Perdido

Una de las mayores muestras que puede dar un ser humano para demostrar que no es un trendy de mierda, admirador de lo inmediato, es ver el final de Perdidos una semana después del resto de la humanidad. Hay varias cosas que me llaman la atención. La primera es el increíble respeto de los internautas. Me considero enfermizamente conectado a redes sociales, blogs, y otros cachivaches dospuntocero, y nadie reveló en una semana, el final de la serie que marcará una época en la narrativa televisiva. Otra es la incomprensión ante las reacciones de los fans.

Casi todos decían que el final les había defraudado. No sé si será porque son ese tipo de frikis que esperaban que una nave espacial abdujera a los tripulantes de Oceanic, o que todo fuera un videojuego, o que cada pieza ensamblase como si se tratara de un maquiavélico puzzle -hay personajes, e historias, cuyo borroso final darán para meses de interpretaciones-, pero a mí me pareció un final impecable. Si yo hubiera tenido el talento suficiente, y el privilegio de participar de esos guiones y, tras el punto y final, me vienen cuato fanegas palomiteros con la camiseta de inciativa Dharma, a decirme que les he defraudado, rellenaría una gabardina de titadine, y reventaría en el Campus Party.

Perdidos ha resultado ser una novela televisiva colosal. No sólo los guiones han sido fantásticos, sino que todo lo que da tridimensionalidad a una novela, mejora el propio formato literario: las interpretaciones, el lenguaje de la cámara, la banda sonora… Leí hace poco al filósofo Manuel Delgado, observando el paralelismo entre la serie y La Divina Comedia de Dante, así que hoy salí a por el libro. Lo leí en el instituto. Dante y Petrarca fueron un petardazo en el estómago y, por vez primera conectaron tripas y cerebro en una lectura. Después llegó Madamme Bovary a representar el coñazo en la preadolescencia.

Paso por la biblioteca, y allí no tienen nada. En la cuesta de Moyano pretenden sacarme veinticinco pavos por una edición estupenda. Obviamente no me reconocieron (parece increíble, ni en Sigüenza el otro día, ni aquí, pretendo ser el primer famoso venido a menos que todavía no ha sido famoso, pero no lo ponen fácil). Tampoco encontré en la biblioteca nada, repito, nada, de Gay Talesse, maestro de periodistas, y de esa otra cosa que es de Tom Wolfe. Ahora, de Isabel Allende, hasta la partida de nacimiento.

Dice Talese, en el último número de Babelia, que pasa del exceso de información, que ni móvil, ni mail, ni leches. Que las historias buenas perduran y trascienden, y que no le interesa lo efímero, lo último. Igual por eso no ha gustado el final de Perdidos. Porque es una historia que ya se ha contado, y que se contará siempre. Es nuestra historia.

Share

¿Te gustan mis domingas?

Qué torpes … !! Olvidamos que sólo nos pertenecen los relatos intempestivos, los trazos de una memoria, necesariamente incómoda para quien se empeñe (por voluntad propia o sobrevenida) en anular todo aquello sin lo que podríamos afirmar con certeza quiénes realmente somos.

Román Reyes, maestro de sociólogos, en facebook


Parece que se pretende borrar el pasado de Carla Bruni. La primera dama francesa ha puesto a trabajar al Gabinete de Quitar Cosas de Internet, y pretende que se elimine un vídeo que recopila imágenes de su pasado. En particular le molestan algunos extractos de entrevistas, de entre la que destacamos una, en la que, explicando sus técnicas de seducción -como si necesitara de eso- lanzaba una serie de frases en diversos idiomas. En castellano acertaba a decir “¿Te gustan mis domingas?“. Qué tierna la tía. ¡Y qué cuestionamiento más directo! Dice mucho a su favor.

Es el típico caso de lavado de cara, de persona que debe vender una imagen de excelencia ejemplar, obviando que sus anteriores ocupaciones están en los números uno y dos de los escándalos: top model y cantante. Esta chica, que habrá visto más farlopa que en la boda de Maradona, ahora ha de ofrecer un estilo perfecto y moralmente impecable. Lo inquietante, no es que intente tapar su pasado, sino el por qué. ¿Qué hay en esa frase que la convierta en peor primera dama?, ¿Creen que no sabemos que respira, duerme y caga? En España a eso se le llamó campechanía, y ha salido muy rentable.

