Decálogo final sobre el 15M

1. La gran mayoría del pueblo, del demos, no apoya el movimiento. Por más que consideréis que ese micromundo con ambiente enrarecido y aire reconcentrado, que es Twitter, es el mundo real, no lo es. El mundo real es la señora que espera a las 16:00 a que le pongan “la novela en la uno“, y la pareja de arquitectos cuya mayor preocupación es lo que van a cenar esa noche. La seducción vencerá hasta que el hambre, o la pobreza severa hagan variar las prioridades. Del iPad al pan.

2. Supongamos que una importante entidad bancaria se dispusiera a comunicar un barbaridad, que es una práctica habitual. Emprende dos acciones: la publicitaria, de seducción, y la institucional, legitimación. En la primera se emplea talento comercial, en la segunda formas y símbolos. Comunicar es lo más importante. La izquierda se atrofia siempre con esto y, cuantos más medios tiene a su alcance (ahora las redes sociales) más se les nota el acartonamiento. La importante entidad bancaria, no dejaría que un bedel se pusiera ante una cámara. Sólo un responsable de comunicación. Asesorado, pero experto y que guarde una imagen muy estudiada de lo que se quiere comunicar.

3. Las imágenes perrofláuticas, sin ser la generalidad del movimiento, lo ilustran para los medios, que neutralizan cualquier fuerza de mensaje, y lo encierran en el saco de prejuicios en el que vive la señora de la novela, la pareja de arquitectos, y todos y cada uno de nosotros. Si se quieren resultados, es necesaria disciplina, estudio, marcialidad. Si lo que se quiere es jugar a rebelde, hinchar el ego y follar jipis, enhorabuena.

4. El problema de optar por lo del ego y el amagamiento con chicas y chicos fans de Grateful Dead, es que se está aniquilando la posibilidad de plasmar sobre la arena un debate muy útil y necesario. Han perdido su oportunidad. Han jodido el mensaje por introducirlo con un diávolo, y un taller de juncos tibetanos, clown, o laputaquelosparió. Cada vez las noticias que llegan de las acampadas son más frikis. Desacreditan el mensaje. Si los políticos no les representan, el movimiento 15m no me representa. Han caído en la trampa.

5. La gran mayoría de los ciudadanos son intelectualmente inactivos. Una vez perdonado el eufemismo, comentaré que dado el caso, lo suyo sería aplicar las palabras grandilocuentes exigidas, a la realidad más próxima. Poner metáforas. Ejemplitos. Para que lo entienda el pueblo llano. La derecha lo interpretó a la perfección: molesta a los comerciantes. Se sacaron una estadística del sobaco (que los empresarios perdían el 80% de las ventas), y toda esa masa irreflexiva comprendió, en 30 segundos de noticia, que los chavalitos del 15m debían levantar el campamento.

6. Cuando tú tienes un proyecto, has de presentar un por qué, un cómo lo harás, paso por paso, lo que costará… pequeños detalles que hagan llegar al interlocutor la sensación de que tienes capacidad para llevarlo adelante. No puedes presentarte en Telecinco, a decir que su programación es una mierda. Tienes que ir con un proyecto, y si no lo quieren, tienes que montarlo en otro sitio, y demostrar que la gente no quiere ver Telecinco, que quiere ver tu proyecto.

7. Pensando, llego a la conclusión de que el movimiento 15m (qué ignorante soy, que lo meto todo en el mismo saco, con la de matices que hay dentro) no plantea intervenciones reales y factibles por miedo al fracaso. Por temor a que, de exponerse públicamente y con nitidez, la gente pase olímpicamente de apoyarlo. Preguntemos al español medio por la Ley D´Hont, por ejemplo. Políticos patéticos, tertulianos patéticos y periodistas patéticos, no pueden pertenecer a un país cuyo pueblo sea un oasis renacentista.

