Notas de sábado

1. Veo por todo el barrio carteles de la próxima expo en el Matadero de Madrid. No será Botero, ni Leibovitz, ni Duchamp, ni Le Corbusier. Se trata de Ikea. Sí hijos míos, Ikea. Parece que el mundo evoluciona hacia lo que pensaron Ray Bradbury, Phillip K. Dick, o Chuck Palahniuk. A toda velocidad y sin ningún tipo de traba. Las marcas acabarán patrocinando nuestras broncas conyugales (más baratas a CPC que las reconciliaciones).

2. Hoy es noticia que a Bin Laden le gustaba el porno. Los medios humillan al líder mundial (capaz de destruir el mundo pese al cuartucho, la mesa de escritorio del Carrefour, y la tele+decodificador TDT para ver Veo7) desvelando detalles que son noticia sólo para echar sal en la herida de Oriente. La Real Academia Española define a la pornografía como “el carácter obsceno de las obras literarias o artísticas“. Es decir, todo lo que ofenda al pudor y que se represente artísticamente. Tenemos por tanto, los periódicos, las radios y las teles llenas a todas horas de pornografía. La consumimos felices, incapaces de hilar dos ideas, y con el miedo a hilarlas y darnos cuenta de que no podremos hacer nada.

3. Me gustaría destacar lo que más se ha visto en las últimas 24 horas en elpais.com: fútbol y sucesos. Titulares como “Los dos niños estaban debajo de su madre muerta, no paraban de chillar“, o “Un hombre decapita a una mujer en una tienda en Tenerife“, siempre tienen su gancho. Su ganchito. De hecho creo que, en los snacks, en lugar de calcamonías-tatoos, o Gormitis, deberían venir pequeños sucesos: desde Puertohurraco hasta nuestros días.

4. Cuando, de pequeño imaginaba la crisis del 29, metido en aquellos libros de Historia, con fotos en blanco y negro de Wall Street, pensaba en señores brokers tirándose por las ventanas, en una gran catástrofe, en niños gritando “¡Extra, extra!“, y ofreciendo periódicos que nadie podía comprar. Pensaba en gente meditabunda y llorosa, realizando actos desesperados por la supervivencia. Ahora estamos en la crisis más importante desde entonces y… me he desilusionado. No pasa nada. Nos dejamos ir como cuerpos sin reflejos, en un mundo sin conciencia, con una mecánica carente de responsabilidades. Me ha desilusionado más que cuando, con 7 años, vi de de cerca a Miliki.

5. Muere un trabajador de la Central de Fukushima. Según la noticia (aquí) el señor en cuestión no estaba contaminado, ni tenía heridas, así que se desplomó. ¿Causa de la muerte?: desplome. Se le fue todo el plomo del cuerpo, de repente. ¿Qué tipo de noticia es esta?, ¿Como puede estar emitiendo mierda la central, y que no se encuentren restos mierda? y, sobretodo ¿Qué pretenden hacernos pensar cuando leamos la noticia?

FINAL APOCALÍPTICO DE MADRE

En fin, que paso. A disfrutar el sábado, a jugar al paddle, o leer a Verlaine, a ver la última temporada de Lleno, por favor en VO (que al precio que va la gasolina, es una serie de culto), o a sodomizar burros, en caso de que éste lo consienta. Que la vida son dos días, hijo.

Share

Valientes desgraciados

Pues claro que sí. Ya era hora de que una televisión hablara claro. ¿De qué coño sirve el Tribunal Constitucional? (jaleo), es más un enorme gasto que tenemos que asumir los españolitos de a pié de nuestros bolsillos… ¡Para que luego pongan las calles llenas de terroristas que asesinan a nuestros hijos! (ovación cerrada y sonrisa del presentador).

¿En qué clase de mundo vivimos? ¡¡A sangre y fuego contra el terror!! ¿Por qué no entramos con los tanques en el País Vasco?, ¿Es que nuestro ejército no podría penetrar con marmórea comitiva, en Vizcaya y Álava? ¿Por qué no destapar todas su ratoneras hasta la playa de la Concha, si es necesario, ajusticiándoles en las plazas, y arrojando sus cadáveres al Cantábrico? Se lo digo yo: porque en el Gobierno tenemos a un maricón incapaz. Y porque tiene un instrumento, puesto a las órdenes de los terroristas, que es el Tribunal Constitucional.

