He estado a punto de pasarme por lo del PSOE

He estado a punto de pasarme por lo del PSOE, porque van a debatir nuevas ideas para abrirse a un mundo que está cambiando. No tiene nada que ver con las encuestas de intención de voto, es pura filantropía. Seguro que los primeros días han debatido sobre tecnología, los SMS, lo avanzado que está todo, los correos electrónicos, los contestadores automáticos… ¡Qué vértigo! Igual hasta se han recreado en aquella revolucionaria medida para consumir menos combustible: bajar la velocidad en autopistas y autovías a 110. Revolución a nivel ¿Te gusta conducir?

Por ahí anda la gran esperanza blanca, que es la presidenta andaluza. A la presidenta andaluza nadie la ha votado, amaneció ocupando el puesto que ganó en las elecciones Manuel María Chaves José Griñán*. Como éste tuvo que dimitir porque ha tenido algún problemilla de management en su gobierno regional, ha puesto a quien ha querido, y esa señora es ahora la gran esperanza del pesoe. También anda Rubalcaba, diciendo que la gente está harta de la casta política. Rubalcaba lidera ya una casta política que vive de decir que la gente está harta de la casta política. Y que algo hay que hacer, faltaría más. Y que si lo hacen ellos y nadie más que ellos, pues mejor aún.

Y Felipe. Mientras unos presentan memorias, otros ya lo hicieron y están intentando ocultarlas para volver otra vez. Felipe siempre podrá volver. Mejor con un lifting del rey, y mejor aún con una resurrección de Franco. Aprovechando que lo quieren mover del nicho, que le devuelvan a la vida. Se podría metamorfosear con José María Aznar, y volver a una batalla final, de las que durarían cien capítulos en Bola de Dragón Z. Y Zapatero que sigue de promo de otro libro, o un concierto, o una línea de medias de ejecutivo. He estado a punto de pasarme por lo del PSOE.

 

*Gracias, Cuevas.

Share

Dinero Cash

El proceso Dinero Cash es:

-Tu partido sale elegido y te nombran ministro como reconocimiento por los servicios prestados. Empiezas a cobrar del dinero público, de todos los ciudadanos. Rato cobró unos 69.000 euros al año como ministro, más el sueldo del partido en “A”, unos 150.000 euros, que es un dinero que el Estado da a los partidos en función de su representatividad en las últimas elecciones. Obviamos lo que le entregara en mano Bárcenas. Todo dinero público, ocho años, hacen un total de 1.752.000 euros. Más casi 300.000 euros en dietas variadas.

-Desde el Ministerio engordas una colosal agenda de contactos, y juegas con tu preponderancia legislativa para ganarte alguna que otra simpatía, que luego te cobrarás de manera individual.

-Cuando el Presidente considera que lo haces mal, o los ciudadanos consideran que todo el gobierno lo hace mal, te echan. No te preocupes, Rodrigo, puedes seguir cobrando los 150.000 del partido que, insisto, pagamos entre todos, más unos 60.000 euros durante 2 años más, como indemnización por exministro.

-Es el momento de tirar de agenda. ¿Recuerdas cómo cuidabas a la gente del FMI cada vez que trataban con España? Optas por la parte internacional y te nombran presidente del FMI. Allí ganarás 391.440 dólares al año. Ese dinero sale de los estados, es decir, de todos.

-En el Fondo Monetario Internacional sigues engordando tu colosal agenda de contactos, y continúas jugando con tu preponderancia no legislativa, pero sí en cuanto a recomendación y lobby, para seguir ganándote alguna que otra simpatía, que luego te cobrarás de manera individual.

-Puede pasar que seas un zote, que que te obliguen a abandonar el FMI por la puerta de atrás, dejando al organismo en quiebra, y habiéndola deslegitimado por “análisis insuficiente y falta de métodos de supervisión”. No te preocupes, para entonces habrás tendido un puente hacia fuera, y te habrás garantizado una pensión vitalicia de casi 60.000 euros al año. Insisto, de dinero público.

-Tiras de contactos. Fichas por el Banco Lazard donde consideran que tus contactos internacionales pueden ser útiles, y te embolsas entre 2,5 y 3 millones de euros al año. También el Santander ve utilidad en tus contactos, y te nombra Consejero Asesor Internacional.

