tiro con defecto

Nos movemos en un ramillete de tópicos que nos permiten reducir la actividad neuronal a la mínima expresión. Uno de ellos, de los más graciosos, responde a la pregunta de si te consideras católico. Los cánones del español medio mandan decir “sí, pero no creo en la Iglesia“. Viene a significar lo mismo que decir que te gusta la zoología si no fuera por los animales. Este Mundial nos pone a huevo comentar que nos gusta el fútbol, pero no la FIFA.

El balón del mundial, recoge la tendencia que inició Nike reduciendo el peso, y coloca a Adidas en la línea que separa lo comercial con la incidencia en el juego. El balón ha demostrado que corrompe tiros y pases, que ignora cualquier tipo de  estabilidad y que ha desnaturalizando las trayectorias. Ninguna selección vestida por la marca alemana se ha atrevido a criticarlo, públicamente, excepto Maradona que, cómo no, va a su bola.

Los medios han sacado la polémica lo suficiente para que todo el mundo sepa el nombre comercial del modelo de balón (venderlo: que hablen de mí, aunque sea bien), pero nadie ha salido a decir la verdad de la pelota: es un balón de playa indigno para una competición. Adidas pone mucha pasta en publicidad. Todos callados.

Nike, probablemente siguiendo los dictados de los fans del hokey de sus oficinas de Oregón, ha hecho que el Atlético de Madrid varíe el tamaño de las rayas de la camiseta, o la parta en dos mitades, roja y blanca. Lo mismo ha sucedido con el Barcelona, que este año vestirá con pantalones rojos ¿?, o el Valencia, que ha pasado de sus medias negras, a las blancas. La selección tampoco ha escapado a los cambios sangrantes que se pasan la tradición al segundo plano, al cambiar las medias de negras a rojas.

El mayor escaparate del mundo lo es para lo bueno y para lo malo y, en el caso del famoso Jabulani, ha quedado retratado ante millones de espectadores como una mierda pinchada en un palo. Los responsables miran hacia otro lado, como hacen los árbitros que ven sus flagrantes errores repetidos en las pantallas gigantes de los estadios. Cuando la sociología se acerca a los orígenes de los conflictos bélicos, casi siempre se intenta intelectualizar todo un sistema que, en realidad, muchas veces se reduce a eso: la incapacidad del ser humano de reconocer sus propios errores.

PD1: ¡Cómo está Llorente! ¡Gora!

PD2: La huelga de metro es la demostración de que pase lo que que pase, la gente jamás se movilizará ante ningún tipo de injusticia. Banqueros, tenéis carrete.

PD3: Talento en la red

Share

VideoBlog 1 (el secreto)

Share

La generación mártir

Siempre es más interesante hablar de lo divino y de lo humano con personas que tienen un pie a cada lado, y es lo que hice en la tarde de ayer. En el metro no tengo esas historias ameliescas en las que debería enamorarme de los ojos de un chica maravillosa porque con sólo su mirada he descubierto un poderoso mundo interior predestinado a cruzarse conmigo, porque no tengo catorce años, y porque soy un hijoputa, pero sí me sirvió en su día para conocer a Marcos, creo que gracias a los sketches de Alfonso Arús en Al Ataque.

Los Cavernas son el grupo en el que canta Juanjo, un tío con el que me crucé en el mayor sumidero de talento desaprovechado de la historia audiovisual española. El share puso en su sitio a los generales de corchopan, y a nosotros, los soldados, en el nuestro, que no sé muy bien cual es. El caso es que si googleais el nombre del grupo, comprobaréis que la opinión musical underground cree que cagan flores. Yo conozco al vocalista y, os aseguro que deposita truños de los que atascan cañerías, así que la reunión se basó en amargarnos contra los que, de verdad cagan flores: viejos dinosaurios, gurús de la red y creativos de metacrilato.

