Replay

En el periódico, una agencia de calificación de riesgos, se quita la máscara, y nos comenta que “tendrán en cuenta” el pacto del déficit que populares y socialistas han acordado con nocturnidad y alevosía. Lo tendrán en cuenta. Suena a mafia. Los sindicatos anuncian “movilizaciones”, supongo que el 15M montará circo, la policía repartirá palos, y los tertulianos dirán que, ahora sí, los políticos han tomado nota. Y sigue rodando la noria. Esta historia ya nos suena.

El Real Madrid (500 millones de euros de presupuesto frente a los, por ejemplo, 24 del Sporting de Gijón) avasalla a un equipo que huele a segunda, y hoy debuta el Barcelona. Ganará, tendrá la pelota, covencerá, y toda la liga será un paréntesis entre un clásico y otro, espera repleta de goleadas grises frente a los otros dieciocho equipos que huelen a segunda. Y sigue rodando la noria. Esta historia ya nos suena.

La Liga sigue siendo una casa de putas, que ha saltado sobre la huelga con el estilo que las gobiernos lo hacen sobre los sindicatos. Patrocinada por un banco, las polémicas con los derechos de radio quedarán olvidadas tras un jugoso pacto, mientras el patrocinador seguirá sin facilitar crédito al 85% del tejido empresarial de este país, que son las PYMES. Las autoridades (bancos, y administración) seguirán percutiendo sobre lo importante que es la internacionalización (que las PYMES no pueden asumir), o los planes de ayuda, como el Avanza (del que Telefónica se lleva la mitad). Y sigue rodando la noria. Esta historia ya nos suena.

Los agricultores están de uñas por la caída de los precios. Con la creación de la Unión Europea, se blindó la agricultura autóctona -siendo nuestro país el más favorecido- ante la emergente agricultura africana. Es decir, que imponemos libre mercado para los productos que nos interesan, los que producimos nosotros, y subvencionamos los que no son competitivos, los que vienen de fuera. Es decir: ahogamos las posibilidades de las economías pobres, cuya mano de obra subía a Europa, apestada, señalada, humillada. Y sigue rodando la noria. Esta historia ya nos suena.

El Corte Inglés deja de ganar pasta. La prensa nos cuenta que, además, abre centros y genera empleo. Bien vendido. El Corte Inglés pierde pasta en muchos de sus centros, que no cierra por prestigio y por ahorrar el aldabonazo psicológico para la sociedad española, y su correspondiente descenso en el consumo. Lanza agresivas promociones (límite 48 horas), se precipita en promoción online (campaña en Facebook Places, que ya es historia),  se abre a los outlets y alquila sus espacios en las tiendas.

El mundo parece que siempre hace lo mismo, que siempre se mueve en el mismo sentido. Como si mi paseo con Nico por las mañanas, donde siempre veo a la misma gente, a la misma altura, haciendo lo mismo, fuera una pequeña demo del mundo. Esta historia ya nos suena.

Share

10 Consejos para aumentar el número de lectores de tu blog

Hola, querido lector que basas tu autoestima en el número de visitas de tu blog. Estabas esperando este momento como agua de mayo: el post en que todo un gurú del socialmedia, un pope de la blogosfera, repartiera, a modo de píldoras, una serie de trucos para que vuestros pobres, grises, y aburridos blogs, tengan un puto lector más que vosotros mismos. Estáis de suerte, apuntad o, como siempre, guardad en favoritos:

1) Postea mucho. Abrasa al personal actualizando con asiduidad. Si crees que no hay contenido te equivocas, como siempre. El espacio para la ciberporquería es infinito, y  tenemos que competir contra esos frikis grasientos, que no tienen más vida que su blog, y están permanentemente contando sus lamentables quehaceres. ¿Se van a comprar un disco de Manu Tenorio al Corte Inglés de Chiclana? Lo postean. ¿Se levantan con la necesidad de pedir el fin de ETA, como si Josu Ternera estuviera suscrito a su basura cibernética mediante RSS? Lo postean.

2) En caso de que tu vida sea triste y monótona, y tu cerebro adolezca de la capacidad de generar reflexión alguna, al ser un joven alocado e inconsciente, te recomiendo que cortes y pegues textos de otros blogs, o webs. No cites fuentes, y parecerá que es cosa tuya.

3) Links. Los enlaces son muy importantes y google lo valora mucho a la hora de hacer las búsquedas, es decir, que mejora el posicionamiento en buscadores. Si tu blog es loprimeroquehaceunamariquitacuandoseponeentumanoesecharteunpis.blogspot.com, por ejemplo, y enlazas bien bien, a sitios de calidad, como la NASA, Burberry´s, o tube8, la gente pone “blog” en google, y sale el tuyo el primero.