-¿Quieres estar más cerca del los tuyos? No te preocupes, Rodrigo, ahí están Bankia y su sueldo de 2,5 millones de euros al año. Además Iberia se presta a pagarte 120.000 como Consejero no ejecutivo. No es mala caída.

-La cosa se puede dar mal. Es posible que hundas Bankia, que te imputen por la pésima gestión, y que la entidad necesite 22.424 millones de euros que, con sus respectivos intereses, pagaremos todos los españoles. Pero siempre caes de pie, Rodrigo. Hacer bien las cosas cuando gestionas el dinero de todos, ayuda mucho a que Telefónica hoy te pague 100.000 euros por asistir a dos consejos, y el Santander 200.000 por otros dos.

Elegimos personas que se enriquecen a manos llenas cuando abandonan la política, porque la han empleado para beneficio propio, en contra del interés público. De hecho hay perfiles que, directamente saquean las arcas públicas para poner información y recursos en manos de empresas. Sin ningún reparo, 20 exministros y 2 expresidentes están a sueldo de grandes empresas españolas. Luego suprimimos médicos y profesores por la incontestable razón de que “no hay dinero”. ¿Tan difícil es aguantar la conversación y preguntar el por qué?, ¿En serio creen que la falta de recursos se produce porque las clases bajas veranearon o se compraron un Megane? De todo esto, sólo espero que se funde de una vez el Partido del Dinero Cash, y que nos dejemos de mandangas.

Share

Brotes negros, hilillos verdes

6a00d8341c760153ef019aff2133ac970d-800wi

Hoy en día el crecimiento económico se caracteriza como un indicador que está perdiendo en pertinencia, sobre todo para medir el bienestar de un país ya sea a nivel de su bienestar económico o a nivel de su bienestar social.

Clement Joel Morisot, economista.

No deja de tener su gracia ver cómo los políticos se suman a la fiesta de la moda. Hoy la moda no es la Fashion Week, es hablar de recuperación económica, o de una economía que, nos dicen con orgullo, ha tocado fondo. Dicen que no es cosa suya, que no son percepciones, que son los datos. El dato estrella es la mejora de la balanza de pagos, ese número en el que pesan importaciones y exportaciones, y que hoy nos dice que exportamos más de lo que importamos.

Se supone que una victoria de las exportaciones significa que producimos barato, y esto es una ventaja a la hora generar empleo. En una economía como la española, sin capacidad para devaluar su moneda, una mejora en la balanza de pagos en un corto espacio de tiempo es una cuestión de fuerza muscular contra los derechos laborales y el poder adquisitivo de la clase trabajadora. Es decir, es rentable producir en España. Con ese dato macro, resulta complicado saber si resulta más barato coser balones, o investigar contra el cáncer, pero la sensibilidad social huele a lo primero.

Puestos a coser balones, la balanza comercial con Vietnam, por ejemplo, uno de nuestros países favoritos en las etiquetas de nuestras prendas más amadas, resulta negativa. En el último semestre les hemos vendido 21 millones de euros, y ellos nos han colado casi 180 millones. Aún nos queda camino. En nuestro país los niños todavía no trabajan, igual hay que pulir el dato de la balanza por ahí. Soy irónico para mostrar las gigantescas vetas que le quedan a la política en el medio de las decisiones económicas.

Luego, pensando en la balanza, está la fuga de capitales, esa desbandada del dinero de los patriotas que se dan golpes en el pecho de tal o cual bandera, mientras ponen a resguardo su dinero. El pasado años, las zonas de Banca Privada de nuestras grandes entidades parecían una central de emergencias en una emergencia. Uno de los servicios que suelen ofrecer los bancos a sus clientes premium, es sacar grandes cantidades de dinero gratis. El destino preferido era Alemania. En esas operaciones no hay comisiones de servicio. Para una empresa, o para un estado, siempre hay una clase de pagadores y otra de no pagadores: clientes potenciales a los que seducir, y grandes clientes a los que no compensa perder. La sangría de dinero se ha detenido. El resto de la zona Euro parece tan endeble como España y el pánico farlopero, ese miedo por contagio en el que vive la especulación, se ha reducido.  En el primer semestre de 2012 se marcharon 225.123 millones de euros. En junio de este año habían vuelto 39.803 millones.

