in mis cosas

Hundir la flota

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.

huchaEs en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.

Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

ALBERT EINSTEIN

Agonizando. Ésto acaba, no tiene muy buena pinta. Teníamos un plazo, hicimos las cosas bien, el tiempo pasa inexorable y, parece que los factores que nos brindarían la salvación, pasan también. Por fín tendré mi oportunidad en la tele. Debutar en nacional en un informativo, en la cola del INEM, es una pasada. O en el callejeros de Cuatro. Y estoy hasta la polla, hasta ésta pollita mía, hasta ésta pollita nuestra, de tanto multimillonario que me dice por la tele que nos preparemos, que la cosa va a ir mal. En realidad a los que no tenemos nada que perder, nos debería dar igual. Nunca he tenido Reebok the Pump, ni Ipod, ni en casa había Canal+, ni tuve nunca camisas caras.

Tendré que ser teleoperador, camarero, repartidor, reponedor… o cualquiera de esos trabajos de los que no se piden los niños. No se me caerán los anillos (los he perdido). Igual si hubiéramos empezado en un garaje… Qué listo eres ¿eh, Einstein? Aquí te quería ver, jodido alemán. Cabrón, empollón. Pero bueno, sé que si empiezo en un curro así, me motivaré para encontrar algo que me guste. Y viviré sin hacer nada.

Mi padre siempre odió a Pablo Carbonell. Decía “Esti cabrón dijo que iba a vivir sin facer nada, y míralu“. Y yo pensaba “Carbonell, tú sí que sabes“. Joder, me he autocortado el pelo, y cada vez veo más a mi padre en el espejo. Es una mierda, se lo juro. Como si no pudieras esquivar un destino escrito ya. ¡Pero no estoy mal! No se me vayan a preocupar los lectores… estoy bien. Además, mi viejo es guay. Anulado pero guay.

Voy al equipo de música. Selecciono cedé. Pongo una canción que me mola.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Rz3R1RMlvto]

Share

Write a Comment

Comment