8. Ahondando en el miedo, quizá de reconocer que la amplia mayoría del pueblo es relativamente reflexiva, se extrapolara que los cambios han de ser liderados por un grupo de intelectuales. Unos burgueses antidemócratas, por tanto. Problemas con el concepto Democracia Real. Imponerse ante pueblos que, democráticamente, aceptan ser menos demócratas.

9. Desde el movimiento, en asambleas tan vergonzosas como las que viví en mi época de facultad, deciden trasladar las reivindicaciones a los barrios. Desde hace años existe algo parecido, regulado, y que cuenta con presupuestos públicos. Se llaman Asociaciones de Vecinos y, cada vez que me he acercado a la mía, La Corrala, en Lavapiés, han puesto todo a mi disposición para llevar a cabo las propuestas que les he presentado, siempre y cuando yo mismo demostrara ser el primero en esfuerzo e implicación.

10. Parece semánticamente complicado hablar de un movimiento en un campamento. Creo que antes de seguir con la trivialización de cuestiones muy importantes, y antes de desacreditar medidas acompañándolas de otras irrealizables por vías pacíficas (meter a banqueros y empresarios en la cárcel, pedir trabajo, y novi@s más alt@s y guap@s…) el movimiento debe armarse desde abajo y tomar mucha fuerza antes de ser visible. Garantizar un cierto grado de éxito. Cojones.

PD: Vía Felipe Romero os dejo un pequeño estudio. Es el Informe sobre la percepción de la crisis entre los trabajadores del conocimiento http://slidesha.re/mSXsZO Las frases llenas de tacos, que parecen de Samuel L Jackson en Pulp Fiction, son mías.

Share

Cinco notas de viernes

-Telefónica eleva el órdago en casi dos mil despidos más de los que prometía el globo sonda que lanzó hace un mes. De esa manera cumplir con la cifra dada en ese globo sonda, será un éxito para los sindicatos que, por cierto, se frotan las manos ante lo que les puede caer.

-Los pseudorepresentantes de los trabajadores están a punto de llegar a un acuerdo con la patronal a toda velocidad. Los implicados en la negociación alucinan con los tiempos en los que se han desbloqueado las negociaciones. Los resultados electorales apremian, ya que de aquí a un año, cuando en PP nos saque de la crisis, huele a flexibilidad. Traducido, significa no renovar los convenios colectivos y abaratar el despido.

-Sarkozy iba pedo. Ayer, en la rueda de prensa del G8. Otra vez. Se presenta pedo ante la prensa que, zalamera o miope, ni lo señaló ayer. Igual impactados por la presencia de Zuckerberg en la cumbre. Lo de la presencia del creador de Facebook en tal evento, es una muestra del aturdimiento político. La velocidad de la realidad supera a la clase dirigente.

-Que el 15m era un circo se sabía desde que disparan, y luego apuntan: protestan, y luego proponen. Se sabía desde que lo que pedían es un poco imposible. Se sabía desde que la izquierda valora positivamente la huida de unas formas a las que considera “vendidas”. Me pregunto qué habría sucedido si en Sol se hubieran plantado tres mil señores con traje y corbata, con un departamento de comunicación ágil, y una dirección inteligente.

-Lo de los indignados ha sido una cuestión de egos y confusión. Un deseo de vivir en tiempos en los que las protestas en la calle lograban cosas. Un revival sesentayochista. Tienen delito los jóvenes, formados pero liados, pero tienen mucho más delito los Enrique Dans (asqueroso apoyo por cambiar el estatus que le permita alcanzar mayor poder), o intelectuales talludos como Enrique Meneses, José Luis Sampedro, o Eduard Punset, que saben lo que pasaría con el movimiento. Trivialización, neutralización de buenas ideas, mal dispuestas sobre el tablero. El peace and love en la postmodernidad, es un mosquito en un parabrisas.