4) El título. Si quieres visitas a montones, lo suyo es que vertebres tus post en forma de listas, y de ese modo el título es más atractivo. Por ejemplo, no es lo mismo entrar en un post que se llame “Carta de San Pablo a los Corintios“, que en uno titulado: “diez consejos para cazar liebres“, “cinco momentos antes del sexto“, o “Quince consejos para mendigar fans“. No hay color.

5) Elige bien los tags. Los tags, o etiquetas, son palabras clave por los que quieres que los usuarios te encuentren. Por ejemplo, si tu post va de ciencia, los tags deberían ser palabras como: “ciencia”, “naturaleza”, “investigación”, “tetas”, “divulgar”, “sexogratis”, “experimento”, “follando”, “teen”, “ebony”, “doublenal”… De tal manera que los lectores que busquen las palabras relacionadas con tu campo, te encuentren. Y el 99´9% restante también te encuentre.

6) Que tus post no sean extensos. Ten en cuenta que el ser humano contemporáneo, amén de la escasa capacidad de reflexión que le queda, vive en un exceso de información (Sálvame Deluxe, lo último de Alejandro Sanz, el catálogo del Ikea, el programa PADRE…) de tal manera que no tiene mucho tiempo para perderlo leyéndote, así que no escribas un chorrazo de texto, sin fotos y sin , porque, directamente, se van a ver porno. Seamos un agradable paso previo.

7) Comparte. ¡Claro que sí, hombre!, ¡¡Abrasa a tus amistades en las redes sociales!! Autotuitéate, autorecomiéndate, que siempre hay algún colega pringado que también lo hace. De vez en cuando, tú has de hacer lo mismo con sus blogs, o contenidos. Un “me gusta” no cuesta nada, si luego nos pueden traer unas cuantas visitas que hagan crecer nuestro ego, y seguir siendo las personas más influyentes de entre los vecinos de nuestro portal.

8) Empapela tu barrio con carteles para que te sigan, habla del blog en cada ocasión, llama a radios y televisiones locales para que te hagan un reportaje, incluyendo datos de Analytics. Que vean que eres un tipo relevante que recibe entre 0 y 12 visitas al día, y eso ya es más que muchos diarios locales, que se ponen en PDF, y se llaman online.

9) Acude a eventos. Los hay por doquier, de todo tipo, pelaje y condición. Beers&blogs, fútbol&blogs, felaciones&blogs… Tu misión allí es hablar de lo importante que es el dospuntocero, y la clave es el contenido. Lleva un PPT, por si acaso, y coméntales a los comensales lo grandísimo seguidor suyo que eres, lo injusto que resulta que las marcas sigan metiendo pasta en periódicos, y no en el mundo online, o lo lamentables que son los gurús que no estén presentes en el sarao. Importante colar las palabras “Instagram“, e “infografía”.

10) Fantasea. Los blogs fueron fundamentales en la resistencia al nazismo, en la Revolución Francesa, o en la Guerra de la Independencia española. Sin ellos, el mundo sería mucho peor, no sabríamos a qué restaurante japo-peruano ir el sábado por la noche, o no se habría producido el movimiento 15M, cuya consecuencia ha sido el cambio de la Constitución a espaldas del pueblo que, de alguna manera, era la idea.

Share

#noalfutbolsinradio

Eduardo Chillida, portero de la Real

En la extensa nómina de imbéciles que conozco, hay uno que destaca sobremanera: José Luis Astiazarán. Este imbécil saltó a la palestra por ser presidente de la Real Sociedad. Durante su mandato los mandó a segunda, y casi los hace desaparecer. Sé que se supone que a un vizcaíno le daría gusto esa noticia y, sospecharía que el tal Astiazarán es un infiltrado, pero en el fondo, tenemos cariño a los txuriurdines. Un equipo cuya camiseta han defendido desde Satrústegui a Kovacevic, pasando por Aldridge, Epi, Bakero, Beguiristáin, Arconada, Kortabarria…, merece todo nuestro respeto y algo más.

Algo místico se escondía en el viejo Atocha, cuando Eduardo Chillida defendía su marco, y Elías Querejeta era un hábil e irregular delantero, capaz de pinchar el globo de Di Stéfano. Toda una historia en manos de un torpe. Parece un guión que hemos visto ya demasiadas veces. Yo no sé si podría dormir tranquilo si, apareciendo en la wikipedia, mi definición arrancara como la suya: “Abogado de profesión, José Luis Astiazarán fue elegido presidente de la Real Sociedad en 2001, abandonando el club en junio de 2005 y dejándolo en la bancarrota debido a una nefasta gestión organizativa.”

