Sólo me queda una pregunta para usted…

-En el paseo X han puesto bancos antimendigos. Sin embargo no han aumentado la partida presupuestaria para albergues o lugares en los que las personas sin techo puedan dormir. ¿Le parece una medida lógica para un gobierno socialista?

-Ehhh… no me consta que se hayan puesto bancos antimendigos.

-Creía que un alcalde estaba informado del mobiliario de su ciudad. De hecho, como le veo en todas las inauguraciones, lo daba por hecho.

Me salté el cuestionario que me habían pedido una semana antes desde el gabinete de prensa. Era evidente, él sabía que lo haría, sus gotas de sudor daban fe. Su jefe de prensa, preocupado desde el otro lado de la pecera -y numerario del Opus-, también lo sabía, como yo sabía, que sería mi última entrevista.

rajoy-Bien, pues a partir de ahora le voy a hacer una de esas entrevistas personales y zalameras, para que los oyentes vean que es usted una persona normal, campechana, e incluso entrañable.

Invité al personal a apagar la radio, pero es que no lo aguanto.

Lo que hizo ayer Mariano es tres cuartos de lo mismo. Siempre he pensado que los políticos, enrocados en sus posturas, son bastante absurdos. Anoche, en Tengo una pregunta para usted, Rajoy se zafó de los ataques del personal, a base de marear la perdiz. Mi tesis es evidente. Si te escabulles de las mentiras en las que incurres de manera flagrante (investigación con células madre, casos de corrupción, responsabilidad en la destrucción de empleo por parte de su partido…), lo más lógico es que reafirmes a tus votantes, y que a los que no te votan les sigas pareciendo un miserable mentiroso. ¿No sería más práctico ser sincero? ¿No parece más lógico aprovechar esos programas lavaimagen para no mentir, y salir con un saco de votos que, antes del show, no eran tuyos? Seguimos siendo muy paletos. Y encantados de conocernos.

Share

Despejo equis

parablog1CORTE1:

Tengo la sensación de que, para Nico, la vida es lo que transcurre entre que las cosas son susceptibles de destrozo, y las cosas ya destrozadas. Y entre medias asimilio otro tótem, ayudado por el alcaselser. Parece de coña, pero no lo es. Con ese orgullo, tan rancio en mí, pero tan seminal… y mírame, he acabado aceptando ayuda. Sé lo que pone el prospecto, que para eso están los amigos, que todos echamos cables y nos los echan… si la teoría me la sé. Como siempre.

Recuerdo cuando nos enseñaron las ecuaciones. Pensé “¡Hostias, ésto es la bomba!“. Creí que había dado con la quintaesencia matemática, con el núcleo del conocimiento. A los tres días estábamos viendo las de segundo grado. Mi gozo en un pozo. En un pozo inmenso al que no se adivina fin. Siempre hay más. Hasta hace pocas horas, disfrutaba de cada momento de mi miseria (económica, claro, ¿Hay algo más?), tan presente de indicativo. Pensaba en que lo contaría en las entrevistas, cuando mirar la cuenta corriente no sea comprar una papeleta para la úlcera.

Pero la actualidad, en mi mente, viaja a velocidad vertiginosa. Ríete de la postmodernidad de la red. Ahora estoy con otras, con que jamás sabré nada. O casi nada. He cobrado plena consciencia de mi condición humana, subyugada en todo momento, a un enorme concepto con brazos reales, que llamaremos vida. Otra lección, la de aceptar ayuda. Creo que eso, a lo que hemos denominado “vida”, va a estar dándome lecciones hasta el día del juicio final. Habrá que releer a Chéspir, que algo de ésto dijo, a ver si memorizo cosas y, ante cada envite, me presento con los cuatro conceptos claros, como si fuera el examen de la autoescuela.

Y la otra destroza. Igual sabe algo más.

Share

CCM

Amigo Barreda, ni siquiera tuviste huevos de mencionar a los once muertos de Riba de Saelices en el discurso de navidad de aquel año. El Banco de España, por lo visto, dice que tienes que vigilar mejor tu caja. A todo cerdo llega su San Martín. Pero quedan muchos. Castilla la Mancha es una tierra con el encanto que sólo tienen las cosas desoladas. Minimalismo, limpieza, hulmidad, esencia, Quijote. Plagada de redes de poder perfectamente cómodas, pactadas e inamovibles. Sólo dí una sacudida, y me costó el calabozo. Una versión ibérica de El Gatopardo, un territorio en constante homenaje a Tancredo. El miedo a lo desconocido, pero hay tanto desconocido…

El tiempo pasa. Su gente acumula arrugas en las casas, esculpidas en sus pieles duras, con el cincel de la presunta sabiduría, la que te permite vivir y ya. El maricón del pueblo huyó a la locura, para acumular óscars que hubieran acabado en un pilón. Espacio, pero no aire. Dinero, culto por lo primitivo, lo contrario a la ironía. Un día viví allí, pero me fui porque vomitaba nieve. Tengo unos cuantos nombres tatuados. El primero se me está borrando, presidente.