-Igual convenía reflexionar un poco sobre la influencia de la red en la velocidad a la que se cuentan los relatos. Me explico: en una semana un movimiento ultrarevolucionario del copón (spanish revolution, portadas en diarios internacionales) ha quedado reducido a la discusión casposa entre desalojar, o no, para que los comerciantes de la zona recuperen su negociado. En 48 horas Carme Chacón crea un cisma absoluto en su partido. La opinión, la multiplicación de los mensajes la propagación de los influyentes, hace que en dos días el tema se plantea, se debate, se juzga, y la Ministra de Defensa salga llorando a anunciar la renuncia a algo a lo que nunca había anunciado que aspiraba. Cada vez el salto sobre la reflexión es más olímpico. Miedo.

Share

Estepaissevaalamierda

Tanto los medios, como los representantes públicos, quedan en un segundo plano. Especialistas, pedagogía y red. Y punto. Y si no tomad asiento, sacad seis minutos de vuestra gris vida, y disfrutad con esta lección del ilustrador Alexis Saló. Para esa señora y ese señor, que oyen campanas, pero saben dónde:

Share

Principio de acuerdo

-PP, PSOE y UPyD, en adelante LOS BUENOS, reunidos con Bildu, en adelante LOS MALOS, en San Sebastián, Guipúzcoa, a 25 de mayo de 2011, y en presencia de El País, El Mundo, ABC, La Razón, La Gaceta, SER, Cope, Punto Radio, Onda Cero, TVE, FORTA, Antena 3, Tele 5, Cuatro, La Sexta…, en adelante LOS CONDUCTORES, acuerdan:

1) Que las elecciones municipales del pasado 22 de mayo en Euskadi, son un poquito de aquella manera, ya que el Tribunal Constitucional, en contra de lo que dicta la lógica racional, permitió que LOS MALOS se presentaran a las elecciones, contra lo que pedía LOS BUENOS, cuyos mensajes repitieron LOS CONDUCTORES hasta el hastío.

2) Que los 267.142 electores han sido engañados por la coalición, ya que, pese a la Sentencia del Constitucional, LOS BUENOS afirman que existen contactos entre los terroristas y LOS MALOS. En concreto Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno y Ministro del Interior. Cualquier ciudadano presupone que un Ministro del Interior, posee acceso a los servicios de inteligencia de una nación, por lo que su opinión, pese a que lo parezca, no es de barra de bar, sino de alguien que cuenta con información privilegiada.

3) Que LOS CONDUCTORES se encargarán de dinamitar la normalidad democrática mediante cualquier tipo de dato que, cual gota malaya, se clave en los cerebros de los ciudadanos. Ayer sorprendían con el dato del 80% de los empresarios guipuzcoanos, que se negaban a entregar sus datos fiscales a la Administración, en caso de que LOS MALOS accedan a la Diputación. Muchos de ellos, afirmaban, incluso cambiarían su residencia fiscal. Dos días son suficientes para realizar un trabajo de campo que permite establecer tal hipótesis. A LOS CONDUCTORES no les hace falta testimonio alguno que apoye la contrastada información.

4) Que LOS MALOS ya han declarado que, pese a ser la fuerza más votada en el Ayuntamiento de San Sebastián, si todos LOS BUENOS crean un pacto para no dejarles gobernar, lo único que pueden hacer es informar de este hecho a los ciudadanos, y punto. Seguro que LOS CONDUCTORES encuentran en esas brutales declaraciones, material para el incendio.

5) Que para nada importa a LOS BUENOS que LOS MALOS les hayan quitado casi trescientos mil votos. Se trata de la defensa de la Democracia. O lo que consideramos Democracia obviando las peticiones de los ciudadanos, antisistema también, que acampan en la Puerta del Sol de Madrid. Democracia es lo que LOS BUENOS dicen que es, y lo que LOS CONDUCTORES se encargan de enseñar.

6) Que entre LOS CONDUCTORES mismos podemos observar diferencias. Por ejemplo aquí ABC dice que los empresarios vascos tiemblan ante LOS MALOS. Y aquí El Correo de Bilbao dice casi lo contrario. Depende de si estamos en Euskadi o fuera, percibiremos dos realidades. La de fuera, la de LOS BUENOS, por supuesto es la más precisa, la oficial, porque conoce más profundamente el problema que los de dentro.

