Ipop

Como en una especie de acto de justicia poética, el imperio del disco, que cimentó enormes beneficios en el cedé, ha caído con un medio de transmisión gratuito. La tecnología que fue buena cuando redujo el precio del soporte en diez veces menos que el coste del vinilo, y también es buena para abaratar los presupuestos de las producciones, ahora es un coco. Ahora que lo que permite es que la distribución sea rápida y por el precio de una conexión.

Por otro lado tenemos a los abanderados de Internet, a los famosos gurús, a los que se reúnen con Gobiernos insistiendo en la cabeza fría y autoconsiderándose representantes de una cosa que la prensa llama “internautas“. Declaran no defender el gratis total, aunque se apoyan en una gran mayoría de usuarios que lo practica y que les azuza para seguir practicando.

Así tenemos reuniones compuestas por políticos, que viven en la ficción de que nos representan, pero en realidad respiran muy lejos del pie de la calle, e “internautas“, que son una docena de señores con intereses económicos en el envite, que viven en la ficción de que nos representan, pero en realidad respiran muy lejos del pie de la calle. Fenomenal. Y mientras, la música suena.

En Asuntos Propios de RNE, Toni Garrido escurre el debate de barra de bar en el que se enroscaba Pau Donés, líder de los originales Jarabe de Palo, que estaba de promoción de su presuntamente nuevo disco. Oír a Donés autoconsiderarse compositor, hace daño. Pero escucharle defender sus privilegios da un poco más de grima.

Como da grima la carrera musical de Sergio Dalma, y el descojone que resultaron sus declaraciones, señalando que de no ser por Internet hubiera vendido un millón de copias de su último trabajo. Este sinónimo para hablar de un disco, me hace gracia, y casi siempre se emplea para hablar de discos, no de libros, por ejemplo. Me da la sensación de que se justifican cuando dicen aquello de “en este trabajo…”

Esta semana Nacho Vegas está en el top ten de discos más vendidos en nuestro país. Con Sergio Dalma, sí. En tiempos de imperio del cedé, Nacho Vegas no se hubiera imaginado ni sereno que podría estar ahí. Es tan obvio que la industria de la producción ha quebrado, como que la musical sólo ha cambiado.

Recojo la tesis de Fran Fernández sobre la emocionalidad en la era digital, sobre cómo los fans va a dar de comer a los artistas. La cercanía, empatía o sensibilidad que un músico, o disco, nos despierte, serán claves a la hora de decidir si queremos pagar por él o no. Todos tenemos discos, o artistas por los que, sin ninguna duda hemos pagado -y mucho- teniendo a nuestra disposición sus músicas de manera gratuita.

Es lunes, temprano, y  me duele una costilla, joder.

Share

Notas bonitas de viernes

-En el año más duro de una crisis considerable, donde la gasolina ha subido hasta alcanzar el récord histórico, a Repsol no le importa mucho anunciar que triplicó sus beneficios, y que su presidente se va a embolsar siete millones de euros, siete. Por supuesto los invertirá en nuevas ideas que mejoren el mundo creen una economía sostenible, y generen puestos de trabajo, elevando la calidad de vida de quienes hemos visto recortado nuestro poder adquisitivo.

-En estas que Gadafi, el tío que era chachi hasta anteayer -pasó las navidades con una ministra de Sarkozy-, pero que ya no lo es, entre una buena ristra de sandeces, amenaza con cortar el petróleo si la chavalada sigue molestando. Veremos si le da tiempo. Lo que es injusto es que hayan congelado sus cuentas en Suiza. Cuentas en las que Gadafi ha ido juntando unos ahorrillos (unos cuantos miles de millones de dólares) acumulados con el esfuerzo de la hormiguita que lleva toda la vida currándoselo. Es decir, que hace una semana disponía de su cash, pero hoy no.

-Todos sus examigos aparecen en prensa diciendo que “no se pueden volver a repetir los mismos errores”. Mientras, nuestro Pepe Bono se reunía hace unos días con el demócrata Teodoro Obiang, que solo es uno de los muchos demócratas con los que occidente controla la miseria en Asia y África, y con los que hay importantes acuerdos comerciales, fotos apretando manos, y otras lindezas.

