Un turista entre un millón

Ya está aquí. Casi todos los mundos casi siempre son peores de lo que parecen. El mundo del cine siempre es peor. El guionista sale del síndrome de la hoja en blanco para entrar de cabeza a partirse la cara con el director. Éste deja de lado la creatividad para convertirse en un gestor, fruto de la relación con los productores, que suelen hacer y deshacer a su antojo. Los rodajes son eternas jornadas de espera para los actores, y maratonianas para los técnicos. Y luego vienen los meses de montaje y postproducción, tiempos nada vistosos, en los que se localizan los diez millones de fallos de producción.

Ya está aquí. Llega el momento del estreno, donde el productor verá si la idea por la que apostó sigue viva, el guionista averiguará si el resultado final se parece en algo a lo que había imaginado, el director si valió la pena el esfuerzo, y los actores… bueno, los actores vamos a comer canapés gratis y ponernos ciegos a Möet&Chandon.

Ya está aquí. Mañana mismo se pre-estrena Un turista entre un millón, de Julián de la Fuente, en Lupiana (Guadalajara) escenario del cortometraje. El sábado se estrena en Guadalajara capital, en el marco de la Muestra Alcarreña de Cortometrajes. Aquí dejo un detalle:

 

Share

Leo vuelve a casa

Leo BassiLeo Bassi se hizo provocador en la plaza del Duomo, en Milán, a los seis años de edad. Lo cuenta en su espectáculo “Best of” que arrancó el viernes en el Teatro Alfil (calle Pez) el hogar que encuentra siempre que pasa por Madrid. En los últimos quince años sus espectáculos denunciaron la pasividad, la cultura del pelotazo, el crecimiento de las desigualdades, la dictadura del ladrillo, la influencia religiosa y el etnocentrismo.

Los bufones, los indignos, siempre han hecho chirriar la narración, manteniendo con ella esa relación mortal de dependencia. Ahora que planea la indignación, más de palabra que de acto, Leo tiene que reconsiderar su postura. Ha quedado al margen del discurso y se presenta desnudo ante su público de toda la vida. Sólo le queda descubrir sus trucos y reivindicar que sí, que él nos lo dijo. Con la semblanza de quien toca retirada, hace sonar las últimas notas de su carrera ahorrando arte y centrando el espectáculo en el discurso.

La imagen pertenece al número final de la noche, recopilatoria de sus espectáculos. Ya lo vi en un festival de teatro, en mi época de periodista en Guadalajara. Leo derrama un litro de miel sobre sí mismo, y se cubre de plumas, abandonando el teatro para, en la calle, comulgar con el público en un grito primitivo. La primera vez que presencié ese número, desayuné al día siguiente con una nota de prensa del Partido Popular (entonces en la oposición en el Ayuntamiento), titulada “Leo Bassi llena de porquería el Teatro Buero Vallejo”. El personal de limpieza había tardado cinco minutos en fregar aquel reguero de miel.

Llamé al firmante de la nota, Jaime Carnicero. Le pregunté quién había estado en el teatro. Titubeó, se hizo caca, y me puso con Jesús Orea, político experimentado y relaciones públicas para asuntos complicados. No me pudo decir un nombre que hubiera presenciado el acto. Regateó las preguntas directas y yo no hice de otro tipo. Colgué. Habían mentido solo porque eran incapaces de asumir la crítica. Habían mentido porque la mierda queda, y varios diarios titularon con aquella patraña. Leo era un rojo, un provocador, para eso no está el dinero público. El dinero público está para Lina Morgan y para Raphael. El dinero público está para entretener y adormecer, está para el caviar del Carrefour.

Un par de años después, la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, en manos del Partido Socialista, vetaba su actuación tras la queja del arzobispo de Toledo. El presidente Barreda, hijo de la heredera del Marquesado de Treviño y Gotor y nieto del Conde de la Cañada, cedía a la tradición izquierdo-derechosa de su predecesor Bono. Una obra con trasfondo laicista tampoco. También en Valladolid. Tuvo problemas en todas partes. Unos años después, las cosas han cambiado.

Leo vuelve al Alfil, Jesús Orea dejó la política y el Partido Popular, Jaime Carnicero sigue sin saber hacer la o con un canuto, y como esa habilidad siempre tuvo premio, es concejal en el Ayuntamiento de Guadalajara, viviendo del dinero público, y yo he cambiado. Más que cambiar, es que no tengo nada que ver con lo quien entonces pensaba que sería.