Madrid. (Capital del reino de LOS BUENOS)

Share

El gran atraco

-Hoy hace treinta años, doscientos y pico rehenes salían en estampida de la sede del Banco Central en Barcelona. La teoría dice que once delincuentes comunes se metieron en el Banco para robar dinero. Tomaron a los rehenes y pidieron la libertad de Tejero, que tres meses antes había intentado el golpe de Estado. Felipe González, entonces en la oposición, dice que creer eso es una locura. Los rehenes aseguran que desempaquetaron el dinero, se subieron en una montaña y se fumaron un cigarro, para luego volver a empaquetarlo, por lo que el móvil del atraco no era creíble.

-La realidad dice que es complicado que once delincuentes comunes tuvieran en jaque al Estado durante treinta horas (los GEOS entraron a sangre y fuego pasado ese plazo). Una entrevista Juan Martínez, el Rubio, único atracador que sigue vivo, dice en este documental (aquí) que los servicios de inteligencia subdirigidos por Manglano (su biografía vale un potosí), les contrataron para robar un maletín con papeles del 23F. Les prometieron 50 millones de pesetas y un millón de dólares por barba en un banco suizo. El atracador asegura que en el maletín había evidencias que implicaban al Rey Juan Carlos en el 23F.

-Sea como fuere, con teorías de la conspiración ikerjimenianas o no, lo cierto es que es uno de los puntos más difusos de nuestra historia, difícilmente documentado, y muy ligeramente tratado, por ello huele a momento clave de eso que hemos llamado “transición”. El documental de TVE no tiene desperdicio. Por si os apetece desintoxicar de tanta salida de la crisis como hay.

-También es el cumple de Robert Allen Zimmerman. En casa tengo un catálogo de la tienda de discos Discoteca, de Gijón, de 1970, que perteneció a mi madre. Allí aparecía, además de Jaime Morey (solista implicado años después en el caso Gescartera, tras hacer famoso en el 72Talonario de cheques), el primer Grandes éxitos de Bob. El primer paso de la podredumbre de la industria musical, fue lanzar Greatest Hits de cantantes con treinta y nueve años.

Share

Gallifantes para todos

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, actuaron como sospechaba. La noche electoral no tuvo la más mínima mención hacia el denominado “movimiento 15m“, y nos ofrecieron todas las del mundo para el baño de realidad: que los ciudadanos culpabilizan a A de sus problemas, y consideran que si A no les convence, será B quien gobierne. No pidan más. Sencilla regla de tres, donde el tres no existe, o es sorprendente, como Bildu, o deprimente, como Foro Asturias.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, reflejaron los golpes en las alcaldías de Barcelona, o Sevilla, las comunidades de Extremadura, Castilla La Manchademasié pal body de un Zapatero que compareció con un buen pelazo, para llevarse la leña, y para que la gente le recuerde como gran derrotado. Hoy pensamos que por torpeza propia, mañana sabremos que por una crisis que se hubiera comido a cualquiera. Rajoy, entre canciones de los Village People (auténticos himnos gays), tuvo el primer gesto de elegancia desde que aprendió a ladrar, no pidiendo elecciones, borracho de éxito como estaba.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, olvidaron por completo al puñado de ciudadanos de las plazas, que tan bien les vinieron en los tiempos muertos previos para rellenar papel a base de crónicas y debate low-fi, pero que se quedan en un decimoquinto plano cuando se habla de las cosas de los mayores. Las cosas de mayores son el poder, y un sistema refrendado por 23 millones de votos, muchos de ellos hacia listas con imputados, corruptos, fracasados, populistas… en definitiva, de esos 23 millones de votos, la mitad se hubieran efectuado, aunque la cabeza de cartel hubiera sido un chimpancé.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, se olvidaron de Sol. Uno de los principales fallos del movimiento 15m, considero, es su pacifismo, herencia pura de la relación en redes sociales, donde prima el “buen rollo”, y todo ha de desarrollarse en un clima de paz y participación. Otro de los fallos, es que piden más que los nietos de los Ruíz-Mateos, lo que convierte la negociación en un imposible. Y el problema fundamental: que que exigen justicia, ética, racionalidad y honestidad, a una sociedad que se encuentra justo en el polo opuesto, y tan a gustito, oiga.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, nos volvieron a hacer creer que ven bien. Con las multipantallas, los tertulianos a todo lujo, las conexiones, los carísimos decorados, las infografías con todo tipo de diagramas… Pero hay veces que nuestros propios ojos nos engañan. Nos pueden llegar a hacer creer que el continente tiene la fuerza del contenido. Nos pueden confundir, y decirle a nuestro cerebro que algo es legítimo, cuando sólo es sencillo y suena bonito. Los ojos tienen cientos de enfermedades que el 15m debería estudiar para aprovechar, si quieren salir de ese brutal problema de comunicación en el que viven.