-Zapatero marcha a pasar el finde por ahí. Túnez y los Emiratos Árabes son los destinos. En Túnez se reunirá con el gobierno provisional, y la oposición, de los que, merced a nuestro interés y a los magníficos medios de comunicación, conocemos prácticamente todo: ideologías, propuestas, claves…

-Lo de los Emiratos mola más. Es un ejemplo de democracia, un lugar en el que las mujeres han de entrar acompañadas por un hombre a los hospitales, y si no, no entran. Bueno y tienen censura. Bueno, están prohibidos los cines y los teatros. Y bueno, trafican con niños, eso también. Pero en todas las casa cuecen habas.

-Moraleja: si el hijo de Gadafi (que es el muchachito de la foto) hubiera tenido minutos en su paso por la serie A italiana -su padre pagó un dineral para que el Peruggia lo “contratara”, jugó veinte minutos y dio positivo-, igual todo hubiera sido más fácil.

PD: Os dejo el musicote para que lo partáis este fin de semana. Me llegó ayer vía twitter por parte del bloggeru y paisanu Roberto Fernández. De verdad, no tiene precio.

Share

Notas de jueves

-Volvía en el coche. Después de escuchar Asuntos Propios, el programa del genial Toni Garrido en RNE, me cansé de buena radio y puse Marca. Tardé unos diez segundos en indignarme ante la esperada barra de bar radiada en directo: rumores, humor grueso y opinión. El problema de la opinión no es el género en sí, el problema es mezclarlo con información, y que esa opinión sea de una panda de ignorantes erotizados por un micro.

-Sigo con Radio Marca. En mitad de un descanso -no podía venir mejor la palabra- del programa, el listo de la técnica les deja los micros abiertos y se les cuela todo durante cinco minutos. Imaginadme afilando cuchillos. Pues aunque parezca de Monty Python, las conversaciones privadas resultaron ser más respetuosas y coherentes que su intervención en antena.

-Anoche Iñaki Gabilondo, rescatado por La2, realizó un especial sobre el manido tema del que tanto sabe -era director de los servicios informativos en aquel momento-, y tan poco cuenta, el 23F. Charlaba con Carme Chacón, ministra de Defensa con muy buena cintura y una pegada con fondo. Le pregunta por el número de oficiales que tiene ahora mismo el ejército español, y ésta no lo sabe. Reflejada su ignorancia, también su gran elegancia regateando. Estoy seguro que muy pocos espectadores se dieron cuenta del momento. Ministra hábil, benévolo Iñaki que se anota otro punto.

-Ayer fue el jodido show-aniversario-macrofestival, tan vacío y absurdo como todos los años. Oigo en Hoy empieza todo de Radio3, que todos hemos cambiado. Por ejemplo José Bono tenía menos pelo entonces.

-Hoy los gurús han madrugado en nuestros timelines para comunicarnos que van al Iredes. Allá están los evangelizadores del socialmedia, de la cultura del compartir, y no se cuantas cosas más, a encerrarse en su micromundo, una vez más, a practicarse autofelaciones y salir con un montón de post en la cabeza del destilo de “5 redes sociales que…”, o “5 Consejos para…”. Estaremos muy atentos.

-Buscas en google una foto de Carme Chacón, y te aparece Pilar Rubio en lencería. Hay que ver cómo indexa la chica.

Share

Puro teatro

Le robo a Jesús Blanco, que fuera compañero en la radio, la fotografía del cartel que ilustra el post. Se trata de una representación teatral en Guadalajara, y en él se aprecia cómo el ayuntamiento (PP) se dedica a poner pegatinas encima de los carteles del Teatro, y con ellas tapa donde dice “Patrocinado por la Junta de Comunidades (PSOE) y por Cadena SER Castilla la Mancha“.

Se trata de una muestra más de lo que yo llamo el “politiqueo“. El politiqueo es el día a día de nuestros representantes públicos y su relación con los medios, los mensajes, y los que optan a relevarles en sus cargos. En el politiqueo se sobreentienden toda una serie de bajezas indignas, que jalean a sus consumidores/votantes, y les hace perder prestigio y credibilidad ante el sentido común, y frente a una masa cada vez menos implicada, esto es, menos peligrosa.

