S2uno

En vista de lo complicado que se ha convertido acercarme a las teclas para dar calor a los habituales parroquianos del blog, estoy buscando alternativas, además de gestar un cambio en la propia bitácora. Creía que no podía ser más egocéntrico, pero sólo hay que leer este comienzo para darse cuenta de que siempre puedo subir un escalón. Soy un “yo” con tilde.

El asunto es que quiero felicitar a esos predicadores en el desierto, a esos cultivadores de perejil, a esos seres que han sacado la casta del periodismo que quieren hacer, para editar una revista online, un ciberfanzine, o llámenlo como quieran, que hoy mismo ha visto la luz, y que se llama como el título del post. Tengo la suerte de formar parte de sus entregas, espero que el enlace dure mucho tiempo, que demuestren de qué pasta están hechos, y que, como siempre, miren al futuro con la cabeza bien alta.

Léanlo, critíquenlo, destrócenlo, escúpanles, pero participen: ESEDOSUNO.

Share

Atentado

Hace poco estuve en la Fábrica de Cosas que Siempre Siguen Igual. Entrar en ese lugar tiene un componente mágico. Te recibe un retrato de su diosa, Isabel Preysler -aunque el apellido puede ser pronunciado como si se tratara de una familiar del rey del rock-, y tienes que pasar por diversos departamentos. Yo iba a guiones, pero tuve que atravesar Programadores Televisivos, que debatían entre si era mejor opción para el domingo por la tarde poner Tiburón en la 1, o la película de la chica que tiene anorexia y quiere ser bailarina, de Antena Tres.

Las risotadas que salían desde la sala de Bipartidismo retumbaban en todo el edificio, y hacían que se me erizaran los pelos de los brazos. Desde Contenidos, facturaban los costes de enviar las noticias de verano, habían sido jugosos los montos por “La mayor ola de calor en 40 años”, y “Sindicalmente, se prepara un otoño caliente“. Como era de esperar todos seguían en sus puestos, haciendo lo de siempre.

En Guiones andaban de un lado a otro con papeles en la mano. Escritos que hablaban de historias de terror ambientadas en parques de atracciones, comedias románticas que acaban en boda, y películas donde un chico empieza de la nada, triunfa, el triunfo se lo come, y aprende a valorar las pequeñas cosas. Yo dejé mi guión y me fui. Era la historia de un tipo que asumía que el mundo no se podía cambiar, por multitud de razones, principalmente porque el mundo está dominado por seres humanos. Daba todo tipo de razonamientos infalibles y documentados.

Desde el retrovisor del coche vi la explosión, y la brutal humareda que, minutos más tarde, atraparía a la ciudad.

Share

Post en una botella…

Se da la sinergia entre dos poderes negativos, que convergen en que lleve lo indecible sin actualizar el blog. Un mezcla de no tener Internet en la nueva casa, y de estar demasiado tiempo trabajando en Internet. Qué moderno, qué bien. Me he dado cuenta de que no se han producido suicidios colectivos pidiendo un post más, lo que me entristece. Tampoco ha amanecido la pared de mi edificio con pintadas de “retoma el blog, cabrón“, ni cosas por el estilo, reflejo de la falta de implicación y voluntad de los jóvenes en la actualidad.

Estoy en pleno proceso de remodelación filosófica de todo esto de mi reputación online. Además tengo dos propuestas de colaboración para inflar mi ego. Una de SER Guadalajara, a través de mi padre radiofónico, Juan Solo, que ha tenido a bien reclutarme para su redil 20010-2011, y otra de un nuevo y misterioso proyecto que verá la luz el día 30 de este mes.

Me mandan info de los premios 20blogs. Cero votos. Siempre tiendo a pensar que lo que no me favorece no mola, así que diré que ese concurso es una mierda así -gesticular de manos- de gorda

Así pues, iremos informando.

Share