in mis cosas

En blanco

Quique Flores

Debería hacer un post, ya que ayer que no hubo competición futbolera, analizando a los narradores de Cuatro, la tele que retransmite los encuentros de esta Euro, que se ha convertido en histórica. Debería decir que Manu Carreño es tan bueno dando las noticias -por su verborrea incontenible, por su absoluto control de las cosas sobre las que habla, por su naturalidad y capacidad de comunicar- como regulero  resulta narrando partidos. Muchas equivocacones en los jugadores, pocas figuras retóricas y un feeling con sus comentaristas un poco forzado. El caso de Carlos Martínez es más sangrante. Lleva dando el fútbol en el Plus unos quince años, y todavía no tiene ni puta idea de narrar un partido. Comparado con Luque (de Antena 3) o con el calvoB de Telecinco, es un fiera, pero en realidad, es lamentable. Cuando un jugador pisa el área, chilla como una vieja. Lamentable.

En este post también debería analizar la labor de los comentaristas, habitualmente exjugadores agradecidos, que han olvidado lo que era fajarse con la metira que rodea a todo esto, para arreglar partidos desde una butaca. Para que se hagan una idea, Vicente del Bosque se embolsó en media temporada 300.000 euros, por dos colaboraciones de mierda. No lo veré yo en 20 años. En este caso andan por ahí José Antonio Camacho -“Quien suene el himno de España y no sienta nada… es que no siente nada”-, que se une a lo de chillar como una vieja, y da un matiz esperpéntico a cada gol de España. Sus comentarios rozan el nacionalismo cutrón. Su problema no es que aporte poco en cuanto a la visión del juego, sino que este tipo estaba en el banquillo hace bien poco, con el mismo cerebro. También tienen a Alfredo Relaño, el director del As y colaborador, en general del grupo PRISA que, sin hacer aspavientos se ha colocado muy bien -su madre estará orgullosa- y comenta el partido, mientras todos tenemos en mente su bochornosa figura enfundado en la roja para las promos de Cuatro.

Debería hablar de Julio Maldonado, Maldini. El mejor de largo, el que más conoce el fútbol mundial de este país, un tipo que domina sus defectos, y los maquilla, y sus virtudes, y las luce, un tipo que no se deja llevar por la emoción, que tiene la retransmisión en la cabeza todo el rato, y que nunca habla de más. Tampoco lo hace nada mal Quique Flores, que guarda el libro del entrenador, y comparece como un aficionado fino, con mucho criterio y selectivo en su vocabulario.

Debría hablar de todo esto. Pero es que hoy mi amigo Sampe me ha mandado un mail. Se casa en Septiembre. Me hago viejo. Joder.

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=v1BFeUVfh_8]

¿Cuánto te pagaron, Relaño? (es el orondo que se levanta y dice “¡La final!”)

Share

Write a Comment

Comment