Se trata de un organismo rojo, capaz de echar para atrás leyes que todos consideramos correctas, acomodados como están en sus poltronas. ¿De qué coño va la Constitución? La Constitución es una farsa, cuyo cumplimiento nos puede llevar a la crisis en la que estamos, por permitir el gobierno socialista, como así pasó con Felipe. Tiene que venir el Partido Popular a poner orden, y debería venir ya. Las cosas en su sitio. Hay que reactivar la economía, y para lograrlo, van a reactivar la economía. Para incentivar el consumo tienen pensado un incentivo del consumo, y para mejorar las prestaciones sociales, sí señores, sí: van a mejorar las prestaciones sociales.

Si su hijo es inteligente irá a un colegio bueno y limpio, y si les sale gilipollas, se meterá al PSOE, y estudiará con esa jarfia marroquí, china, panchita, negra, o de donde quiera que vengan esos delincuentes. ¿Por qué mezclar a los inteligentes niños de bien, con gente demente o retrasada mental, que lo único que hará será envidiar y entorpecer el desarrollo de nuestro hijos? Para nuestros hijos queremos lo mejor, y por eso hay que luchar. Y quien no lo entienda, cuando tenga hijos lo entenderá.

Tengo fotos que demuestran que Rubalcaba, después de tomar café en el Bar Faisán con Bin Laden, y de ayudar en las letras del último disco de Boyz II Men, estuvo en Estados Unidos, donde aconsejó a Lehman Brothers, y ahí amigos, ahí empezó la crisis. Y no pasa nada, porque lo peor no es la crisis, lo peor es que nos mintieron. Nos dijeron que no había crisis y sí que la hay. En realidad la crisis me parece hasta bien, pero la mentira… eso sí que no. Como con eso, nos han mentido con todo: nos dijeron que había brotes verdes, que no aumentaría el paro, que seríamos más altos y más guapos, y que el Madrid, con Cristiano Ronaldo, ganaría la Champions. Mentirosos.

Salgamos a la calle y digamos lo que pensamos. Echemos del poder a los socialistas, que seguro que se entretendrán matando niños inocentes antes de nacer, y desenchufando a entrañables abuelitos. Pongamos claras las cosas, cerremos bien las fronteras, nuestras fronteras, para que los extranjeros se queden en su puta casa delinquiendo. Privaticemos, hagamos desaparecer la dura carga del Estado: el que quiera pan que trabaje, como hacemos todos. Loemos a José Antonio. Castremos a nuestras vacas.

Share

Más de lo que parece

Comunidad de Madrid: dícese del lugar en el que se raja durante cuatro años contra Esperanza Aguirre, y luego sale elegida por mayoría absoluta.

-El gobierno de Esperanza Aguirre tiene avanzado el proceso de privatización de la Sanidad Pública, y el trabajo de convicción sociológica muy maduro. Los vecinos de Lavapiés, por ejemplo, contamos con nuestros especialistas en Pontones, un centro que era público, y que ya gestiona la Fundación Jimenez Díaz. Donde había un lugar cutre para lisiados locales, nos encontramos ahora con un centro con las paredes forradas de corcho, pantallas de plasma con publicidad, y máquinas de vending. Las Asociaciones de Vecinos no están demasiado contentos, mirad.

-Algunos de los servicios externalizados ya emiten una factura para el cliente/paciente, que no tiene que pagar, pero que tiene que ver, para que sepa lo que le cuesta al Estado, esto es, a él como contribuyente. Además parece un paso intermedio que nos puede familiarizar con el concepto, y servir como tránsito para, efectivamente, acabar pagando. Por cierto, que el listado de medicamentos de financiación pública es cada vez menor (mirad aquí como la gente empieza a moverse).