Es curioso observar cómo se pueden defender en paralelo dos tesis cuanto menos contradictorias: que nos empezamos a recuperar porque la economía va sola, porque esto es cuestión de ciclos y, después de ir mal, a hora irá bien, y que en política sobran políticos y faltan gestores, especialistas en economía. Una misma persona suele decir que es importante poner a un experto en sentarse a ver cómo la economía sube y baja sola.

Lo que resulta evidente, es que en los últimos tiempos se han tomado medidas económicas destinadas a atacar las variables que determinan los grandes números económicos, creyendo algo que es falso: que si la economía va bien, todo irá bien. El presidente Rajoy pivotó sobre esa idea durante todas su campaña y hoy, en cualquier bar español se puede compartir la crítica al presidente de plasma, con la repetición de esa peregrina teoría cual mantra nacional. Hace tiempo que los negocios disociaron su interés del interés general, y ahí deviene la crisis institucional y democrática. La democracia liberal es un concepto cada vez es más insostenible desde la teoría.

En el siguiente gráfico se muestra que los “años buenos” estuvieron caracterizados por un aumento del empleo en paralelo al déficit exterior:

6a00d8341c760153ef019aff2133ac970d-800wiEs una manera de contradecir todo lo anterior. ¿Qué datos emplea la prensa para calibrar el estado de la economía? Los datos que hace públicos el Estado, los que el Gobierno trata y cocina. Hace tiempo, el que fuera cargo de un ministerio, me contaba cómo medían el estado de la economía española, y no era con estos datos macro, era con los kilogramos de basura por habitante, y con los litros de Coca-Cola consumida por habitante, los auténticos brotes negros.

 

Share

Voy al hacheyeme

El Fondo Monetario Internacional y las previsiones son como ese niño que persigue la pelota y que, cuando está a punto de cogerla con las manos, le pega un puntapié. Y así le van pasando al niño los metros y los años al FMI. Ahora es 2016 el año del milagro. Espero que a Mariano no le pille el milagro hablando con Renfe por el móvil, porque deberá estar muy atento a las recomendaciones de los organismos internacionales, en este caso bajar un 10% los sueldos. Es una gran medida para generar empleo. Auguro un 10% de aumento en el empleo, así, a ojo. O un 10% de aumento de ayudas a los bancos.

Otra opción sería eliminar los sueldos, de tal modo que la gente acudiera a sus trabajos sin la motivación de vil metal. Que el personal asalariado trabajara por lo que trabajamos todos: por el sentimiento de pertenencia a un proyecto común. Sería un momento fantástico para comprobar la adicción a este, nuestro sistema.

Esta semana, contra todo pronóstico, los grandes dinosaurios empresariales españoles se han sacado la polla ante medios y accionistas, y resulta que a todos les ha crecido. Es que hasta al H&M en España se le multiplica el beneficio por tres. A ver si al final el que tiene la culpa de la crisis es el H&M y todo esto de empobrecernos lo han montado para que llevemos todos camisetas de algodón y poliester cosidas por un preadolescente chino.

Imagino a los grandes poderes fácticos de este país con sus camisetas con motivos ochenteros, sus cinturones flúor y sus mocasines de colores poniendo broche a unos jeans pitillo. Y el pelo de pasta. Esas melenas engominadas que se juntan con las gafas de pasta en las cabezas de gente con pasta, y que al final no sabes dónde acaba la gafa y empieza el pelo. El rollo ese que tenemos hablado Juan Andrés y yo.

Share

La banca gana

Without money

Entiéndanme: la banca no va a devolver la pasta. Su pasta. La banca siempre gana. Digamos, para enfocar un poco, que el negocio de la banca siempre ha sido no devolver la pasta. O devolver menos de lo que recibió. O recibir más de lo que dio. El negocio financiero es el negocio de la posición preponderante de unos señores con dinero sobre otros que necesitan acceder al dinero, o creen que lo necesitan.

