Notas de martes

- El señor siempre gratifica y hace que los malos tiempos tengan rayos de esperanza, como el resultado del Camp Nou, o que Carmen de Mairena sacara más votos que Rosa Díez en las elecciones catalanas.

- Lo de ayer en Barcelona fue un triunfo de la justicia poética, y de la realidad de la belleza frente al marketing de portada cutre (no perderse la del Marca de hoy). El verdadero mérito de Guardiola y del colosal grupo de jugadores que lidera, es ganar, obtener resultados. La justicia poética casi nunca se da, y los aficionados recordaremos a este equipo como quien se acuerda del Brasil del 82, de la naranja mecánica, o del Dream Team de Cruyff.

- El Barça tiene estilo. En las dos últimas décadas, ha tenido tres equipos superlativos -el de Cruyff, el de Rijkaard, y el de Guardiola- que han jugado al fútbol como nadie en el mundo. Entre tanto el equipo de la primera era Van Gaal que ganó dos ligas, con Rivaldo y Figo, también jugaba de manera espectacular.

-El Real Madrid lleva mucho jugando mal. El Madrid de Zidane no jugaba bien. Ganaba, y sus “galácticos” realizaban jugadas individuales magníficas. El mayor mérito de Del Bosque, era gestionar egos. Incluso la semifinal de Manchester con el famoso taconazo de Redondo, fue un gran partido, pero de poder a poder. No era un equipo inalcanzable. Era un equipo con grandes jugadores. Considerar que el Madrid de Zidane jugaba bien, sería como decir que el Barcelona de Robson también lo hacía -ganó todas las competiciones menos la liga, donde fue segundo- por las genialidades del mejor Ronaldo.

-Cambiando de tercio, Wikileaks no sólo pone en tela de juicio a la administración norteamericana y los equilibrios geopolíticos, sino mucho más. Por ejemplo la penosa gestión de la información por parte de los medios -el tratamiento de El País, que ha empezado a meter mano dos días después a la información relevante, ha sido sensacionalista y obvio-, y la indiferencia social ante cualquier tipo de revelación. Sociedad del espectáculo, que decía Debord.

-Creo que Wikileaks, comparado con la señora que friega la escalera de mi casa es pura mierda. Pura mierda.

-Ya estoy en Foursquare. No puedo ser más tonto, pero venga, #socialmediayolé, y geolocalización al canto. Sigo muy de cerca esto de la geolocalización, y es un mercado bastante verde que, como todo lo relacionado con el marketing online, no se sabe muy bien si dará tiempo a madurar antes de que muera, o si las nuevas formas de marketing son, en realidad, la capacidad para invertir en publicidad en la tendencia del moda en el momento adecuado. Todo nace y muere demasiado pronto.

- Investigando, veo el éxito de una campaña de McDonnald´s. Por lo pronto, para la cadena de hamburgueserías, ya es un éxito que la OMS no les meta mano. Pero hablan del éxito de la experiencia piloto en Foursquare. Me juego el cuello a que es mentira y los números son falsos. Conozco las agencias, las plataformas, y el bombo promocional que se han de dar. Jamás reconocerían un fracaso, pero no han vuelto a hacer una gran inversión. Huele a pufo.

-El viernes en La Noche Temática vi un docu llamado “La fábrica de famosos”, y mañana se lo pongo a mis alumnos del taller de radio. Es ilustrativo sobre la influencia de los famosos y lo que les rodea en nuestras vidas. Del análisis antropológico, a la utilización en la política. Descárguenselo aquí.

-Os dejo el teaser de la serie en la que anda Bárbara López: Las crónicas de Maia. Dando bolilla al mundo blogger



Share

The Special One

“El Liverpool es un equipo que interesa a cualquiera, y el Chelsea es un club que no me interesa tanto, pues es un proyecto naciente con mucho, demasiado dinero invertido. Creo que el Chelsea es un proyecto muy ambicioso pero frágil. Si el equipo no gana todo, entonces Abramovich podría retirarse y sacar todo su dinero del club.”

José Mourinho, 2003

Sé que es un técnico laureado. Sé que logró una Champions con el Oporto -cosa que tiene su mérito aunque, hay que reconocer que su rival en la final fue el Mónaco, lo que dice mucho del nivel de ese año-, sé logró hacer un Chelsea y un Inter campeón, y sé que ha logrado que el Madrid parezca un equipo.

