Notas de pre-sábado

- Ayer bromeé en el Casa Patas (cumple de la manolita) con que con el año que llevo, Fernando León debería ir siguiéndome y tomando notas. Me lo acabo de cruzar en la calle Santa Isabel. Me estaba mirando. Prepárense, “Alberto.2008” muy pronto en sus pantallas.

-Las estoy pasando regulares. Hace mogollón de post dije que la del Mini era lo que me faltaba para este año. Firmado y rubricado. Soy un autonostradamus. He pedido refuerzos: mañana viene el Rat Pack a comer a casa (Jóse, Víctor, Manso) y el domingo me voy a Guada a ver a los chavales. La familia…

-En una cuñas de la SER ironizan con determinadas leyes frikis de los yankis. Una de ellas dice que “De acuerdo con las leyes del estado de Kentucky, cada persona debe bañarse al menos una vez al año”. Qué risa. Aquí dice que todos tenemos derecho a una vivienda y trabajo dignos. Empate a uno.

-Y como me gusta innovar, estreno una sección para los viernes:

LAS TRES RECOMENDACIONES VIDEO-MUSICALES

La primera el Parte de cero. Ya está colgado el nuevo capítulo:

La segunda . Soy un fanático de la gente que hace versiones caseras de canciones y las cuelgan en youtube. Este chaval, amén de follarse a todas esas quinceañeras guiris que vemos en las series americanas, Brad Doggett es uno de mis favoritos:

Y la tercera es igual que la segunda, pero aquí, el hijo de sir Alex Ferguson, que follará bastante menos que el anterior, canta muy mal, y tiene peor entrecejo que cortinas, pero saca la versión del Blackbird con una jodida guitarra de juguete.

Disfruten.

Share

¿Por qué se nos van siempre los mejores?

acce24

…y no es la afirmación que lleva haciéndose el aficionado del Sporting de Gijón desde el espolio de Luis Enrique, Abelardo, Manjarín, Juanele… hasta Villa, sino el grito que lanzo al cielo cuando me entero que en la misma semana han caído Gerard Damiano y José María Cuevas. De una mezcla de los dos habría salido Hugh Hefner -¿les he contado que estuve en su ochenta cumpleaños, en Barcelona? ¿Y que no mojé?- como una especie de megazord, fusión de zords a lo power ranger. Molaría poder hacer eso, poder unirse entre varios para luchar contra un rival más poderoso.

Pero no se preocupen, ahí están los sindicatos para impedir cualquier tipo de fusión superheroica, mientras en las cúpulas del poder las fusiones están a la orden del día, ocultando pequeños monopolios, llamados escolarmente oligopolios. Uno de los mayores criminales para con la clase obrera fue Cuevas. Yo soy de clase obrera, aunque mi madre diga que es de media, mi abuela se considere burguesa y mi padre ficcione que tiene un despacho. Soy obrero porque mi viejo empezó a currar con 14 años y yo con 18 y nadie me ha dado nunca nada, más bien al contrario. En concreto este año creo que todos me han quitado todo.

Aluvión de mentiras piadosas -por lo que de cercanas al conservocatolicismo tienen- para vestir a un cabrón con pintas que obliga a una generación preparada y talentosa a conformarse con poner cafés en multis americanas, o ser programadores JAVA (¡y olé!). Resulta que también es un constructor de la democracia. Joder, todo dios corrió delante de los grises. Puntualizaciones:

a) El sistema español no es democrático dado que:

1) Su cabeza representativa es la monarquía ¿?

2) Rousseau exigió la separación de los tres políticos (ejecutivo, legislativo y judicial) y esa circunstancia no se da.