PD: Ayer me lo pasé bien.

Share

Podcast precámbrico

portada

Los dinosaurios de todo ésto al retorteo. Desde los Stones, hasta R.E.M., sin olvidar a Prefab Strout, los Smiths, Van Morrison, y más cosas, ralladas y tonterías. El fin del reinado de Adam Green, y vida, Buena Vida.

Escucharse aquí!.

Es gratis.

Share

Notas de viernes

-Hoy vamos a realizar y regir un programa del corazón. “¿Qué estamos haciendo con nuestra carrera?”, me dice Jóse. Cuando tienes un disco duro lleno de buenas ideas, y un horizonte de teleoperador, el arte se pierde como el lápiz de labios en el fondo del bolso enorme de una chica. A comer.

-Mi autoestima como payaso crece. Ayer me pasaron esto. Minuto 3:21. Se ve que a Pigadei le ha sentado mal. B-5, tocado.

abuelo2-La realidad se come a la ficción. Siempre. Miren, los mismos que nos vendieron la moto, ahora certifican el siniestro total de la misma.

-Las elecciones del Madrid, se pueden convertir en un laboratorio humano. Una lucha por el poder tan desgarrada como cuando el indigno Miguel Sebastián sacó al aire los líos de falda de Gallardón. Sangre, dentelladas, dinero.Van a molar.

-He pasado el mes con 150 euros. Comida y bonometros. Un gasto exta de 1 euro en una pelota para Nico que, hace dos días destrozó, y hoy perdió para siempre. Ciento cincuenta. Tampoco he echado de menos nada, pero tengo que ir al zapatero a que me haga nuevos agujeros en el cinturón.

-Con éste año de desgaste de energía, y necesidad de glucosa, no sé si voy a poder aguantar una primavera de playoffs. Eso de dormir tres horas puede ser mortal. Pero ayer Rudy y Sergio le dieron una lección a Nash y O´Neill. Joder, es que tiene tan buena pinta…

-Me estoy encontrando a Emi en todas partes. Primero en una web de contactos (denominada con corrección política “red social”), ayer en un videoclip. Si tuviera la mentalidad de mi abuela, establecería algún tipo de teoría extraña. Nuestros abuelos tienen una extraordinaria capacidad para fabular, imaginar, y dotar al destino de un protagoniso inusitado. Nosotros lo hemos perdido. Así nos va.

-Hablando de gente mayor, contaba Nixon su admiración por las personas mayores, por su elegancia. Ciertamente, ir en metro y cruzarte con sexagenarios encorbatados y con zapatos relucientes, es un lujo. Cuando palme esa generación todo será ponzoña. Por cierto, mañana iré a verle a la sala Sol. Hay que ser selectivo.

-Me duele el tobillo.

Share

Pequeño Gran Planeta

A un hijo de la Atari le cuesta. El ordenador era una quimera, y la tecnología un lujo. Aunque en casa se fantaseara con la burguesía, la clase obrera nos atornillaba a una realidad, en la que los niños concertados nos adelantaban, a mi hermana y a mí, por izquierda y derecha. Nos saltamos el Spectrum, la Megadrive y la Nintendo, y salivábamos en casa de éste o aquel con sus primitivas consolas. El concepto “pasarse una pantalla”, era el hijo contestatario de nuestro “de oca a oca”. La gameboy nos teletransportó, un seis de enero, al siglo venidero, a la normalidad.

Ahora, cuando Sonic y Supermario equivalen a los John Lennon y Sofía Loren de nuestros padres, el realismo de los videojuegos nos hacen mirar, no sin sonrrojo, al pasado. Del píxel a la carne en un cuarto de vida, acojonante. Y el domingo Miguel nos enseñó todo lo contrario: un mundo, a través de su PS3. Little Big Planet. Una cascada de texturas y mostruos psicotrópicos, para dar una vuelta de tuerca a los juegos de pantallas. Lo de menos es avanzar, porque cada detalle es un regalo para el emperador de la estética. Y la música lisérgica. Y si no…

Share

Cero

La intrahistoria de la música. El culto a la bambalina. El cruce de caminos entre entes desnortados. La industria es un monstruo de cartón gigante y absurdo, con peligro de arder en cada esquina. De sus tripas se desprenden músicos y estrellas, mientras emergen gladiadores de local de ensayo. Entre medias el arte. Siempre se puede hacer arte. Somos arte.