De hecho llego a entender “sus cosas”, como que cuando llegó al Oporto publicara los entrenamientos en la web del club, o que él mismo se calificara en su presentación con el Chelsea de “tipo especial”. Esas cosas las entiendo y, créanme, muy bien. Pero conviene desmitificar a este tipo de figuras. Aunque sea de vez en cuando y por ir a la contra.

Analizando fríamente su carrera, y valorando lo complejo de elaborar equipos campeones, el mayor mérito de Mourinho ha sido la Champions con el Oporto. Y podemos contemplar la fortuna en los cruces de ese año, y la no menor fortuna de coincidir con la explosión de un jugador superlativo, como fue Deco.

Las declaraciones que he citado arriba, en realidad, eran un farol. Un farol para que Roman Abramovic, el magnate que compró el Chelsea, saltara con el clásico pa-cojonudo-yo, y pusiera 150 millones de euros en fichajes, para seducir al entrenador luso. Así hasta David Vidal hace un equipo campeón. Cuando en Standford Bridge olía a chamusquina su inoperancia en Champions, y perdió la liga frente al Manchester, buscó recalar en un club que había dado severas muestras de ser desprendido a la hora de fichar, y decidió ir al Inter.

Los interistas le ponen la chequera a su disposición y, con la Juve en la serie B, descendida por los casos de corrupción, y el Milan en proceso de descomposición geriátrica y penosa gestión deportiva, Mou se proclama rey de Italia. Su talón de Aquiles es la Champions, que gana la temporada pasada. Creo que cualquiera es capaz de recordar el “magnífico” partido en el Camp Nou, con Eto´o de lateral izquierdo.

Tras esto llega al Real Madrid, y lo convierte en un equipo capaz de competir con el Barcelona. Todo un logro a las puertas del gran clásico. Ahora queda el barniz que le han dado los medios, y los datos que se pierden a la hora de construir el gran relato de todo héroe.

De la famosa semifinal de Champions del año pasado, ha quedado la victoria de Mou. El mundo del fútbol tiene muy poco que agradecerle. El Barcelona, expuso su propuesta: confiar a la belleza y la justicia poética su suerte. Pasó el Inter, el fútbol perdió, pero nadie duda quién realizó el mejor fútbol del mundo durante todo el año.

De cualquier modo el madridismo (influenciado por los patéticos diarios deportivos) apuntó y aquí la estupidez: con un entrenador como Pellegrini, acusado de ganar pero no jugar bien, la prensa comenzó a carburar a favor de viento de Mou, el técnico que mejor puede representar el gusto por ganar sacrificando lo que sea. Marketing puro y duro para preparar el desembolso de 9 millones de euros al año.

El Madrid sigue ganando y sin jugar bien. El sábado, frente a mi Athletic, los rojiblancos jugaron mejor que el Madrid, demostraron criterio y amor por la pelota, Llorente tuvo un enorme área de influencia, Javi Martínez se quitó los complejos en un gran escenario, e Iraola demostró que se puede jugar de organizador desde el lateral  derecho. Pero el Madrid destrozó al Athletic. En cada contra, un gol de pura pólvora.

Lleva años jugando así: para Casillas, gol de Raúl; para Casillas, gol de Ronaldo; para Casillas, gol de Van Nistelrooy; para Casillas, gol de Higuaín. La diferencia es que ahora CR7 tiene socios que funcionan, y los goles se reparten, pero siguen avasallando por talonario y jugadorazos, no por juego.

Todo esto viene por exponer la tesis de que Mourinho no es el mejor entrenador del mundo. Ni de lejos. Es un tipo exitoso, igual que las películas de Vin Diesel tienen éxito, pero él no es el mejor actor del mundo. Y, sobretodo, no puede hacer lo que hizo con el Sporting. Hay valores y códigos que hay que respetar, por mucho que sea “the Special One”. No puedes acusar a un equipo cuyo presupuesto es tu sueldo, de adulterar una competición. Aunque después de lo visto el miércoles, parece que de adulterar sabe un huevo.

Share

Aparte de follar

La red ha hecho que cambien los paradigmas. Pero no sólo el cambio, sino el cambio a una velocidad brutal. Hace gracia ver cómo las instituciones públicas intentan subirse a un carro que jamás estará a su alcance. Han perdido la batalla de la independencia y los valores transversales y universales, y han caído en manos de los políticos que las gestionan. La red está siendo construida por unos señores ingenieros, y vendida por cuatro listos que, de momento, dejan que las personas pongan los ladrillos y la conviertan en la brutalidad que es.