La noche del viernes me trajo chispazos, enganches, grietas, vida. Igual todavía no es tarde. Leo vuelve a casa, no se lo pierdan.

Share

La misma gran manzana

Empieza una temporada más de la mejor liga de baloncesto del mundo. Qué gran comienzo de post, abróchense los cinturones. Después de un año de mierda como el pasado, en el que el lockout redujo la temporada al mínimo comercialmente aceptable, nos dimos cuenta de dos cosas: que la emoción es la misma con cuatro meses menos de campeonato, y que la última gran demostración de fuerza por parte de un sindicato viene de EEUU. Échenle.

-Si es usted fan de los Knicks, como el abajo firmante, sepa que este año vuelve a oler regular. Seguimos dando nuevas oportunidades a exjugadores recién salidos del geriátrico Los Álamos, como Rasheed Wallace, o Jason Kidd; Carmelo se las va a seguir fumando todas, y las lesiones seguirán siendo el segundo nombre de Stoudemire (no ha debutado y ya está cinco semanas de baja). Supongo que todo dependerá del trabajo de Chandler, de algún efecto extraño como el Jeremías Lin del año pasado, y del clásico puto milagro que se espera en el Madison desde que Ewing se marchó.

-Si es usted fan de los Knicks, como el abajo firmante, tendrá un segundo equipo, de rango teóricamente inferior, al que se ancla para vivir la temporada con la emoción que hace años huyó de los focos newyorkinos. Mi segundo equipo en los últimos tiempos fueron los Suns. Por motivos evidentes este año me han dejado huérfano de Nash, y el fichaje de James Harden por Houston me convierte en indiscutible fan de uno de los equipos más aburridos del planeta. El año promete. Viva Jiuston.

-Si es usted seguidor de Lakers, que usted sabrá, estará tan contento como el fan del típico equipo forjado a base de talonario y construido para hacerse un estupendo book. El equipo-negocio, el equipo que piensa que por fichar al base y el pívot con más talento de la liga, será capaz de resolver sus problemas de dirección e intimidación. Tienen garantizada su poquito de frustración. Llamen a la otra costa y pidan cita al psicólogo de los fans de NY.

-Si es usted seguidor de Chicago, o tiene por casa calcetines, gorras, un plumier, etc de la época de Jordan, quíteles el polvo. Si los recuerdos le hacen sentir una cierta simpatía por los de la ciudad del viento, sepa que la mitad de los componentes de aquel equipo histórico están ya en la ruina económica, que Charles Barkley ya no es la pesadilla de Phoenix, sino una mezcla entre comentarista y mascota, y que ahora los Bulls serían fenomenales de no ser porque su principal estrella, Derrick Rose, se pasará lesionado casi toda la primera parte de la temporada, como la pasada.

-Si es usted seguidor de Boston, siga a @jose13bis en Twitter. Es una biblia. Hace un trabajo impagable. Los Celtics darán guerra en el noveno año de Doc Rivers en el banquillo. Como siempre.

-Si es usted seguidor de Oklahoma, es usted un mentiroso. No hay seguidores de Oklahoma porque no tiene tradición alguna, así que no vengan jodiendo con que apoyan a Kevin Durant desde que era alevín, porque nadie les va a creer. Favoritos aún sin Harden.

-Si es usted un chauvinista del deporte, sepa que este año ha de ir con Minessota. No solo se han deshecho del pufo Milicic, sino que mantienen a Ricki, Lee y Love, y han traído de vuelta a Kirilenko y Brandon Roy, ojito.

-Si es usted seguidor de los Spurs, supongo que se preguntará lo mismo que yo: ¿Cuándo empezará el declive de los Parker-Ginobili-Duncan? Llevamos cuatro temporadas esperando que pare la máquina de Popovic en San Antonio. Y no para.

-Si usted no es seguidor de ningún equipo, busque por Youtube un par de vídeos de David West y Roy Hibbert y se hará de Indiana inmediatamente, apostará su dinero en bwin, y lo ganará, además de quedar fenomenal con sus amigos.

-Si es usted médico está de enhorabuena. Comienza la temporada sin Ginobili, Rose, Ricki Rubio, Kevin Love, Chaunce Billups, Danilo Gallinari, John Wall, o Dirk Nowizki, que están en el dique seco por lesión, y podrían componer un allstar perfectamente.

La última pregunta es: ¿Por qué estaré posteando tan poco?

a) Mucho trabajo.

b) Estoy escribiendo la próxima nueva gran novela americana.

Share