Share

Go on

Cada vez que caía una bomba atómica, a mi mente siempre venía la misma idea: de veintemil que van a palmar, seis o siete personas merecen la pena. Desde entonces, el porcentaje no ha variado en exceso y, a poco observadores de su entorno que sean, me darán la razón. Sólo en determinados momentos puntuales llegamos a creer que el ser humano, en su mayor parte, es maravilloso. Pero éstos momentos se reservan a estados previos al coma etílico, o cualquier otro raro efecto, que también provoca que experimentemos alucinaciones, como la confianza en nosotros mismos, o el amor hacia nuestras mujeres o maridos.

club2Pero el mundo se empeña en darme la razón. Si me han echado de menos éstos días, sepan que el resto del globo también, porque estuve desaparecido  de la mirada pública, gracias a un trabajo ratonero. Ni blog, oigan. ¡Y para menudo atajo de hijosdeputa! Mira que me jode la ignorancia. Me jode en general, porque los ignorantes emponzoñan el mundo y traban todas sus redes sociales. Pero si afecta a mi persona… es que mato. Llevo trabajando para imbéciles hijosdeputa desde mi alta en la Seguridad Social, hasta nuestros días (en forma de clientes). Y me temo que moriré por ello, y si no al tiempo.

Es injusto, la democracia me come los cojones a dos manos. Mi voto no vale lo mismo que el de Bigote Arrocet. Ni el de Poli Díaz, ni el del señor del Youtube que dice que es secreta/profesor de chino mandarín/embarazado de gemelos/transexual. Es injusto, no vale. ¡Meritocracia ya! El gobierno de los mejores. Pero en toda relación de poder productivo también, por favor. Estoy harto de obedecer a catetos borrachos, que son los mismos que, en mi clase, se reían del que sabía la lección. No, no era yo, pero me jodía.

Imbéciles, absolutos burros, enanos mentales. Son los que no han abierto un conjunto de papeles encuadernados, desde La Regenta en el Bachillerato, los que compran los discos que ponen en las columnas del Carrefour (Riky Martin, y los BOOM, y Revólver, y… joder toda esa mierda que sale luego en las listas) , le ponen la pegatina del toro al culo del coche,  pasean por su barrio el domingo en chándal, con la mujer de una mano, y el Carrusel en los auriculares. Esa gente asquerosa con la que no se puede hablar de nada que no sea el puto tiempo, la puta crisis o el puto tema de moda (el aborto, la pena de muerte, los malos tratos, el atropello de Farruquito, ETA, los pederastas, la violencia en el fútbol, la sequía, el alza de los precios, la juventud…) que, casi siempre se soluciona con la cadena perpetua, y el exabrupto asdjfhjagtomarporculo!

Ésos son los que mandan. O bien jefes, o bien clientes. Esos mendrugos, que no saben si el Greco es un extremo de Betis, o el novio de Chenoa. Pero les da igual, porque “es que para los nombres son muy malos“. Han contratado a un experto en desarrollo de software, para les mande los correos electrónicos. Así son ellos, dirigiendo y mandando a la generación con mayor nivel de conocimiento -que no de criterio- de la Historia.

¿Y nosotros qué? Nos dijeron que si nos esforzábamos saldríamos adelante, que el mundo premia el esfuerzo, la preparación. Que el talento se ve recompensado, que podemos empezar en un sótano y llegar a ser los nuevos popes. Una puta mierda. Y nos damos cuenta en cuarto de carrera. Anestesiados ya. Pero tenemos una misión. Nosotros estamos dentro, la jodimos, les creímos. Pero podemos advertir a la nueva generación: amigos, todo es mentira. Pensad otra cosa. Liadla parda.

Y esto es una cagada con respecto a lo que tengo dentro. Los sutantivos y los adjetivos hacen lo que les sale de los cojones. No hay quien saque un artículo bueno con éste tema. Es como si nos acercáramos al centro de la Tierra, y se desmagnetizara la sintaxis. Mierda de palabras, mierda de cárcel.

Share

Soleado podcast

portada4

Si pincháis aquí, podréis escuchar la nueva entrega del nuevo y soleado podcast. Gente como Gigolo Aunts, Brazilian Girls, Rita Calypso, Stereolab o Jack Johnson. Atentos, porque en abril, tendremos por éstos lares una entrevista con el mismísimo Fran Nixon, huelga decir, que si tenésis alguna pregunta…

A disfrutar del programa y del finde.

PD: Adri, ¿Quién te mandará tener un amigo bohemio? Eres grande.