3) La cámara alta (Senado) tiene representantes vitalicios y otros elegidos por el rey, que es el tipo que está casado con la que dice que los gays se pueden casar, pero que no es matrimonio. Que es la misma que dice que no entiende por qué hay un día del orgullo. Igual no sabe que a los hetereos no se nos encarcelaba, mataba, torturaba, humillaba, criminalizaba o marginaba, como sucedía con los gays hasta hace bien poquito. En realidad, ¿Qué cojones sabe la reina?, ¿Qué estudios tiene?, ¿Tiene carnet de conducir?, ¿Y de una biblioteca?, ¿Y D.N.I.?

b) La transición se produjo sólo y sólo por la bajada de los pantalones de la izquierda: transigieron con la bandera, con la monarquía, con los instrumentos ejecutivos franquistas, con hacer como que no había pasado nada y, para que se legalizara el PC, tuvo que comprometerse a asumir los postulados de lo que se llamó el eurocomunismo, osea, un comunismo mucho más light.

c) El estado resultante es absolutamente insano. En el prefacio de la constitución portuguesa se condena explícitamente el régimen dictatorial de Salazar. Aquí es como si no hubiera pasadao nada. Eso explica que se retiren las estatuas de Franco a las dos de la mañana, o se emprendan, también de madrugada, las operaciones de derribo de la cárcel de Carabanchel.

No sé si un país sin memoria es mejor o peor. Me da igual que se repitan los mismos errores. Lo que me jode es que mientras discutimos ésto, los hijosdeputa van muriendo plácidamente en sus casazas y yo tengo que hacer cástings de calltv´s para estafar a los telespectadores, grabando desde Hungría, preguntando qué animal de la suerte come zanahorias y empieza por “c”. Hablar de éstos temas es como el poliexpán que vienen en las cajas de las teles: puro relleno.

Así que sólo digo eso, que Cuevas no me la cuela, que no le llevaré flores. A Damiano tampoco. El porno de los 70 y 80 tiene una estética que me produce miedo. No sé por qué. Hay a quien le da miedo el parque de atracciones, o un circo. A mí eso.

Por cierto ayer estuve en Up & Beat. Jo, hacía mogollón que no me pasaba y sigue siendo genial. Hablé con el dueño de los problemas que tuvieron con SGAE y de cómo tuvieron que dejar de emitir 24 horas de música cojonuda a través de su web. Me compré una parka y un vinilo de los Who.

Share

L.P.

vinyls

El primer cedé que compré con mi propio dinero fue “Be here now” el tercer largo de Oasis. Llegué tarde, la puntilla de su carrera. Lo quemé. El segundo fue “Elengantly wasted” de INXS. El tercero el “Marchin´s already” de Ocean Colour Scene. Hoy tengo mil cedés y casi dosmil largos en un disco duro portátil. Hace tiempo que no compro un disco… ¡El último fue en Barcelona, en una tienda genial de la calle Tallers: Discos Castelló! Es la edición en vinilo del “Harvest” de Neil Young.

Las desavenencias matemáticas entre lo que debo y lo que me gustaría gastar, han hecho que el puto sonido de mierda del mp3 me sirva como mal menor. El cedé son combinaciones binarias de ceros y unos en matrices perfectas que hacen que el sonido llegue codificado exáctamente igual de una vez a otra. El mp3 es una versión del cedé pasada por una derivada que comprime la información y dificulta su desarrollo y salida, amén de destrozar el sonido.

Y luego está el vinilo. Siempre seré fan. Lo primero por puro fetichismo, lo segundo por tener la sensación de llevar sobre mis hombros una parcela de responsabilidad en la transmisión del saber de la música popular hasta la próxima generación, y lo tercero porque es el mejor reproductor de sonido jamás inventado, si pensamos que la música es algo humano para los humanos. Cada escucha suena diferente, la grabación es física. El doble blanco de los Beatles, no suena en un cedé ni una décima parte de cómo lo hace en vinilo… en fin.

El caso es que además de ser tratado como alcalde de Darfur, cosa que sólo me molesta con la boca pequeña, ahora también tengo sueños de alcalde de Darfur. Casi nunca recuerdo lo que sueño, se lo dije cuando soñé con jugar de base en Phoenix, pero he vuelto a recordarlo, y me tiene en vilo desde las cinco y media de la mañana que me he levantado: he soñado que compraba un disco.

