in política

Con toda mi mala baba

UNA HISTORIA

La historia va de Araceli Muñoz, nacida en Guadalajara, licenciada en Derecho (con sobresaliente, destaca la prensa), peso pesado en la provincia alcarreña, vinculada al PSOE. Fue directora general de Urbanismo y Vivienda entre 1993 y 1996. En los siguientes siete años fue rotando en el Gobierno de Castilla la Mancha como consejera de Obras Públicas, Industria y Trabajo, y por último, de Cultura y Turismo.

El Partido Socialista de Zapatero llega al poder en 2004. Con el aznarismo en decadencia, y el trabajo inmobiliario bien hecho por parte de los populares -la ley del suelo de 1998 bullía a todo gas-, parecía el momento perfecto para que las inmobiliarias movieran ficha y se acercaran al nuevo poder político, y lo hicieron. El Grupo Rayet tendió su mano a Araceli Muñoz, quien aceptó, pasando del gobierno de Castilla la Mancha en cargos sensibles relacionados con el suelo, al sector privado relacionado con la gestión del suelo, concretamente como Vicepresidenta, y Consejera Delegada del Grupo Rayet. Casi nada.

Eran buenos tiempos para Rayet, el grupo empresarial de Felix Abánades llegó a comprar el 5,7% de Antena Tres. Compraron 800.000 acciones por un precio medio de 18 euros. En 2007 Rayet continuaría trabajando con su área de construcción, y vendió el 60% del área inmobiliaria a Astroc. Astroc era la inmobiliaria del momento, emblema de la burbuja, con la que desde Amancio Ortega, hasta Florentino Pérez hicieron un buen negocio mediante los precios pactados de las acciones. La historia es larga y la pueden leer aquí. Tiempos de inauguraciones, adjudicaciones de obras públicas, fundaciones que vivían de subvenciones de la Junta y Ayuntamiento (ambos del PSOE), conciertos con presencia de la reina de España, inversiones en sectores de lujo… vino, rosas y poder.

Entre las claves del crecimiento de Rayet, como sucede con otras muchas empresas, encontramos su excelente “equipo de profesionales”. Abánades se esmeró en la formación de su plantilla, y contó con Pau Guardans (ex director general de Industria), Sigfrido Herráez (ex concejal del Ayuntamiento de Madrid), Juan Carlos Ureta (Renta 4), y la ya citada Araceli Muñoz. Compró poder político que manejaba tanto una relación con la política en activo, como información confidencial y sensible vinculada con el negocio de Rayet. Chapeau.

A todo esto ¿Qué hacía la prensa? La respuesta es sencilla: cobrar. El Grupo Rayet compra la cabecera principal de Guadalajara: Nueva Alcarria, multiplica su plantilla, y se convierte en un rotativo diario. Además adquiere otro diario gratuito, Global Henares, que se distribuye por todo el Corredor del Henares, lugar repleto de promociones del grupo. En el resto de medios realiza importantes inversiones fijas en publicidad. Para cuadrar el círculo se ganan a la calle con dos ideas fundamentales: los patrocinios deportivos, y la idea de que “dan trabajo“.

Con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el comienzo de la crisis en 2008, el Grupo Rayet empieza su declive. Por ejemplo venden su participación en Antena Tres por una media de 5,4 euros, es decir, pierden unos 200 millones de euros. A la vez que caen las inmobiliarias, sus inversiones van detrás, entre otras, los medios de comunicación, generadores de opinión, benevolentes con sus patrones hasta entonces. Las actuaciones sociales decaen, la Fundación Apadrina un árbol comienza a pagar tarde y mal, si es que hay suerte, a sus trabajadores, la finca de educación ambiental de Solanillos se revela como un lugar al que difícilmente se da uso por falta de medios y de proyecto… En ese momento Araceli Muñoz decide volver a la política y abandonar el sector privado: es elegida Subdelegada del Gobierno en Guadalajara. Mientras, el Grupo Rayet se deshace, vende lo vendible y entra en 2011 en plena liquidación.

