in mis cosas

Cuando sólo quieres ver la luz

Tranquis, no será un post demasiado meloso, aunque tenga título de canción de Manolo García. Es sólo que es lo que siento. Aunque hemos sufrido un duro revés, es de éstos que presientes serán buenos a la postre (no como cuando TVE nos robó un programa… hijosputaaa). Necesitábamos movimiento y aquí lo tenemos. Antes de lo previsto, pero bueno. Igual de ésta salimos reforzados y acabamos siendo la versión audiovisual de Paco el Pocero, ese grande.

Ayer me llamó Sergio, de Nosolocómicos para ofrecerme un bolo en lugar del que debería hacer hoy (a nivel monólogos) será el día 9 a las 10:30 en la sala La Buena Dicha. No sé por qué, pero los monologuistas casi siempre actuamos los jueves, como si supieran que es mi día favorito para salir… Por cierto que no entiendo por qué en mi myspace me ponen publicidad de clínicas de rehabilitación contra el alcoholismo… bueno, lo peor es que sí lo entiendo… jodíos equipos de márketing.

Ayer estuve con Jesús, el ninja, que ya era hora. Es de esta gente entrañable con la que te apetece mogollón estar, pero una montaña de indiferencia te imposibilita quedar. El típico caso de avercuandoquedamismo. Y Álvaro Moro, que es un tío al que tengo en gran estima, me llamó para preguntar si estaba seguro de que quería protagonizar un corto de la actriz Raquel Escribano (que lo está petando en Canal Nou con L´alqueria blanc, o algo así se llama la serie) Que si me veo capaz, me pregunta el hijoputa. Le tengo en un poquito de peor estima hoy. Si Dani Martín es actor, yo puedo ser el nuevo Gary Cooper (aunque ya soy el Benn Affleck de Lavapiés). Será gili

Ya tengo editado el reportaje de la boda aquella a la que tuve que ir por no perder la amistad con mis colegas. Ha quedado gracioso, pero yo salgo mogollón. No se puede ser juez y parte, seguro que Popi raja porque soy un jodido narcisista, pero mira. Con un poco de suerte lo cuelgo en breve y os deleito con un docu-reality agropecuario. Por cierto que el Parte de cero, desde que es portada de Youtube está creciendo exponencialmente. A ver si nos forramos.

La verdad es que nunca creí que Parte de cero (como tal, gratis en Internet) nos llevara a sitio alguno, pero igual acaba sonando la flauta. Tampoco soy tan orgulloso, si nos saca de pobres no me cuesta un cojón reconocer que el empecinamiento de Jóse (el de su fondo, el de sus formas es irreconciliable) ha dado sus frutos. Ojalá me trague el escepticismo y triunfe, lo merece. Sobretodo por la brecha que representaría para con la forma tradicional de la industria de la tele, y por el lado humano, que nuestro curro es un coñazo de cara a relaciones de pareja y demás.

Y nada, de repente la luz del móvil se enciende y tengo un mensaje.

Share

Write a Comment

Comment