Bueno pues este personaje es el único ser en el planeta tan absolutamente estúpido como para estar en contra de la subida de impuestos a las megaestrellas extranjeras. Que no suben, que se igualan, pero ese miniparaíso fiscal en nuestro país, es otra cosa. Ese personaje es el tipo que, tras chapucear la gestión nefasta de una Liga profesional, incapaz de garantizar que sus actores cobran, dice que quiere comenzar a hacer que las radios, alma de la competición, pasen por caja.

Yo trabajé para Astiazarán, de rebote, un encargo, pero fue una de las experiencias más psicodélicas de mi vida. Rodeado de una pléyade de personajes, tan ineptos como ilustres de apellido. Un par de chavalitas para alegrarle la oficina, una fea que le solucionaba los marrones, cero talento, menosmil en gusto y jeta, mucha jeta.

Trabajar cerca de Astiazarán, era observar en primera fila el espectáculo del poder en España. Torpeza que reparte hostias a ciegas y, con cada sacudida, caen un puñado de billetes. ¡Qué coño, os voy a contar! Así, en breve. Hicimos un guión para una gala de la LFP. Había tresmil pavos en presupuesto para guión, y nos pagaron mil. A razón de catorce, siete la media. La gala era completamente absurda, era la típica reunión de gerifaltes en plan excusa para irse a putas en Madrid. En ese guión no podíamos hablar ni de fútbol, ni de equipos, ni de futbolistas. Ahí es nada. Para que se hagan la idea, nuestra, por aquel entonces jefa, remató algunas frases, entre otras el maravilloso cierre: “esperamos que hayan pasado una noche muy agradable“.

Share

Viersiones

El título es francamente hostiable, pero mira, es lo que hay. Igual me dan curro de creativo en Telecinco, la revista Cuore, el gabinete de prensa del Gobierno, o algo peor.  Como quiera que Martin Scorsese está a punto de sacar el documental sobre George Harrison, George Harrison, llamado living in the material world, y el décimo aniversario de su muerte está cerca, aprovecho para hurgar en esos versionadores caseros y fans del Youtube. Aquí van mis cinco destacados:

1) El japonés. Algún día haré un especial sobre el concepto japonés-friki, que lleva dando juego desde Humor amarillo, y que rellena reportajes televisivos a cascoporro. Un reportaje sobre frikis no es un documento en condiciones, sin un par de japonesas vestidas de gilipollas, saludando, y riendo a cámara. ¿Se imaginan a un japonés con un libro de Juan Manuel de Prada? Pues eso. Este señor no tiene desperdicio. No sólo por el concepto foto con espumillón navideño, sino por la pericia que demuestra en la edición, y lo barroco de sus efectos visuales, toda una apuesta rebelde en tiempos de minimalismo.

2. Alan de Silva. Apunten ese nombre porque no es el próximo fichaje colado por Mendes en España (aunque podría), es un covermaker que nos puede dar muchas tardes de gloria. Lo mejor del vídeo son los siete segundos iniciales. El ruidito inquietante, la cara no menos sobrecogedora. Tras superar las dudas sobre si es hembra o varón, si el color de las cejas es teñido, o resite más a los disgustos que el de la cabeza, se casca una versión de My Sweet Lord. Creo que es el paki de un restaurante de Avemaría, con una peluca de la Plaza Mayor en Navidad, pero tengo que confirmarlo.

3. Jake Shimabukuro. Para solaz de los modernos que se van con la mochila a la India, compran vinilos en UFI, y toman el vermú en La Sueca, traigo una versión en ¡Ukelele! Qué moderno ¿verdad?, qué bien, qué expléndido, que instrumento naïf pero capaz de reflejar un sonido único que jamás entenderán los pokeros fans de Pitbull… para los que diseñáis productos e interfaces. Versión muy bien ejecutada -las cosas como son- de While my guitar gently weps. Le sobran los pajaritos y la cascada de fondo eso sí. Estará detrás el Gobierno de Canarias.

4. Ellie Davidson es una chica que toca la guitarra de puta madre, que tiene voz de rockera y ha colgado una versión de Blackbird autograbada en blanco y negro -así, más artística-, pero sólo trescientas visitas. Por lo menos no es una desquilibrada mental, como muchos de los versionan este tema por Youtube. Me mola su toque, porque la gente que versiona Blackbird suele ser muy acaramelada y pastelosa, y esta tipa la canta con una voz agria, y ritmo en la guitarra como para no dar tregua.

