in fútbol

La herencia

Rafa no podrá ser abanderado. Cagada mayúscula por parte del COE, de no ser porque el mundo entero hablará de la feria de abril convertida en uniforme. Prima de riesgo en 585. Los trajes de la expedición española son motivo de chanza en redes sociales por parte de los propios atletas. Cuando todo dé comienzo, tendremos una historia para los periodistas foráneos, que sí, ellos sí harán periodismo. Prima en 588. En España la prensa está demasiado ocupada rellenando periódicos como para ver la basura de un COE que, mientras gasta dinero público en presentar la enésima candidatura de Madrid olímpica, vende su imagen al mejor postor, en este caso una desconocida marca rusa que ha pagado bien. Su buena comisión para algún miembro del COE irá en el negocio. Hagan apuestas. Habíamos dejado a Rafa, lloroso, con la bandera nacional a la espalda, creando una portada del ABC detrás de otra. Y ahora Rafa no va. Tragedia nacional. Todos contigo, Rafa. La prima en 589.

Bosco Sports, la firma que paga su presencia sobre la imagen de los deportistas de España, Ucrania y Rusia, me recuerda un poco a Li-Ning, la pujante firma china que lleva años vistiendo a la selección española de baloncesto (y a otros clubs, como Sevilla, Estudiantes, o Espanyol), y que ha entrado este año en suspensión de pagos en España, dejando en el aire las equipaciones para esta temporada. Economías sucias y pujantes a golpe de talonario (China y Rusia), que intentan perseguir el sueño de tener su propio Nike y no lo consiguen. La metáfora del capitalismo. La prima en 592. Rafa llorando. Iker Martínez y Xabi Fernández renuncian a ser abanderados. Para ellos, como para mi, el abanderado es una marca de ropa interior masculina. Y no quieren ser segundo plato. Vamos al tercero.

Pau Gasol, que no es ni capitán de la selección de baloncesto, será capitán de la expedición española. Ustedes lo entenderán, porque ni lo entiendo yo, ni lo entiende la prima de riesgo, que está ya en 595 puntos básicos. Colamos lo de básicos, porque parece que sabemos más, aunque no sabemos si las primas tienen puntos diferentes. Pau acepta porque es amigo personal de Rafa. Por eso. Un campeón del mundo y dos veces campeón de la NBA, no es un tercer plato. En el COE saben que lo hará por su amigo. El ridículo podría ser mayúsculo y, para Río de Janeiro 2016, deberían contratar a un abanderado también de la marca Bosco Sports.

¿Recuerdan a El Bosco? Fue una patética propuesta musical que, como no, triunfó en España a mediados de los 90. One hit wonder llamado Nirvana. Se trataba de un misterioso grupo del que no trascendía nada, excepto aquel single y un par de ellos más. Detrás de El Bosco, se escondía el polifacético Julián Ruiz, cortador de césped en Marca, director de programas musicales en M80, y megalómano paleto productor musical, y Luis Cobos. Sí sí, el auténtico Luis Cobos, cuyo apellido, al revés, era el nombre del grupo (el Bos-co). Pues vendieron discos. España es el país en el que Luis Cobos vendía discos. España es el país en el que Bosco Sports vende chándals, sea cual sea su plural. Esa es la herencia, y la prima lo sabe porque se pone a 596.

Cataluña (CIU), Castilla-La Mancha (PP), Murcia (PP), Baleares (PP), Canarias (CC) y Andalucía (PSOE) se plantean pedir el rescate. Valencia (PP) ya lo ha hecho. Como vemos, la herencia es cuantiosa. Pillamos de la abuela, del tío, del bisabuelo, y de la prima, en 597. Todos los partidos enmierdados. En el gobierno de la nación se incumple, puntualmente, el programa electoral. ¿Qué impediría a un partido prometer aumento de pensiones, ligues suecos para todos, chocolate gratis, fuentes de ginebra, palcos en la final de la Champions, chaletes por la patilla, o duplicar sueldos? Nada. Puedes prometer lo que quieras, que luego haces lo que te dé la gana. ¿Qué puede hacer el ciudadano ante los atropellos? Protestar pacíficamente. Hasta el punto en que la policía carga, y ya te debes ir casa, ya has protestado.

