in mis cosas

Notas bonitas de viernes

-En el año más duro de una crisis considerable, donde la gasolina ha subido hasta alcanzar el récord histórico, a Repsol no le importa mucho anunciar que triplicó sus beneficios, y que su presidente se va a embolsar siete millones de euros, siete. Por supuesto los invertirá en nuevas ideas que mejoren el mundo creen una economía sostenible, y generen puestos de trabajo, elevando la calidad de vida de quienes hemos visto recortado nuestro poder adquisitivo.

-En estas que Gadafi, el tío que era chachi hasta anteayer -pasó las navidades con una ministra de Sarkozy-, pero que ya no lo es, entre una buena ristra de sandeces, amenaza con cortar el petróleo si la chavalada sigue molestando. Veremos si le da tiempo. Lo que es injusto es que hayan congelado sus cuentas en Suiza. Cuentas en las que Gadafi ha ido juntando unos ahorrillos (unos cuantos miles de millones de dólares) acumulados con el esfuerzo de la hormiguita que lleva toda la vida currándoselo. Es decir, que hace una semana disponía de su cash, pero hoy no.

-Todos sus examigos aparecen en prensa diciendo que “no se pueden volver a repetir los mismos errores”. Mientras, nuestro Pepe Bono se reunía hace unos días con el demócrata Teodoro Obiang, que solo es uno de los muchos demócratas con los que occidente controla la miseria en Asia y África, y con los que hay importantes acuerdos comerciales, fotos apretando manos, y otras lindezas.

-Zapatero marcha a pasar el finde por ahí. Túnez y los Emiratos Árabes son los destinos. En Túnez se reunirá con el gobierno provisional, y la oposición, de los que, merced a nuestro interés y a los magníficos medios de comunicación, conocemos prácticamente todo: ideologías, propuestas, claves…

-Lo de los Emiratos mola más. Es un ejemplo de democracia, un lugar en el que las mujeres han de entrar acompañadas por un hombre a los hospitales, y si no, no entran. Bueno y tienen censura. Bueno, están prohibidos los cines y los teatros. Y bueno, trafican con niños, eso también. Pero en todas las casa cuecen habas.

-Moraleja: si el hijo de Gadafi (que es el muchachito de la foto) hubiera tenido minutos en su paso por la serie A italiana -su padre pagó un dineral para que el Peruggia lo “contratara”, jugó veinte minutos y dio positivo-, igual todo hubiera sido más fácil.

PD: Os dejo el musicote para que lo partáis este fin de semana. Me llegó ayer vía twitter por parte del bloggeru y paisanu Roberto Fernández. De verdad, no tiene precio.

Share

Leave a Reply