5. Vamos a cerrar con un poco de humor. Un grupete de amigotes que han decidido hacer un vídeo para pasarlo bien. Lo verdaderamente molón son las figuras y actitudes de los coreógrafos y bailarines del fondo. Lo que es la canción… partamos de que me resulta poco creíble ver a un rapero con una guitarra acústica, y que ella se cree que por estar buena también va a cantar bien y será la nueva Beyoncé. Lo malo es que nadie en el grupo -ni el falso rapero, ni los bailarines- tienen pelotas a decirle que canta como un hurón borracho y bañado en uranio empobrecido.

Buen finde.

Share

El fin de Gadafi

Sarkozy con Gadafi

Aznar, de risas con Gadafi

Su Majestad, campechano con Gadafi

Zapatero, de la mano de Gadafi

Gadafi con Mubarak, Berlusconi, Merkel, Brown...

Gadafi, disfrazado de Tina Turner, homenaje a Obama

El campeón Mandela, con Gadafi

Gadafi, en la despedida de Fernando Cuerpo

Share

Serpientes de verano

La temporada estival suele caracterizarse por tener a medio planeta de vacaciones, entre otros, a los redactores, periodistas, fabuladores, y demás profesiones más o menos dignas, que componen lo que podemos llamar “periodismo“. Ocurre que, por cuestiones de acuerdos comerciales y demás, el informativo a rellenar es de la misma duración que uno con el equipo a tope, por lo que el contenido suele ser peor -si cabe- de lo habitual.

Este verano, al contrario que otros, la actualidad ha seguido su curso como si nada ocurriera u ocurriese. Quiero decir, que hoy hay noticias de peso, donde otros años campaban incendios, turbinas de piscinas asesinas, ataques de terroríficas medusas, reportajes sobre la canción del verano, o sobre la ausencia de la misma, mirones que se tocan en las playas mientras las jóvenes y lozanas parejas se zurran la sardina… lo típico.

Cuando hablo de noticias de peso, hablo de seguimientos concretos a manifestaciones, JMJ, Consejos de Ministros, Strauss-Kahn, o Gadafi, el retorno. Tengo la sensación de que la presión que meten los medios sociales tiene algo que ver. Ya no sólo afecta a los tiempos -la resolución del caso Chacón en su momento, fue un claro ejemplo de necesidad de adaptación a una nueva velocidad-, sino que también al papel de los medios, obligados a aportar un contenido más atractivo del que, por ejemplo pudiera aportar un tuitero que enlace con blogs de todo tipo. Por supuesto sin conseguirlo.

Hace tiempo monté una startup con la que fracasé. Ya he dicho varias veces, que fracasar en la vida es lo mejor que te puede pasar, junto con frotarte en una discoteca con Terelu Campos. Se trataba de mezclar vídeo y geolocalización. Si os la cuento, me hablaréis de lo buena que es, pero no lo vais a hacer, por mi salud mental. La cuestión es que una de las claves para la rentabilidad eran los vídeos. ¿Había que hacer cuidados clips para los establecimientos, o con un vídeo rápido y básico nos servía?

Siempre aposté por lo segundo, contra la opinión del resto de socios, y de cualquier aficionado por la estética cuidada. Y creí en el concepto “vídeo rápido”, primero para que cuadraran las cuentas y, segundo, porque el usuario necesita mitigar un deseo, no ver El Padrino IV. Quiero decir, si quieres ver, por dentro, un hotel de Estambul, no necesitas ver una anuncio de teletienda, quieres verlo por dentro con un plano subjetivo, y ya.

Una de las vías de negocio online es canalizar ansiedad. El volumen de información es tan brutal, inabarcable, y todos tenemos esa percepción tan clara, que funciona todo lo que nos ayude a mantener el ritmo o, por lo menos, a vivir en la ficción de que lo mantenemos. Para todos los que somos más felices considerándonos informados, Twitter es el claro ejemplo.

Entre que la noticia se produce, y que los textos, imágenes y opiniones corren por Twitter, pasan segundos. El del llamado “periodismo ciudadano” parecía un debate profundo y de fondo, hasta que la realidad lo dejó obsoleto. Ya no es un debate, es un hecho, y arrastra a los medios digitales detrás, y éstos a los offline. Ves un trending topic y te preguntas qué habrá pasado con tal, o cual tipo. Las fotos vuelan, y lo hacen más, cuanto más exclusiva, reveladora, e interesante, es la información que aportan. Luego consultas la prensa digital. Nada durante horas.

Obviamente no se puede pasar por encima de realidades marcadas por esa velocidad: bulos multiplicados en minutos, que hacen trabajar a departamentos de imagen, escasa calidad periodística, ruptura total y absoluta de cualquier tipo de cita con la ética, fuentes tan directas como poco fiables (en realidad, los errores en los que incurrió la prensa tradicional)… Mitigar nuestra ansiedad. Eso es lo que queremos, y pagamos incluso con la verdad.

