in mis cosas

La diferencia entre ser gilipollas, y ser un gilipollas

Al poner la tele nadie me habla del calor, pero yo me he levantado con calor, con-mucho-calor. Me levanto con una especie de película de sudor en la nuca y pongo la tele y nadie me habla del calor, ni de ola de calor, ni veo termómetros marcando 45 grados, ni meten la palabra sahariano, así que creo que igual es cosa mía que me he levantado con la menopausia, o con la pitopausia, que es una broma que se hacen las marujas mientras ríen escandalosamente como si estuvieran violando un código de buenas conductas y fuera la primera vez que se hace esa gracia. Igual no hace calor porque en la tele no lo señalan, y me puedo estar emparanoiando, y mi cuerpo se ha acostumbrado a sentir calor, y ya siento calor aunque no lo haga.

Sí dicen, sin embargo, que ha fallecido Tony Scott, que resulta que era el director de Top Gun, así que primera noticia que tengo de que Top Gun hubiera necesitado un director. Tony, hermano de Ridley, que era el bueno, el que hizo mucha publicidad, y luego Blade Runner para compensar, debe estar consternado, porque su hermano ha saltado desde un puente con el resultado de muerte. Mortal de necesidad. Un mal salto, se entiende, porque del titular deduzco que pretendía sobrevivir porque si no hubieran hablado de suicidio y no de fallecimiento. Aunque igual fallecer es sinónimo de suicidarse, porque por ejemplo Scott McKenzie, que es la siguiente noticia, el de “nanananafloweeers in Saaaan Freeensiscooou“, dicen que ha muerto. Uno fallece y el otro muere, que parecen dos cosas diferentes. Yo tengo un pariente lejano extrañísimo de Oviedo, que falleció también, ahorcado por él mismo, y tenía problemas de drogas y tal, y estuve en el tanatorio de chaval, con pantalones vaqueros cortos, y los viejos querían verle. Se empieza con los porros, y se acaba falleciendo. No quiero que a mi funeral venga gente con pantalones cortos, aunque sean niños.

Tengo sueño porque yo madrugo mucho, ¿Saben? Yo madrugo mucho pero hoy el informativo me toma por el pito del sereno, porque creo que hace mucho calor, y que tengo que volver a la cama a buscar, como busca el hocico de Nico, una pequeña corriente que se forme en el volumen de la habitación, aunque tenía que haber estudiado alguna ingeniería para saber exactamente dónde puede haber una corriente de aire. Entro en tuiter y leo que el Everton jugó mejor que el United, y pienso en esos momentos en los que el equipo pequeño juega mejor que el grande, y el aficionado siente una especie de latido emocionado, como si el orden natural de las cosas en el mundo pudiera cambiar, y ese partido, esos minutos, estuvieran siendo la prueba empírica de que todo es posible. De repente lees a José Blanco, que es un puto crío de mierda, pero que tienen todo el cerebro junto, y parece que sí, que una raza salvadora sería posible.

Veo en la mesilla el libro cogiendo polvo, y creo que ese libro es el libro perfecto, el libro que me hubiera leído en dos tardes, pero que ahora coge polvo porque siempre estoy leyendo en internet, en tuiter, por ejemplo, y pienso que todas las palabras del libro ya las he leído en tuiter, que el orden es diferente, pero que juntando todos los tuits que he leído, y ordenando las palabras de manera adecuada, se podría formar ese libro, así que igual se podría decir que ya me he leído el libro. Ayer me sentí un gilipollas. Hay una diferencia sideral entre sentirse gilipollas y sentirse un gilipollas, porque el que se siente gilipollas siente que pertenece a la estirpe de los gilipollas, que es algo inherente a su naturaleza, pero el que se siente un gilipollas lo entiende como algo temporal y que no le pertenece, como si interpretara el rol de gilipollas. Yo ayer me sentí un gilipollas porque  hay veces que me creo mi propio papel y le hablo a la gente como si me creyera de verdad que soy superior a ellos en algo, y eso es de ser un gilipollas. El gobierno deberia poner un servicio especial de la policía que, en esos momentos pasara por allí y te diera una hostia. Una especie de escuadrón antigilipollas.

Dejo la tele puesta. Cuentan esta noticia. Escucho muy bien la voz. Me voy a tatuar todo ese texto en mi espalda.

Share

Leave a Reply