Alex de la Iglesia, por ejemplo, y su libretita en la que apuntaba ideas a la edad en la que nosotros estábamos pelándonos el culo para pagar el alquiler. La industria del vídeo cambia a una velocidad vertiginosa y nosotros estamos en un islote, afilando las orejas, con los pies en el suelo y la mente en el futuro en el que se ha convertido el presente. Apostamos por la triple uve doble pero, ahora no existe la posibilidad de monetarizar las inversiones en la red. No se atina con la tecla de la producción audiovisual en Internet porque todavía no hay pasta, es una industria por construir, y es a nuestra generación, la que tiene El Club de la Lucha en la punta de la lengua, a la que le toca descubrir el camino.

Llegado el punto Juanjo me preguntó por qué dejé un contrato fijo en la radio para meterme en la vorágine. Supongo que sería porque, aunque sí era mi sueño, mi destino no estaba en rellenar una escaleta. Supongo que en el destino asignado había un billete para la trinchera de la generación mártir. Supongo que para conocer a gente como él.

Share

La noche más corta y más larga

Para John Isner la noche no está siendo fácil. Sabe que es portada en todos los informativos del mundo, y eso le hace estar intranquilo. Su cuerpo, tendido en la cama, pero incapaz de descansar, molido por las diez horas de machaque, ayuda a que se pregunte por qué el decorador del hotel ha elegido una lámapara tan pésima para su habitación. Tiene cientos de lágrimas de cristal, y le confiere a la estancia un aire pretendidamente moderno, al chocar con el color blanco y el minimalismo del resto de la suite. Mariquitas de tres al cuarto.

Tiene apagado su móvil de trabajo, pero en el personal, tintinea un mensaje de Nicolas Mahut, compañero de proeza. Le ha dado por pensar que si abre ese mensaje el futuro cambiará. No sabe muy bien cómo, no sabe si es que pondrá el resultado final, o la propuesta de un pacto. Él sabe que no acepatará, igual que no aceptó su suerte durante ciento dieciocho juegos. Pero teme que conocer la propuesta le puede hacer reaccionar de manera desigual a la que tiene predestinada.

Igual se desconcentra, al día siguiente llega con la mente en un Nokia, y cae en diez minutos, y eso es lo que no quiere. Ya se le cruzó mil veces en el partido dejarse ganar y acabar con la patochada, pero siempre se abría una pequeña puerta que le mostraba que podía resultar él el ganador que finiquitara la comedia en la que convirtió Wimbledon. No abrirá el mensaje, ni siquiera cogerá el teléfono, de hecho, la paroia le lleva a no mover un músculo.

Ahora piensa si debe presentarse. Tal vez sea un buen momento para volver a Estados Unidos, sacar un vuelo y salir por la puerta de atrás. Eso no es lo que le enseñaron en la escuela de tenis, pero empatar a cincuenta y nueve tampoco. Le enseñaron a pelear y demostró sobradamente que la pelea es su especialidad. Mensaje de su esposa. Tampoco lo abre. Seguro que su rival ha localizado a su mujer, le ha comentado el pacto, y la utiliza como transmisora. Otros tres mensajes, y cincuenta y nueve teorías más tarde, son las nueve de la mañana y tiene que salir de la habitación hacia las pistas. Si es que decide salir.

Share

Siempre el milagro

Una chica de unos 35 años me dice que no sabe nada de Internet. Lo hace dando al play del Spotify. Dice que no es de esos frikis que tienen facebook. De esos nueve millones de frikis en España, y trescientos millones en el mundo, supongo. El mundo es un manual de romper los tópicos que te enseña la vida. Contradicciones, ya veis. Los medios de comunicación tradicionales, hacen torpes esfuerzos para acomodarse al vértigo dospuntocero. Sentirse seguro en un ritmo loco es imposible, pero tiran dinero intentándolo, ahí tenemos los últimos coletazos del ABC, o de El Mundo.

Me cuenta un amigo desarrollador web que, en prisacom, cuando no sabían qué hacer con elpais.com, se oía aquello de “mirad lo que tiene El Mundo, y copiadlo”. Eso es intercambio de ideas. Me comenta otro amigo desarrollador, que piensa en irse a LA o Alemania, donde se les paga por lo que trabajan, y donde no cotizan las chapuzas. Lo de Alemania es otro mundo. Aparece hoy una estadística que señala que en el último año ha crecido el número de personas ricas en el mundo. Los países con más ricos por habitante son USA, Japón y Alemania.

