in mis cosas

Delirios de bajeza

Últimamente ando un poco liado, pero la presión mediática hace que tenga que darle a la tecla a las 6:52 de la mañana. Esa horda de fans que apenas me deja salir de casa cada día sin trufar mi trayecto al metro de autógrafos, dedicatorias, fotografías, e incluso bendiciones de niños, exige burlar ese miedo al “post en blanco“, y generar contenido para el blog.

Me llegan miles de mails cada día, que contesto con la profesionalidad y paciencia del orfebre, con el objeto de ser un ídolo cercano y accesible, aunque sé que mi tiempo es limitado, y que no todas las peticiones pueden ser satisfechas. Incluso doy lecciones de trato con fans, a grandes estrellas del celuloide, con las que juego al squash en una cancha dentro de una película de principios de los ochenta.

Para todos aquellos interesados, que increíblemente no lo sepan, hoy firmo tapas de portátiles en el Corte Inglés de Goya, sección Tecnología. Después tengo una partida de mus con Gaby Castellanos y Enrique Dans*, donde aprovecharé para ver si dilucidamos el futuro de los medios digitales, y lo escribimos en cuatro post. Los de la pandi tenemos pensado volver a crear Internet para 2013, y para 2016-17 volver a crear el mundo. Si encontramos financiación, claro.

*Si eres/as lector/a habitual/o y no conoces a Enrique Dans ni a Gaby Castellanos… estás salvado/a

PD: Este post es un homenaje  a los muñequitos impersonales que aparecen en todos los grafismos ilustrativos de post sobre redes sociales.

Share

Write a Comment

Comment

  1. Unos crían la fama y otros cardan la lana, pero con el frío que hace, mejor cardar lana que criar fama.
    Ánimo chaval, que escribes bien joder!