in mis cosas

El introblog

Llevo dos días sin escribir. Y no por falta de argumentos, que los hay, sino porque tengo unos post muy claros en la cabeza, pero no los puedo escribir. Con lo lenguaraz que ha sido siempre usted, dirán. Ya, es una cuestión de ética. Y es complicado, porque cuando tienes un post en la cabeza, baja a la punta de los dedos, y atrae cada dedo a una combinación de teclas que dan como resultado el texto que tienes en la cabeza, y no otro.

Por eso llegan temas de los que te apetece hablar, y comienzas a ponerles pegas: demasiada implicación emocional, argumentos muy endebles, populismo, parcialidad… y descartas. y te sientas ante el “Añadir nueva entrada” de wordpress, y no eres capaz a desvirgar el cuadro de texto, y cierras la página. Así hasta que lo asimilas y creas ese post en tu cabeza, lo guardas en borrador, y lo publicas en tu interior.

Este blog es personal, anticomercial, y humilde por la necesidad de huir de la sensación de fracaso. Tiene una media de ciento cincuenta visitas únicas al día. Tiene a ciento cincuenta señoras y señores pendientes de lo que se publica, y no hay por qué pensar que el blog interno, el que se compone de los post que nunca sacas al exterior, tendría menos interés. Por tanto, en mi interior hay otros ciento cincuenta seres que leen, desde el interior, los post interiores del blog interior.

Hígado, intestinos, pulmones o deltóides, permanecen pendientes de todo ese contenido que no puede ver la luz, y comparten en sus redes sociales principales, venas y arterias, que distribuyen el contenido y lo ofrecen a los posibles nuevos suscriptores. De entre los más asiduos lectores, destacan cerebro y corazón, que compiten cada día por influir en los textos. El primero casi siempre lo consigue en el blog oficial, el que están leyendo ustedes, pero el segundo se sabe ganador de lo que denominaré introblog, y por eso late con chulería.

Revelar el secreto de los post que no publico es sólo la verbalización que puede permitir que mañana, vuelva a publicar esos textos que, desde hace unos días, tengo en cola.

Share

Leave a Reply