ex nos dejó 400 euros. Tardamos 9 meses en devolvérselos. Un parto. Cinco años después sigo por esa senda. Sentime culpable por no tener un colchón sería absurdo, porque no puedo, así que hagamos del lampar una bandera. La contraprestación de lampar, en mi caso, está en hacer lo que quiero y ser independiente. Alto precio en una democracia capitalista, que debería estar llena de toboganes hacia ese objetivo, si no fuera porque es una gran mentira.

El tipo que está sentado en la mesa de al lado en la oficina, gana el doble que yo. Está hablando por teléfono  y acaba de decir “el libro que me regalastes“, han leído bien “regalastes“. Él gana el doble. Lo que le da margen para incurrir en una de las aberraciones gramaticales que más odio. Esto está así montao. Ayer me llamó mi amigo M, anda en problemas. Hace tres años me dijo que me quedara en Guadalajara, que si tragaba sería el rey, y que más valía ser el rey en las provincias, que uno más en Madrid. Vía sms me transmitió lo agobiado y hastiado que está de ese desván lleno de humedades, maloliente y herrumbroso que es el periodismo local.

Cuando es una mierda es una mierda. Lo único que nos queda es la capacidad de coger al capullo por la solapa, que sienta nuestro aliento a Brugal a un centímetro de sus ojos y gritarle “Esto es mentira“, mientras se oyen, a lo lejos, cerrarse los garajes donde Bill Gates, los Beatles y Neil Armstrong fantasearon sus gestas.

M, brindemos por la vida (y sigamos lampando).

PODEMOS.

Share

Décimo primero

Fernando Alonso

El bicampeón del mundo no tiene su año. Parece que toda decisión se torna en fracaso, que cada dirección atajada sólo lleva a la decepción. Era muy joven cuando despuntaba en una de las principales escuderías, y también lo era cuando comenzó a conquistar laureles y corazones (y envidias), así que el sentido que actualmente tienen las cosas es algo nuevo para él. Se encuentra aturdido, perdido, solo. Nota cómo el exterior está en su contra, pero sabe que sólo es una mentira, hija predilecta de la frustración. Se sabe la teoría, pero afrontar la realidad de las cosas es más jodido.

Todos hemos visto Cosas de Casa, aquella teleserie que Antena Tres nos repitió hasta la saciedad, con el torpe Steve Urkel, y el buenazo de su vecino (un madero) Carl Winslow. Lo que se escondía tras cada uno de los guiones, es un manual para la vida. Por si a alguien le costaba leer entre líneas, te resumían la moralina del capítulo al final, sobre un fondo de música de pianito, justo antes del último gag de Urkel. ¿Cómo puede ser que tenga todo ese tratado sobre la moral en mi subconsciente y no sea capaz de salir adelante, de ver el camino?

No quiero fichar por Ferrari, todo es más fácil allí. Y más rojo.

PD: El jefe de la cienciología en España es mi colega. Y Woody Allen. Llamaré a uno de los dos. Cara o cruz.

PD2: En mi BLOGROLL está un link al blog de Joaquín Leguina. Echadle un vistazo. Es un gusto comprobar que todavía hay vida inteligente.

Share

Trucos para ligar en un garito II (el Talento Individual)

Una vez realizada la selección (nunca sabremos si es la definitiva, podría darse el caso de tener que variar el tiro o, simplemente conformarnos con esa amiga más… sí, esa) lo que toca es comenzar a trabajar. El anterior post hablaba sobre el trabajo del EQUIPO, pero por más Fernandos Escartines o Chechus Rubieras que tengamos para hacernos la ascensión, al final es Lance Armstrong el que tiene que dar el latigazo.