-Durante años se han repetido machaconamente algunos argumentos para que consideremos que la Sanidad Pública es pésima, y que los funcionarios son unos vagos multiplicadores de listas de espera. En los medios aparecen casos extremos y puntuales de negligencias médicas. Nos dicen que la gestión pública desaprovecha recursos y no es rentable. Obviamente no aparece el 99% de casos de éxito (lo de que la noticia es que el niño que muerde al perro), y se pasan por alto operaciones de cirujía estética en sótanos, y otras lindezas, ya que el espectador lo percibe como una intervención frívola. Lo importante no es que la operación sea para ponerse tetas, oiga, lo importante es que se hace en un sótano para que sea más rentable.

-De unos años a esta parte, se confunden términos a conciencia. Entre otros la rentabilidad que, en un servicio público, no deber ser la máxima. Los servicios públicos tienen la función constitucional de garantizar un mínimo de igualdad, no de ser rentables. Esto no significa que no se pueda optimizar este servicio. Esta frase, tan lógica y simple, es la que ha ignorado el Gobierno de Esperanza Aguirre, que considera que sólo la iniciativa privada es capaz de rentabilizar el servicio, ya que ha de buscar el beneficio económico. Tema delicado mezclar medicina con beneficio económico.

-Otro término confuso es el del copago del que tanto se habla, es decir que cuando utilicemos algunos servicios públicos básicos (Sanidad, Educación) paguemos parte de ese servicio, que financiaría el Estado de otra parte. El término es tramposo, en tanto que ahora mismo esos servicios se pagan con el dinero público, es decir, que ya lo pagamos. La diferencia es que si tengo que pagar 15 por un servicio, y el Director General de una gran empresa tiene que pagar 15, sus 15 no son mis 15.

-Conozco a varios profesionales dedicados al mundo de la salud. Muchos de ellos compaginan su trabajo en el sector público, con el sector privado. Todos, todos, repito, todos, me indican que en cuanto a medios, y en cuanto a profesionales, los mejores con una diferencia brutal, están en el sector público. Consideran que en el privado han de ser 70% profesionales de la medicina, 30% comerciales. Es decir que si el niño de Fulanito de Ayuso-Márquez y Márquez aparece con un corte en una mano, se le prestan exageradas atenciones y se es lisonjero con el cliente/paciente, para que Fulanito de Ayuso-Máquez y Marquez, se vaya contento a pagar la factura. Obviamente, el público general no suele valorar lo que es gratis.

-Son innumerables los casos, por supuesto, en los que las empresas concesionarias de los servicios dejan enormes pufos, que la Administración tiene que acabar pagando (mirad aquí el caso de Alzira). Tampoco es complicado pensar en ese compañero, o jefe incompetente con el que hemos trabajado todos en empresas privadas. Con esos vagos que no son exclusividad de la clase funcionaria, o con el dato de que la vida media de una empresa en España es de dos años, así que la iniciativa privada no parece una alternativa tan optimizadora, si se analiza bien. Para analizar bien hay que pararse a leer, escuchar y pensar, algo a lo que muchos votantes no están dispuestos.

Share

Los playoff

La postemporada es un mundo diferente en el que nada ni nadie son lo que parecían a priori.

LAKERS

No olvidemos dónde jugo Phill.

El equipo de mis muy admirados Óscar Cavaller, José Luís Rueda, y otros acostumbrados a ganar, representa la imagen del fracaso, en tanto que era favorito para revalidar el anillo. Los de Phil Jackson eran tan candidatos como los tres años anteriores a ser el mejor equipo. Ni en la final que perdieron con Boston, ni en las dos últimas temporadas, me han parecido un gran equipo. Parto de la idea de que un equipo sin dirección no merece ganar nada, pero Kobe y Pau demostraron que se podía. Le han dado palos al de Sant Boi hasta en el carnet de identidad, y no todos ellos justificados.