Así es amigos, he soñado que entraba en Discoteca, una tienda de discos de Gijón, donde me recibía un tipo ciberpunk a lo Jay Jay Johanson. El sueño era en tercera persona, osea yo me veía revolviendo en el sótano de la tienda, que es donde tienen los vinilos, con la perspectiva de una cámara de sguridad. Ojeaba los singles de vinilo apilados que, casi siempre provienen de las radios comerciales, abandonados a sus suertes cuando llegó el láser, y son temas de Serrat, Víctor Manuel, boleros, copla, merengue y demás puta mierda. Pero en éste caso vi unos cuantos que me molaron, en concreto uno de Sonic Youth -que tengo en casa, por cierto, se ve que me sobra la pasta en el sueño-, otro de Australian Blonde (será porque espero que Fran Nixon saque el suyo en solitario), y otro de the Bongolians (creo que porque tengo en la cabeza ir al concierto de Big Boss Man, y The Bongolians son la mitad de los componentes de los Big).

Y cuando los tenía bajo el brazo vi la joya de la corona:el “Sam´s Town” de The Killers, edición vinilo. Pocos grupos me han obsesionado tanto últimamente. Tienen una corta trayectoria, lo que les da margen para cagarla, pero llevan camino de inscribir su nombre con letras de oro en la historia de la música pop. No es que vayan por delante, la condición postmoderna impone que ya nadie va por delante. Pero son jodidamente brillantes, y sus videoclips son mundiales. Allí tenía el segundo L.P. de la banda, en su plastiquito brillante, edición de 180 gramos. De repente echo mano al bolsillo y veo que sólo tengo pasta o para los singles o para los Killers. El eterno dilema económico de los cañones y la mantequilla a 45 revoluciones por minuto.

Y me desperté. Y ahora.

Share

¡Lo logré!

Guiones cañeros y talento a raudales. Nunca me lo pasaré mejor currando:

Cada jueves, a las 22 horas, en 8Madrid.

Share

Bigboss Man

logo-mod-esc1

Los españoles somos así, el último post bate records de visitas y, como premio, ayer no escribo. Lo cierto es que lo tuve chungo, porque llevo dos días intentando subir un mix del Fila8 para youtube y no hay manera. Pero vamos a ello, con un poquito de Enmental mañanero atragantado en la boca del estómago, frío invernal que llegó de repente, y el reloj de la cuenta atrás que cada día gana más protagonismo en esta jodida casa.

Hoy sube la bolsa porque igual mañana bajan los tipos los yankis. Además en dos días Wolkswagen ha quintuplicado su valor, lo que significa que si el lunes hubiera metido mil pavos en acciones de la constructora, en lugar de estar agobiado, montando, comiendo y paseando perras, ahora tendría cincomil eurazos. Si es que parezco gilipollas, cómo no lo iba a sospechar. En fin. Me flipa que en las páginas porno hacen anuncios personalizados. Es decir, que deben leer tu dirección IP y en función de ésta, te personalizan el anuncio. Hay dos rubias, de Kentuky lo más cerca, y pone debajo “Deborah y Chris, 22 años, Móstoles“. Desgüeve.

Y luego están roja directa y ese pedazo de friki que soy yo. Rojadirecta es, al amante del deporte, lo que lastfm al de la música. Esta madrugada, despertado convenientemente -por mí mismo, no piensen mal- tenía en una ventanita a Boston y en otra a Los Ángeles. A Le Bron le falta un hervor, pobrecito, a ver si aprende de Pierce (y mira que me jode). Esta noche caen los Phoenix de Nash, O´Neil y Stoudemire. Que le jodan al porno. Si hubiera descubierto rojadirecta con quince años, seguiría en casa de mis padres, viéndo partidos, y todos tan felices.

En lo que supone el colmo de los colmos con esto de apurar hasta la última puerta, esta tarde reunión con Libertad Digital. Pa lo que hemos quedao. La tele de Fedegggico. Entregaré la tarjeta y diré entre dientes… “yo también creo que fue ETA“. Estoy de buen rollo, en una semana están por aquí Bigg boss Man, en la sala Boite. Iré sin duda. Siempre que los veo las paso putas para encontrar acompañante. Como ejemplo: Guadalajara, scooter run, no recuerdo qué año… 99 o 2000, me llevo a Paquito que, tras ver cómo los británicos resuelven a la perfección una fiesta mod de rompe y rasga -con Félix Explosion absolutamente pedo y manteado- dice “las canciones éstas están bien, Suárez (me llama Suárez) pero yo haría alguna más cantada…”. Genio y figura.