Lo fundamental es que usted se sienta Lance Armstrong, es decir, que confíe en sus posibilidades. Dado que ha sido realista, no hay nada que temer. Eso sí, que tampoco se note que se cree capaz de superar un cancer de testículo y ganar seis Tours de Francia, porque apestaría. A partir de aquí existen dos posibilidades:

a) Que esté a huevo: en cuyo caso todo vale. Incluso que los miembros de EL EQUIPO pasen detrás de usted, dándole palmadas en el trasero, y se arrimen a su oído diciéndole frases del calado espiritual de “¡Vamos campeón, que es tuya!”, o “¡Dale, dale!”.

b) Que no esté a huevo. Este supuesto es el más habitual. Toca lanzar el sprint a base de Talento Individual(TI). Existen varias reglas fundamentales y una serie de detalles que no pueden faltar: que no se les vea ansiosos, no hacer comentarios excesivos sobre cualquier tema, si no tienen un contracomentario preparado por si no gusta, no miren al cuerpo de la chica. Ni de solsayo. Se nota. Hagan que se sienta especial, pero sin pasarse, interésense por lo que dice cuando mueve la boca, sean agudos (es un sprint, es un último esfuerzo, ánimo), vayan de duros, pero dejen puertas abiertas. En caso de estar casados guarden el anillo… cosas básicas.

El ritmo es fundamental para hacer las cosas más rápidas. Hay peladas de pava eternas por falta de ritmo. Una vez que se agota el tema de lo alta que está la música en los garitos, lo caras que están las copas, y tras hacer un par de movimientos de cabeza al ritmo del son que haya tocado por designio divino, hay que tener contenidos de conversación, pero:

-Ni parezcamos el “¡Qué!” o el “20Minutos“, es decir, no hay porqué desgranar la actualidad (aunque es una falta leve que muchas veces, incluso triunfa), acabamos pareciendo tertulianos cansinos y cayendo en miles de lugares comunes (por esa empatía es por la que triunfa).

-Ni lleguemos a agotar un tema (casi siempre suele ser trabajo… ¡Uf!)

En cuanto a las temáticas a manejar, está el recurrente de la música, el cine y demás. Si están necesitados, es recomendable no sacarlo, puesto que corren el peligro de poner una pica en Flandes, siendo Flandes una fanática de Bustamante o Dos colgaos muy fumaos. Si no se habla de cultura, se ahorra uno tener que darse cuenta de que a un cerebrín no se va a follar.

Los muy ruínes y buitres, hemos utilizado el argumento “Justicia Histórica“. Éste argumento se basa en determinados postulados, cuyo resumen viene a ser que las mujeres son seres superiores. Son más sensibles… y demás mierdas. Que a usted le parecen maravillosas, que las admira y respeta, que usted tiene mucho de femenino y no le importa, que de vez en cuando llora… Siempre ha funcionado. De hecho El Código Da Vinci se basa en este axioma. A mí, la verdad es que se me queda ya muy trasnochado y no es conveniente quedar como buitre que no está al día. Poco a poco va cayendo en desuso.

La postura que más de moda está es una vuelta de tuerca a la anterior: rajar de los tipos que van de ese palo. La metrosexualidad está demodé, los tíos son tíos y las tías, tías, y las reglas del juego llevan así miles de millones de años (o más), y los que van de femeninos son unos malditos psicópatas que sólo quieren engañar, pero que ya no engañan a nadie. Es la übersexualidad, cuyo máximo exponente es George Clooney. La seducción está ahí y usted quiere jugar al juego. Este argumento tiene varias ventajas. Por una parte ella se da cuenta de que usted no ha tirado por el camino fácil, y por otro le hace creer que es usted un tipo sincero. Ahí es nada.

(…Sigue)

Share

Blanco

No, no soy el típico blogger cansino que va a desbarrar sobre el muñeco gallego del PSOE, José Blanco, llamado Pepe por los periodistas que han compartido mantel con él. No me interesa mucho el politiqueo (que no la política), la verdad. Cuando estudias Políticas y te sirve de algo -es decir, no te has limitado a ser un loro repetidor- te das cuenta de eso. Por un lado hay reglas insoslayábles, por otro encuentras la perspectiva detrás de una esquina, y te puede hacer ver que no tienes fuerza para cambiar las cosas como creías que las cambiarías. Para cerrar diré que a Blanco le prendería fuego y me iría a dormir tan tranquilo.