Se trata de bravuconadas, deslices y codazos, de fallos en la memoria y frases publicitarias vacías, repetidas una y otra vez. El politiqueo es para la política una rémora rentable, que ocupa a la gran mayoría de concejales, diputados y senadores, y que rellena la programación de los mass media. Por ejemplo: el PP pide una serie de recortes sociales, porque según ellos, es la fuente de todo mal. Cuando el PSOE las adopta, desdiciéndose, al PP le parecen medidas criticables, y se intercambian los argumentos con toda naturalidad. En provincias se pueden apreciar detalles como el caso del famoso cartel teatral.

Esa bajeza militante, que merienda cerebros y prima el barbecho intelectual, acaba siendo asumido como si se tratara del forofismo hacia un equipo deportivo, alimentado por las tribunas que políticos y tertulianos afines a partidos, tienen en los medios. Y aterrizo en Esperanza Aguirre.

Tras la declaración en la que revelaba que debía ser tratada de un cáncer, los forofos pusieron las máquinas a funcionar a toda velocidad. En un lado del ring un autético crack de la estupidez demostrada,el pseudoescritor Salvador Sostres, dedica unas palabras en su columna de El Mundo a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, dignas de una mezcla entre Santa Teresa de Jesús, Marie Curie, y la Afrodita de Mazinger Z:

“Conocí a Esperanza Aguirre y su ímpetu magnífico, su manera impúdica de dar la cara -y lo que sea- por las cosas en las que cree. Desde Margaret Thatcher -que, por desgracia, me pilló demasiado joven y no pude vivir como adulto sus años más maravillosos, su lucha feroz contra el comunismo atroz y contra el chantaje sindical-, desde aquellos años esplendorosos no había conocido a ningún político con las ganas que ha tenido Esperanza Aguirre de llevar un poco más allá los límites de la libertad (…) Para una causa o para la contraria, pero siempre con honor y cumpliendo cada cual su misión, nos quedan pocos héroes, pocos corazones valerosos que obren recta y dignamente y que honoren con su vivir insistente la memoria de sus muertos. Pocos que vivan de pie y que sean ejemplo del gran mandato de caminar erguidos. Esperanza Aguirre es uno de ellos”.

En la otra esquina del cuadrilátero, la tarde de la noticia, pudimos leer en Twitter al community manager de la Diputación de Guadalajara, luciéndose por no variar. Empezó suave: “Aguirre, te deseo una muy pronta recuperacion en un HOSPITAL PÚBLICO y tras aguantar las listas de espera como el resto de madrileños”, para avanzar con otro tweet: “Y a cuantas mujeres va a adelantar en la lista de espera?“. Muy bien chaval, muy elegante.

El citado community manager, un veinteañero, que escribe el blog de aquí, hace méritos en cada post para ascender pronto en el partido, aplicando el leirepajinismo de primera fila y aplauso al líder. ¿Hijo mío, crees que el Presidente Barreda no tendría ese trato preferente?, ¿Crees que no es algo natural? En esa guerra por los bajos fondos, hay cosas con las que no se puede disparar, si es que creemos en un mundo con la más mínima ética. Más que nada porque solo quien ha estado próximo al poder, puede conocer ciertas claves, y lo que el chico en cuestión hace, es algo menos novedoso que el Twitter, que se llama demagogia.


Share

#Relaño

Alfredo Relaño ya ha aparecido por este blog en otras ocasiones, en ninguna para bien. En su defensa se suele reclamar su puesto de honor en el primer equipo de Canal+ que puso en marcha una forma revolucionaria de contar el deporte, cuidando la calidad, introduciendo avances técnicos y primando el gusto estético. Los pioneros de la cadena de PRISA hicieron historia, y de ellos hemos heredado un cierto paladar a la hora de sentarnos ante un partido.

El domingo por la noche no quise saber nada del partido. Si hay un choque en el que me importa menos que mi equipo pierda, es contra el Barcelona, así que consideré que lo mejor era pasar una tarde feliz alejado de teles o transistores. A eso de las once tecleé la web del diario As y vi que el primer gol de los blaugranas había sido en flagrante fuera de juego.