El caso japonés, se puede explicar por las fortunas cinceladas a base de esas huelgas de trabajo maratoniano. El estadounidense en la gestión de la riqueza que generaron cuando tenían la mentalidad japonesa pero, ¿Y el alemán? Los alemanes siempre están ahí. Es una cuestión de mentalidad inexplicable, una fortaleza. Dicen que si hubiera un cataclismo nuclear en el planeta, sólo sobrevivirían las putas cucarachas. Añado: y un par de alemanes.

Su metáfora futbolística es clara. Se trata de una selección aseada, sin estrellas, como siempre. Jugarán aburrido y gris, como siempre. Pero llegarán lejos, como siempre. Dan igual las bajas, las modas, los dibujos tácticos o lamadrequelosparió, pero la selección alemana siempre esta ahí. Perdieron la final con España, la otra con Brasil, una semifinal contra sus muertos, pero, el rival siempre es el mismo, una genética especial. Sobre la genética especial alemana se ha escrito mucho, sobretodo en determinado momento de la Historia, así que no me dilataré con el tema, a ver si me tachan de lo que no soy.

Me voy a verles contra Ghana. Ahora perderán. Pase lo que pase, sé de una chica de unos 35 años, que no se enterará en twitter.

PD: Buscad Mein Kampf en la fnac, a ver qué os dicen.

Share

Au revoire

El mundo está en su contra. Desde hace unos meses vive rodeado del ambiente cainita en el que se tuvo que encerrar, después de que todo un país quisiera ver su cabeza rodando por cualquier carretera comarcal. La gente no le entiende. Él sabe que su genialidad le confina a las almenas donde sólo viven los elegidos. A veces se cuestiona cómo ha llegado a tener un determinado reconocimiento profesional, se pregunta cómo el sistema no ha detectado su revolucionario peligro antes, y le puso en cuarentena a tiempo. Ahora sabe que se trata de una amarga venganza, que han esperado a verle en la cúspide, para provocar el odio, el frío aislamiento.

Sus hombres están en su contra. Aquellos que le ayudaron a ocupar un gran lugar, los que le reían las gracias, los que le hacían sentir parte de algo, ahora son figuras rencorosas, esperando tras cualquier esquina para asestaler la puñalada final. Las habladurías y rumores son tantos y tan cruzados, que, si se trazaran líneas relacionales con tizas de colores, su figura tendría un radio de seis kilómetros multicromados. La soledad sería un alivio.

La habitación está en su contra. El miedo es un flash blanco que bloquea su mente cuando intenta pensar en algo, en una salida. El miedo es un crujido incompatible con la moqueta. El miedo son los seis segundos que pasan en la pantalla de la tele, desde que se apaga, hasta que se conjunta completamente con la oscuridad. Las cañerías le dicen nombres y lugares. El desagüe cambia el sentido del remolino cada día, como si el servicio de limpieza pudiera regularlo, y contribuir a su locura.

É está en su contra. Merece todo. Él lo merece todo, pero todo es poco, y lo que no es poco no está inventado, y eso no lo soporta. Por eso recopila información sobre el autor del texto y, pese a lindar la metaliteratura, se cerciora de que no es un primer relato, así que no considera tópico suicidarse.

PD: para que veáis que la publi no ha cambiado tanto

Share

El taller de radio

Creo que para construir un equipo, lo primero es quitar el miedo. Lo mejor para hacerlo es contar las miserias que has visto en otros equipos. Básicamente comentarles que Botín también se ha cogido un pedo y ha tenido que rabar la cena entre pota de gintonics. Que Penélope Cruz también habrá echado un mojón de los que atascan cañerías. Que aquí nadie mea colonia. Entonces se vienen arriba, y es el momento de ponerles en su sitio.