Añadimos dos ingredientes: el individualismo y la mercantilización. El individualismo es el discurso impuesto, que tiene raíz en la reivindicación de la libertad individual del ser humano que, a fuerza de reducir la filosofía a claims para galletas, se acaba contraponiendo a la libertad de los colectivos, multiplicado por Hobbes. La mercantilización significa que todo tiene un valor económico. Una carrera, un contacto, una sonrisa, todo. En ese contexto de mercantilización valen más los que más tienen, y los bancos son los que más tienen. En este contexto de individualismo ganan los más fuertes, y los bancos son los más fuertes. El resultado es el fruto del final de la Guerra Fría.

 Bankia, Novagalicia (NCG), Catalunya Banc, Banco de Valencia, Caja España Ceiss y BMN, gracias. Espero que los 52.000 millones de euros os hayan sentado bien, fundamentalmente a vuestras cúpulas directivas. Y al gobierno gracias también, porque el guante blanco siempre se agradece ante la chapuza de los sobres. Es una demostración de que se pueden hacer las cosas bien. Pero supongo que tendrán miedo, yo lo tendría. Se ha parado el carrusel. Se acabó la fiesta. Cerró el centro comercial. La gente ya no tiene dinero para distracciones. El colapso nos va a dar tiempo, nos va a proporcionar una vida con menos cosas a las que aferrarnos. Una gran mayoría de la sociedad está ante la realidad a cara de perro. Y es su momento.

Share

Fin de la segunda parte

Es el fin de la segunda parte. Mariano ha decidido que la recta final de su mandato sea un lodazal. Cubierto de mierda hasta las orejas, con un sobre marrón con 25.000 euros en su interior, Rajoy se hizo carne ayer ante una prensa zalamera y estéril, y resultó tan efectivo como en su versión de plasma. Podría haber contestado con una alineación del Pontevedra, la suerte está echada. Mariano Rajoy no acabará la legislatura, pero ha elegido que su final sea por la vía más chapucera posible, teniendo en cuenta todo lo que se va a llevar por delante, como si fuera un argumentario del 15M con patas.

La declaración de Bárcenas ayer deja varios jugosos cadáveres, empezando por el del presidente, siguiendo por la heredera Cospedal, y acabando por clásicos como Paco Cascos, Javier Arenas, un tal JM, o Federico Trillo, actual embajador en Londres. Pero lo más curioso del caso es la identificación de la Casta, que quedara en el subconsciente colectivo durante mucho tiempo. La alineación de corruptos ocupando los puestos de mayor responsabilidad nacional, heredando cargos por decreto ley. Vamos con los principales hits de la deconstrucción institucional que vivimos cada día:

-Jaime Ignacio del Burgo: metido hasta la coronilla, este político navarro, hijo de historiador carlista, ha sido ponente en el Congreso de diversas normas sobre incompatibilidades de Diputados, Senadores y Altos cargos de la Administración, échenle huevos. Es un corrupto de postín. En 1979, cuando presidía la Diputación de Navarra, concedió un anticipo de 81 millones de pesetas (499.000 €) a la empresa FASA (Fundiciones Alsasua, S.A.), de la que era accionista. Se autoconcedió un adelanto de dinero público que nunca devolvería. La gente de bien sale milagrosamente ilesa de ese tipo de cosas, y años después puede seguir metiendo la mano en la caja.

-Sacyr: el sector privado es el que hace llegar todo este dinero a cambio de contratas de obra pública. En este caso 200.000 euros al Partido Popular de Castilla la Mancha, el mismo partido que pidió que los diputados no cobraran sueldo. Sueldo oficial, se entiende.

-Ubaldo Nieto: el presidente del Tribunal de Cuentas, es decir, del órgano que debe velar por la salud y verosimilitud de las cuentas de los partidos políticos, pagó 3.000 euros. Ya en 2006, una fundación de la que era vocal, que se dedicaba a promocionar a cultura en Torrelodones, se negó a presentar las cuentas. Fantástico.

-Elvira Rodríguez: ella también cobró. Y Elvira Rodríguez no sólo fue ministra, es que ahora es la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, un organismo cuyo objetivo es velar por la transparencia de los mercados y por la correcta formación de precios en los mismos. Son los que deciden si se suspende de cotización un valor, o si se ponen sanciones a oligopolios que pactan precios, o si se sanciona a bancos que estafan con preferentes.

