in massmedia

La crisis en el medio (II)

Washington Post is sold

El caso de la venta del Washington Post resulta paradigmático para analizar el sector de los rotativos. En principio los ingresos totales en el Post se redujeron en 2012 un 7%, quedando en 581.7M $. Se perdieron 54M$ en sólo un año, pero es que en 2011 ya se habían perdido 21M$, que se dice pronto. Las pérdidas se doblaron en un año.

Como decimos, el negocio de la publicidad impresa viene cayendo sin remedio, y el Post no iba a dejar de notarlo -un 6% en 2010, un 11% en 2011 y hasta un 14% en 2012- y su distribución ha facturado un 2% menos en 2012. Aunque la pata online ha obtenido resultados diferentes: washingtonpost.com y Slate incrementaron sus ingresos en un 5% (llegando hasta un total de 110.6M$)

Los ingresos por publicidad display aumentaron un 6% en 2012, y los ingresos de anuncios clasificados -todo esto en digital- disminuyeron un 1% el último año. En general, las dinastías de comunicación más grandes del mundo se desangran como nunca antes lo habían hecho. Y no todas vivieron ajenas a la emergencia de la tecnología.

Fundamentalmente la muerte viene de la incapacidad de movilización de la prensa. Los políticos han perdido el miedo a que la prensa oree un documento escandaloso -en España tenemos el ejemplo más claro-, han dejado de creer que los rotativos generen la realidad de los ciudadanos/consumidores/votantes. La sociedad, irónica, se venga con su propio contenido, empondera nuevos corresponsales -bloggers-, e incluso representantes políticos –Ada Colau– que salen de la agenda oficial, generando nuevas redes a las que el poder accede sin intermediarios. O con otros intermediarios (Google, Twitter, Facebook, Tumblr, Amazon…)

¿Por qué, entonces, Bezos compra el Post?

Share

Write a Comment

Comment