Se le acusa de blando, y lo es. Gasol es un pívot blando, le demos las vueltas que le queramos dar. Quizá es que el público americano valora demasiado la dureza. Entre lo que piden los yankis, y lo que vende la prensa española, hay un jugador excepcional de baloncesto, capaz de pensar como un base, de alejarse, de generar juego, de crear… y yo a un pívot así, lo quiero para mi equipo (aunque en la NBA estaría más cómodo en el ala-pívot). Pero es blando, y punto. Recordamos el mate en plena cara de Garnet, y vemos las imágenes una y otra vez como un hito que se ha repetido demasiadas pocas veces para un liga tan física como la norteamericana. Magic Johnson ya ha pedido que lo vendan para traer a Superman Howard.

CELTICS

La edad de su Big Three pesa tanto como los intercambios de cromos previos a los playoff. Perkins resulta ser más importante de lo que parece, aunque dislocado, Rondo ha demostrado estar entre los grandes. Un equipo en el que la experiencia podría ser un grado, está siendo mantenido por el más joven, y la experiencia se ha convertido en un lastre. Sencillamente no pueden jugar a toda velocidad. no pueden jugárselo todo con un triple de Pierce sobre la bocina, porque pierden.

MÁS

La postemporada es siempre sorprendente. Nowinski, por ejemplo, ha tomado el papel de veterano que quiere exprimir sus últimas gotas de talento para meter a Dallas en la oportunidad final para hacer algo, ocupando el puesto que la temporada pasada representó mi admirado Nash para los Suns (este año fuera de la pelea). Miami ha resultado ser esa asquerosa apisonadora que no quisimos ver los que confiábamos en lago más que el talonario, expoleada por sus tres bestias de los 80 puntos por partido.

Oklahoma se gradúa con los mayores, y choca con unos Grizzlies con los que nadie contaba pese a tener a Gay, Randolph y el pequeño de los Gasol. El caso de Zack Randolph es clásico en playoff: el puto desgraciado que se quedaba en eterno aspirante a estrella, que nos sangró con su salario en la Gran Manzana, y que acaba de aparecer, de repente, tocado por una varita, para colarse entre los influyentes de los grandes momentos (con números de allstar).

A los que los Heat nos caen regular, nos queda la esperanza Chicago. Que Derrick Rose se consagre definitivamente, se apoye en Noah, Deng, y dependa menos del estado de forma de Boozer, para poder llegar a la gran final. Todo hace pensar que el finalista del Oeste venga más cansado que el del Este, lo que le dará cierta ventaja, aunque todo está por contar where amazing happens. Sería un gran homenaje a Phil.

Share

Sálvame

Hay pequeños momentos, inapreciables, que hacen historia. Aunque no lo crean, Sálvame ha aportado más a la historia de la televisión, de lo que podrán hacer decenas de temporadas de Redes. No parece excesivamente novedoso crear un contenido divulgativo, por más cercana que Punset convierta a la ciencia. Tampoco es nuevo orear en público las desvergüenzas de la España cañí.

Lo que convierte a Sálvame en un documento a estudiar, es el tratamiento brutal que le confiere a las formas. Si bien Telecinco abrió la veda hace más de una década con Qué me dices, con un formato que mezclaba agresividad y frivolidad -estupidez al fin y al cabo-, el programa de Jorge Javier Vázquez ha logrado hacerse con los detalles. Es el metaprograma por antonomasia, un formato autoreferencial, que devora y agota los contenidos que él mismo produce.

Ya no es que se moleste en crear mentiras para vivir de ellas, como hacen muchos medios considerados serios -¿Eh, Pedro Jota?- sino que convierte a los tertulianos en tertuliados y viceversa. Juega con roles a su antojo sin asombro alguno por parte del espectador, que un viernes puede ver como horrible a la persona a quien alabará en una semana. A nivel técnico todo se dinamita desde la base. La calidad de las imágenes y del sonido de los vídeos pueden llegar a ser pésimos, sin perder un ápice de su credibilidad.

