in mis cosas

Lecciones para los nuevos periodistas (y otros becarios)

En un afán divulgativo, humanístico y generoso, dispongo mis conocimientos para esos estudiantes de periodismo, redactores en prácticas, y otros mamíferos que, durante los próximos años, irán copando radios, teles y periódicos, con el objetivo de ahorrarles años de sesudos estudios, esto es, memorización.

En caso de que su destino sean los informativos, confío en la cuidada instrucción por parte de sus superiores. En este caso los intereses empresariales del grupo de comunicación, o cliente en cuestión, marcarán la pauta. Si los intereses del entrevistado son contrapuestos a los del medio, habrá que buscar un titular fácil por parte del protagonista, que le deje en un lugar ponzoñoso. Tampoco es cuestión de entrar en fangosas produndidades, nuestro cerebro, no nos engañemos, no da mucho de sí, y aburriríamos al espectador que, recordaremos, nos ve en pleno paréntesis de Sálvame.

Si los intereses son afines, bastará hacerle una hagiografía que, esto sí, nos costará trabajo de documentación. La documentación es ese momento de la labor periodística con la que no se folla. Iñaki Gabilondo no se tiró a su mujer diciéndole “he estado tres días documentándome sobre el sistema de castas de la India“, sino por cosas como “Mañana voy a poner al fucking Rajoy contra las cuerdas en una entrevista“. Eso sí mola, eso sí es ser star, por tanto, periodista.

Pero donde mis infinitos conocimientos os pueden ser más útiles, queridos alevines de Mariñas, es en el campo cultural. Siguiendo la premisa “contri más creativo sea el entrevistado, menos creativo necesita ser el entrevistador“, ofrezco una primera serie de preguntas estandar, que cedo en plan creative commons, rollo Jamendo, ya que en el fondo han sido heredadas generación de mediocres tras generación de mediocres. Son las que siguen:

Genéricas:

-¿Qué hay de autobiográfico en tu obra? Es el gran clásico, la pregunta dieciséis de Lo más plus, la quintaesencia de la reflexión, el signo indiscutible de buen gusto, a nivel Ferrero Rocher.

En caso de entrevistar a un músico:

-¿Cuáles son vuestras influencias? Demuestra incultura por parte del entrevistador, puesto que debería percibir las influencias. Además refleja que no se ha leído la hoja de promo, donde se esfuerzan en poner sus influencias, casi siempre grupos mucho más de puta madre que ellos, y que no se les parecen en nada, en plan los Stones, Ryuichi Sakamoto, El Sueño de Morfeo…

-¿Es más cálido el público del sur? No sé. Es un tópico bastante tosco y paleto. De todos modos los músicos siempre salen al paso pensando en que hay que vender en todas partes y dicen que claro, que todo el público es especial para ellos.

-¿De dónde viene vuestro nombre? Es fundamental para entenderlo todo, para rellenar el principio de la entrevista, y para que el espectador pueda tirarse el rollo en plan “¿Sabes de donde viene el nombre de Gabinete Caligari?”, pues no, “de la peli El gabinete del doctor Caligari“, ah. ¿La has visto?, “No”.

-¿Qué opinais de la piratería? Antes iba unida a alguna pregunta sobre OT, donde se pretendía reflexionar sobre el éxito que llega de pronto, la industria al servicio de la falta de calidad, y tal, pero ahora se pregunta sólo por lo de la piratería. A los cascudos les parecerá fatal, a los chavales que van de igualitarios y de guays les va a parecer debutencolega. Todos son socios de la SGAE.

En caso de entrevistar a un actor:

-¿Han resultado difíciles de rodar las escenas de sexo? Muy original y picarona. Es de las que engancha al espectador que está de pasada. Le da morbo sólo pensarlo. Uyyyy escenas de cama… con una actriz… uyyyy… ¿follarán de verdad?. No recuerdo si se lo han preguntado alguna vez a Fernando Esteso.

