in mis cosas

El protagonista

Ajeno a Twitter, pegado al mundo por el raquítico sonido de una radio, el Jaguar marrón llega al barrio y de él se baja un tipo demasiado latino para ser latino. La cara ametrallada por la viruela, las botas a juego con el coche, marcando con cada paso el ritmo de un score. La música que cae desde la ventanilla es una de esas canciones irreconocible, como de librería musical, sección Sinfonías Desapercibidas. La calle Labrador se descuelga de Embajadores buscando un futuro mejor y el protagonista camina a contrapelo mirando desafiante a nadie. Hay gente que nace protagonista y para desafiar.

 

Share

Write a Comment

Comment