Supongo que lo que nos queda es sentarnos a disfrutar del final como Sofía Loren disfruta ante el espejo, sólo que nunca fuimos Sofía Loren. Nos queda observar cómo crece el desencanto, cómo lo postmoderno se adueña de la política y, cómo la hiedra, se pega a nuestras estructuras mentales en silencio, como esperando que pase algo.

Share

“Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo”

c

Les confieso que vivo más tranquilo desde que mi Ministro de Economía asegura que lo de la crisis es agua pasada, que fue un mal sueño, un pequeño bache en la triunfal historia de nuestra nación. Me lo dice como saliendo de un bosque, como si le hubiéramos interrumpido un picnic con Díaz Ferrán, Bárcenas, y Miguel Blesa, que se agazapan todavía tras el arbusto, devorando cupcakes de alegres colores y tomando té de mandarinas y ajónjoli. 

Lo dice además con una sonrisa contenida, como si tuviera la carcajada a buen recaudo en una cuenta suiza, mirándonos pícaro, burlón, sabedor de que el encendido asalariado tertuliano de barra de bar anda por Torrevieja, o por Salou, con otras preocupaciones. Porque ahora mismo el encendido asalariado tertuliano de barra de bar, tiene alerta naranja ante su principal problema estival: la familia, ese rompecabezas del ministerio del interior de cada cual, que aflora siempre en verano, y que rebaja el voltaje del cabreo para con el exterior.

Ayer, dentro de la espiral de sinsentido en el que se ha convertido la política nacional, saltaban a la palestra los sms que se cruzaron Mariano Rajoy Brey y Luis Bárcenas, algunos tan fríos como:  “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo“.  Anteayer González Pons reivindicaba a su partido, diciendo que el PP no era Bárcenas, era Miguel Ángel Blanco, ante lo cual tengo la duda de si se trata de una de las utilizaciones de las víctimas más chapuceras de todos los tiempos, o si Miguel Ángel Blanco era el tesorero nacional del Partido Popular. El siguiente paso podría ser una línea de merchandising protagonizada por Miguel Ángel Blanco. Aunque tal vez, lo que en realidad pretende decir Esteban González Pons, es que Miguel Ángel Blanco estaba detrás de toda la trama de financiación ilegal del partido, en cuyo caso me parecería una jugada maestra, porque ya se habría solucionado el problema. Muchas veces González Pons es confuso y se presta a las interpretaciones. Los valencianos, en general, son confusos.

Sólo espero que mañana, cuando salgan los DM´s de twitter, los privados de facebook, y los chateos en badoo entre Bárcenas y Rajoy, los guionistas del Partido Popular sigan tan inspirados como hasta el momento, porque lo más complicado en comedia es mantener el tono durante tanto tiempo. Ni los Monty Python pudieron. Mientras nosotros a lo nuestro: sangría, siesta, y playa, que la vida son dos días. Reenvío el sms del presidente al triunfal De Guindos de la fotografía de arriba que seguro romperá ese rictus bucólico para ver en su Blackberry el mensaje que le acaba de llegar:  “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo”.

Share

¿Por qué no sale la gente a la calle con este nido de corruptos en el poder?

No es porque sí.

Han sido muchos años sembrando desafección política. Décadas recluyéndonos en torno a nosotros mismos. Eliminando la sensación de pertenencia al grupo, asegurando una felicidad individual, personalizada. Han sido años de duro trabajo de sustitución de los espacios públicos por los privados, de generación de ciudades falsas llamadas centros comerciales, y ciudades verdaderas llevadas al concepto “centro comercial abierto”. Se llevaron la calle. Le pusieron precinto y precio. Para el poder, el poder siempre está equilibrado. Haya dos partidos, o uno. El poder siempre se ve flaco y joven. El poder son señores que fuerzan actuaciones tan bien planteadas que parecen naturales. Pero son señores con nombre y apellidos habitualmente compuestos, como si fueran los créditos de una película llamada Casta.