-¿Se siente encasillado en su papel? Yo restringiría mucho el lanzamiento de ésta cuestión, porque me parece un poco insultante, es un poco como dudar de la capacidad camaleónica de actores como Antonio Resines, que han demostrado sobradamente la calidad de su trabajo. Se le pueden achacar malas decisiones en su carrera, como declinar El Padrino y, años más tarde,  hacer los Serrano.

-¿Son iguales los públicos de las diferentes partes de España? (apostilla) ¿Ríen en los mismos momentos? Paso de comentarla, porque no estiendo muy bien qué es lo que pretende, ni si cambiaría en algo nuestra vida saber que un señor de Burgos se ríe menos que uno de Chipiona (cosa que sospechamos).

-¿Cómo has preparado el papel? Mentirá. Te hablará de método y movidas, pero bueno, el objetivo es que el espectador lo flipe. Ten en cuenta que el espectador, como te habrán dicho tu jefe y tu director comercial miles de veces, es gilipollas, y se verá sorprendido, ya que no sospecha que un papel se tenga que preparar. Se dice delante de la cámara y punto.

En caso de entrevistar a un escritor:

-¿Tienes miedo al síndrome de la página en blanco? Lo suelen preguntar en la promoción de una novela (por cierto, cuando hablamos de escritor, lo hacemos de novelas. Poesía, relatos, guiones… esos son maricones), lo cual es bastante absurdo, porque a un señor que se presenta con seiscientas hojas llenas me mierda, no puedes preguntarle si tiene miedo al dichoso síndrome. El día que se te presente con un paquete sin abrir, de quinientos folios, pues sí. Pero hay que colarla. El entrevistado se enrrollará, y te da tiempo a apuntar otras preguntas chorra sobre la marcha.

-Hay mucho de El Quijote en tus páginas… La pregunta es chula porque afirmas y vas de misterioso, pero inútil porque ni te has leído el Quijote, ni la obra que te viene a vender, así que si te contrapregunta que en qué te basas, estás jodido. Además el año del cuarto centenario te daban subvención, ahora es una pérdida de tiempo.

En unos días seguiremos instruyendo.

Share

Write a Comment

Comment

  1. En caso de entrevistar a un guionista.
    ¿No estás hasta los mismísimos de oír y leer que Almodóvar es un gran guionista de personajes femeninos?
    ¿No estás hasta los mismísimos de decir y escribir “mismísimos” en lugar de “huevos”?
    Gran blog. Saludos.

  2. Oyes y lo de ¿Es este es vuestro trabajo más maduro? Es de entender que el último siempre será “más maduro” que el anterior. Salvo que el grupo posea un Delorean capaz de viajar en el tiempo o el artista en cuestión se llame Benjamin Button.

  3. Los músicos, no sé muy bien por qué, siempre nos hemos visto en la obligación de ser simpáticos y decir muchas chorradas en las entrevistas, con tal de mostrar nuestro ingenio creativo más allá del ingenio musical. Un ejemplo: Nosotros, Maese Patelín, en algunas entrevistas nos jactábamos de haber tocado en varios Continentes, y cuando el entrevistador tenía que sujetarse los ojos para que no se le salieran de las órbitas, añadíamos “… en varios Continentes, en algún Prica y el proyecto de hacerlo también en Mercadona. Preguntados acerca de nuestro concierto más memorable, solíamos contestar que uno que dimos ante 4000 personas… en una cabina telefónica. Y así, chorrada tras chorrada.
    Claro que para chorrada la que un día soltó un aprendiz de periodista diplomado, llamado Chiqui Valero, de infausta recordación para los Maese, que dijo que el saxofón de nuestra formación imprimía carácter al grupo, cuando en realidad nuestra música estaba basada en el guitarreo y el chunda, chunda. Imbéciles hay por todas sitios y éste además tenía el respaldo de el más grande de todos, alcalde de Guadalajara a la sazón.

  4. Ja, Ja. Divertido. Aunque muy español el dialecto. Me costó comprender algunas palabras. Lo universal es la boludez de las preguntas. Somos así, en parte por el apuro, en parte por pereza mental. Saludos!