in mis cosas

Gallifantes para todos

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, actuaron como sospechaba. La noche electoral no tuvo la más mínima mención hacia el denominado “movimiento 15m“, y nos ofrecieron todas las del mundo para el baño de realidad: que los ciudadanos culpabilizan a A de sus problemas, y consideran que si A no les convence, será B quien gobierne. No pidan más. Sencilla regla de tres, donde el tres no existe, o es sorprendente, como Bildu, o deprimente, como Foro Asturias.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, reflejaron los golpes en las alcaldías de Barcelona, o Sevilla, las comunidades de Extremadura, Castilla La Manchademasié pal body de un Zapatero que compareció con un buen pelazo, para llevarse la leña, y para que la gente le recuerde como gran derrotado. Hoy pensamos que por torpeza propia, mañana sabremos que por una crisis que se hubiera comido a cualquiera. Rajoy, entre canciones de los Village People (auténticos himnos gays), tuvo el primer gesto de elegancia desde que aprendió a ladrar, no pidiendo elecciones, borracho de éxito como estaba.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, olvidaron por completo al puñado de ciudadanos de las plazas, que tan bien les vinieron en los tiempos muertos previos para rellenar papel a base de crónicas y debate low-fi, pero que se quedan en un decimoquinto plano cuando se habla de las cosas de los mayores. Las cosas de mayores son el poder, y un sistema refrendado por 23 millones de votos, muchos de ellos hacia listas con imputados, corruptos, fracasados, populistas… en definitiva, de esos 23 millones de votos, la mitad se hubieran efectuado, aunque la cabeza de cartel hubiera sido un chimpancé.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, se olvidaron de Sol. Uno de los principales fallos del movimiento 15m, considero, es su pacifismo, herencia pura de la relación en redes sociales, donde prima el “buen rollo”, y todo ha de desarrollarse en un clima de paz y participación. Otro de los fallos, es que piden más que los nietos de los Ruíz-Mateos, lo que convierte la negociación en un imposible. Y el problema fundamental: que que exigen justicia, ética, racionalidad y honestidad, a una sociedad que se encuentra justo en el polo opuesto, y tan a gustito, oiga.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, nos volvieron a hacer creer que ven bien. Con las multipantallas, los tertulianos a todo lujo, las conexiones, los carísimos decorados, las infografías con todo tipo de diagramas… Pero hay veces que nuestros propios ojos nos engañan. Nos pueden llegar a hacer creer que el continente tiene la fuerza del contenido. Nos pueden confundir, y decirle a nuestro cerebro que algo es legítimo, cuando sólo es sencillo y suena bonito. Los ojos tienen cientos de enfermedades que el 15m debería estudiar para aprovechar, si quieren salir de ese brutal problema de comunicación en el que viven.

Share

Leave a Reply

  1. No tanto. Ayer los medios de comunicación fueron los ojos para la sociedad no madrileña, pusieron micrófono al grito de los exaltados bajo el balcón de Génova y toda españa pudo oir perfectamente como clamaban, entre otras cosas:

    “Esto es democracia, y no lo de Sol”

    Vamos, que ausente del todo no estuvo.

  2. Señor Caballero Británico, estoy bastante de acuerdo con usted en que el 15M necesita muchos cambios para que realmente eso llegue a algo. Están ahora mismo como en una burbuja opaca de “que ways somos todos, paz y amor” que no deja ver el verdadero sentido de la protesta, al que aprovechan los medios de comunicación para fotografiar y grabar a los más “perroflautas” de Sol.

    Quizás dejar los porros y las litronas a un lado, unido a vestir con ropas sin agujeros les haga mostrarse a España y al resto del mundo como realmente quieren… Porque allá donde hay un jipi allá que está la televisión de turno… es triste, pero lo primero que te juzgan es por tu apariencia, y realmente pienso que es tristísimo… pero es así.