Ayer las redes sociales ardían, y Alfredo Relaño, director del diario As, corría de radio en radio, y de charla online en charla online, intentando apagar el fuego. La fotografía que revelaba ese claro fuera de juego, era un montaje reflejado en la web del periódico, así como en la tirada en papel. El As manipula una fotografía para empañar una victoria del equipo rival. Porque los deportivos, igual que los generalistas, informan con unas siglas por delante. Obviamente, en círculos no oficiales próximos a la prensa, es decir, las redes sociales, no se habló de otra cosa:

JJ Santos, el que fuera subdirector del As, y muy activo en twitter, sale a defender a Relaño, junto con otros periodistas afines al director. En su alegato, Alfredo Relaño dice que se trata de un error no intencionado. Parece ser, dictan la lógica y fuentes del As, que fue un error de photoshop, ya que no se guardaron todas las capas, y el defensor del Athletic, Amorebieta, que rompía el fuera de juego habilitando el gol, estaba en una capa oculta.

La pregunta es por qué las fotos reciben ese tratamiento informático. Obviamente se le puede sacar una mayor calidad, tocando color, contraste, luz, pero ¿Qué hacía recortado un jugador?, ¿Cuántos documentos gráficos se habrán tocado?, ¿Hasta qué punto está instalada la cultura del retoque en nuestra prensa?, ¿Dónde se marca la línea con la manipulación?

Sonaría como un error, obviamente un fallo tras el cual se debería exigir alguna dimisión, de no ser porque desde que el Barcelona comenzó a practicar el mejor fútbol del mundo, Alfredo Relaño abanderó desde la trinchera de su rotativo y disparando editoriales cada lunes, la Teoría del Villarato, en virtud de la cual el presidente de la Federación Española de Fútbol, está interesado en que los culés sean campeones siempre, para lo cual presiona a los árbitros, que le roban campeonatos al Real Madrid.

El fallo de Relaño no es que un diario secundario catalán le haya dejado en pelotas. Tampoco está el error en publicar una foto amañada, porque sus textos son peores. El verdadero problema es haber perdido todo el crédito, malgastándolo en desgranar conspiraciones judeomasónicas, apremiado por demostrar ser más madridista que su competencia, el Marca, que cuenta con otro director de los que deja la ética en el vaso del lavabo, con el cepillo de dientes.

Siempre les digo a los alumnos del taller de radio, que se puede manipular sin que se note. Con las preguntas, con los temas que se sacan y, sobretodo, los que no se sacan, con los tonos… pero no seáis chapuceros, por favor.

PD: por una prensa deportiva de calidad, joder…

Share

Xabi

Jugar de mediocentro no es fácil, tienes responsabilidades ofensivas y defensivas. Tu obligación es tener el campo en la cabeza todo el rato. Intentar ver dónde está cada cual, como en esa opción de los videojuegos que aparece el dibujo del campo con los puntitos de colores representado a cadaciberjugador. Tienes que jugar desde una azotea, donde divises los desmarques y los errores. Paradójicamente juegas en un lugar muy transitado así que, es posible que mientras viajes en el zeppelin de la perspectiva, te caigan un par de golpes, que te obliguen a descender a ras de césped.

Defendiendo eres el abanderado, el que te comes la primera oleada, el encargado de robar. En la transición también has de cubrir las subidas de los laterales. Atacando debes elaborar y acabar la jugada en área ajena. A medida que conquistas metros, las patadas te recuerdan que no eres bienvenido. Tu espalda es una fría defensa, una línea que representa el revolver de la cómoda. Tu estilo marca la imagen del equipo. Eres el asesor de imagen del entrenador. Por eso la mayoría luego son técnicos: en el campo ya lo eres.

Tienes que dominar el pase corto y el largo, tener espaldas impermeables a los chubascos de codos, y un plan. Siempre se te exige un plan. Tu plan es su plan, a no ser que tengas uno de esos jugadores resolutivos, acaparadores, capaces de sentarse en tu mesa para lanzar sugerencias. En la mochila hay que llevar hilo y aguja, para tejer el juego en corto, que es la conversación en el fútbol. Pero también el catalejo para el pase en largo, para los grandes relatos.

Desde hace años hay un espejo en que mirarse, un tipo que sería titular en la Alemania de los 70. Un prófugo, escapado de la dictadura de la charlatanería, el titular y lo chabacano. Una mente privilegiada y con tarifa plana hasta sus pies. Xabi Alonso, si tuviera pasta, te bañaría en bronce y te pondría en mi salón.