Share

Se buscan ideas (creo) II

-Los políticos están completamente aturdidos. Aguirre dice que la izquierda instrumentaliza el movimiento, Cayo Lara cree ponerse al frente, Zapatero les hace guiños… el alboroto, la falta de claridad y de concreción, son características de la vida pública en los últimos años. Este clima de ignorancia, estupidez y falta de ética, ha garantizado a la clase dirigente hacer y desahacer, hablar de blanco y hacer negro, contradecirse y que todo parezca coherente. El movimiento comenzado el 15 de mayo es exactamente eso, pero con ética (de momento), y en su contra.

-Suelo ser un hijo de puta que dice las cosas crudas a la cara y sin sensibilidad. Habitualmente, los interlocutores que no me conocen mucho, responden con una sonrisita, y un “es que no sé cuándo hablas en broma  y cuándo hablas en serio“. Siempre hablo en serio, y en esas están ahora los del establishment. Mirando con risita nerviosa y deseando que todo sea una broma, sin entender nada.

-Dejar de ser una broma depende del deseo de negociación. Para negociar hay que concretar peticiones, y tener un as en la manga. De momento es lo que falta, y lo que hace que puedan pasar de un fenómeno exótico (portada del Washington Post) a unos terroristas criminales (anoche, el execrable César Vidal, ya dijo que los de la puerta del Sol habían recibido instrucción de ETA).

-La concreción de propuestas va a causar problemas. Los liderazgos no pueden diluirse en asambleas, porque ni son prácticas, ni funcionales, ni la base de lo que se pide es la panacea intelectual. Entrará en juego el concepto de ego y las divisiones internas, que deben ser lo menos numerosas posibles. El as en la manga depende del 22M. El impacto en el resutado de las elecciones municipales y autonómicas será definitivo.

-Si existe un impacto fuerte, la cosa pasará a mayores. Si el impacto es suave, la clase política vivirá con el culo apretado hasta las generales. El PP, con la partida ganada ahora mismo, sacará su versión más punkrocker, y el PSOE, su cara más falsa, representada por las Trinidad Jiménez y compañía: de las que se ponen chupa de cuero para ser cercanas. A IU se le aparece la virgen, porque esas reivindicaciones tan sumamente transversales, tan en paralelo al concepto “partido”, están en los diarios de sesiones del Congreso, recogidas y defendidas por el señor que tiene 10 segundos a la semana en el informativo: Gaspar Llamazares.

-La chapa y pintura de la Constitución del 78 se resquebraja. La Junta Electoral de Madrid, se permite el lujo de indicar que “hacer un llamamiento al voto responsable, puede interferir en la intención de voto de los madrileños”. Con dos cojones. Los políticos representantes, siguen gastando pasta pública en tunear plazas de toros, que se abarrotan de ciudadanos. Esa es otra. ¿Qué hacer con los 20 millones de votantes-fans de no tocar las cosas?, ¿Qué hacer con ese arquitecto que, en una grupo de estudio en el que estuve recientemente, afirmaba que lo único que le importa cuando llega a casa es “Qué voy a cenar”?