El juicio público es tan asqueroso como matemático, pero igual deberíamos volvernos al jurado, para preguntar con qué recuerdos cuentan la historia de sus vidas, y qué momentos, verdaderamente han marcado sus personalidades. ¿Qué ha sido más importante para la carrera del futbolista Samuel Eto´o, sus primeros goles en el Mallorca, o el ninguneo, y el desprecio que sufrió en el Real Madrid? Esos momentos en los que reconocemos que hemos sido unos auténticos hijosdeputa, esos errores, esas cagadas, esas estupideces, ese lado cruel y cabrón… ¿No nos han convertido en lo que somos?

¿Qué seria mejor primera dama, una tipa que se ha puesto tiros con medio cuerpo diplomático europeo, o una monja clarisa de Alcalá? Nos empeñamos en olvidar el bicho que llevamos dentro y, cuando asoma el hocico, lo negamos. Sólo quienes reconocemos ese lado oscuro tenemos las puertas del infierno abiertas. Los demás, tienen que opositar a buena gente.

Y, respondiendo al título del post, sí, me gustan.

Share

Partamos de dos bases

Partamos de dos bases. La primera que Mala Rodríguez está para ponerle un piso en Las Pedroñeras. La segunda que el hip hop me aburre. Llamadme ignorante, popero talibán, o lo que os salga de las pelotas u ovarios. Partamos de una tercera base que es que, pese a las dos primeras bases, creo que no soy un misógino zaparrastroso. Hay veces que a los periodistas les pagan por no descojonarse. No me refiero a los cronistas parlamentarios, que sus esfuerzos harán.

Esta tarde Gemma Nierga y Javier Cansado reprimen las carcajadas y escuchan respetuosamente a la Mala, que entra en la entrevista como elefante en cacharrería: se va a producir un colapso del que saldrá una generación que volverá a apostar por los valores tradicionales. Le ha faltado decir que el mundo se destruirá por la maldad que lleva el hombre, y que están a punto de llegar trece millones de naves de Raticulín, de Ganímedes, de Constelación Orión, y que todo esto lo está preparando Antrachán.

Su exposición sobre la crisis económica posterior iguala la tesis del mono de Wisconsin sobre la metabolización de las grasas vegetales. Nos contaba Antonia San Juan, que dirigió a la rapera en un poco afamado largometraje, que el primer día de rodaje, le dijo a un tipo del equipo, que le acercaba un anorak, que ni la rozase, que su cuerpo era sagrado, y que sólo lo tocaba su marido. Ahí es ná.

Ha hecho promo de su disco. Atentos a la Razón, se barrunta nueva columnista.

Share

Mi postal al presi

Gane quien gane todo queda en familia. Esa es la grandiosidad de la democracia

Flo, ayer en Pelotas

-Nacionalizamos los bancos. Nosotros ponemos tipos de interés, elasticidad en las concesiones de créditos, préstamos e hipotecas. Suculento retiro a los banqueros y 90 del beneficio puesto a disposición de la sociedad, con sobrada publicidad de la medida para que la gente cambie el concepto: de banco que sangra, a banco para ellos.

-Nacionalizamos las energéticas y Telefónica. Con los beneficios creamos un ministerio que estudie los recursos de cada ciudadadano e imponga tarifas en función de éstas. Con otra parte de los mismos creamos un bolsa de inversión en desarrollo tecnológico.

-En obras públicas priorizamos un plan nacional de regantes que garantice el agua para todos. Nada de puentes absurdos, o nuevos azulejos para las estaciones de tren.

-Impuestos por entrar con el coche en el centro de las ciudades de más de 300.000 habitantes.

-Normativas de nuevas construcciones donde el autoabastecimiento energético sea obligatorio.

-Reforma integral del sistema educativo obligatorio donde la única duda que queda resuelta en el alumno es el por qué está estudiando.

-Reforma del sistema universitario, marcando muy claramente su función investigadora. Los investigadores son pagados por una bolsa de seguridad social rellena por los beneficios de la venta de patentes y derechos de autor de sus investigaciones. Frente a ésto, desarrollo de un sistema de formación profesional de calidad, que tenga una función de inserción laboral y varios cursos prácticos.

