DSC_0604

in mis cosas

Canciones para él: “Sunny”

El día antes de cumplir 45 años, Marvin Gaye recibió como regalo por parte de su padre un par de balas del calibre 38, que entraron por el lado derecho del pecho y le perforaron el albornoz, pero también el pulmón derecho, el corazón, el diafragma, el hígado y parte del intestino. Felicidades. El regalo fue argumento suficiente para apagar una de las mejores voces que ha dado jamás el soul. Tres días mas tarde 10.000 personas abarrotaban el cementerio donde no quiso faltar nadie. Como telón de fondo la ruina económica y el vacío personal. Esas dos balas han matado a Marvin Gaye en cada referencia desde entonces.

Tras contratar a Gaye para tocar la batería en canciones de Martha & The Vandellas o The Miracles, Marvin se había convertido en el embajador Motown por excelencia, pero había reunido todos los ingredientes para un final infeliz, y los había dispuesto cuidadosamente, a la espera de que cualquier casualidad activara el mecanismo. Segundo matrimonio fracasado, exilio en Europa, huyendo de sí mismo, manía persecutoria, paranoia y condena a la soledad, todo patrocinado por cocaína y heroína. Su trágico final, varios intentos de suicidio después, llegó en una época musical muy confusa que acabó con una cierta obsesión por la electrónica y la composición sobre una caja de ritmos Roland de su último disco -el único no Motown-  Midnight love, que es uno de esos discos que suena como dios, pero que transmite regular. Una de sus últimas actuaciones fue cantar el himno nacional en la final de la NBA de 1983.

Marvin Gaye ya había tenido sus más y sus menos con los productores de la Motown con la salida de What´s going on, probablemente el mejor disco de soul que se hará jamás. El disco era tan bueno que no quisieron sacarlo, cosa que sin duda es una vitola, una garantía de calidad. Tras aparecer el What´s going on, los discos deberían haberse empezado a fabricar cuadrados. Pero a los directivos de la Motown, que tanto dinero habían hecho con su sonido cálido, no les hacía gracia hablar de temas políticos en las canciones que producían. Ni del lado complicado de las drogas, ni de la pobreza, ni por supuesto de Vietnam. Los negros divierten, los problemas se quedan en casa.

What´s going on salió en 1971, poco después de que el propio Marvin Gaye hubiera probado suerte en el fútbol americano, con los Detroit Lions, absolutamente desnortado tras la temprana muerte de su compañera Tammi Terrel, con 25 años víctima de un cáncer cerebral. Tammi le había aupado a lo más alto, desde donde se manejaba con soltura. Hay cosas que no se superan. Y es así.

El 22 de noviembre de 1963 un señor acabó con John Fitgerald Kennedy, que por aquel entonces se dedicaba a presidir los Estados Unidos. Ese mismo día, a la salida de un club nocturno en Nashville, moría apuñalado Harold Hebb. Su hermano Bobby, apesadumbrado, imaginó un día mejor mezclando pop con r&b y le salió una de las canciones más versionadas de todos los tiempos: Sunny.  Hubo un día en el que la positividad ante lo adverso y la incapacidad para asumirlo se juntaron y Marvin Gaye versionó Sunny de Bobby Hebb. Esa es la canción que hemos escogido hoy para ti, hijo.

Share

Leave a Reply