in mis cosas

Anticonsejos para montar una startup

Me dice un amigo que se acabó lo que se daba. Que un notario ha certificado la defunción de la empresa en la que más he aprendido, una empresa que nunca pasó de proyecto eternamente arrancando. Miramapa era una idea audiovisual basada en la geolocalización, que arrasó con amistades, patrimonios, autoestimas… pusimos toda la carne en el asador y fracasamos. Igual hubiéramos aprendido lo mismo con algo menos de dolor y alguna hora más de sueño, pero no hubiera tenido los tintes de heroicidad que finalmente tuvo. Por si están pensando en liarse la manta a la cabeza, les dejo una serie de humildes consejos:

-Cuando piensen en montar una startup, tengan en cuenta que sin la pata de la financiación no deben mover un dedo. Primero la pasta, y luego el trabajo. Como ese mito de los siete folios con los que Jesús Encinar puso en marcha idealista. Tal cual. Vayan con la idea, encuentren un socio que invierta dinero, y a funcionar. Si no es así, no lo hagan.

-Es posible que entre los socios haya desarrolladores informáticos. Les dirán que no quieren financiación porque no quieren perder cuota de poder de decisión, porque luego todo se trastoca, pierde autenticidad. Les hablarán de Google, de garajes, de sueños, de pensar muy fuerte en una cosa y pasará, de cosas que llegan… Ni caso. Primero financiación, luego respiren.

-Intenten no asociarse con amigos. Es posible que los pierdan en el camino. Intenten que los socios no capitalistas tengan el mismo objetivo y las mismas necesidades profesionales y económicas. De lo contrario se producirán fisuras y aumentarán los recelos. Sacar una empresa significa una implicación del 110%, y al 110% las pequeñas fisuras se abren hasta los huesos. Todo bien soldadito. Y financiación.

-Olviden el concepto subvenciones, ayudas, etc. Montar una empresa es un coñazo, cuesta dinero, te cobran dinero si sacas beneficios, y no te ayudan si lo pasas mal. Las ayudas de cámaras de comercio, institutos de empresa, etc… son una puta mierda pinchada en un palo. Una mierda. Gigante. Les darán una plantilla que llaman “plan de empresa” en el que tienen que calcular cómo será su empresa a tres años vista. En tres años todos ha cambiado. Menos las cámaras de comercio, institutos de empresa, etc.

-Trabajen. Trabajen un huevo. Descubran lo que es vivir con miedo, con inseguridad, con la responsabilidad que quien hace crecer las cosas. Vivan apurados, sin una mano que les dé palmaditas en la espalda, sin alguien a quien quejarse. Aprendan a ponerse en la cabeza del resto y a tener perspectiva. Comiencen a tomar decisiones, a cuestionarse a ustedes mismos. Intenten prever las posibilidades que se abren tras las decisiones que toman.

-No escuchen a sus amigos, porque no les serán de mucha ayuda. Sobretodo frases como “yo siempre he querido ser mi propio jefe”, “admiro lo que haces”, “qué huevos tienes”… todo el mundo está harto de sus jefes, y opinan que es magnífico ser” tu propio jefe”. No piensan en la posibilidad de que sean pésimos jefes de sí mismos. De hecho cualquier trabajador es, en cierto modo, jefe de sí mismo. Y la gestión de sí mismo que hacen muchos que conozco, es bastante pésima.

-Con suerte, su familia no va a entender nada. Con menos suerte lo entenderán, y por tanto les dirán que si están locos, que de qué van, que qué necesidad tienen de complicarse la vida. Hacen bien, pero no les hagan demasiado caso. Es preferible eso, a que les apoyen sin condiciones. Las familias, y en general, la gente que apoya sin condiciones, me parecen inquietantes, sospechosos, y jipis. Y si quieren montar una empresa en España, y les apoyan sin condiciones, es que son muy muy jipis.

-Se van a volver locos y paranoicos. Al principio muy locos y muy paranoicos, y luego madurarán, es decir, aprenderán a disimular su locura y paranoia. Que si en Georgia están haciendo lo mismo, que si hay una aplicación que se le parece, que si ese hombre preguntaba mucho… Canas. Salen canas.

-Aún así les animo a que prueben. Pasarán los peores y mejores momentos profesionales hasta el momento, y aprenderán. Aprenderán mucho. Ni de la empresa, ni del sector, ni de la industria, que también. Aprenderán de ustedes mismos, que es algo que todo el mundo vende y nadie consigue, y que no tiene precio. Bueno, y lo de la financiación ¿Lo he comentado?

Share

Leave a Reply

  1. Lo que no entiendo es lo de “anticonsejos”, y luego dices “humildes consejos”. ¿Hay que hacer caso a esos consejos o lo contrario? :-P Por ejemplo, lo de no asociarse con amigos es algo que siempre he tenido en cuenta, muchas amistades se rompen.