Share

Y no es coña

Lo de la estación del AVE de Guadalajara ya se sabía hace años. Cuestión: el gobierno Aznar pretende aprobar que las lanzaderas del AVE Madrid-Barcelona se pongan en Yebes, un pueblo a 13 km de la ciudad. La tía del marido de Esperanza Aguirre, es la propietaria de los terrenos. Aprueban la puesta en marcha de las obras de la estación. Curiosamente los terrenos son de quien hemos dicho antes, por lo que se los vende al Estado (es decir, que pagamos de nuestros bolsillos), y a una inmobiliaria, por muchísimo más. En pocos meses operación redonda, y una estación a 13 km de una ciudad. Igual que lo de Terra, pero a otro nivel.

El actual alcalde de la ciudad, inaugura aparatos expendedores de bolsas para la caca de los perros, pagadas, en parte, por la inmobiliaria Rayet

El actual alcalde de la ciudad, inaugura aparatos expendedores de bolsas para la caca de los perros, pagadas, en parte, por la inmobiliaria Rayet

La empresa se llama El Arverjal, SL Teresa Micaela (precioso nombre)Valdés Ozores es la tía del marido de Esperanza Aguirre, es la gestora de la sociedad. Eran 3,4 millones de metros cuadrados de suelo rústico recibido en herencia por Valdés Ozores que el Ayuntamiento de Yebes, recalificó sustanciosamente en 2001. El alcalde de Yebes va dando licencia de obras y llevándose un pastiche, cuyos orígenes le comen los cojones. De ésta manera multiplica por cuatro su presupesto. Por cuatro.

Al calor de la estación, qué mejor que construir una ciudad. Se encarga la inmobiliaria Reyal, y monta una especie de Maria D´Or residencial, llamado Ciudad Valdeluz. A tope. Si la estación no pasa por la ciudad, construyamos la ciudad. Muy rico pelotazo. Sobre plano, treinta y cuatro mil viviendas. Treinta y cuatro mil.

¿Cómo explicar la estupidez de poner tan lejos una estación? Porque claro, no es algo que se haga soto vocce, no es un túnel o una cañería, es una puta estación a tomar por el culo de una ciudad. Imaginaríamos que los medios de comunicación debieron protestar. Pues no. Lo primero porque la prensa local es muy amateur y sólo les vendieron que, desde entonces, los alcarreños podrían estar en Madrid en un cuarto de hora. Por treinta euros ida y vuelta. Treinta. Quinientos euros al mes. Muy rico. Los periodistas locales más veteranos, con el colmillo más afilado, tuvieron otra excusa: las inmobiliarias financian los medios.

Ayer la SER hace saltar la noticia -producida hace varios años- y se lía.

John Blake lució el nombre de la inmobiliaria

John Blake lució el nombre de la inmobiliaria

Verán, Guadalajara es una ciudad representada por un alcalde, que eligen los ciudadanos, pero gobernada por tres grandes inmobiliarias: Rayet, Reyal y Hercesa. Tanto PP, como PSOE, se han plegado al poder de la pa$ta. Gobernada al punto que, en el programa de Ferias y Fiestas, sus logos aparecen muchas veces más, y más grandes, que el escudo de la ciudad. Gobernada al punto que, en la publicidad estática de los actos que organiza el Ayuntamiento -conciertos, actividades deportivas, fundaciones…- aparece su logo. Gobernada al punto que patrocina -por tanto controlan- prácticamente cualquier evento. Gobernada al punto que  Rayet metió en su junta directiva, a Araceli Muñoz de Pedro (ahora ha vuelto a servirnos, menos mal, como subdelegada de gobierno de Guadalajara), recién salida de la consejería de Obras Públicas. Con dos cojones. Gobernada al punto que el único diario local, Nueva Alcarria, está financiado por la propia Rayet.

Hoy el AVE es utilizado por quince personas al día. La obra costó dosmil millones de pesetas. Ésto significa que, si hay un viaje de fin de curso a Barcelona, de 60 chavales, durante los tres días siguiente nadie usa la estación. Nadie. Hoy Nueva Alcarria es un diario inflado, con ventas escasas y pérdidas constantes puesto que, en Guadalajara -unos 135.000 habitantes- no hay nicho de mercado para un diario. El resto de medios (radios, tele, periódicos) tienen una enorme dependencia publicitaria de las constructoras. Hoy todo depende de las inmobiliarias: desde el poder hasta el deporte a través de todas sus intervenciones. Hoy Ciudad Valdeluz es un cementerio de grúas que construyen pisos absurdos que jamás se venderán, comidos por la crisis del ladrillo.

Si quieren verlo de modo más gráfico, vean los Simpsons, y fíjense en la relación de Springfield con la central nuclear del señor Burns. Bueno, lo de la Central Nuclear de Trillo, lo dejamos para otro día…

Share