-Cursos de formación continua para empresarios, con psicólogos y economistas que ponen especial énfasis en la conciliación de vidas laboral y familiar, y el trabajo por objetivos.

-Establecimiento de una tasa a los capitales que entran y salen del territorio estatal, con rebaja para países de la Unión Europea (ya que con el punto primero nos habrían echado).

Eso para la primera legislatura. ¿Que no?

Share

No bebas zumo Don Simón. Es radiactivo

Zappear a las doce de la noche de un domingo es poner las neuronas en barbecho, lo mejor para un baby boom, después de un gran apagón. Doctor Mateo y su raquítica nómina de actores jóvenes -en particular la camarera, todo método-, pasando por las reposiciones de las reposiciones de las reposiciones, que protagonizan las veinticuatro horas de la mayoría de canales de tedeté. Libertad Digital, Intereconomía, o VeoTV, dejan a Telemadrid en posición de absoluta vanguardia.

Especial mención merece una peli chunga de perros asesinos locos en TVE. Muy casual que, la semana que se reaviva la polémica de los perros peligrosos, los de La Uno pongan esa peli, con cánidos psicópatas y listos. La capacidad de las alimañas de poder abrir puertas girando el pomo, les dibuja una habilidad intelectual muy por encima de la de los directivos de la cadena pública.

Iker en Cuatro, olvidando que su sitio estaba con los frikis de Lost pasando la noche en vela en los cines Ideal, nos daba la brasa con el cabrero. Para ser precisos con el puto cabrero y, para ser exactos, con el puto cabrero de los cojones. Quien no conozca la historia de el cabrero, ni ama a Iker Jiménez, ni es persona ni merece jurar por las caras de Bélmez. En Siete, que es la reposición de Telecinco, una tipa reconoce que no practica sexo anal, porque teme que su marido se convierta en homosexual, marido que a su vez es una carga de la que se arrepiente. Se fue para casa sin marido, llamando guarra a su madre, y sin un duro.

Y Bardem. Bueno, ahora que le han dado un premio más, he de rendirme ante la evidencia y, reconocer que unos días atrás me equivoqué. Es un gran actor. Lleva años dando la brasa con lo de su vida privada, y luego es más showman que yo. ¿Habéis visto el final de Lost?, ¿Es mejor que el final de Lleno, por favor?

Share

Notas de jueves

- Vuelven a pillar a la cúpula de ETA. Cada quince días los cuerposyfuerzasdeseguridaddelestado desmantelan a la banda terrorista. Está descabezada. Dentro de quince días la vuelven a desmantelar, y si no al tiempo.

- Creo que era Disimulando, quien decía que lo malo no es que bajen los sueldos a los funcionarios, sino que todos lo veamos como algo normal y justo. Si pensáis que los funcionarios se tocan los huevos, lo tenéis sencillo: sacad una oposición. Ahora se va a apretar, como es de ley, a las grande rentas, pero el presidente dice una cosa, y su gobierno otra. Su política de comunicación es lo más desatroso desde la comparecencia de Aznar en el rancho de Texas . Esperaré que le metan mano a los bancos y grandes empresas. Y esperaré…

-He visto al presidente portugués Sócrates en la tele. Ese pive mola, habla como si no estuviera cogido por las pelotas por su departamento de prensa, con personalidad, ¡Qué envidia! Ha dicho que la política está a merced de los especuladores, que hacen con el euro lo que quieren cuando quieren, y que los políticos van apagando fuegos. Con dos narices.

-Mi clásico dilema: los principales diarios llevan más de un mes abriendo con la situación de Tailandia. Salid a preguntar por la calle, a ver qué se sabe del tema ¿Para quién se hace periodismo? Siguiendo con internacional, ¿Cómo va a sacar EE.UU. el culo del avispero? Van más de mil soldados yankis muertos ¿Qué ha cambiado con Obama?

-La doble moral da un nuevo salto mortal. Uribe dice que la liberalización del consumo de droga favorece a los narcos. En un reciente reportaje de Reporteros Cuatro (baby sicarios), los políticos colombianos reconocían que la seguridad de los países extranjeros hace que el consumo de la droga que producen deba ser interno, lo que les trae de cabeza, ergo, facilitarán la salida.