La primera bomba formal, es el estallido del eje, de la perspectiva, la salida del sacrosanto plató, la ruptura del plano hacia lo que se esconde tras la cámara, con toda naturalidad, sin importar los cambios de luz, o el dar publicidad a la trastienda. Los micrófonos no se apagan, reinando alboroto del que siempre se pesca algo utilizable. Planos de segundas jugadas: tertulianos comiendo un bocadillo, cuchicheos entre ellos, guiños al público o consultas con el móvil trufan las retransmisiones, que se vuelven eternas en la parrilla de Telecinco.

Los protagonistas gritan, lloran, saltan, bailan y tal vez no mientan, porque no creo que sean capaces de discernir ya lo que es mentira de lo que no, lo que es vida de lo que es tele. Sus vidas no se retransmiten en directo ante millones de espectadores, sino que pagan el precio de tener los minutos que sus personajes/personalidades puedan dar. Luego venden carne de conejo, crema de baba de caracol, o meriendas perfectas para los niños.

Es asqueroso, atractivo, terminal, inclasificable y rentable. Y la muestra de que no hay que hablar de realidad aumentada, nuevos planetas, 3D, o redes sociales, para darse cuenta de que esto va demasiado rápido.

Share

Final anticipado

“Quiero para Madrid, lo mismo que ha hecho Zapatero por España

Es un slogan de Tomás Gómez para las autonómicas de Madrid. Lo juro. No imaginéis a una serie de expertos en márketing con una botella de Larios, las corbatas aflojadas y meando en la papelera de una oficina, estas cosas pueden pasar. Como cuando Adolfo Suárez Jr aseguró en Castilla La Mancha, que bajaría los impuestos de las casitas en playa. Hay veces que estas cosas pasan.

Ser político implica vivir rodeado de vendedores de enciclopedias que nos dicen todo el rato lo guapos y listos que somos, porque saben que podemos comprarles enciclopedias. Ser empresario de éxito, famoso, o cualquier puesto que pueda significar tener dinero o poder, igual.La lisonja, la caricia, el jabón, hacen que perdamos la perspectiva, y que basemos nuestras acciones en lo que no se cansan de repetir: la mentira.

En realidad es un mecanismo sencillo, que todos aplicamos en la medida de las posibilidades. Y no quiero contar nada más. En realidad es la tercera vez que borro todo el post y empiezo de nuevo, porque no sé muy bien cómo hacerlo más picante o interesante. No encuentro nada que haga ir más allá del perogrullo. Tomémoslo como un mensaje en una botella, lanzada al Océano en el que las cosas evidentes pasan desapercibidas, la rabia tiene más forma de enfermedad que de palabra, y la batalla por el Estado de Bienestar está a punto de finalizar. Con derrota, claro.

Share

Me gustaría saber

1) Me gustaría ver la cara de los profes de Derecho Internacional de mi facultad, al saber la noticia del ajusticiamiento de Bin Laden. ¿De qué sirve pagar a unos funcionarios que cuentan un sistema de Derecho Internacional que nunca se cumple?, ¿Es parte del presupuesto que los Estados invierten en adoctrinar en doble moral a la sociedad?

2) Me gustaría saber qué diría la Comunidad Internacional si otro país introduce a sus fuerzas especiales en EE.UU., se ventila a un fulano, y tira el cadáver al mar.

3) Me gustaría saber cómo un tipo que hizo del cierre de Guantánamo parte de su programa electoral, confiesa que torturó a una persona para conocer la pista que les puso tras Bin Laden. También me gustaría saber cómo la clase política europea ha aprobado el asesinato de Bin Laden (y su familia), y sin embargo recelan de la tortura. Se ve que la tortura es peor que el asesinato.

4) Me gustaría saber, en caso de que sea cierto que las torturas en la base estadounidense dieron la pista, cómo puede ser que esperaran a este momento para intervenir, cuando llevaba cuatro años viviendo en la misma mansión de Pakistán, y hacía años que habían obtenido esa información.

5) Me gustaría saber, entonces, qué pintan los Aliados en Afganistán.

6) Me gustaría saber cómo los que dan coherencia al sistema pueden repetir, una y otra vez, las frases “El mundo hoy es un lugar más seguro“, acompañada de “Extremamos las medidas de precaución ante posibles atentados”, y que medios lo repitan sin rechistar y sin que les chirríe.

