in massmedia

La España real

Creo que España es Forocoches, y que el día que lo asumamos viviremos mucho mejor. Hay una falsa España que reniega de sus raíces, que vive como si Forocoches no existiera, cuando Forocoches debería elegir a dos tercios de los ministros. Forocoches ha sido capaz de tener una influencia decisiva en el mayor evento de democracia directa de este país: Eurovisión. Tan es así, que este año, en lo que significó toda una metáfora política, la organización ya no permitió que el público votara a su representante favorito, sino sólo la canción favorita de una artista puesta a dedo por unos señores que saben más que el vulgo. Imagino que no hay que graduarse en el curso de técnico en prevención de riesgos laborales de cececé, para captar las similitudes. Aunque nunca viene mal.

Forocoches es un currazo de idea. Un foro que empezó con gente hablando de coches, al que llamaron forocoches. También es un diseño tan cuidado como el de Seriesyonkis. Exitazos instantáneos y radiografías de un país. Adoro esos momentos en los que saco la cabeza del micromundo en el que habito, y la meto en la realidad hasta que casi me ahogo. Las estrategias online de los partidos políticos, siempre obvian este lugar, porque pretenden vivir del brutal reflejo de su potencial offline para aplicarlo al online, pero nunca han aprovechado el efecto contrario. El equipo de Obama hubiera utilizado Forochoces. Forocars. Dos. Pixar hubiera hecho una peli con foreros.

El micromundo se indigna con las audiencias y clama contra las cadenas y emisoras, como si las cadenas y emisoras fueran las que eligieran el morbo, las tetas, los culos y las situaciones límite en vez de ser la nueva BBC -por cierto, casi todos los españoles conocemos a la perfección el funcionamiento y la programación de la cadena pública británica-,  y es la gente la que la elige porque es así. Las marcas pasan del vulgo. Forocoches es el vulgo, y las marcas pasan y no sé si queda claro, o lo tengo que repetir con más variaciones en el orden de las palabras. Las marcas también saben que allí no serán bien recibidas, y se esfuerzan en buscar la aspiracionalidad, se dirigen a personas especiales y complejas, pero quieren vender seis millones de lo que sea que produzcan. Somos exclusivos, somos el rollsróis del sector… y queremos llegar a todo el mundo. Hay un salto, una chispa de irrealidad que para el motor. Luego los datos se falsean y los motores nunca paran, hasta que caes en desgracia y paran para siempre.

También creo que España es la restauradora del Ecce homo, y que el día que lo asumamos viviremos mucho mejor. La falsa España es aquella que se ha indignado ante la restauración del Ecce homo después de buscar “Ecce homo” en Google un famoso buscador. La señora restauradora es España, y quien no haya visto similitudes entre su restauración, y la gestión de la crisis económica en nuestro país, es que no se ha hecho el curso de guitarra de cececé. Si en vez de la señora restauradora le ponen un nombre francés, y lo cuelgan en el Tísen, el domingo tenemos a trescientos capullos diciendo sandeces sobre los puntos de fuga de la obra. La falsa España tiene miedo de la España real, de Forocoches y de la viejilla restauradora, y tiene miedo porque siempre pierde contra ella.

Share

Write a Comment

Comment