-Precisamente ese reportaje, dirigido por el reportero-custobarcelona, Jon Sistiaga, ha sido objeto de una polémica soterrada. Aquí se dice que es un montaje. La cadena, Cuatro, sale aquí a desmentirlo. Me dice, de buena tinta, un amigo cámara, que se hizo lo que denomina callejerada, es decir, como en el programa Callejeros, de vez en cuando un testimonio puede ser más jugoso a cambio de una pequeña cantidad de dinero. Dicho esto, todos los que hemos trabajado en medios, hemos engañado alguna vez, y es un gran programa. Pero buscad el reportaje en youtube. No lo encontraréis.

-Ayer el Atleti volvió a la realidad. Su realidad es la jugada de Perea en la primera parte: un lío estúpido creado por sí mismo. Hoy Del Bosque ha dado la lista de veintitrés definitivos para Suráfrica. La polémica en los medios es encarnizada por Valdés (mejor portero español del año, segundo zamora consecutivo, y salvador de su equipo en los partidos más importantes), el tercer portero, y porque el 35 por ciento de los periodistas es catalán y el 65 madrileño. Como dijo el propio seleccionador, “el que es gilipollas español, es gilipollas español“.

Share

Javier Bordem

Lo sé, para muchos de vosotros el título del post supone una decepción respecto a mi posible calidad como escritor, pero es que Antonio Ozores ha muerto, y alguien tenía que ocupar su puesto. El caso es que escucho ayer el circo de entrevistas de promoción en el que participó Javier Bardem, de tele en tele, de radio en radio, repitiendo las mismas frases como contestación a las mismas aburridas preguntas.

En una de ellas le cuestionan si no se sintió raro, dado su talento interpretativo, al compartir cartel con actores noveles. El tío dijo que le era igual, que todos son iguales y que no sabe a qué talento se refieren. Es un rafanadalista y, los lectores habituales sabéis que cuando veo, leo o escucho a un rafanadalista, me salen sarpullidos. Denomino rafanadalismo a todo acto de humildad hecha por un privilegiado, o millonario. El orígen del término está en el architenista yernoperfecto de Rafael Nadal, un tipo que, aunque se enfrente al 1.536 de la ATP, sigue mintiendo al personal, declarando que será un partido muy complicado.

Bardem me parece la sobrevaloración hecha carne. Siempre papeles muy muy característicos -discapacitado, gay con pluma, parado paletillo- es un actor que dista de ser bueno, pero que malo, tampoco es. Nada del otro mundo, nada merecedor de la vitola que le rodea de actor de método de la polla en cebolla. El caso es que el tío, no sólo lanza veintitrés titulares por entrevista, sino que va de “no veo todo lo que tengo alrededor, no me creo nadie“. No digo que, como sugiero en la cabecera, haya que ir partiendo cráneos por los campos de fútbol, pero tampoco rendirse al populismo bonachón, que tantas alegrías ha dado a sagas como la de los Borbón y Borbón.

Los rafanadalistas son gente pulcra, grandes profesionales y bellísimas personas, que luego suscitan enorme sorpresa cuando se les pilla tocando a menores. Son esa gente que te vende que no tienen lado oscuro, que adolecen de esa cara hijoputa y humana. Seguro que el agente de Bardem, a la hora de exigir su caché, tiene bastante más clara la diferencia entre su representado, y el resto de seres humanos.

PD: Absténganse de comentar los seguidores de El Gato al Agua y otras tertulias filonazis, que ponen al actor a parir por su ideología.

Share

Rueda de noticias de mierda

El pitbull. ¿Qué sería de los jóvenes poligoneros si ese nombre bordado en los cuellos de las camisas que lucen en Fabrik?, ¿Qué sería de las redacciones de informativos y, sobretodo de magacines putrefactos, sin esas noticias relacionadas con las RAZAS PELIGROSAS? Las palabras RAZAS PELIGROSAS irán siempre en mayúsculas, por emplear alguno de los ganchos de esos programas. Se trata de un círculo cerrado de noticas que aparecen cada poco y que rellenan.