Y los medios. No hablo ya de los que abrasan con portadas humorísticas, me refiero al bloque que mantiene al sistema, hablo de esos pequeños consensos que aplastan el pensamiento. Hablo del ejercicio legitimado de la dictadura semántica. Pensemos en la marcha minera. En la llegada a Madrid. En las vallas de tres metros ante el ministerio, en los manifestantes tirando las vallas, en los medios hablando de antisistemas. Esa gran etiqueta. “Se colaron unos antisistemas“, “aparición de pequeños grupos de violentos“, “no pertenecían al colectivo manifestante“. Mentira. Repasen las imágenes. Eran mineros, no antisistemas. ¿Os es que los que llevan meses tirando cohetes y cortando carreteras tampoco son mineros?, ¿Los que llevan un mes encerrados en pozos tampoco lo son?

Verán, a principios de los setenta, se le caía la casa a mi abuela. Compró un piso, de los que construían casi con adobe, a toda velocidad, en un verdadero boom inmobiliario, y les estafaron. Afectó a ocho vecinos. Se fueron a Madrid. Les recibió un ministro de Franco. En 2012, en plena “democracia”, los mineros llegan a Madrid y, a muchos metros del ministerio se encuentran vallas de tres metros. ¿Son antisistema quienes las tiran?, ¿No son más antisistema quienes habitan los ministerios? Pues oigan El País, por ejemplo, ha contribuido también al tópico. Cuando se emplea la violencia, automáticamente son antisistema y, para ser políticamente correctos apuntamos que “nada tienen que ver con el grueso de la manifestación“. Pues sí tienen que ver, y lo tienen que ver todo. Volvemos a definir violencia. A saber si la violencia es quitar una valla, o quitar el subsidio al desempleo de larga duración, si no es más violento quien espera dos años a recibir la ayuda a la dependencia y ahora la ve cortada, si no es violencia robar los ahorros de toda una vida de quien firma con su huella dactilar. Que alguien defina qué coño es violencia. Si la prima en 599 no es violencia.

¿Qué debe hacer el ciudadano? Pues ni puta idea, oigan. La idea es mantener esa pasividad que nos ha dado tan buenos resultados: centros comerciales, cremas de carabineros en polvo, fútbol a la carta, sucedáneo de caviar… y ver cada día cómo siguen apareciendo casos de corrupción a nivel público y privado. La idea es recibir los datos de la prima, ya en 600 puntos, como quien oye algo malo que no entiende de qué va, aunque lleve oyéndolo un año, pero que es malo. Aguantar, claro que sí, realizar higiénicas protestas “responsables”. Hoy en día ser “responsable” es no levantar la voz ante las irresponsabilidades. Oigan, están robando, no molestar, por favor.

Dirán que el principio del post no tiene nada que ver con la derivación que ha tomado, pero yo creo que lo tiene que ver todo, y que hemos de tener la perspectiva que nos permita ver las conexiones putrefactas entre unas cosas y las otras. Todo combina en los informativos. Todas las noticias deslavazadas, sin hilazón. Muramos, pero con perspectiva. Y recordemos a otros abanderados. Recordemos las imágenes de sus majestades, de una de las instituciones emblema de este país, la monarquía. Recordemos lo que llevan robado y el mérito que tienen. Recordemos el juego de la prensa. Recordemos la campechanía. Recordemos a Felipe abanderando en Barcelona. Recordemos toda mierda que rodea al deporte, a nuestra vida pública. Hilemos, por favor. Es tiempo de hilar, y de disfrutar de la herencia, claro está.

Share

Leave a Reply