7) Me gustaría saber por qué lo de unos son intervenciones militares, y lo de los otros atentados.

8) Me gustaría analizar la foto de Obama, como Comandante en Jefe, con Hillary y sus asesores viendo en directo la intervención, para saber si era una pose para la prensa, o si el ejército estadounidense lleva a un cámara y un equipo de realización para filmar en directo sus intervenciones. Como lo dudo, me gustaría saber si la foto es un engaño más (especial atención a los portátiles abiertos, pero apagados).

9) Me gustaría saber cuándo se perdieron definitivamente las formas. Tras la II Guerra Mundial, hasta los mayores criminales nazis tuvieron un proceso penal internacional en Nüremberg.

10) Me gustaría saber cómo nuestro siempre Presidente Aznar, puede empapelarnos con artículos en los que dice que “los hombres de paz creemos que contra el terrorismo hay que intervenir así“, cuando hizo del GAL su principal reclamo electoral.

Share

Caza a la reducción de Argumento

-Los medios hablan de la muerte de Bin Laden como si al angelito le hubiera dado un infarto. Se llama asesinato. Imaginemos que el once de septiembre habláramos de una “operación militar” en NYC con el resultado de casi tres mil muertos.

-Como siempre, los que siembran el terror son ELLOS, los que ponemos justicia, NOSOTROS. ¿Cómo y YO no vamos a estar de acuerdo en que AQUEL es un hijoputa? Volviendo: es una guerra (asimétrica), así que no habría que hablar de “posibles represalias de los terroristas”, sino de contraataque. Asumamos que estamos en guerra –Occidente– y que nosotros la empezamos.

-Hace una semana, el impresentable triunfador del Capital, Donald Trump, significado con la causa del Tea Party, exigía algo inédito en la Historia de EE.UU.: la partida de nacimiento de su Presidente. Obama, completamente desnortado por las encuestas, se prestó. Tal vez Donald Trump debería estar más interesado por los orígenes de Bin Laden, el archienemigo que todo lo justifica (financiado y entrenado por la CÍA, de familia poderosa con intereses económicos recíprocos en Occidente), que por los de su Presidente. Pero en este circo, cuanto mayor barbaridad, y menor argumento, mejor. Aunque no permitan turno de preguntas, allí estarán los ojos de todas las teles.

-La violencia es lo que queda. Es la válvula de escape de un sistema que atenaza (género, ultras, o los términos anglosajones -cómo no- bullying, moving…), la violencia es la respuesta ante la brutalidad, la política de apropiación de recursos, la injusticia internacional, la imposición económica y moral (Al Qaeda), la violencia es la respuesta ante quienes se consideran en el Bien, y convierten en mal a todo lo demás (Bildu). En definitiva, la violencia “oficial” sólo responde a la violencia que no nos cuentan, o que nos empeñamos en no ver. Violencia es lo suyo.

-La ignorancia nos hace cómplices. Hay una frase que me encanta, y que refleja la seducción de una Era: “con todas las comodidades“. Acomodarnos es, creo, también ser cómplices. Como si de un caldo de Arguiñano se tratara, han reducido cualquier discurso a dos frases. Se ha jibarizado al ciudadano. Es la dictadura del titular, de lo llamativo, es un reinado donde los matices ya no son bien vistos por los convecinos de cabezas pequeñitas. La información va tan rápido que no hay tiempo para el detalle, las génesis, los enlaces, todo es sal gorda y rentable.

-Hace falta una reacción intelectual, un aumento de la presión hacia los medios y hacia los filósofos y artistas, un sentimiento de responsabilidad para con las ideas. Hace falta exigir historias creíbles, conexas. Hace falta saber que cada minuto de informativo de pacotilla, cada página de diario gratuito, cada hora de radio envenenada, es crédito al Sinsentido. Tenemos la Red y el presente pasa por generar y madurar un filtro, un criterio. Tenemos acceso a información de calidad. Está en nuestra mano. O peleamos, o algún día nos preguntaremos qué pintamos en este gigante coño de la Bernarda.

Share