Esa diferencia entre políticos y pueblo, esa distancia que cada vez es más sideral, y provoca más desmanes en los primeros e indiferencia en los segundos, en Internet da la risa. Si no fuera por la velocidad a la que va todo, y la cantidad de información que recibimos por segundo, pararíamos y nos descojonaríamos un rato.

Por ejemplo, la Diputación de una conocida capital de provincia castellanomanchega, reconoce, a cara de perro que: “El día de la mujer sirve para unir a todos los que mandan en Guadalajara.” Pues ya sabemos para lo que sirve el día de la mujer. Y no para otra cosa, aparte de que los centinelas de la fortaleza de La Verdad, El Bien y La Belleza, se muestren solidarios en las redes sociales, como antes hacían con lacitos multicolores.

Luego me encuentro esto, que atañe a mi ciudad invisible, Xixón, que ya es para leer detenidamente lo que se hace con la pasta del personal. Ojo que corto y pego, porque dice así: “se enmarca en el programa LABmóvil, una plataforma de participación ciudadana en torno a la producción e intercambio de contenidos audiovisuales y digitales, financiado, en el marco del Plan Avanza, por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio

Se trata, en realidad, de una puta mierda completamente vacía para justificar parte de la pasta que se mete en el Plan Avanza 2. Internet funciona y crece precisamente por los ciudadanos y empresas, y no tiene que venir nadie a ponerle un marco y firmarlo. No entiende que no valen los marcos. Por cierto, el 50% de la pasta que se repartió en el Plan Avanza 1 fue para una empresa muy necesitada de ayudas: Telefónica. Otras partidas se dedicaron a subvencionar empresas que creaban páginas web ultrasencillas a PYMES, por entre 1.500 y 3.000 euros. Páginas web perfectamente substituibles por un blog gratuito, y sin ningún tipo de servicio postventa.

Después de este escupitajo mañanero, les dejo con este vídeo, interesante, que ayer colgaba un habitual de los comentarios de este blog, Fernando Cuerpo, y que puede resultar curioso para explicarnos algunas cosas y, en definitiva, entender mejor el mundo en el que vivimos que, quieras que no, es la meta de muchos cuando nos levantamos. Aparte de follar.

Share

Mi guerra de Corea

Hay veces que el personal se indigna mucho porque, dicen, la economía tiene a la política plegada. Supongo que hoy les habrá sentado como una patada en los huevos, ver que la crisis de Corea haya durado como supernoticia en los medios digitales hasta las doce del mediodía, más o menos, momento en el que la quemazón de Irlanda y la chamusquina española han golpeado a los mercados de toda Europa.

Me hizo gracia escuchar anoche a Carlos Carnicero en la SER. Lo malo de la idiotización general, es que el bipartidismo se extiende, y el gran público -el que compra los discos de Alejandro Sanz, y disfruta con programas de chistes en prime time- se cree que la Cadena SER es una emisora de la izquierda. Le toca por aquello del “o conmigo o contra mí“, pero por nada más.

En la tertulia -ese gran género de expertosentodo- al ex presentador del mítico Confesiones, le dio por atizar a los bancos, ante el asombro de sus contertulios. Se le echaron al cuello, locos por señalar las bonanzas de un sistema bancario que nos facilita la vida vía transferencias y control del capital. Él tiró por donde más duele: cuando cobramos le damos nuestro dinero a un banco, que hace lo que quiere con él hasta que se lo pedimos. Entre las cosas que hace, el 90% de sus movimientos en inversiones, van en contra de nosotros mismos, por lo que estamos financiando nuestra propia miseria.

Tildaron de loco a Cantoná, abrieron el cajón de los antisistemas, y se acabó la reflexión. la emisora pasó de rebelde a reaccionaria con la sonrisa amable de siempre. Los grises han muerto, y no me refiero a los policías del franquismo, ante los que corrió todo el Grupo PRISA, me refiero al más mínimo espacio, entre el blanco y el negro, para el diálogo que mejore el mundo en el que vivimos. No hay espacios.