¡Dios… no he escrito ninguna historieta!… ¡No hay nada que una el post, ninguna reflexión! ¡¿Señor, por qué me has privado de la imaginación?! ¡¡Llévate el sexo!!

PD: Pigadei ha destronado a Javecas. Ya os contaré. Es el amo.

Share

Leer después de quemar

251912990

Por fin ayer, subvencionado por Amaia S.L. en mi calidad de alcalde de Darfur, pude ver la nueva de los Cohen. Los Cohen deben ser como los De Grandes en Guadalajara: una familia importante. Aunque creo que los americanos tienen talento y los alcarreños dinero y pocos escrúpulos. Quemar después de leer es una gran peli en muchos sentidos.

Por un lado Brad Pitt demuestra que no es un gran actor porque necesita papeles muy muy marcados para demostrar su calidad. Hasta su personaje en Ocean´s Eleven tiene la característica extraña de ser un glotón increíble, lo que le dota de una cierta personalidad que él no es capaz de dar. Dicho esto un pedo de Pitt transmite más que la filmografía de Bardem.

Por otro, no hay actor que aparezca en la peli, que no tenga una voz excepcional. Yankis 2-Hayqueayudaralcineespañol 0. Los que muestran mucho son Clooney y Malkovich. Con el primero me une una admiración que casi me hace plantearme mi orientación sexual. Igual te mata de risa en ésta, que te jode la vida en Syriana. El segundo es de los que los adolescentes no tienen en su fondo de pantalla de Windows, pero de los que perdurará en el tiempo, por dignificar un trabajo mucho más simple de lo que nos hacen creer: el de actor.

El sábado rodamos, en un par de casas de Moncloa, el cortometraje del que les hablé hace unos post. Lo hicimos del tirón -nos ahorramos el domingo- y todos quedaron contentos con el trabajo. Me siento muy cómodo actuando desde el punto de vista más lejano a la intelectualización de ese trabajo. Es como el fútbol o la música: en realidad no es tanto, ni requiere tanta explicación ni complicación, pero seguro que si cada vez que un albañil levanta un murete de pladur, tuviera que hacer promo en radios, teles y prensa escrita, acabaría creyéndose que el pladur es pura magia.

Siempre que ruedo un corto con Álvaro Moro (he pasado de sonido a delante de las cámaras) conozco a gente que mola y, en éste caso, y ya que Moro goes to London, he dado con un director -Óscar Cavaller, su ayudante de dirección- para un par de historias subnormales que tengo escritas. ¡Encima vendí dos de mis cuadros y tuve que repetir la toma del beso siete u ocho veces! Buen finde sin duda. ¿Cuando te enrrollas con una tía siete u ocho veces, te la puedes apuntar, no?

La actriz en cuestión es Raquel Escribano, la autora de la idea, que también quedó contenta con el resultado. Además todos confiamos mucho en los productos finales que salen de Álvaro. Y después de éste par de frases que navegan entre la corrección política y el cascudismo, y escucho a Josep Piqué, presidente de Vueling -espero que los boeing de la compañía o aterricen como su cabeza sobre las manos de Bush- diré que me siento como unos buenos papeles confidenciales a los que se ha quemado después de haber leído. Nada de seguir por ahí pululando, que luego caen en manos de cualquiera.

PD: Siento ser insistente, pero siempre hay gente a la que le va peor. Miren a McCainn, que cuando sacó las patatas zig-zag creyó que el mundo era suyo. O si no el tipo de éste vídeo. Después de lo que ven, le informaron de que Morgan&Stanley era el mejor lugar para depositar sus ahorros.

Share

¿Sayonara?

01_new69

Ayer estaba sumamente triste. Así se debe expresar Juan Manuel de Prada cuando esta tan puteado como yo ayer. Y los clásicos del Siglo de Oro y toda esa gente con papeles de magdalenas en el cuello. Ayer tuve un primer acceso de claudicación, de decir “vale, humanidad, no queréis concederme ni una, no os sale de los huevos que me vaya bien, ¿no?, va, me piro”.

Tampoco las últimas 24 horas han supuesto una mejora, pero por lo menos no me descalabro como el IBEX. Si me ostio me ostio, nada de un ocho y pico por ciento cada día. No me jodas. El caso es que preparo plan de huída.