Share

Notas de jueves

-Cualquier persona que tenga en casa la caja recopilatoria del sello Inmediate, cualquiera a quien le hubiera gustado hablar de Big Star pero que no tuvo con quién, cualquiera que haya tarareado a Burt Bacharach en la ducha, cualquiera que se haya tirado horas mirando la portada de A Love Supreme, pensando en cómo se debió sentir John con el LP en las manos por vez primera, cualquiera a quien le haya pasado una de esas cosas -o todas- ha tenido que llorar de la emoción al ver el final de OT.

-Operación Triunfo cae exactamente por el mismo argumento que cayó CNN+: cuesta mucho y ha tenido poca audiencia, por lo que, hasta que el concepto mecenazgo se introduzca en la televisión, se elimina un producto que no es rentable.

-Camps se considera el candidato con mayor apoyo de la Historia de las Democracias Occidentales. La capacidad que tiene el Partido Popular para generar frikis, empieza a ser digna de estudio.

-Unos cuantos norteamericanos se han puesto en pie de guerra para defender lo que consideran imprescindible: mantener su televisión pública. Si crees que la iniciativa merece la pena, te puedes informar mejor en la web que han creado. Si crees que las teles públicas deberían desaparecer, queda a tomar el té con Esperanza Aguirre y Paolo Vasile cuando quieras.

-Por cierto que Paolo está que trina con el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid. Claro que González Urbaneja no se ha mostrado muy fino estilista comparando el cierre de CNN+ y la puesta en marcha de GH24 horas, con que te “saquen los ojos y te meen en los agujeros“. De toda la vida, señor Urbaneja, a los agujeros de los ojos se se les dicen cuencas, a no ser que la capital castellano-manchega te cobre royalties.

Share

Cinco Notas Musicales de Vago

1. Lo nuevo de Nacho Vegas:

2. Teaser del docu sobre el nuevo disco de New Raemon:

3. Un mito:

4. No es la leche, pero bueno. Los estertores de The Libertines.

5. El final con The Divine Comedy, que nunca vienen mal:

Share

Notas de martes loco

-Inditex lo revienta porque ha hecho las cosas bastante bien durante bastante tiempo pero, al comienzo no muy allá de su tienda online (que ya es la número uno, obviously), sumamos detallitos como choricear fotos de bloggers para ilustrar su nueva colección. Otros que se piensan que Internet es gratis, y que la popularidad en la red es barata. Desde luego si lo que querían era ruido, parece que lo van a tener, pero creo que es jeta más que estrategia, porque no es el primer caso de plagio de la marca de Amancio.

-Celebrity. Pero que muy celebrity. Por cualquier spot pide 2 millones de euros. No hay posibilidad de medir el retorno de la inversión en ese spot. Por hacer una campaña online pide 200.000 euros. Se realiza una medición de impacto y se valora esa presencia, en lo que costaría realizar anuncios por valor de 2 millones de euros. La marca no quiere invertir esos 200.000 euros. Ese es el estado de la publicidad en la red, y no es otro.

-La opacidad en las subvenciones tecnológicas, así como en las empresas concesionarias, es muy de El Padrino y me encanta. De ese modo tenemos, por ejemplo, asociaciones de comerciantes con una gran presencia online, que verán incrementadas sus ventas, como Distrito 12, que es un ejemplo de ecommerce. Otras empresas, como Telefónica, se llevan la mitad del Plan Avanza Uno, además de perlitas como aquella web de la presidencia europea, con un pliego realizado a medida de Telefonica, y que costó 12 millones de euros. Supongo que lo invirtieron todo en seguridad.

-Facebook renueva la imagen de sus fanpages. Esto conlleva algunos cambios más profundos, y es que lo que antes eran intentos vagos por personalizar espacios dentro de la red social, ahora permitirá desarrollar auténticas web dentro de esas fanpages. Lo que pretenden es que las webs se hagan dentro de Facebook. Hace tiempo que las empresas descubrieron que les sale más rentable estar donde está la gente -redes sociales- que resultar atractivos desde fuera. En realidad lo que plantea Facebook es un hábitat paralelo, es decir, acabar plantando cara a google como buscador por la vía de atraer, y no de vincular, el contenido. Peligro en el ambiente. Sin ropa interior.