Cuando Jorge Verstrynge me preguntó en clase qué haría si fuera presidente del Gobierno, y le dije “nacionalizar los bancos”, me dijo que al segundo día de mi mandato me pegaban un tiro. Hasta ahora siempre ha habido presidentes a los que les han pegado un tiro.

La generación que mejor se ha amoldado a la mentalidad de la anterior, la mía, lo es porque no ha tenido espacios de diálogo, o de verdadera libertad. Existe algo bueno, sereno, y se nos premia la “cabeza bien amueblada” que es alguien listo, pero que no alborota, que sabe lo que hay y traga. Yo soy de esos tan listos y maduros. Ojalá alguien tenga huevos y le pegue una buena hostia a nuestras cabezas.

 

 

 

PD: me dice por twitter Jordi González que le mola este humilde blog. Lo mío no deben ser muebles, debe ser un ofertón en tresillos.

Share

King

Hace tiempo que no escribo. No estoy muy claro, ni muy afilado, ni muy nada. Pero hoy he visto un enlace que me ha llamado la atención. Discutía tras la famosa jornada de huelga general, cómo creo que los sindicatos tienen un discurso del Siglo XIX en pleno XXI, que la única huelga que hace daño y no es un pastiche, es la huelga de consumo. Mira por dónde me encuentro esto:

No sé si alegrarme porque el tipo que más me ha hecho vibrar sobre un terreno de juego opina lo mismo que el abajo firmante, o entristecerme porque la coincidencia revela mi pobreza intelectual. El caso es que me gusta, y siempre me gustó, por cosas como esta.

Share

Notas de viernes: polite ¿To be or not to be?

-La prensa española, tan zalamera, cainita, imprecisa e ignorante, saca pecho con los sucesos del Sáhara. Tres periodistas se han “colado” en zona prohibida. Una de ellas es Angels Barceló, Toda una chavalita aventurera. Muy fino, valiente y espontáneo todo. Y lo venden como si estuvieran destripando el Watergate. Te jode…

-Irlanda está podrida y Europa la dejará asfixiarse como hizo con Grecia. Autofagotización de la Unión, hasta que le toque a un pez gordo. Las prácticas económicas que vienen de Bruselas huelen más a Al Capone, que a tratado alguno.

-La geolocalización era mierda. Foursquare puso pasta en relaciones públicas, y ahora la geolocalización es el recopete. Cobrar por los contenidos de periódicos y revistas no tenía sentido, no era rentable, era de cutres. Me huele a que, en breve, comenzaremos a escuchar lo contrario. Presentaciones que elogiarán el contenido de pago. A esas fluctuaciones de influyentes, las llamo PowerPoint Balance. Ojo.

-Manuel Preciado, el entrenador del Sporting, gana puntos en el ránking de mis admirados. Deja la corrección política a un lado y se destapa con un tema que todo el mundo piensa y nadie se atreve a decir. Si Mourinho no ganara nueve millones al año, y entrenara al Pegaso, ya habría acabado dentro de una bolsa en cualquier maletero.

-Mario Conde está online. Adolfo Suárez Junior parte la pana en twitter. Y Jorge Verstringe tiene blog. La generación de la transición no para de transitar. Los escupidos de la política de hoy, serán los gurús de mañana.

PD: Conocí al hijo de Adolfo Suárez cuando se presentó por el PP a presidente de Castilla La Mancha. Le avisaron tres meses antes de comenzar la campaña. En la rueda de prensa anunció que, entre sus medidas, iba la de bajar los impuestos sobre la compra de la segunda residencia. “¿El chalecito de la playa?”, le preguntaron capciosamente desde la platea, “Sí, el chalecito de la playa”, añadió ufano. Caput.

Share

Hay alguien ahí?

Empieza a parecer curioso que los jóvenes de Europa empiecen a estar cansados. Vimos a los griegos, pero asumimos que su cultura es más guerrera, que su situación debe ser peor. Sabemos tanto de la actualidad helena como de la más absoluta de las nadas. No son trendys ni cool. Petros Márkaris enseña Grecia. Para quien no lo conozca es un escritor de novela negra. Al igual que Henning Mankell con Suecia, Márkaris es el claro ejemplo de que la novela negra es capaz de mucho.