Edward Bernays supo. Y como supo, protagonizó más de 150 noticias en el New York Times, inventó las relaciones públicas y aplicó los conocimientos de su tío Sigmund Freud para construir el self. Y lo puso a las órdenes del presidente Wilson primero, y toda empresa que así lo pagara después. El presidente Wilson negoció los catorce puntos que dieron paso a la Sociedad de Naciones, el lobby que luego se llamó la ONU. El presidente Wilson negoció la paz de la Primera Guerra Mundial estando como la pija de un mono, o lo que es lo mismo con una demencia de caballo, fruto de seis años de hipertensión y accidentes cardiovasculares. Las noches de las negociaciones de París fueron las noches de las amenas persecuciones entre el presidente Wilson, desnudo por las calles, y su escolta. Muy fan del Ku Kux Klan este Wilson, pero bueno, nadie es perfecto.

Edward Bernays aplicó al negocio las teorías que sobre el inconsciente desarrolló su tío. Y Wilson las empleó en el frente y en las políticas internas del país.  Bernays creó al prescriptor, hizo que las mujeres fumaran, que los señores vieran en el coche una prolongación de su pene, y las chicas en la ropa un apéndice de su personalidad. Fue quien plantó las raíces del mundo en el que hemos nacido. Hola Edward Bernays, encantado.

Todos somos diferentes, todos tenemos particularidades que nos hacen únicos. Experiencias personalizadas, customiza el protector de tu móvil. Déjame tus datos y te ofreceré justo lo que necesitas. Lo necesitas tú y nadie más y, si me dejas conocerte, podre ofrecerte cosas más y más próximas a tu autenticidad. Nos convencieron de que estamos solos. Nos convencieron de que no tenemos nada en común con el resto.

Share

Bajo el mar

Timon

“Tú crees que en otros lados las algas más verdes son
Y sueñas con ir arriba, ¡qué gran equivocación!
¿No ves que tu propio mundo no tiene comparación?
¿Qué puede haber allá fuera que causa tal emoción?

Bajo el mar, bajo el mar
Vives contenta, siendo sirena eres feliz
Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar
Mientras nosotros siempre flotamos
Bajo el mar”

Bajo el mar – BSO La Sirenita

Entre los muchos viajes del alférez de navío Ángel Mato López, seguro que nunca estuvo surcar los mares en los que viven Ariel, o el cangrejo Sebastián. En eso podríamos considerar que la familia Mato dio un salto cualitativo al pasar a la siguiente generación, porque su hija Ana sí que lo hizo, dentro de una serie de viajes viento en popa. Permítanme la licencia, pero esta Gürtel Fogg merecía desde hace tiempo post aparte. Estudiante de Ciencias Políticas en el CEU, asistió en mitad de su carrera a un Congreso del Partido Republicano norteamericano. Ir a Estados Unidos siempre es garantía de calidad a nivel “anunciado en TV”.

En 1984 empieza a trabajar como asesora de un diputado por Ávila llamado José María Aznar, a quien recordarán por recientes y profundas intervenciones públicas. Pegada a la estela del líder, el resto de la historia ya se la pueden imaginar. Su obra cumbre fue decir en Onda Cero que los niños andaluces “son prácticamene analfabetos”. Otro de sus hits fue casarse con Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo, conocido popularmente por comprar Jaguars que pasan desapercibidos en los garajes.

Su padre debe estar orgulloso, porque otro de sus hijos, Gabriel, árbitro de tenis, también encontró acomodo en el Partido Popular, en este caso ocupando cargos de responsabilidad en Canarias, lugar que le debe ser muy familiar. Entre tanto, mientras el país se iba por el sumidero, en paralelo al aumento de mierda en cantidades industriales, Ana se dejó llevar por la narración de ese Walt Disney de la derecha que acabó siendo Correa. La trama Gürtel es un maravilloso cuento multicolor, donde la casta dominante saltaba cualquier traba legal para mantenerse en el escalafón privilegiado, mientras declaraba y legislaba la destrucción de lo público.

Todo esto sucedía bajo el mar. Bajo el mar se cerraban las contrataciones públicas, bajo el mar se pasaban las facturas del confeti y los viajes, bajo el mar había concesiones a dedo, trajes y bolsos de Louis Vuitton. Bajo el mar los dirigentes populares recibían dinero negro y tenían los santos cojones de llevar el debate a si es justo recibirlo por el poco sueldo que ganan. Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar, mientras nosotros siempre flotamos, bajo el mar.