Share

Se buscan ideas (creo)

1. Si partimos de que el 15m se planteaba una lucha entre indignados y el mundo, en unos pocos días por acción, omisión, o alusión, han quedado esquematizados en jóvenes vs clase política. Los unos felices en sus papeles protagonistas de la revolución que han visto en las películas, autoreforzados y con poco que perder, los otros en su clásico discurso buscando el voto con algunos matices.

2. Los matices que he visto en los políticos, amén de las declaraciones más torpes de los Pepiño Aguirre y compañía, son curiosos. Unos y otros partidos (han comparecido en SER, RNE, Cope) han dedicado la tarde a tranquilizar al personal más tranquilo, pero en sus palabras han coincidido cosas como que el sistema es mejorable y necesita reformas, o que es lógico que se pida más participación. Esto difiere con el discurso clásico (Constitución intocable, perfecta democracia representativa…) y me inclino a pensar que se trata de maniobras gallardonianas populistas, basadas en los estudios sobre la comunicación de la imagen de políticos como Obama. Quieren mostrarse más cercanos.

3. Los jóvenes repiten que tienen ganas de hacer cosas. Hasta hoy no habían propuesto más que slogans como “que no nos representan“. En la efervescencia y emoción del momento, están siendo expoleados por los medios. La red propaga sus mensajes y, a tenor de la repercusión, pareciera un nuevo mayo del 68. En toda la portada de elpais.com, no hay una sola propuesta del supuesto movimiento. Con indignarse y ya, no vale. Y moverse no sólo significa manifestarse, significa aprovechar todos los resquicios para hacer cosas. No existe un discurso intelectual, ni una alternativa (parece) al sistema actual. Para plantearla hay que sentarse a estudiarla a fondo durante mucho tiempo, y tener los huevos muy grandes.

4. Ante la ausencia de reflexión que, ya hemos visto que poca falta hace para tener “repercusión”, o “movilizar”, asistimos al choque de titanes entre dos vacíos: el que protesta y el que defiende status quo. No sé si es casualidad que las protestas emerjan cuando miles de desempleados comienzan a quedarse sin subsidio, y cuando se dispara la pérdida de poder adquisitivo. Es decir, cuando tocan el bolsillo. Las revueltas funcionan cuando se implican quienes tienen que perder. Sin discurso no se va a conseguir.

5. La generación televisiva ya no es la televisada. La segunda ha visto cómo podía acceder a imágenes imposibles en otros tiempos, la primera está acostumbrada a protagonizar los programas, a que las marcas diseñen productos personalizados, y que el escritorio de su PC, o la funda de su móvil estén customizadas. Ahora reclama la voz. Ya la tiene. Todos los medios giran en derredor suyo y no sale nada más allá de pedir que los banqueros vayan a la cárcel. Siento decirlo, pero creo que así no funciona. Aunque seguro que los banqueros se lo pensarán.

6. Por más que lo intento, no imagino un escenario de cambio con unas propuestas tan imprecisas, complejas e imposibles. A no ser que lo que se pretenda sea un toque de atención en forma de street marketing. Nadie de los manifestantes actuaría de otro modo si tuviera poder, porque la clase política es como ellos: seres humanos formados en un sistema de incentivos, principalmente económicos, rodeados de todo tipo de seducciones en las que caemos. Plantear los cambios que precisa el sistema es tan radical, que descubriríamos que la primera revolución está en cada uno de nosotros.

7. No queremos afrontar esa revolución. La real. La interna. Huimos y utilizamos a los muñecos del pimpampum para sacudir la ira. Ellos son los culpables. NOSOTROS pagamos SU crisis. Nos declaramos inocentes de todo crimen y cargamos contra los personajillos que gastan mucho y viven muy bien. Ya no podemos hipotecarnos a 50 años, ni tener el último modelo de videoconsola, ni fundirnos diez mil pesetas en copas un sábado. No tenemos “perspectiva”, no podemos “prosperar”. Olvídate del chalecito en la urbanización, con la pick up a la puerta. O del loft en La Latina.