¿Qué será del periodismo bien hecho? Pues tras años en los que éste se alejó de la prensa tradicional, será posible ver casos de buen periodismo también en Twitter, por qué no. Salen propuestas online más cuidadas (con dificultades económicas, o voluntarias), y siempre habrá personas dispuestas a dedicar media hora a un buen artículo. Parece evidente que la prensa tradicional ha perdido el crédito para una generación: ni les creen, ni les leen, ni consideran que sean el famoso “cuarto poder“. Ese papel se traslada al entorno socialmedia, capaz de revolver al mundo árabe, agobiar a presidentes, o meter a Chiquilicuatre en Eurovisión.

Los popes de la prensa no tienen ni puta idea de lo que será de sus modelos de negocios. De qué funcionará o qué no. De cómo amoldarse a una realidad cambiante. Por eso casi todos están en Twitter. Aunque no puedan seguir la velocidad, por lo menos, mitiga su ansiedad.

Share

Últimos apuntes al JMJ

Vaya por delante que ayer, lunes, en un acto fuera del “cartel” de las JMJ, unos tales “kikos” han celebrado una misa en la plaza de Cibeles, que ya casi podría considerarse parroquia del distrito centro. Vaya por delante que, por tuiteos y prensa de refilón, creo que son católicos extremos, pero que estoy tan hastiado del tema, que ni he buscado en wikipedia qué coño son los kikos. Sólo sé que saber mas de ellos aumentaría el encabrono para con la confesión.

Vaya por delante que, tras una semana de secuestro de El Retiro, me voy a correr, y que al volver me encuentro a no menos de doscientosmil de esos individuos con sus banderitas, sus guitarritas, sus sotanitas y su puta madre. Vaya por delante que parece que ando en un estercolero de un par de kilómetros, y que me encuentro todo vallado, y que para cruzar a mi puta casa tengo que subir por la Castellana y llegar a Burgos. Vaya por delante que me salto la valla y que un amable policía tiene una entrañable conversación conmigo:

POLIChaval! (tócate…) Vuelves a saltar y te vas por la salida habilitada.

SERVIDOR- No. Mira es que llevo media hora intentando cruzar una calle para ir a mi puta casa, porque nadie advirtió de este evento.

P: …(silencio) ¿Donde vives?

S: En la calle Embajadores (auténtica estrategia la del poli, que me recuerda a mi madre cuando me preguntaba el clásico “¿Y con quién vas a ir?”)

P: Venga pasa. Si te dice algo un municipal, le dices que te he dejao pasar yo (Espectacular, si alguien me dice algo, sólo tendré que decir que ÉL, nuestro señor, me ha dejado pasar. Brutal la seguridad, sí)

S: Oye, este acto no estaba previsto, ¿No?

P: Sí estaba previsto, por eso estamos aquí (aplastante)

S: Y ¿Se puede saber lo de los cortecitos y eventos varios hasta cuándo dura? Porque dijeron que ayer finiquitaban…

P: Esto es lo último, hoy acaban. Y estoy tan hasta los huevos como tú. Venga, tira.

Tras semejante demostración de pericia por mi parte, que podría haber acabado con un hueso roto, cruzo la marabunta de ignorantes, y voy para casa, reflexionando sobre una serie de conclusiones al respecto de la última semana:

1) Me he significado demasiado en el blog y en redes sociales. No se sabe ante qué miembro del Opus tendré que arrodillarme para seguir viviendo, ni si éste lee blogs. Tampoco si lo hacen los miembros del Opus a los que les rendirán cuentas mis generaciones futuras. Al morir Juan Pablo II, un artículo de Juanjo Millás, llamado “No te marques“, hablaba de ese gran consejo de cualquier madre ante la polémica. Se auto-señalaba como el único crítico con el Vaticano de la prensa española aquellos días. Era cierto.

2) Me hace gracia la gente que compara la muchedumbre católica con cualquier otra. Suelen utilizar el ejemplo de los fans de Justin Bieber, o Shakira. NO ES LO MISMO. El día que las estrellas del pop, tengan en sus historias una décima parte de los cadáveres que arrastra la Iglesia Católica, hablamos. El día que condenen el uso del preservativo, o pregonen que el dolor es un camino que hemos de soportar, que avisen. Reunamos a jóvenes neonazis, a integristas islámicos, al Ku klux klan… ¿Qué más da, si total son masas enfervorecidas igual? Grandes argumentos tramposos de ayer y hoy.

