in mis cosas

Emoción, intriga y Ray Loriga

¿Se acuerdan cuando Alfonso Arús nos acostaba con esa frase, pero acabado en “dolor de barriga”?. Joder, qué tiempos aquellos. Ya está, no hay mayor reflexión. Bueno sí, que llevaba peluquín, y nos engañó a todos.

PARTE A DEL POST

Cosas que le importan a ella:

“Como uno acaba dudando de casi todo, especialmente del propio vuelo, osea de la distancia real que le separa a uno del suelo o lo que es lo mismo de la distancia que le vas sacando a las cosas”

“Comprobé que la mayor parte de las luces se apagaba y encendía sin contar conmigo (…) así que puse los dedos sobre los interruptores que podía controlar”

“Eso es algo y siempre es mejor que la tristeza” (a lo que ella acota con su letra de chica: “Quédate conmigo”)

“El chico se murió con una estúpida y gigante sonrisa de felicidad en la cara”

“Para qué sirve conocer la cura si tenemos que seguir expuestos al contagio por los siglos de los siglos”

“Supongo que al principio soñabas con correr pruebas de velocidad y ahora te ha sorprendido mucho verte metido en las de resistencia” (lo subraya en lápiz rojo)

“Lo que sé: no siempre soy lo que quiero”

“Voy a seguir bailando hasta mañana”

“Las cosas van demasiado rápidas, pasan alrededor de tí sin que puedas hacer nada”

“Sé que hablo con mucha soltura de las miserias ajenas y que a veces no parezco nada mejor que un miserable que se excluye, pero, qué coño, todos somos valientes en nuestros cuentos”

“Chico, cualquier imbécil puede herir a una mujer, pero sólo un hombre grande puede llevársela para siempre”

“Todas las ideas de nunca, y las ideas de espera”

“Qué es lo que te convierte en una leyenda, que tu nombre sea repetido una vez por mil personas, o que una sola persona repita tu nombre mil veces”

“-Visto desde el barco nada parece peligroso, pero aquí en el agua todo está oscuro debajo de los pies y hay que ser muy bueno para no hundirse”

“Creo que todo el asunto gira en torno a no dejar de ser lo que soy ahora (…) Nada. Una especie de cartucho rellenable. Pero noto que esto se acaba y me da miedo. Me siento como una serpiente que no quiere mudar la piel”

“Renegarás de todos los hombres que abraces esta noche pero no dejarás que alguna nueva desgracia te pille sola (…) después de verte las piernas hubiera jurado que corrías más deprisa”

“Me gustaría querer abrazar a la misma mujer que quiero follar (…) Los días tienen los bordes afilados como una lata de atún y el cielo cuelga de un gancho de carnicero (…) para cuando las desgracias vengan a visitarnos, ya nos habremos mudado (…) la chica rubia nunca tendrá que escalar la fachada, porque yo siempre estaré en casa”

“No se puede prescindir de ninguna de las partes porque sólo vale si está todo”

“No les dejes mirar en tu maleta porque después de revolverlo todo no comprenderán nada”

“¿Por qué hay que hacer siempre algo?”

“La responsabilidad sobre todas las cosas que hacías, debería caducar, como las latas”

Y luego tiene marcadas las páginas 52, 57, y 154 con pegatinas, y dobladas las esquinas de las 117 y 108 (esta última con asterisco a boli). ¿Por qué habrá aparecido este año? Igual dios ha querido compensarme, como cuando hace vitalistas a los latinoamericanos expoliados durante cinco siglos. Nunca me tembló la mano hasta hoy.

PARTE B DEL POST

Cosas que digo:

Tenía prejucios contra Loriga. Héroes no los cambia, pero la noche del sábado hizo que los metiera entre dos rebanadas de pan de molde Hacendado, y me los comiera, previo paso por el micro. A veces lo hago. Me preparo sanwidch facilones y los meto medio minuto a tope en el microondas, para que se derrita el queso y así me de la sensación de que alguien me quiere.

¿Qué diría Borges del bueno de Ray? ¿Que es un maldito, o un snob? ¿Son comparables? (leí medio Borges entre los 14 y los 18, así me quedé ¿Hice bien? ¿Es lógico que no deba follar o votar, pero sí tenga a Borges a mano?) Por qué publica un maldito. Publicar es ponerte en la parrilla de salida de tu propia muerte, si eres un maldito. La oficialidad está ahí para comerte y anular tu efecto. Como le pasó al rock y al pop y a todo lo que quiso ser cambio.

Me gusta que haya malditos, músicos, escritores, cineastas… que sacrifiquen su vida para proporcionarme momentos de felicidad. No quiero serlo, aunque la etiqueta me persiguió desde bien pronto. No quiero. Se lo grito a la cara: ¡No!. Sólo quiero estar bien.

¿Y te gusta Loriga? ¿Por qué?. Tener los ojos azules es ser una demagoga estética. Es coger siempre al bueno en tu equipo del recreo. Nunca me gustaron, y el sábado me lo como de segundo, también pasado por el micro. Y no te diré cosas que quiero decir aunque las quieras oir porque me dirás que no lo quieres ¿Y qué?. Mierda. Pero bien.

Nota: me doy cuenta que casi no se utiliza la letra “k“, porque Nico se comió la tecla el viernes y hasta la palabra “rock” no la he echado de menos. Ni Loriga ni yo. Estoy tecleando la “k” clavando un cuchillo en el hueco del teclado. Igual ya es tarde y lo soy. Aunque le grité a la cara que no.

Share

Write a Comment

Comment

  1. Sencillamente.. Me encanta.. “muap”
    kiero escribirte, tienes un email?
    abrzos y bsos, y perdona por usar sto para contactar