El blanco es un color, o mejor una ausencia, que siempre me ha generado una increíble atracción. De su callejón he salido a las avenidas de la Simetría y el Minimalismo. Me hace sentir claro, limpio y cómodo. El blanco tiene el tacto de la sudadera de algodón recién lavada, que todavía huele a suavizante. Eso se acerca mucho a mi concepto de la perfección.

Llevo intentando convencer a alguien mucho tiempo para que se cruce conmigo Estados Unidos en coche. Un mes. El mes que nos da nuestra maltrecha legislación laboral. Es el momento: los viajes a USA están baratos, la comparación con el dólar convertiría comprar el coche en coser y cantar. Y no hay manera. Todo el mundo me regala una sonrisa, como si les hubiera propuesto ir a por el maná al Carrefour. ¡Y que voy a acabar yendo sólo!…. La historia es que tengo la sensación de que si voy, no vuelvo.

Cuando pienso en todo lo que me atrae de la cultura estadounidense, tengo una cosa clara: la seducción ha de ser tan enorme para ganar a todo lo que odio de los yankis… Probablemente toda esa atracción, enlatada en cuatro minutos de imágenes y sonidos, sea el último videoclip de Jakob Dylan, el hijo de Bob, el ex-líder de los Wallflowers. El minimalismo y la calidad de la fotografía, tan simétrica, blanca y desnuda, hace que captes un momento, un lugar. y que te centres en la canción. Gran canción. Disfrutadlo:

Share

Joder

d10a14a398cfe86b9c24e1e393ae5d2c76edeab9

a Sergio

Esta mañana, mientras ponía el pie en la calle para que Nico cagara y yo le tirara la pelota por el Retiro para recogerla yo mismo -porque es una pasota- un fallo respiratorio se llevaba por delante a Sergio Algora.

Lo acabo de leer en el Heraldo. 39 palos. Pobre Fran, pobres todos nosotros. Joder. Arreglando este puto 2008.

Share

Trucos para ligar en un garito I

Bien, mis queridos y apocados lectores. Son muchos de ustedes lo que intentan contactar con el humilde abajofirmante, con una misma y sana inquietud: ligar. ¿Por qué yo? Porque tengo un blog y hablo sin tapujos de las relaciones y del sexo (con “x” o con “s”, como se estime) ¿Quién soy yo? un hijo de mi tiempo, una criatura de Internet. Por lo tanto -y acabando de mandar al cuerno ,vía SMS, a una tía que me invitaba al teatro- me veo obligado a dar una serie de consejos, todos ellos bajo la denominación “Son Todo Trucos“, en adelante STT.

Antes de nada, advertir a las lectoras féminas, que lo que lean puede herir su sensibilidad y su inteligencia, por lo que son ustedes responsables de seguir con el post (esto, mis queridos amigos, es el primer truco)

1- Cuando nos preparamos para salir, hemos de tener en cuenta muchas variables pero, sobre todas destaca una: podemos fracasar. Así que no salgamos alegres y cantarines, porque será señal inequívoca de que nos la pegaremos.

2- Tengamos muy claro este punto: somos un equipo. EL EQUIPO nunca debe olvidar que, por un lado juega en equipo, y por otro juega EN un equipo. Los que comienzan con frugalidades, medias tintas y hacen amagos de jugar con el otro equipo -es decir, hacer comentarios partidarios a las chicas, o que difuminen la diferencia entre ellas y nosotros- están condenados al batacazo.

3- Cuando entremos en el garito, hemos de ser realistas. Todos nos conocemos, sabemos a qué creemos que aspiramos y a qué aspiramos realmente. Ser realista es fundamental para aprovechar las oportunidades. Pese a que vean por la calle algún ejemplar de Cuándo Te Verás en Otra -tipos normalitos o feotes con supertías- tengamos en cuenta que se trata de una trama del Gobierno para hacernos creer que podemos aspirar a esas tías, estar contentos, producir más y protestar menos (si no, no se entiende lo de la jornada de 65 horas recibida sin manifestación alguna).