Ya saben, si ustedes se lincencian en Derecho, con nota de sobresaliente, y se sacan una buena oposición, podrán ser altos cargos del Estado, después utilizar su información para servir a unos señores accionistas y, cuando éstos se hundan, volver a la administración, que les estará esperando con los brazos abiertos. Y quedarán fenomenal.

UNA REALIDAD OBSCENA

El director del Instituto Catalán de Salud, Josep Prat Domènech, está compaginando su cargo con la vicepresidencia del mayor holding de España en materia de sanidad privada. El Gobierno de Cataluña, presidido por CIU, que ha sido el que ha puesto a Prat, está acometiendo una serie de recortes en materia sanitaria, difícilmente compatibles con la Constitución, y que benefician a la sanidad privada. Y todos tan tranquilos. Acojonante.

UN ARGUMENTO DE TERTULIA

Se llama Pedro Morenés, es nuestro Ministro de Defensa. Es hijo del IV vizconde de Alesón (hijo a su vez de los condes del Asalto, grandes de España), y no es coña, miren en wikipedia. En el año 2000 le nombran Secretario de Estado de Seguridad en el Ministerio del Interior, y finalmente, entre 2002 y 2004 fue Secretario de Estado de Política Científica y Tecnológica en el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El Partido Popular pierde las elecciones, y se va al sector privado, donde pone información sensible a disposición de empresas. Entre otras MBDA , “uno de los mayores fabricantes de misiles del mundo. Tambien ha sido presidente de Segur Ibérica, una empresa de seguridad privada que Defensa subcontrató para proteger a los atuneros españoles“. MBDA entró en quiebra al prohibirse la venta de bombas de racimo, producto estrella de la compañía. Hoy vuelve a un puesto político con capacidades para comprar armamento.

Esta barbaridad de dimensiones colosales, es tan sólo un argumento más de tertulia política. En eso se ha quedado.

UN ARGUMENTO MACHACÓN

Desde hace algunos meses vengo observando cómo los analistas de los medios, que son quienes generan opinión pública, vienen incidiendo en lo malos que son los políticos que llevan toda vida en cargos políticos, y lo buenos que son los profesionales metidos a políticos, los denominados tecnócratas. Lo repiten una y otra vez, hasta que la sociedad acepte estas barbaridades como algo no sólo normal, sino bueno para todos. Los argumentos: tienen en cuenta la rentabilidad, un Estado ha de funcionar como una empresa, sólo necesitamos “gestores“, y un sinfín de estupideces que harían pegarse un tiro a los clásicos de la teoría política.

Conozco a un muy alto cargo de una gran gran multinacional. Cada vez que pedía un documento en powerpoint, lo imprimía en color. Con cada corrección, quería su impresión en color. Es sólo un detalle. Otro director de una importante empresa de comunicación, comentaba que ya sabía reenviar correos electrónicos. Que lo de enviarlos era cosa de su secretaria, poco a poco. Es otro detalle. ¿Ser trabajador público te hace derrochador?, ¿Es que no quiebran empresas privadas?

Cuando en el Instituto, ya con diecisiete años y pelos en los bajos, había compañeros incapaces de extraer la idea principal y las secundarias de un texto, sabía que tendría sus consecuencias. Esa gente crece, trabaja, tributa, vota y monta empresas.

Share

Leave a Reply

  1. Grande!

    He de reconocer que yo también he caído en la opinión de “si un tío lleva trabajando toda su vida como funcionario o similar, nunca ha visto otra cosa,¿cómo va a saber qué es lo mejor para los trabajadores,o empresarios?

    Y estoy totalmente de acuerdo en que la empresa privada no es un referente para nada,pero mi un extremo ni el otro :)

    Aunque leyendo este artículo para tener un político que

  2. Grande!

    He de reconocer que yo también he caído en la opinión de “si un tío lleva trabajando toda su vida como funcionario o similar, nunca ha visto otra cosa,¿cómo va a saber qué es lo mejor para los trabajadores,o empresarios?

    Y estoy totalmente de acuerdo en que la empresa privada no es un referente para nada,pero mi un extremo ni el otro :)

    Aunque leyendo este artículo, para tener un político que pasa de ésta manera por la empresa privada,pues mejor que se quede en su casa…