Para ponerles en su sitio, se les comenta que estamos aquí para contar cosas, no para cambiar el mundo. El mundo es difícil de cambiar y, mucho más para nosotros. Si el mundo funciona así es por algo, y es lo que debemos saber y transmitir. El mundo lo cambian los tertulianos partidistas en sus programas/barras de bar. Para cambiarlo hay otros talleres, lo que nos corresponde es cambiar la percepción de la realidad que los medios tradicionales hacen llegar a la gente. “Informar, formar y entretener“, es algo como el “tocar y desmarcarse” en el fútbol, algo tan básico pero tan difícil de encontrar, que debe ser una esencia a depurar. No vamos a cambiar el mundo, pero contar las cosas dándole una vuelta más, y tratar al oyente como si fuera una persona inteligente, ya es una pequeña revolución a nuestro alcance.

Ahora estamos en esa fase, tienen algo de miedo. Empiezan a coger el micro -tres meses sin verlo y ni han rechistado- y perder el miedo. Y equivocarse. Y cagarla. Y rectificar. Y aprender. En ese tiempo se han acomodando en las posiciones idóneas y, aunque queda camino, se encuentran a gusto en sus papeles, y yo contento, porque hemos demostrado que podemos.

El verdadero reto es dejar claro que con un sonido comercial, profesional, se pueden contar las cosas de otra manera. En ello estamos:

Share

Conversaciones de verano: I Andrés Calamaro

Calamaro- ¿Esta es la que te gusta?

SPCB- Estoy casado, así que no es que me guste, Andrés, es que me pone, que es diferente.

C- Pero decís que creías que era lesbiana pero no lo es, ¿no?

SPCB- Por eso ya no me pone. Me ponía en versión lesbiana, pero así, hetero, nasti

C- Osea que si te la imaginás de la otra acera…

SPCB- …exacto.

C- Mirá quien anda jugando al ajedrez.

SPCB- Iván Ferreiro. Aburre a las ovejas…

C- Hizo un temazo…

SPCB- Ya, pero aburre a la ovejas, y en solitario… mira, para las trendis, que se lo coman con patatas. Si me quiero dormir me pongo el The Division Bell, de Pink Floyd, y me sobo con clase.

C- Tomás…

SPCB- …café bombom, aquí lo hacen genial. Mejor que tu peloti.

C- Parecemos guionistas chungos, de los que tienen que meter descripciones en los diálogos para situar al espectador, de malos que somos…

SPCB- …sólo Sabina es bueno…

C-… hijodeputa… Quería ir a ver Marmaduke, una peli de un perro que habla.

SPCB- …joder… las promos te están matando, tío…

C- ¡Me gustan las pelis de animales que hablan!, la paso bien… No todo van a ser compadres hablando de la vida… sentenciando… que si el amor, que si la muerte…

SPCB- Tengo un western escrito para tí…

C- …pasálo.

Share

Primeras notas de Mundial

Olé Satrústegui!

-Los porteros: en esta Copa del Mundo se están luciendo. El guardameta paguayo ayer demostró, saliendo a coger setas, que la portería es un puesto importante, que parece amateur en este campeonato. Qué decir de Inglaterra, un equipo circense, con una alineación de fieras, pero defendida por un payaso bajo palos, que les costó acrecentar la figura de una selección menor en su participación en los mundiales, USA. El mundo es curioso, en nuestro país hay hasta media docena de guardametas que serían titulares en cualquier selección, y los británicos llevan décadas arrastrando problemas en esa demarcación.

-Las defensas: quedan muchos equipos por comparecer, y los debuts en campeonatos no sirven de nada por el mero hecho de que el mejor defensa en esos partidos, es el miedo de los rivales a ir a por la victoria. Son pocas las selecciones que deciden ir a por los encuentros y percutir una y otra vez en las defensas a las que se enfrentan, que es el único instrumento real de medida. Incluso la brillante España de la Eurocopa, sufrió como una perra en el primer partido frente a Rusia, sensación sepultada por los resultados y olvidada por la memoria selectiva que cultiva leyendas. Ver en el centro de la zaga italiana a porteros de discoteca prejubilados, lo dice todo.