3) Un católico es cuestión de fe. La fe y la razón llevan a hostia limpia dos milenios y pico. Las preguntas de la razón acorralan, y las únicas respuestas se basan en la fe que un ateo no encuentra. He tenido mucho contacto con la religión. También he conocido religiosos de hermandades, a las que han abandonado, porque han perdido la fe. Y les llega así, de sopetón. Se les formulan mil cuestiones y, de repente, creen que dios es una milonga, y lo dejan. He discutido mucho con un amigo del Opus. Mucho, mucho. Imposible. La religión es el arte de eludir las preguntas de la razón. Es un sistema indestructible de argumentación (¡¡Dos mil años!!), porque como último recurso, siempre está el callejón de la fe.

4) Si ayer había 200.000 personas en la misa de Cibeles, pongamos que 100.000 eran tías, y de esas el 10%, unas 10.000 estaban buenas. Ojo, hablamos de 10.000 tías buenas, que son muchas tías buenas. Eso explica algunos problemas del varón adolescente (heterosexual, se entiende, no enfermo, Santidad). Amigos, no es que haya 10.000 tías buenas que pasan. Es que hay 10.000 tías buenas que creen que el sexo es pecado. Y de chuparla ni hablamos.

5) Dentro de la amalgama de ciegos por la fe que pude ver ayer, me llamó la atención un detalle. Siempre me llaman la atención los detalles. Una señora con los botones de su polo azul -igual que el de su marido y dos hijos, por cierto- abrochados hasta el cuello. Señora, que se abroche los botones del cuello de una prenda diseñada para que sus botones no se abrochen, me dicen mucho de usted, de quienes le rodean, y del evento que atravieso.

PD: Aquí os dejo un enlace, por si queréis apostatar.

Share

La cascada de los cincuenta jumanjis

Un jumanji es una desviación del cani de la escuela clásica andaluza, mezclado con el poligonero de cualquier localidad de las afueras de una gran ciudad. Al jumanji los oros le pesan mucho menos, y se le ha borrado la actitud de vencedor y rey del mambo, que en los tiempos que corren, no viene a cuento. El jumanji se cierra en los sonidos del iPhone, recorre la electrónica de festival en festival, y conserva tatuajes y algún piercing. Pero lo jumanji, más que la definición de la enésima tribu urbana, es una actitud. Uno puede realizar acciones jumanjis, o tener momentos jumanjis, jumanjacos.

El cani, o el poligonero, sale el jueves, o el viernes, y sabe que hasta el domingo, de madrugada, no volverá a casa, remember tras remember. Es una obligación, una búsqueda de la diferenciación que le haga tener un hueco en el mundo, y granjearse respeto entre los suyos. El jumanji no. Es de los que se va de fiesta el mismo número de horas, pero nunca estaban en el plan. Las noches siempre se lían y aceleran, y se acaba en una rave con unas Ray-Ban blancas, esperando la llegada de los reporteros de Callejeros.

Los más atractivo de lo jumanji, es que todos podemos serlo, o que todos, en algún momento de nuestra vida, lo hemos sido. Todos hemos pisado el acelerador cerca de un precipicio, todos hemos burlado leyes más o menos escritas, más o menos coherentes, por darle cancha al hedonismo. Eso hace que los grupos jumanjis nos atraigan, ya que pueden estar formados por profesionales de la noche, o por una cálida heterogeneidad que nos dé cabida. Además, ni el jumanji es un animal nocturno, ni se mueve cómodo entre la miseria intelectual.

Igual que las tribus del Golf tuneado, nadan en la inmensidad de su ignorancia, chapoteando y lanzándose desde trampolines ante las féminas, demostrando ser los reyes de entre los monos, el jumanji tiene un punto de ironía. Conoce lo que hace, dónde está, y el significado que tiene todo ello en el universo-mundo. Y juega con el tópico y lo retuerce, y es precisamente este el juego el que le divierte, y no el otro.

El sábado llegamos -esposa, perra, y servidor- a una remota localidad de la sierra de Guadalajara. Aparcamos el coche y tuvimos que caminar durante media hora, con 40ºC y un sol abrasador, por la ladera de un monte seco, lleno de matorral, siguiendo la senda marcada por las piedras de pizarra, testimonio de lo que un día fue el cauce de un río.

Mientras planeaba la posibilidad de descuartizar y enterrar a mis acompañantes, los arbustos medían la dureza de nuestra piel, en un camino cada vez más estrecho. Cuando ya perdíamos la esperanza, una cascada se abrió ante nosotros como un oasis en el desierto. Una cascada y cincuenta jumanjis, claro. El mejor de ellos -Aarón- tenía en su espalda tatuado, en caracteres gigantes, su nombre, y su fecha de nacimiento.

