in mis cosas

En ¿memoria? de Ortega

Mientras las cosas son, el tiempo pasa. Lejos de tratarse de un postulado excesivamente filosófico para un tunero que se gasta mil pavos en unas llantas, lo que trato de decir es que ya. Ya. Pasa lo de Haití y la gente se echa las manos a la cabeza, y se preguntan el cómo podemos llegar a tales niveles de miseria, y se repiten los mismos titulares estúpidos. Esto va por Gemma Nierga. Hace seis años mataron a Ricardo Ortega en Haití. Ricardo Ortega era uno de los pocos corresponsales dignos que tenía Antena Tres. A la vuelta de una esquina le calló una lluvia de metralla que lo dejó descansando en un charco de sangre.

Su propia cadena, con investigación igual o menor a cero, dijo que había sido asesinado por la guerrilla del insurgente Aristide. La Asociación de la Prensa, cinco años después, pidió que se reabriera el caso, puesto de la justicia haitiana lo archivó sin encontrar pruebas concluyentes contra la guerrilla y, obviamente, porque había muerto a manos del ejército estadounidense. Como lo de Julio Anguita, pero menos cantoso. ¿Algún tipo de presión o reflexión sobre la política exterior estadounidense?, ¿Por qué no, ríanse, un bloqueo a sus productos?

Entonces era el momento de hablar de Haití, no ahora. Hablar de la miseria y decir palabras como “hemos de reflexionar sobre lo que ha pasado”, sobre el fondo musical del Imagine de Lennon, aparte de vomitivamente tópico y moralmente cuestionable, Gemma, tiene tanto valor como repasar la estructura del Atlético de Madrid y llegar a la conclusión de que los culpables son los dirigentes: ninguno. Limítate a dar información, y las reflexiones de a veinte duros, déjaselas para los tuneros que se gastan mil pavos en llantas. Eres opinión, eres responsable, no lo olvides.

En otro orden de cosas frívolas: ¿No os parece curioso que TVE, sin publi, haya subido audiencia, y que el Spotify, con publi, sea un fenómeno mundial?, ¿Qué dicen los gurús a eso?

Share

Leave a Reply

  1. Lo de Haití es de vergüenza.

    TVE bajo mi punto de vista, tiene audiencia por la curiosidad de la gente, es interesante preguntarse con qué rellenaran tantos huecos, claro que cuando te das cuenta de que lo hacen con reposiciones dan ganas de vomitar, con la de gente del sector que estamos en paro…

    Spootify es uno de los mejores inventos musicales hasta el momento, te tragas la publi pero no pagas un duro por esa fuente de información sobre grupos desconocidos hasta el momento.

  2. El fenómeno de “echarse las manos a la cabeza” responde a instintos muy primarios, porque siempre va acompañado de esa opinion de la que hablas.
    Dependiendo de quién dé la opinion, si te echas las manos a la cabeza cuando él, eres un tio guay; mola, es fácil y barato vender el alma.
    Pero si no, eres un [introducir descalificativo según el caso: reaccionario, revolucionario, insolidario, insensible, fascista, comunista...]. Y punto.

    El caso es seguir al del palo más gordo. Instintos primarios.

  3. Asco de moralina. Yo estos días prefiero ni encender la tele. Aunque admito que el pánico y la angustia infinita que me produce la que se está armando, tiene algo que ver.

    Me refugio en el Spotify, claro.