Durante años denostado por los culturetas, es un género que mola. Que mola un huevo. A los cultos el paladar sólo les lleva cosas más profundas, y Nocilla Dream: conceptos susceptibles de protagonizar la portada del EP3. La novela negra es un marrón. No verán a un intelectual defenderla, igual que no les verán reconocerse en el fútbol, por ejemplo. Como si ambas cosas chuparan el cerebelo del personal. Igualando la novela negra a los culebrones policíacos, y el fútbol a las portadas del Marca, claro está.

Cualquiera que se acerque a las aventuras del teniente Jaritos, puede ver la Grecia transversal postolímpica, podrida de mierda hasta las trancas. Pero no más podrida que el resto de Europa. Los jóvenes protagonizan enfados también en Francia, y hoy nos enteramos que en UK la están liando parda. Parda. Nada de campamentitos en universidades para que se pasee el Willy Toledo de turno.

Aquí, o en Italia, vivimos cómodamente instalados en una cultura pública exagerada y desvirtuada, a la que miramos con una sonrisa cómplice. En casa de papá, con el que nos llevamos de rechupete -habría que refundar el concepto “conflicto generacional”-, recibiendo un sueldo por debajo de los 900 euros, que nos permite socializar los fines de semana, pagar la gasolina del Seat León -recuerdo cuando las alzas en el precio del combustible irritaban al personal-, e ir a nuestro musical favorito.

Que preparen las revueltas, que yo voy a seguir escribiendo post, a ver si algún día puedo embutirme en un traje de Boss, para ser portada de vuestro suplemento de tendencias de cabecera.

Share

El rey de la tontería

Todos hemos competido. Todos nos hemos medido con gente a la que creíamos mejor. Ese delantero rápido y musculoso, ese apuesto galán, ese empollón con cara de saberse el último pedo de Marco Fabio Quintiliano. Todos hemos tenido al prejuicio en nuestra contra. Hemos visto propuestas pomposas, disfrazadas, que no ocultaban nada bajo el traje de indestuctibles.

A todos nos han leído cuentos, en los que la moraleja era que las apariencias engañan, y todos hemos sido criados, de boquilla, en la cultura de que el valor de las personas o ideas -si es que no son lo mismo- está en su fuerza interior, y no en la cáscara. Todos hemos visto Cosas de Casa, y Cenicienta, y todas esas mierdas creadas para que los pobres se sintieran menos, pero tengo la sensación de que nadie se las cree de verdad.

He escuchado a peces gordos reconocer que no sabían leer un mail, o a tipos que van a pasar el fin de semana a su casa de Brasil, incapaces de discernir si El Quijote es un libro o una serie de dibujos animados. La televisión nos ofrece ilustres ignorantes, que llegan a la principal motivación de nuestro día a día -la pasta- sin más mérito que perder el sentido en prime time.

La tontería es una gran nube de humo gris que, como buena sustancia gaseosa, tiende a subir, y la encontramos más cómoda y tupida cuanto más alta es la planta del despacho. Directores de medios, políticos, asesores, agencias de publicidad… La tontería regatea y seduce con el Ipad, el Audi y los cuellos de pana de Burberrys. Su religión es el pragmatismo del chalet, el club de campo, y el colegio privado. Pero huele. Y hay veces que se lo dicen a la cara.

 

Todos

Share

Passenger

Las marcas pretenden metérnosla doblada. Quieren que formemos parte de su comunidad, que nos dejemos espiar para que nos “sugieran” cosas. Sólo quieren lo mejor para nosotros, introducirse en nuestras vida, divertirnos, seducirnos, que les compartamos. Si no fuera porque detrás hay toda una filosofía aspiracional que no lleva a otro lugar que al “tanto tienes, tanto vales” me haría hasta gracia.

El post no va a seguir con un in crescendo hacia argumentos de anarquía y destrucción antisistema, porque para eso ya está Diagonal. Utilizaba ese periódico para poner en el suelo cuando se meaba la perra. Para castigarla utilizaba el ABC enrollado. Una empresa de móviles ha creado un vídeo caro y bien hecho, que ha quedado fenomenal y lleva ya un millón y pico de reproducciones. A mí sólo me gusta el minuto uno, segundo diecisiete. Un negrazo canta Passenger:

Es una de las canciones que más me flipa. Cuando ponía la música de Disco Pi, siempre la calzaba, aunque sabía que en determinados momentos era un bajón, y alguno de los bailongos me miraría mal. Es una debilidad. Alguna noche venían tipos y tipas pidiendo que pusiera “la del anuncio de los móviles” y es que se utilizó en una campaña de telefonía. Ese mismo año James Brown reeditaba un grandes éxitos, en cuya portada aparecía una pegatina que señalaba que “contiene la canción del anuncio de guiropaaaa“. Con dos cojones.