Share

Por comer

DSC_0005

Cuando llegué a Madrid jugaba al fútbol todas las tardes con los manteros. A principios de siglo la gente era muy de comprar en el Metro deuvedés y cedés piratas de Alejandro Sanz y de Scary Movie y cosas así. Las descargas todavía eran cosa de exquisitos con tiempo para pedirle cosas a la mula y esperar a que las barras de tiempo se fueran completando. Los manteros eran senegaleses en su gran mayoría, aunque había nigerianos, cameruneses, namibios y ghaneses. Jugaban bastante mal al fútbol y, al acabar, sentados en la grada junto a sus enormes mochilas llenas de veneno para la SGAE, hablaban de su día a día. El principal dilema era si tenía sentido gastarse el mínimo sueldo diario en maría, o en comida.

Con el paso de los meses todos fueron optando por lo segundo, y el “tercer tiempo” era una merienda comunitaria a base de barras de pan y latas de atún, o de sardinas, del Día. De aquella yo no nadaba en la abundancia, de hecho no tenía muebles y cenaba en el suelo de casa, pero deseaba que los partidos nunca acabaran, que nunca llegara el final de la pachanga, el momento en el que aquellos ojos, que un día se perdieron en la sabana del Sahel, se abrieran sobre un bocadillo.

El mayor impacto en aquella época, lo sufrí paseando una noche de marzo, a eso de las diez. En la plaza de Lavapiés, una veintena de mujeres, fundamentalmente de Europa del este, y también subsaharianas, recibieron el carro de la basura del Carrefour Express. Como si de una coreografía se tratara, tenían definidos sus puestos, desconozco el origen de la jerarquía, y desgranaban en silencio los productos caducados. A toda velocidad pero en absoluto silencio, como si el silencio fuera el último bastión de la dignidad. Había productos que pasaban rechazados de mano en mano. A los tres o cuatro minutos todo acababa hasta la noche siguiente.

Cada vez que veo imágenes de este tipo, siento una especie de bocado en el alma, con una traducción muy física. Como si mi cuerpo se apartara medio metro de mi alma y, aprovechando la separación, alguien se llevara un trozo de ésta. Siempre se arranca a la altura del estómago. De repente un shock me recorre la columna, siento que la temperatura del cuerpo se dispara súbitamente y noto el sudor frío. Es un instante, pero son bocados en el alma perfectamente perceptibles. No sé si el alma existe, pero sé que se puede perder.

Anoche sucedió por segunda vez. La segunda noche que, paseando a Nico, encuentro a una familia compuesta por un matrimonio de cuarenta largos, y la madre de uno de ellos, seleccionando cuidadosamente entre la basura de Hiper Usera, en la calle Labrador esquina Martín de Vargas. Son españoles absolutamente normales. Aparentemente no presentan condicionantes que les haga parecer apestados sociales o, como eran hasta hace un par de años los inmigrantes, seres inferiores. Me pillaron con el alma muy comida ya.

Una de cada cinco personas en España vive bajo el umbral de la pobreza (INE). El 12,7% de los hogares españoles no llega a fin de mes, los ingresos medios anuales cayeron un 2% en 2012, la tasa de pobreza aumenta 3 puntos entre la población en edad de trabajar, y llega al 21%. Uno de cada 4 menores de 16 años es pobre en España. Y un dato muy importante en pleno vuelo rampante del neoliberalismo, en pleno corifeo del “apáñatelas como puedas”: el 40% de los hogares españoles no puede permitirse gastos imprevistos. El 40%.

Mientras, desde los parqués se sigue robando a manos llenas. A manos llenas. Los adalides de la privatización de empresas rentables, piden ahora nacionalizar empresas ruinosas para salvar las inversiones equivocadas. Sin ningún rubor, a cara destapada, con traje y corbata, desde las portadas. No ha bastado con destruir y borrar del mapa a una clase media que siempre ha sido una quimera en España, ahora vamos expoliar a la clase baja. Vamos a hundirla en la miseria. Que se sientan culpables, que no se muevan, que se coman entre ellos.

Oigan, no quiero ver imágenes como las que veo cada noche, necesito que mi alma dure unos cuantos años mas, pero me estoy quedando sin ella, y sé que a sus señorías, los de los gintonics subvencionados, se la suda.

Share