Entre las clásicas tenemos el frío. Cuando llega el invierno, hasta que entramos en la era de la comunicación, lo normal era que bajaran las temperaturas, helara por la noche y, si proceden precipitaciones, fueran en forma de nieve. Ahora no. Todo es extraordinario: el frío es viento polar, las nevadas ya sólo son históricas, y se habla de cerrar puertos de montaña, como si se tratase de un fenómeno único y jamás sospechado.

El verano trae lo contrario. Cada verano es el más cálido de los últimos treinta años. Ilustran el terrible suceso con imágenes de unos niños en Sevilla, resfrescándose en una fuente, con un reloj municipal intercambiando las 15:23 y cuarentaicinco grados. Es terrorífico, hay que hidratarse bien y, si no llevas una gorra de Titanlux, puedes engrosar la lista de MUERTOS POR OLA DE CALOR. Acompañan subgéneros veraniegos como algún reportaje sobre ingleses chuzos en Ibiza, y un par de invasiones de medusas.

Y el entretiempo es el rey de los dilemas morales que van desde clásicos como aborto, o eutanasia, así como cualquier tipo de derecho fundamental aplicado a los homosexuales, hasta la inseguridad ciudadana o el ataque de las RAZAS PELIGROSAS. Por las tardes, cuando el día a día futbolístico y político se relaja, se pasa a temas sociales, como dorar la píldora al último estreno protagonizado por estrellas de series españolas, o hablar de enfermedades desconocidas de las que, por más que se hable en programas ligeros, no pasan a conocerse mucho más.

Pero lo de las RAZAS PELIGROSAS me gusta, porque toca dos temas cuasimíticos en nuestra sociedad, con unos componentes inquietantes. Antes de que el perro fuera nuestro mejor amigo, era un animal, y punto. Antes de que un iluminado descubriera que coser un traje de seda para un can es un negocio rentable, los perros cumplían funciones, y oír frases como “le quiero más que a ningún humano“, espantaba. Ahora se ensalza al perro, el vez de llevar al humano a la reflexión. Por otro lado tenemos al niño, en este mundo donde hay que dar “lo mejor para nuestros hijos“. La perversión está en definir “lo mejor“. Ahí los tenemos un vez más, los mitos enfrentados y, de nuevo, la noticia vuelve a ser que el perro muerde al niño.

Share

Dé por té

Ramón Besa, Iñako Díaz Guerra, Juanma Trueba, Julio César Iglesias, Paco González, Miguel Ángel Paniagua, José Sámano y Santi Segurola son ocho elegidos en un mundillo, el de la prensa deportiva nacional, en el que el resto son forofos opinadores. Ellos, que tienen experiencia, criterio, y saben de deporte y de escribir, son un oasis. Viven rodeados de Roncero, Manolete, Tomás Gómez, Pipi Estrada, De La Morena y otra larga lista de tipos que componen un pésimo panorama periodístico, y que rellenan páginas y horas de radio y televisión con rumores, especulaciones y teorías patéticas, al más puro estilo Salsa Rosa.

Y es que el calado metalingüístico de Coto Matamoros es bastante más profundo que un artículo de Alfredo Relaño sobre el villarato. El famoso villarato es la punta de un iceberg de mierda y mentira, vertida de manera gratuíta para el consumo del ciudadano. La excusa es, como en casi todos los creadores de basura, que su público lo pide. Alfredo Relaño, periodista talludo, director del diario As, defiende que Angel María Villar -ese tipo esquizofrénico que dirige la Federación de un deporte al que ni sabe nombrar- ha tramado un conspiración a favor del Barcelona y en contra del Madrid.

Explica, de ese modo, que el equipo que mejor fútbol ha planteado en décadas, sea capaz de conseguir títulos. Es el peregrino argumento con el que ha editorializado en las dos últimas temporadas, mientras en su portada fantaseaba con tal o cual nuevo fichaje salvador para el Real Madrid, y alguna que otra mentira (véanse Silva o Villa vestidos de blanco). Ni una prueba, documento, o testimonio. El antiperiodismo. En el Marca tampoco son muy profesionales, que digamos. Los amigos de AntiMarca satirizan con el tema.

