in mis cosas

Ch-ch-ch-ch-changes!

Creo que decir las palabras “compromiso social” en Occidente es poco menos que mear fuera del tiesto. David Bowie saca un disco de versiones cuya recaudación irá a parar a los niños de la guerra. Por un lado es arriesgado lo de sacar un disco, en nuestros tiempos, y pretender obtener beneficios, pero el Duque (el bueno, no el de la tele) puede hacer lo que quiera, que incondicionales no le van/vamos a faltar. Por otro lado, en es disco participarán artistazos de la talla de Duran Duran, ciego al cuadrado.

El rollo, la movida, que hoy voy a ser bastante poco sutil, es que los Duran Duran (bonita inspiración para un slogan de marca de pilas alcalinas) amenizaron más de una velada en casa de don Silvio Berlusconi, de esas con las niñas ligeras de ropa, y los mandatarios enchufados de lo que sea. ¿Se percibe un poco la reflexión, no? Osea que somos guays, pero la pasta qué rica es.

Mi madre siempre me decía que tenía que hacer lo que me dijeran, aunque no fuera lo bueno, porque en el futuro tendría un nombre, y podría hacer lo que me diera la gana. Bueno, es una teoría que ella extrapola a todo, porque me dice siempre que si me hago funcionario no pierdo nada y, además, tengo las tardes para hacer lo que quiera (una bomba de hidrógeno, si me place). Señores, eso es mentira. Si crees que cuando tengas poder para que los demás hagan lo que dices, vas a decir algo que no quieren que digas, vas apañado.

Los artistas comprometidos, a nivel Cristina del Valle (...está yayó, está yayó, está yaó, y está es-tá ya-yo…), son un vivo ejemplo de creerse los cuentos con los que sus padres les durmieron. A poco que abramos los ojos, hemos de reconocernos como cómplices, y que si ganáramos cinco mil euros y nos propusieran ganar mil, a cambio de que cuatro parados ganaran otros mil, no os engañéis, todos os descojonaríais (de hecho puede hacerse, no tiene que venir ninguna administración a obligar a nada). Pero tranquilos, creo que las empresas y los gobiernos se han dado cuenta de cómo somos.

Llamazares y los tipos con suficiente energía para reconducir y cambiar las cosas todavía no. De hecho, es posible que sea Bin Laden. ¿Cantará con Bowie?

Share

Leave a Reply

  1. ¿qué decir? si respirar en el “primer mundo” (siempre me ha hecho gracia tal clasificación ¿primeros en codicia, usura y rapiña?) ya me parece sospechoso. Asumir nuestro egoismo e intentar no perpetuarlo demasiado me parece la única opción racional. Pero si mi admirado Bowie empieza a dar muestras de senilidad es que el fin de los tiempos se acerca.

  2. Como siempre, buena reflexión. Y además, has tenido la decencia de no hablar del capullo de BONO, que comparte con SPRINGSTEEN y MICK JAGGER la portada del Rolling Stones como los últimos genios vivos del rock. En fin…

    Dos detalles:

    1. ¿Y el camino del esfuerzo? Es que no cuenta? Es que no podemos hacer las cosas con trabajo y paciencia y esperar no deberle a nadie una buena cara o una comida de rabo para no tener que callar lo que le ofenda? Yo si fuera Duran Duran, iría a las fiestas de Berlusconi, cobraría, le robaría algo y escupiría en su alfombra. En ese orden. Lo cortés, no quita lo valiente. Los pecados de conciencia tenemos que superarlos todos, los de cualquier posición de la baraja.

    2. Si pones la palabra cómplices tan cerca de Cristina del Valle sólo puedo decir: “que sescapa de maaadrugadaaaa, que sescapa de maaaadrugadaaaa”