8. Para mí la realidad de la crisis es que la clase financiera quiere aprovechar la supremacía para que los más pobres paguen sus desmanes. Existe supremacía en tanto no existe alternativa física desde la caída del muro, se ha premiado el barbecho intelectual que procure alternativas, y la población es manejable. No sé si la solución está en llamarles hijos de puta o en analizar, verdaderamente, por qué nos tienen cogidos por las pelotas, y por qué nos hemos dejado coger, es decir qué culpa real tenemos en contribuir a que esto funcione así.

Share

El Club del Gruñón

1. Nunca hablarás con nadie del Club del Gruñón.

2. Nunca hablarás con nadie, en general. O por lo menos lo intentarás.

3. La sentencia “es que no me llegó tu mensaje” puede colar si se dice con convicción.

4. Si te cruzas con un conocido en la calle, el suelo puede ser extraordinariamente atractivo.

5. Siempre te sobrará tiempo para no ir a la fiesta de un amigo.

6. Tu santo y seña será la frase “a ver si nos vemos”

7. Huye de las cañas en la sexta. La séptima abre la fase de exaltación de la amistad.

8. No te comprometas con nadie. Iba a especificar, pero vamos, en general.

9. Los amigos de tus amigos NO son tus amigos. Son los suyos, si es que lo son.

10. Si alguien grita tu nombre en la calle, no te gires. No eres el único con ese nombre. Ni con ese apellido. Ni con ese nombre y apellido.

Share

Indagaos

He asistido a unas cuantas charlas sobre los medios de comunicación, y sus problemas, y nunca se ha evaluado el verdadero problema de los medios: sus consumidores. Ayer se pudo ver una manifestación de indignados. Ojo. Y funcionó bastante bien, era digna del “manifestódromo” que se planteaba construir en su momento mi querido Álvarez del Manzano: un lugar alejado del centro, por el que los punkis de mi facultad pudieran dar vueltas y vueltas con una pancarta diferente en cada vuelta. Quien no recuerde la mejor idea de la democracia española, que pinche aquí. En esta legislatura hubieran tenido a los católicos antiabortistas, y a las víctimas del terrorismo con pedigrí, como compañeros de recorrido, y hubiera estado cachondo.

Lo de ayer era gente indignada contra la corrupción, los bancos, el gobierno, la oposición, la SGAE, los salarios bajos, las hipotecas, y la madre que me parió. Churras y merinas por doquier tuiteadas y retuiteadas por toda España. Hoy se jactan de la repercusión que tuvo en esa ONG llamada Twitter. Lo hacían con terminales de esas otras PYMES como Apple, Sony, Nokia o HTC, aprovechando las tarifas de las no menos benéficas Movistar, Vodafone, Orange o Pepephone, con recibos cómodamente domiciliados en los humanistas BBVA, Santander o Caja del Mediterráneo.

El discurso intelectual de la izquierda es tan débil, que un panfleto como “Indignaos” ha servido para convertir un best seller en una biblia revolucionaria. La revolución hoy es una pose que emplea palabras prostituídas por las marcas. Hace una década ser libre era ser de Amena, y la felicidad es monopolio de Coca Cola, no lo olvidemos. El problema de la filosofía barata es que es imprecisa y cuando esto sucede, combatirla es un juego de niños.

Los medios le han dado pávulo a la carnaza y los tertulianos multitarea han campado a sus anchas ante tamaño conglomerado de ideas débiles. Sólo espero que, tras dar caza en un mismo mes a Bin Laden y al presidente del FMI, el polipatético Ted Turner reconozca que todo es parte de un programa de televisión a escala mundial, donde todos hemos logrado ese medio que se ha convertido en fin: participar.

Share