in fútbol

Equipos que ganen corazones

Le decía a Cuatro Fernando Vázquez antes de jugarse la vida en el campo, que era el momento de hacer historia, pero que al grupo ya lo llevaría siempre en el corazón. El profesor de inglés que se dedicó en las dos últimas décadas a sacar rendimiento a plantillas venidas a menos, y que jamás recibirá medalla por los servicios prestados, incidía en algo que me parece curioso en este moribundo frankenstein llamado Deportivo de la Coruña.

Silvio, Evaldo, Tiago Pinto, André Santos, Nelson Oliveira, Pizzi, Roderick, Bruno Gama y Salomao tienen dos cosas en común: han formado parte de la plantilla del Deportivo de la Coruña esta temporada, y su representante es el mismo: Jorge Mendes. El agente de jugadores, y de ese otro tipo de actores futbolísticos como Mourinho o Cristiano Ronaldo, aprovechó su gran relación con el presidente herculino (y mentor), Augusto Lendoiro, para emplear al Depor como escaparate comercial en España.

Existe una evidente relación entre la bolsa y el fútbol: el riesgo, los resultados, el estado de ánimo, la ansiedad, lo irracional, las cotizaciones, la información. Quien sabe antes pega antes, y quien pega antes gana. Y lo que gana es saber antes. Es complicado entrar en un círculo cerrado, rico e idiota, y Mendes entró con la típica historia de prestidigitador que empezó siendo propietario de videoclubes, y de otros clubes, no deportivos precisamente. La típica historia del que acabó representando a grandes jugadores. Es la narrativa del héroe del garaje que le he escuchado desde Steve Jobs, hasta a mi abuela, quien defiende que el padre de las Koplowitz se dedicaba a barrer cunetas.

Mendes crea el fondo de inversiones deportivas Quality Sports Investment, que asegura rentabilidades mínimas del 10% en inversiones de más de un millón de euros. ¿Cómo consigue rentabilizar las inversiones?, ¿Valen sus representados lo que Mendes pide?, ¿Cómo consigue que grandes clubes paguen 30 millones de euros por laterales mediocres, por ejemplo?, ¿Cómo hacer que un entrenador con sólo un año meritorio bata el récord de salario club tras club? Por todos los medios. Hay pocos mundos tan opacos como el del fútbol y en España el oscurantismo es paradigmático. Pasa con la relación de los clubes con la Seguridad Social, los impagos a sus asalariados, los patrocinios, el dopaje. España es el lugar perfecto, y el Deportivo un equipo en quiebra, gran blanco para servir como vivero.

El Depor de los dos últimos años es un videoclub de Jorge Mendes. Es difícil amar un videoclub. Es difícil encontrar la raíz. Y aún en esas circunstancias aún desnaturalizado el fútbol, Fernando Vázquez ha encontrado hueco en el corazón para un grupo humano, y esta noche hemos visto desmoronarse a un equipo. El equipo existe, pese a lo aleatorio del reclutamiento. Supongo que en todo eso tendrá algo de culpa Valerón, un epicentro de cosas buenas. Volverán a Primera, y cambiarán las leyes, y las relaciones de poder, caerán las estructuras y nacerán otras nuevas, pero seguirá habiendo equipos que ganen corazones.

Share

Leave a Reply