in política

Fondos, formas.

Sólo hay que pensar en Josh Lyman, Leo McGarry o Toby Ziegler, asesores de comunicación del presidente Barret en El ala oeste de la Casa Blanca, o en los personajes encarnados por Ryan Gosling, Paul Giamatti y Philip Seymour Hoffman, asesores de campaña de los candidatos demócratas en Los Idus de marzo. Ahora imaginen que sentamos a los seis en una sala, y les decimos que su gobierno plantea un recorte en Sanidad y Educación de diez mil millones. Ahora díganles que lo comunicarán a las 18 horas de un lunes postvacacional mediante una nota de prensa. ¿Oyen las risas? Yo tampoco.

Verán, los buenos asesores de comunicación de los partidos y gobiernos en España llevan unos cuantos años de vacaciones, porque un buen asesor de comunicación representa un problema impensable para el político medio patrio: que te diga NO. Que recomiende NO, que sugiera NO, que ante determinados atropellos y barbaridades dimita, y un largo etcétera de diatribas poco vistas por estos lares. El cuestionamiento del líder, un ejercicio tan poco vistoso como practicado siempre a media luz y, a ser posible , en una barra de bar y con una navaja en la mano.

Según mi experiencia profesional –José María Barreda, Alberto Ruiz Gallardón– su gente de prensa debería estar más a sueldo de sus servicios de escolta, que de su partida de comunicación. Para que se hagan una idea, en mis tiempos de reportero, viví más tiempo cogido por los brazos, que entrevistando. Esas guardias pretorianas al servicio del líder indestructible. Se es más indestructible cuando se tiene menos contacto, y ya vemos como habituales las comparecencias sin preguntas, las imágenes de mítines directamente editadas por los partidos…

Hasta ahora, el principal asesor del presidente es Pedro Arriola, hombre que se hizo célebre por sugerir basar una estrategia de oposición en el slogan “¡Váyase, señor González!“, que junto con “el frotar se va a acabar“, y “Cillit Bang, y la suciedad se va en un bang“, es de lo mejorcito de nuestra cultura de finales de siglo XX, Mecano aparte.

Si son lectores habituales de El Mundo, ABC, la Razón o la Gaceta, sáltense este párrafo porque voy a hablar de algo que nunca pasó. Al ganar el PP en 1996, Pedro Arriola no quiso vincularse con el gobierno Aznar, aunque fue delegado en las comisiones encargadas de dialogar con ETA en Zurich, en la tregua del 99. Si son lectores habituales de El Mundo, ABC, la Razón, pueden seguir leyendo, si son lectores habituales de la Gaceta, mi twitter es @alberto_suarez_, entren y llámenme rojo, un placer.

En definitiva, y reciclado para la causa Rajoy, Pedro Arriola fue el responsable de la oposición pasiva y pasota, y también es el responsable del gobierno pasivo y pasota. Aún con esa estrategia de silencio calculado, y con una prensa con muy pocas herramientas intelectuales para desengranar nada, han sido numerosas las “pilladas” con micros abiertos, o en pasillos de conferencias internacionales. Parece que ni Arriola, ni el exCEO de Workcenter pueden hacer nada contra la antifotogenia intelectual. Sí, otro de los pesos pesados en la comunicación del PP es Alfonso de Senillosa, fundador de la cadena de reprografía 24 horas, que parece toda una declaración de intenciones: 24 horas abierto y producto muy caro. Eso sí case study en tropecientas Universidades.

Antonio Gutiérrez-Rubí, nos enseña aquí, cómo funciona eso de aportar información tras 100 días de gobierno en yankilandia, para sonrojo no sólo de gobierno, sino también de prensa, empecinada en que los kioscos de prensa parezcan las paredes de la habitación de un ultrasur, portada a portada. Todas sin sustancia, sin nada que aportar, sin datos, sin argumentos, sólo puto cotilleo, convirtiendo al Marca en el paradigma del periodismo sesudo.

Los conceptos “convencer“, “hacer pedagogía con los medios“, o “algunos con los que no hay manera“. Pues eso se puede ver en el vídeo tan inocente, pero con tanto fondo: carisma a raudales en la Universidad (Pontificia) de Comillas. Como siempre, lo voy a reducir todo al Pedro Ximénez: la gente pasa, la prensa aprovecha la falta de presión por parte de los lectores, ya que económicamente depende de la publi, de las empresas, no de los lectores, así que los desgraciados campan a sus anchas en el primetime.

http://www.youtube.com/watch?v=f5yAgiF6cEs

PD: Mingote quiso dibujar para este blog, pero en el ABC no le dejaron.

Share

Write a Comment

Comment