in mis cosas

Kimono

Es demasiado temprano para estar rodeado de tanto gilipollas. Un hombre barbudo de cuarentayocho, que atufa colonia chunga y compra el Esquire para estar in, me acaba de escupir la frase: “está guay tío“. E-s-t-á g-u-a-y t-í-o. Él imagina que pensaré que es un tío “enrrollao”, que su paradigma se aleja a todas luces del “carca” o del “carroza“. Pero yo sé que debería sacar una colt del 45, volarle la tapa de los sesos y llamar a la policía, lejía en mano, diciéndo que ahora me voy a suicidar.

Estoy cansado y oigo sus voces como en una especie de pesadilla lisérgica, ordenando trabajo donde no lo hay, sin ningún tipo de rumbo. Debería dormir más. O algo. El café pasa por la boca como si Laureano Oubiña repartiera caramelos con droga a la puerta del backstage de Calamaro.

El día después de tu cumple, es como el día después de reyes. En el cole todos te preguntan qué te han regalado. En función de tu respuesta, se podrá realizar un concienzudo análisis sobre el status económico familiar (ahí cae el mito de la eterna “clase media” de éste país), tu popularidad, ect… Por mi cumpleaños me han regalado cosas demasiado raras. El primer recuerdo que tengo es el de una pistola azul, de la que salía un puño cerrado al apretar el gatillo. Me hacía mucha gracia. Y luego miles de estupideces absurdas -auténticos objetos- que acaban en ese cajón, que todos tenemos en casa, de estupideces absurdas regaladas en cumpleaños que no tiras por valor ¿sentimental?

En los últimos tiempos estoy recibiendo muchas reflexiones sobre este humilde blog. Ayer abrí uno de los paquetes de regalo, cuidadosamente -como esos que siempre abren el regalo intentando que el papel no se rompa, como si el papel fuera la piel de quien te lo regala…- apareció un pequeño duende y me preguntó que por qué escribía el blog. A continuación anudó mi esófago y se marchó tan tranquilo a su puto país, o de donde sean los duendes.

Seguro que tengo una respuesta superinteresante -y superfalsa- para el duende, pero ni hablo con duendes (sólo me faltaba, encima que vienen a quitarnos nuestros trabajos, a nuestras mujeres y la mortadela siciliana…) ni se me ocurre en este momento.  Tengo un dado poliédrico, de madera, lleno de palabras absurdas, también regalo del cumple. Lo he tirado buscando un nombre para titular el post, ha salido “KIMONO” ¿Acaso ustedes no se han encontrado haciéndo cosas sin tener ni la más remota idea de por qué las hacen?. ¿Tampoco?. Joder, sean magnánimos, pongan de su parte, coño, que ayer fue mi cumple.

PD1: No puedo concentrarme. Es imposible. ¡Uf!.

PD2: De verdad, no aguanto al barbudo ¿Se pueden comprar armas por Internet?

PD3: Os dejo una joyita, el mejor compositor yanki del siglo XX, el puto Stephen Merrit, líder, entre otros de Future Bible Heroes, aquí con su proyecto The Magnetic Fields:

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=kKSD27Nti_U&feature=related]

Share

Write a Comment

Comment

  1. Pues eso, como diría Charles Lutwidge…. feliz no cumpleaños!

    (hace ya unos cuantos “post” que te leo, aunque nunca había dejado ningún comentario, pero no se celebra el primer “no cumpleaños” despues de los 27 todos los días, jeje)