in mis cosas

El caso Paco

Ser director de Carrusel Deportivo con 26 años no es nada fácil, y es lo que consiguió hace casi dieciocho años Paco González. Hoy dije que hablaría de la estupidez imperante en los medios deportivos, pero Paco es uno de los pocos claros que podemos encontrar en este área, y hoy se ha ganado un espacio en la actualidad general. Ayer todos los medios, excepto el suyo, la Cadena SER, reflejaban que había sido suspendido de empleo y sueldo durante 72 horas.

Después de miles de Carruseles, Joseba Larrañaga le sustituía por primera vez en antena. El programa comenzó con una lacónico saludo al comienzo del animador Pepe Domingo Castaño, y un rabioso abrazo de Manolo Lama al final de la transmisión. La presión creciente durante la tarde a golpe de raquíticas noticias en diarios digitales, rumores, twitteos, y movimientos en otras redes sociales, hizo que la SER sacara un comunicado oficial en el que indicaba que el director de su programa estrella había sido temporalmente suspendido por desavenencias con la dirección. La reconstrucción que podemos realizar picando de aquí, de allá y, con una mínima calidad periodística, es que la cuerda se ha tensado entre el uno y los otros en los últimos tiempos.

Parece que la COPE le ha tentado en las últimas semanas y, a eso unimos las sinergias societales del Grupo PRISA, ahora con participación de Telecinco y Telefónica. Por lo visto Paco se ha negado a realizar, durante el Mundial, un programa especial a las tres de la tarde, y a aceptar la imposición de periodistas ajenos en su equipo. Lo primero me cuesta creerlo como tal, lo segundo menos. Muchas veces digo a mis pupilos del taller de radio, que la SER, pese a lo que parece que mola, tiene orejas de lobo que, de vez en cuando enseña.

Sucedió cuando Javier Cansado renunció a su De nueve a nueve y media, al negarse la cadena a renovar el contrato de su productora, Arantxa Mateos, becaria explotada donde las hubiera, fulminada al fin de su contrato basura. La dirección prefirió perder uno de los programas más frescos de su parrilla, por no revestir de dignidad a Mateos, y Cansado cogió las de Villadiego.

En este caso, Paco González se las vuelve a ver con la dirección, con la diferencia de que el asturiano es el director más brillante que ha pasado por un programa histórico de la radiodifusión nacional, llevándolo a cotas de audiencia espectaculares, y creando un nuevo lenguaje en la forma de hacer periodismo deportivo. Las desavenencias entre trabajadores y directivos son lícitas, las suspensiones de empleo y sueldo, tras actos de indisciplina, también.

Lo que me parece algo peor, es que José Ramón de la Morena, ordenara a todos los redactores que actuaran como si no pasara nada, con toda normalidad. Más que nada porque José Ramón estuvo en una parecida en el Mundial del 90, cuando José María García presionó para que le pusieran de patitas en la calle y sólo los directores de aquella, Delkáder y Relaño, se mojaron el culo por él, justo lo que él no ha hecho.

Share

Leave a Reply

  1. José Ramón conduciendo un programa en directo es algo que todo el mundo debería poder ver. Le restaría mucho de mito. Por lo demás… no creo necesario decir que Paco siempre será uno de los grandes de la radio, pero lo digo. Supongo que al final se arreglará si Paco quiere, la SER no puede “permitirse” perderlo.

  2. Cuando vi el título de este post en mi blogroll por un momento pensé que ibas a hablar del ex-alcalde de la Coruña y actual embajador español en el Vaticano. Si eliminasen ese puesto no haría falta bajarle o congelarle el salario a ningún funcionario…