Las marcas nos divierten. De paso se cargan todo lo que somos y hemos sido. Si nos dejamos.

PD: Aquí una versión en directo de Iggy y los Stooges, de heroína hasta las trancas. Que lo patrocinen si tienen huevos.

Share

Repaso nocturno a la TDT (22:50h)

La 1: resumen de partidos de Champions. César Navas falla un gol clamoroso con el Rubin Kazan frente al Phanatinaikos.

La2: peli española con el muchacho de Cuéntame. Lo veo sin volumen. Creo que así ganaría la industria del cine español. Volver al cine mudo, con Nacho Cano tocando el piano en las salas mientras se proyectan los gestos del Jorge Sanz de turno. Pena que no sea ministro.

Antena Tres: serie de adolescentes para adolescentes y mayores a los que les gustan l@s jovencit@s, con ganadora de concurso de talento musical metida a actriz, en el reparto.

Cuatro: House. Alfa y omega de la tele. Encima Cuddy sale medioempelota.

Telecinco: otra serie española de chavalitas y chavalitos jóvenes y lozanos, que sobreactúan un huevo.

La Sexta: peli con Nicolas Cage. Joder, vaya nochecita…

Siete: un programa de dos marujas que se cambian de casa la una por la otra. Las señoras de la generación anterior a la mía, consideran que su vida no es plena, casi siempre por culpa de sus maridos, y que ellas están hechas para tener una vida diferente. Este programa cumple con ese sueño, lo malo es que las mandan a lugares exactamente iguales. Una especie de revuelto de marujas.

Teledeporte: unos chinos jugando al bádminton. Mola. Se les ve rápidos. Deben vivir de ello, los muy cabrones.

MetropolitanTV: bruja de las que te adivina el futuro por la tele.

24Horas: un calvo hablando del paro. Otro asiente. Al que le queda pelo dice que no con la cabeza. Igual es por vacilar de melena.

Nova: la jodida American Beauty. Competencia para House.

MTV: adolescentes rubias oxigenadas. No sé si es el reality en el que están embarazadas, o en el que les hacen putadas, o en el que les montan una fiesta como si fueran una ex estrella de Disney, drogadicta, desgraciada, televisada y popular.

Boing: un delicioso speech de Los Serrano, a cargo del siempre original y camaleónico Antonio Resines. Ni él sospechaba el final que tendría la serie.

Clan: algo de Disney.

Disney: Floricienta. Una argentina maciza rodeada de argentinos macizos, a los que les pasan cosas absurdas y absolutamente vinculadas a la cultura argentina. Triunfa entre las niñas españolas, claro.

Neox: Modern Family. Dicen que es buena, no tengo tiempo, quiero llegar a Veo7 ya.

Telemadrid: lo de siempre. Señores viejos, vestidos de gris marengo, diciendo que Zapatero es la verdadera identidad de Jack el Destripador.

CNN+: Iñaki Gabilondo hablando así muy pausado, muy solemne, rodeado de tipos no menos solemnes, comentando cosas sobre las elecciones yankis. Interesante, pero le faltan explosiones.

Marca TV: Igual que lo de CNN+, pero todo lo contrario. El negativo perfecto.

Nitro: todas las explosiones que le faltan al programa de Gabilondo, las tienes en Nitro en 26 segundos de programación.

Ver-T: teletienda con el Juicer de Phillips (o Fílis, como dice el presentador) que, según reza la voz en off “es una superinversión en la calidad de vida de tu familia. Más rápido, más fácil y la fruta entera. La salud de tu familia no tiene precio.”

Veo7: por fin llego, joder. Rosa Díez, José María Barreda, en medio Pedro Jota Calvorota, hablando de cosas así, con datos y tal. Dos socialistas con el director de El Mundo. El pelo del protagonista de uno de los vídeos eróticos más populares de nuestro país, luce más que preocupante, quebradizo y alicaído. No veo a Juan Manuel de Prada, así que no me interesa mucho.

Vuelvo a House. Ha terminado el capítulo nuevo. Joder.

 

Share