En Cataluña, Sport y Mundo Deportivo tiran en el otro sentido y, entre todos, encontramos media cuartilla diaria que valga la pena. Jamás veréis una rectificación en la prensa deportiva, disciplina de cócktail y copazo, en la que se lleva mucho ser amigo de, o conocer a. Lo último: el caso Pellegrini. El técnico idóneo hace nueve meses es, ahora, un lastre para un grandioso proyecto que tiene, como meta, conquistar Marte. En esos nueve meses ha conseguido números de récord en cuanto a goles y puntos. Ha ganado las mismas copas del rey que el resto de temporadas desde 1992, y no ha sido campeón de Europa.

Todos los periódicos presionan para un cambio, Mourinho, un tipo altivo que, lo único que garantiza es lo conseguido por Pellegrini: resultados. Pasó con Del Bosque, los que se lo cargan, luego lo pedirán, los que batían récords de venta con presentaciones megaestelares, luego cargan contra un proyecto galáctico, pidiendo uno aún más galáctico para el año que viene. Son los descerebrados, los que convierten al desaprensivo en ídolo por un taconazo. Entre el discurso incendiario, palabras como cantera, mesura, e inteligencia, ocupan el gallinero de sus imaginarios.

Share

El caso Paco

Ser director de Carrusel Deportivo con 26 años no es nada fácil, y es lo que consiguió hace casi dieciocho años Paco González. Hoy dije que hablaría de la estupidez imperante en los medios deportivos, pero Paco es uno de los pocos claros que podemos encontrar en este área, y hoy se ha ganado un espacio en la actualidad general. Ayer todos los medios, excepto el suyo, la Cadena SER, reflejaban que había sido suspendido de empleo y sueldo durante 72 horas.

Después de miles de Carruseles, Joseba Larrañaga le sustituía por primera vez en antena. El programa comenzó con una lacónico saludo al comienzo del animador Pepe Domingo Castaño, y un rabioso abrazo de Manolo Lama al final de la transmisión. La presión creciente durante la tarde a golpe de raquíticas noticias en diarios digitales, rumores, twitteos, y movimientos en otras redes sociales, hizo que la SER sacara un comunicado oficial en el que indicaba que el director de su programa estrella había sido temporalmente suspendido por desavenencias con la dirección. La reconstrucción que podemos realizar picando de aquí, de allá y, con una mínima calidad periodística, es que la cuerda se ha tensado entre el uno y los otros en los últimos tiempos.

Parece que la COPE le ha tentado en las últimas semanas y, a eso unimos las sinergias societales del Grupo PRISA, ahora con participación de Telecinco y Telefónica. Por lo visto Paco se ha negado a realizar, durante el Mundial, un programa especial a las tres de la tarde, y a aceptar la imposición de periodistas ajenos en su equipo. Lo primero me cuesta creerlo como tal, lo segundo menos. Muchas veces digo a mis pupilos del taller de radio, que la SER, pese a lo que parece que mola, tiene orejas de lobo que, de vez en cuando enseña.

Sucedió cuando Javier Cansado renunció a su De nueve a nueve y media, al negarse la cadena a renovar el contrato de su productora, Arantxa Mateos, becaria explotada donde las hubiera, fulminada al fin de su contrato basura. La dirección prefirió perder uno de los programas más frescos de su parrilla, por no revestir de dignidad a Mateos, y Cansado cogió las de Villadiego.

En este caso, Paco González se las vuelve a ver con la dirección, con la diferencia de que el asturiano es el director más brillante que ha pasado por un programa histórico de la radiodifusión nacional, llevándolo a cotas de audiencia espectaculares, y creando un nuevo lenguaje en la forma de hacer periodismo deportivo. Las desavenencias entre trabajadores y directivos son lícitas, las suspensiones de empleo y sueldo, tras actos de indisciplina, también.

Lo que me parece algo peor, es que José Ramón de la Morena, ordenara a todos los redactores que actuaran como si no pasara nada, con toda normalidad. Más que nada porque José Ramón estuvo en una parecida en el Mundial del 90, cuando José María García presionó para que le pusieran de patitas en la calle y sólo los directores de aquella, Delkáder y Relaño, se mojaron el culo por él, justo lo que él no ha hecho.

Share