Siempre me pregunté qué puede haber en la cabeza de un ser vivo, para grabar su nombre y la fecha de nacimiento en una medalla, con que lo del tatuaje se me escapaba demasiado. Mi mujer me pidió que les diera a los jumanjis una oportunidad. Lo único que pude hacer fue sumergir la cabeza en aquella poza helada.

Share

Violencia gratis, oiga

Tuve mis tiempos de miembro de lo que se llamó “Aula contra la Guerra“, proyecto de la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense, surgido al calor de la intervención en Irak, y cuyo contenido queda al descubierto por el propio nombre. Entonces me comí un puñado de “encuentros” con los antidisturbios. Son esos seres que pueden permanecer como estatuas durante horas, en ausencia de diálogo, y emprenderla a palos en cualquier momento y sin preguntar. Recuerdo los gritos desde dentro de las furgonetas, y sus mandíbulas batiéndose sospechosamente.

El antidisturbio bufa. La respiración tras la máscara integrada en su casco, es un bufido que se olvida tan poco como el ruido de las pelotas de goma pasando cerca. O dándote en los riñones, por cierto. El sonido de las botas contra el asfalto, los gritos y los insultos. Se jalean a base de “hijoputas“, y “cagonlahostias“, que ascienden en tono a medida que llevan repartiendo estopa.

Pero lo que está pasando en los últimos días en Madrid es muy grave. Los medios no están dando cancha a los sucesos -ayer expliqué el por qué-, pero en la era de las redes y los blogs, sólo engañan a un público mayoritario pero indiferente. A un público que se podría sentar a ver una ejecución en directo, como en Texas. Al resto, a los que nos preocupa tener una idea de los sucesos más allá de los intereses económicos de tal, o cual medio, Internet nos ha salvado la vida. Aunque sólo sea por mitigar el deseo de saber.

El miércoles 17, una periodista fue obligada a identificarse por un animal disfrazado de policía y, por supuesto, sin identificar. La cosa fue así:

Ayer, jueves 18. Minuto 1, segundo 30. Se aprecia perfectamente cómo los policías dejan pasar a toda aquella persona que porta una mochila vaticana y, en cuanto ve a una ciudadana sin ella y, sin mediar palabra, la emprende a palos. A palos.

Si se dan cuenta, después de la primera hostia, se ven flashes tras los que salen los animales disfrazados de policías. Es un fotógrafo que, en este post, cuenta cómo vivió la jugada. Se trata de agresiones. Vandalismo. ¿Qué puede hacer el ciudadano? La delegada del Gobierno no abre la boca, así que, de momento, puñetazos, patadas y porrazos gratis.

Share

Apología de la Ignorancia II (los medios)

Vaya por delante que los grupos Vocento (ABC, Punto Radio, Qué!, Net TV, Dalealplay, pisos.com. infoempleo.com, 11870, las productoras Bocaboca, Videomedia o Hillvalley, los de Muchachada Nui, sí), y PRISA (Cadena SER, 40 Principales, El País, Alfaguara, Santillana, Radiolé, Cadena Dial, M80, Caracol Radio, As, Cinco Días, Canal+, Digital+…) son patrocinadores oficiales del evento.

Vaya por delante que Santander, BBVA, Coca Cola, Mahou, El Corte Inglés, o Endesa, son también patrocinadores. Vaya por delante que, como explica este blog mucho mejor que yo, estas empresas (y otras muchas) se van a beneficiar de exenciones fiscales desproporcionadas del capital que inviertan en publicidad. Esto significa que la publicidad les va a salir inquietantemente barata.

Imagine que usted es de un medio de comunicación. Lleva un par de años pasándolas putas. Los ingresos en publicidad han caído más de un tercio desde el comienzo de la crisis, y, pese al pequeño repunte del último trimestre, el horizonte se ve jodido. De repente llega un evento por el que muchas marcas van a contratar su publicidad y… ¿Qué va a decir del festival?, ¿Va a criticar a quien le da de comer?

Cada vez que intenté hacer periodismo de calidad, comprometido, me encontré la misma pregunta en los despachos ¿Alberto, es que vas a morder la mano que te da de comer? Al principio solía contestar que depende de quién fuera la mano, y de qué fuera lo que me daba, ante lo que me invitaban a volver a mi sitio. Con el tiempo, y un alquiler, descubrí que tenía que contestar “no”, y marcharme tranquilo.  Creo que la misión del periodista no es comer de una mano. Su misión es saber de quién es la mano y por qué, cómo, cuándo, dónde, y a quién más da de comer. Y que por averiguarlo y contarlo bien, te paguen.