PD: El título es un sentido homenaje al Bucle Loco.

Share

El jodido tuíter

Twitter es una red social de microblogging alimentada por mensajes con un máximo de 140 caracteres, en la que puede seguir y que te sigan. Cualquiera a cualquiera. Sería una definición medio decente soltada a alguien que pregunte qué cojones es ese Twitter del que parece que habla todo el mundo. Enseguida aparecería el que va de especialista en redes sociales, para apostillar que “al principio es un lío, pero luego es mucho mejor de Facebook“.

En el principio de los tiempos, la cuenta de Twitter de la mujer del futbolista del Madrid, Kaká, fue una de las primeras en orearse ante la prensa. Sus desvaríos ultracatólicos, o secretos de la vida del brasileño, aparecían de cuando en cuando en la red y de ahí a los medios de comunicación tradicional, supongo que por la gracia de dios.

Más tarde llegaron los duelos en el Tour de Francia entre Alberto Contador y Lance Armstrong, que empleaban sus tuiters para decir la verdad de la pelea que ocultaban en las ruedas de prensa oficiales. La muerte de Patrick Swayze vino a culminar la mayoría de edad de la red social, cuando las muestras de duelo en Twitter de medio Hollywood se ganaron un espacio en las noticias de tele, radio y prensa escrita de medio mundo. Representó el mismo bautizo de fuego que para Facebook había supuesto la campaña de Obama.

Las cuentas de Twitter se fueron convirtiendo en lugares en los que las celebritys podían ser ellas mismas. El periodista deportivo Juanma Castaño -Cadena SER, Canal+, Cuatro- reconocía tras un tuit crítico con su grupo empresarial, que Twitter es para personas, no para empresas. Es una opinión que hasta hace un tiempo parecía ser la única. El buenrollismo con el que nacen las redes sociales parece estar tornando con la entrada de las empresas, la mayoría como elefante en cacharrería, sin cultura digital, ni mucho menos interés por el diálogo. Por tanto ya hay empresas, además de personas.

Son muchos los impactos de los tuiteros en los medios offline en los últimos dos meses. La presencia en la red de Arturo Pérez Reverte, David Bisbal, Alejandro Sanz, Nacho Vigalondo, o Alex de la Iglesia, han saltado de uno a otro medio generando mucho ruido, menor cuanto más alejados de Internet eran los medios. Y son solo unos pocos casos de la sorprendente acogida de , por ejemplo un telediario, a los trendig topics (así se llaman las palabras más citadas en Twitter durante un determinado tiempo, que reflejan los temas calientes de la jornada).

No son pocos los artículos que han hablado del entuerto en el que se metió el triunfito Bisbal, señalando lo tristes que se veían las pirámides de Egipto estos días por la falta de afluencia turística. Este mensaje desató una oleada de escarnio, repelido por el almeriense de la peor manera posible: encarándose y borrando el tweet cuando era demasiado tarde y la captura de pantalla volaba por la red. Muchos de estos articulistas señalaron a Pérez Reverte como sorprendente ejemplo de buena gestión de embolado online. No sé muy bien dónde está la sorpresa, porque trato de imaginar cualquier tipo de problema, desde atarse unos cordones, hasta clavar un clavo, que Bisbal pudiera resolver mejor que el académico, y no se me ocurre ninguno.

La cuestión es que este tipo de comportamientos y opiniones, suponen lo que se denomina “riesgo reputacional”. Las empresas y profesionales encargados de estos riesgos, no tardarán en meter mano en las cuentas de sus clientes, y es posible que estas acciones aniquilen el espíritu de la red social y, con él, parte de su interés.

Del esfuerzo por monetarizar las inversiones en el desarrollo de las redes sociales, deviene la implicación de gente que tiene pasta, y que mueve pasta (gente influyente), y este tipo de personalidades no están dispuestas a caer en la bisbalada ni de coña. ¿Matará a Twitter la ola de correción política?, ¿Se respetarán ciertos códigos?, ¿Equilibrarán fuerzas las personalidades salientes de las redes, con las que irrumpen desde otros medios con la influencia ganada?, ¿Dará tiempo a que la industria se vertebre y fortaleza, antes de que los usuarios huyan del aburrimiento y las acciones comerciales?

Share