-Los centros del campo: son los que más sufren con las decisiones de los cagones. Los cagones son los que se sientan en el banquillo y, casi siempre, hacen las alineaciones (ahí tenemos a Domenech en Francia, que ni eso). Hacen creer a la opinión pública que son capaces de armar un equipo en quince días. El medio de la cancha refleja la creatividad del entrenador, así tenemos a Capello destrozando a Lampard y Gerrard como mediocentros, a Lippi sin la más mínima intención de crear en Italia, o a Ronaldinho viendo el Mundial por la tele, de resaca. Cuando era adolescente, se estilaba el rombo en el centro – recuerdo Ince, McManaman, Anderton y Gascoigne-, pero el Brasil de Mauro y Dunga puso de moda el tremendo estilo del doble pivote. Lo dicho, cagones.

-La delantera: aquí sólo hay espacio para estrellas rutilantes, o para carne de Mundial. Esta última modalidad ha creado una aristocracia de jugadores que sólo brillan cada cuatro años, como el alemán Klose, u otros tromamundos que desaparecen entre un campeonato y otro. Ayer vimos a Roque Santa Cruz, con Paraguay (Olimpia, Bayern, Blackburn, City…), que viene de la escuela del checo Milan Baros (Baník, Liverpool, Aston Villa, Oympique Lyon, Porsmouth, Galatasaray…) o de Nuno Gomes (Boavista, Benfica, Fiorentina, Benfica…), arietes torpes que encuentran un gol que les encumbra. Luego no acaban de encajar en ningún club, en el que firmen buenas temporadas, pero en la siguiente competición mundialista vuelven a acudir a la cita con la suerte, que da impulso a la rueda de sus carreras.

TÓPICOS DE ESTE MUNDIAL

1) El sonido de la vuvucela es molesta, pero es su tradición y hay que respetarla. Menos mal que no les ha dado por tirar bolas de pelo de ñú al césped. Por cierto ¿Vuvucela es una forma cariñosa de llamar a Papalladolid?

2) España (mirando desconfiado alrededor)… se la va a pegar en el Mundial… Queridos agoreros, si España juega bien, ya puede caer en cuartos, que no se la habrá pegado. Pegársela es que Montolivo sea el cerebro de tu equipo.

3)Los aficionados transmiten la alegría de un continente. Sin duda, recuerden el México, Alemania, Italia, cómo los aficionados comparecían en silencio en los estadios y, si se marcaba un gol, lloraban.

APUNTE:

Lo de los spots de los patrocinadores de las selecciones es patético. Patético chico. Villa/Torres/Reina/Xavi, dando toques a una pelota y tirando un pelotazo para anunciar hamburguesas/coches/energéticas/aceite de oliva vírgen extra/gamusinos. Creativos a la hoguera.

PD: Os dejo con la primera celebración gay en un Mundial, la de Goicko y cómo un señor dispara desde la grada a Zubi.

Share

Hoy empieza

mi selección favorita

Ahora mismo estamos en el descanso del partido inagural de la Copa del Mundo de fútbol. México se mide al anfitrión en un partido desigual sobre el papel, pero que sirve para que Paco González debute en Telecinco. Afortunadamente JJ Santos tiene menos tiempo para decir subnormalidades, cosa que se agradece, pero veo el partido con una cierta incomodidad. Quienes se hayan informado -un poco- sobre el acontecimiento, sólo han tenido que ver el apartahotel de carretera en el que está la selección española, el número de atracos por periodista cuadrado, o que la mitad de los estadios acabaron de construirse anteayer.

¿Bajo qué criterio se le ha concedido la organización del Mundial? Me da igual, tampoco os devanéis los sesos porque me trae al pairo. Lo único, que me llama la atención ver al mundo de dioses hiperprofesionalizados allí. Y un poco de grima que las multinacionales patrocinadoras utilicen a los niños africanos -con una esperanza de vida de 35 años- con un elemento más de la iconografía de sus campañas. Con dos pelotas. Por cierto, conozco a mucha gente que se habrá desilusionado al ver que África no es un país, es un continente.

Nada más, sed felices con vuestro tiempo libre, y disfrutad, como yo, del típico jugador que se saldrá en el Mundial, y que luego, con gran contrato de por medio, será un pufo.

PD: El buenrrollismo de las redes sociales me está empezando a empalagar.

PD2: Sudáfrica acaba de marcar. Un golazo. Me alegro. A ver si hay otro partido como este, uno de mis favoritos en un Mundial:

Share