Me siento un poco como los japos en el 45, hasta los huevos de que los americanos les quemen vivos en cuevas de islas del Pafífico, les lancen dos putas bombas atómicas, encima queden como dios, y se vean obligados a batirse en retirada. El plan de huída será doloroso, pero ha de ser lo más rápido posible para no ser el próximo rostro en el informativo que diga lo jodido que está todo.

Prefiero esperar al milagro alemán pagando un poco menos de alquiler, que ya está bien de ir de autosuficiente. Si no se puede, no se puede. Mi abuela siempre cuenta cuando llegó con mi abuelo a Gijón y tuvo que compartir casa con catorce matrimonios que les robaban les fabes que traían del pueblo. Pues mira, ¡ja!.

La única medicina que me vale, como siempre, sale de una caja negra que pone Phillips, y tiene forma de melodías de Nice man and the bad boys, el proyecto paralelo que lanzó el batera de los Teenagefanclub. En concreto la píldora elegida es el segundo elepé de la banda, The art of Handing Out. Mine, mine, mine; Forever Is A Long Time Without You, Tambourine… una cada ocho horas y reposo.

Mañana empiezo a rodar un corto que se llamará “Cada tema con su loco” y que coprotagonizo junto con una actriz de verdad. Ahí es nada… ¡y saldré en gallumbos y con batín de leopardo! Colgaré fotos.

Saludos, y que el finde os sea propicio. O, como nos obligó a poner aquella directora en aquel guión de aquella gala “espero que hayan pasado un rato muy agradable”. Ja.

Share

El otro polo

Pues parece que NO. La negativa por respuesta. No sé muy bien cómo ni por qué. Tampoco me apetece pensar.

Mira son las diez y pico, llevo todo el día fuera de casa grabando, ensayando y tengo la cabeza como un bombo. Hasta Nico se quedará sin paseo nocturno. Mañana amanecerá otro día y habrá que seguir matando leones.

PD: Post anodino y sin interés, al estilo Javecas. Todo se pega.

Share

Rendir cuentas

kafka

A las siete y cuarto me despierto y apago la alarma que me debería avisar a y media. Pocas cosas hay más absurdas en mi vida que un despertador. Deben sentirse frustrados, siempre me adelanto. Como mi despertador es mi móvil, seguro que se venga con ese silencio que cada vez es más tenso. Golden Grahams (parece que me desayuno a una familia dorada) y a sacar a la pequeña bastarda.

Como llueve, decido ponerme Converse, pantalón de chándal negro de Puma y una chaqueta de agua gris. Cuando me veo reflejado en un escaparate, me doy cuenta que parezco el puto Luis Aragonés. Me cruzo con la morena que me cruzo siempre en el Paseo del Prado que, en lugar de decirme un “hola” entre su sonrisa habitual, se me queda mirando raro. Como si acabara de ver al exseleccionador. Llego a casa empapadao y utilizo todos los trucos posibles para no mojar la casa: me descalzo en la puerta, espero a que Nico se sacuda en repetidas ocasiones, me quito la chupa y la meto corriendo en la ducha.

Oigo ruido en casa. Conversaciones. Cuando giro la esquina me doy cuenta de que tengo el salón lleno de gente. Me hacen un pasillo hasta el sofá. En la mesa de enfrente un ejército de micros de numerosos medios espera mi comparecencia, y todos me llaman “señor Aragonés“. Ostias. Si algo aprendí de Kafka es que ante las situaciones más absurdas hay que reaccionar con la mayor de las normalidades, así que me siento y espero que los gráficos acaben su trabajo mientras me atuso un poco el pelo, todavía mojado.

-Señor Aragonés, para la gazeta dello sport (¿Qué responsable de prensa de mierda tengo que ha dejado entrar a un italiano?) se rumorea que tiene los días contados ¿No?

Joder, si contesto como quisiera quedará como un gesto simiesco más que añadir a mi álbum -Bueno, hasta que matemáticamente no estemos fuera, tenemos opciones de seguir en la pelea -toma topicazo, ahora vuelves.