Las marcas comienzan a contratar publicidad, sabiendo que, gracias al logo de JMJ2011, al final del curso se deducirán el 90% de todo lo que paguen hoy. Por lo tanto, tenemos a los medios contentos porque recibirán un buen cheque, por su parte las marcas felices porque su publicidad les será reembolsada en deducciones, y nos quedamos con un estamento clerical rollizo y brillante porque se les pagan los fastos, pero ¿Quién los paga entonces?

Pues esas deducciones, al final, son dinero que deja de recibir el Estado, lo que significa: menos recursos para la Sanidad, Educación, fondo de garantías de pensiones, servicios públicos… de todos. Por tanto disfrute de los anuncios y del corte de mangas a la aconfesionalidad del Estado, porque lo está pagando usted.

Sin ese dinero, la educación pública será peor, y los colegios católicos (concertados con becas de comedor, y olé) crecerán en fama, gloria y negocio, mientras adoctrinan en su fe. Ese presupuesto que podría ir por ejemplo, para investigar con células madre, pasa a los bolsillos de quien reniega de los más elementales avances científicos. Esa pasta va desde la dignidad y la justicia social que representan los servicios sociales básicos, a la caridad y la compasión católica.

MANIFESTACIONES BUENAS Y MALAS

Mientras los peregrinos campan y acampan a sus anchas por la ciudad, sin ningún tipo de vigilancia, ni el más mínimo respeto por el personal autóctono (obviando el olor, me quedo con las que lían en los metros, el bloquear una calle para cantar, las toneladas de mierda, las ocupaciones de aceras…), los indignados van recibiendo en casa multitas de 90 euros, para que se piensen mejor volver por Sol. Ya han pagado el transporte peregrino, ahora toca otra cosa. Entre las multas y los miles de millones de superávit de la visita papal, no sé qué coño hará Gallardón.

Tras la somanta de palos de ayer en Sol, el gobierno de la Comunidad de Madrid señala que su policía es fenomenal, y el 15M un movimiento agresivo, antisistema, radical y, supongo, malo con “M” mayúscula aumentativa. Echad un vistazo al vídeo de los jóvenes católicos de Serrano, buscando gresca en Sol. Simpatiquísimos.

MASS MEDIA

No he visto medio generalista que haya planteado la inconstitucionalidad en la financiación del evento. Ninguno. No se puede hacer un análisis demasiado profundo de la cobertura de la prensa española, porque ésta no merece el más mínimo esfuerzo. Aún así, picoteando, podemos ver en el terreno del humor, el ético enfoque de La Gaceta: “La izquierda rabia por el poder de convocatoria del Papa“, o las otras cuatro primeras noticias, relacionadas con el evento, y cada cual más friki que la anterior.

El País, absolutamente limpio en sus crónicas, sin atisbo de la crítica de la que hace gala en otros temas, sólo destaca el frustrado ataque a la manifestación atea por parte de un tarado ultraconservador. Esta noticia también aparece en El Mundo, y en ABC, pero si se dan cuenta, sólo en el primer diario aparece firmada por un periodista, mientras que en los otros dos se publica una nota de agencia (Europa Press, o EFE). Lo publican porque no quedan huevos, y a regañadientes.

Imaginemos que el zumbado se hubiera identificado como activista del 15M dispuesto a lanzar gases tóxicos contra los peregrinos. Da risa pensar en los titulares, ¿Verdad?. Menudo escándalo, desprestigio al movimiento. Para los católicos, todos son terroristas excepto ellos y su eterno papel de mártires. De hecho el asesino de Utoya es un ultraconservador. Antes de saber nada, los medios hablaban de “terrorista islámico”. Cuestión de matices. El caso es que en lo que coinciden todos los rotativos es en no hablar de este apuñalamiento. Aquí os dejo el vídeo, y aquí su reflejo en “grandes” medios. Insisto: imaginemos qué pasaría si hubiera sido al revés.

Sólo encuentro algo de frescura desde la militancia en Público, con un par de cositas, como las peleas comerciales de las congrecaciones por captar para sus sectas, o la opinión de un gobierno socialista de un Estado laico y aconfesional, que es de coña marinera. También El periódico elude la confrontación editorial por la vía de la ignorancia entre sus titulares, y cogiendo pequeñas polémicas menores.

Por si algún peregrino lo lee, supongo que no os habrán hablado de la Inquisición, producto que tuvo su auge en estas tierras, typical spanish, con un genocidio que llegó a los 45.000 asesinatos. Tampoco os habrán hablado del nacionalcatolicismo patrio, ni del  internacional, que también tuvo su aquel. Vamos que el concepto de poner la otra mejilla no estaba del todo claro. O el papel en las colonizaciones. O el silencio en la disgregación racial yanki. Por eso os lo enlazo, para que le echéis un vistazo. Ahora seguid cantando.

Share