4- Una vez seleccionado el grupo sobre el que actuar -y teniendo en cuenta que no les hubieran pillado a ustedes mirando escotes, culos u otras cosas que se pueden mirar sin parecer un gorila- llega lo difícil: la interacción. Si hay empatía, dará igual el tema. He visto y vivido interacciones de lo más ridículo, casi todas dignas de la conversación del peor ascensor. Si no existe esa empatía, la cosa es complicada y es el momento de:

a) Apoyarse en EL EQUIPO que para eso está. Que saquen conversaciones, donde les pongan los puntos álgidos a huevo para que usted remate y quede como un señor (sin pasarse de bravucón).

b) Sacar a relucir el talento individual. Es lo complicado. La mayoría de ustedes no lo tiene, de no ser así, no hubieran seguido leyendo. Es el tema fundamental, el eje, la piedar angular, lo que nos ocupará en el próximo post

…recuerden que STT

Share

La sempiterna Euro

Pelé

Hay que sacar curro acumulado, y reflexionar sobre lo que ha supuesto este verano para la autoestima futbolera nacional. Era una cuenta pendiente en un blog que se visitió de corto durante un mes, para desgracia de l@s lectores/as más antifutboler@s. Aprovecho que llevo en el curro desde las 8:25 y son y 46 y aquí no aparece ni el tato ni aparecerá. Prometo post sobre la mentalidad empresarial española, que tanto raja de la yanki ¿Qué prefieren una secta americana o la inquisición española?. Pues eso.

Cuando Casillas levantó la copa hace un par de domingos, creo que nadie nos lo creímos. Otras veces, intentas observar los detalles, quedarte con todo, porque sabes que es algo muy difícil de ver, como cuando pasa un cometa, o hay un eclipse -de esos que son cada mil siglos, que luego resulta que hay cada quince días- o cuando el Athletic se clasificó para la Champions y empató a uno en San Mamés con la Juve de Del Piero. En este caso no fue así, porque todo fue tan perfecto, que parecía una especie de experimento.

De hecho estoy seguro que lo fue, que se trata de una más de la NASA -¡Ahhhh, los de la NASA!- que pretendieron demostrar cómo controlar la conciencia colectiva de un país. Y lo lograron. Luis pasó el escaner por la tradición futbolísitica española (que en el mundial de Chile 62 se presentó con cuatro balones de oro en sus filas y no hizo nada), y creó una máquina imperfecta, por ello arrebatadora.

Porque si hubiéramos sido aficionados franceses en el 98 y viéramos a Makèlelé, Vieira, Thuram y el resto de gladiadores, arropando a Zidane mientras pinta ribetes en ataque, no nos hubiera extrañado. Pero es que nosotros veíamos a Silva, Xavi, Iniesta, Villa… esos muchachos que no han leído un libro nunca, pero que son tan entrañables… tan endebles… que esa debilidad es la que generó la mayor empatía. Sabíamos que cualquier torpedo podría hundir el centro de las ideas rojas, pero mira por donde, ninguno alcanzó.

La Eurocopa de Luis, denostado -como cualquier seleccionador que se precie- ha sido tan maravillosa, que no recuerdo nada igual. Estoy intentando pensar alguna decisión que no fuera perfecta, y no la encuentro. Bien es cierto que de no aparecer el talento de Villa en los estertores suecos, el rifirafe con Torres en la concentración podría haber crecido, pero ese torpedo también salió rozando.

Tanto talento tan en forma a la vez, es algo que no habíamos visto. Yo por lo menos. A base de VHS primero y youtube después, me sé de memorieta la Holanda de Cruyff -que precisamente nunca pudo con Alemania en las finales- y el Brasil del 70 y el del 82 -que no pudo con Italia- y, la verdad es que poco más. Hace décadas que ningún equipo juega así de bien, y tardaremos 20 o 30 años en volver a ver un gol regañado en el área de Alemania en la segunda parte de una final.

Un triunfo del fútbol de barrio, una bonita forma de encumbrar a un superclase, Xavi (siempre a la sombra de Guardiola primero, Ronnie, Deco…) que puso las aspiraciones tan lejos y tan bien, como los pases. Ojalá podamos seguir soñando… y Suráfrica es terreno abonado para los sueños.

Y os dejo por aquí el famoso sketch de Monty Python de la Inquisición Española. Es lo primero que vi de ellos ¡Genial!

Share