-Sí, para el diario As, ¿No le estará superando entrenar a un grande? -vaya con la rueda de prensa, vienen a por mí a máscara quitada. Sereno, Luis, sereno

-No entiendo por qué dice eso -digo haciéndome el falso sorprendido

-No -contesta el hijoputa del becario de mierda del As- se le ha visto cómodo con Numancias y Racings este verano, incluso con algún Valencia o Sevilla, pero parece que no sabe usted gestionar el vestuario de un club grande…

- Bien, creo que siempre aprendes cosas y estoy dispuesto a ir aprendiendo con la ayuda del equipo. Es cierto que un club grande siempre da un poco de vértigo, las decisiones afectan a mucha gente y la lupa con que se miran es de mayor aumento, pero confío en que los resultados sirvan como bálsamo para la situación convulsa que se ha creado en los últimos días. -ni yo me lo creo. La verdad es que esto huele a podrido. Probablemente me haya confundido y en realidad no sepa gestionar un club así, pero tengo que parecer vivo los próximos cinco minutos.

Cuatro preguntas más y veo, de refilón, como el reportero de La Farola está metiéndo la zarpa en la nevera. Pilla mortadela con aceitunas, la criaturita. Le dejo y sigo en mi farsa. Sé que la mitad de periodistas que están frente a mí con una sonrisa de oreja a oreja, saldrán zumbando a sus redacciones a despedazarme. Ellos saben que los odio.

Recogen sus cachivaches y les acompaño a la puerta de casa. Una plumilla rubia, resultona, que va de Comoestoybuenalesacodeclaraciones me pide un aparte. Se lo niego y sale de casa con un palmo de narices, probablemente pensando que soy un viejo chocho. Me recuesto en el sofá y mi segunda de abordo, Nico, me dice “Luis, sé que no es novedad en este 2008… pero estamos jodidos“. Me gusta tener segundo. Me saca de dudas.

Share

Centrifugado

lavanderia_new_york

Hoy he ido a una lavandería por primera vez en mi vida y, a pesar de ser la primera vez, no me ha dolido. La negligencia de la dueña de mi piso y mis miserias económicas (no soy el único, ¿Eh, Miguel? Bievenido a esta gran familia llamada La Crisis) me han obligado a dejarme caer por la calle León, y practicar una de las actividades más peliculeras y newyorkinas que conozco: ir a la lavandería. Debo estar completando el cupo de actividades newyorkinas: un trabajo creativo e inestable, vivir rodeado de latinos, follar con varias mujeres… y a hora poner en comun mis miserias sucias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si un avezado periodista deportivo me preguntara hoy por algún mal rollo en el vestuario, ya no podré asirme a ese tópico que reza “los trapos suciones se lavan en casa” porque ya no lo hago. Calcetines multicolores, camisetas de rayas, camisas negras y pantalones de deportes dando vueltas en un juego mágico, amplificado por la espectacularidad de los tambores de lavado industrial: infalibles.

Por sólo tres euros, mi ropa huele genial (aunque el suavizante estaba mezclado con agua, que es casi de historia de postguerra) y yo ya tengo algo de soltura en el vestir, porque empezaba a quedarme sin remanentes. Un latino esperaba con su perro multicolor, empapándose de los diarios gratuítos, ayudando a los novatos que, en el seno de la Gran Familia empiezan a descubrir los nuevos negocios que limpian conciencias y remiendan cuentas de ahorro (además de las lavanderías, también afloran los pequeños talleres de zurcidoras, que por un módico precio le dan vida a esa chaqueta o pantalón que, hace unos meses/euros, hubieran sido pasto de la basura orgánica y causa de una excursión por Fuencarral).

En la teleseries norteamericanas, las lavanderías son perfecta excusa para el cruce (son no-lugares, a la altura que Marc Augé puso a las salas de espera o los aeropuertos). En mi caso no ha supuesto el comienzo de una historia de perdedores, que seguiría nuestro Fernando León de Arnoa lápiz en mano. No entró nadie en la media hora del lavado. Sólo me crucé conmigo mismo. Pasé yo, como en un cuento de Borges, con las manos en los bolsillos, escudriñando con desconfianza el interior de la lavandería. Era/soy yo hace cinco años, cuando pasé por delante por primera vez, y la mirada de curiosidad se aplastó contra la luna, garabateadad con precios, horarios y ofertas. No me ví a mi yo de dentro, pero yo sí le ví a él. Cree que lo sabe todo. Criatura.

Share