in mis cosas

Passenger

Las marcas pretenden metérnosla doblada. Quieren que formemos parte de su comunidad, que nos dejemos espiar para que nos “sugieran” cosas. Sólo quieren lo mejor para nosotros, introducirse en nuestras vida, divertirnos, seducirnos, que les compartamos. Si no fuera porque detrás hay toda una filosofía aspiracional que no lleva a otro lugar que al “tanto tienes, tanto vales” me haría hasta gracia.

El post no va a seguir con un in crescendo hacia argumentos de anarquía y destrucción antisistema, porque para eso ya está Diagonal. Utilizaba ese periódico para poner en el suelo cuando se meaba la perra. Para castigarla utilizaba el ABC enrollado. Una empresa de móviles ha creado un vídeo caro y bien hecho, que ha quedado fenomenal y lleva ya un millón y pico de reproducciones. A mí sólo me gusta el minuto uno, segundo diecisiete. Un negrazo canta Passenger:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=NB3NPNM4xgo&translated=1]

Es una de las canciones que más me flipa. Cuando ponía la música de Disco Pi, siempre la calzaba, aunque sabía que en determinados momentos era un bajón, y alguno de los bailongos me miraría mal. Es una debilidad. Alguna noche venían tipos y tipas pidiendo que pusiera “la del anuncio de los móviles” y es que se utilizó en una campaña de telefonía. Ese mismo año James Brown reeditaba un grandes éxitos, en cuya portada aparecía una pegatina que señalaba que “contiene la canción del anuncio de guiropaaaa“. Con dos cojones.

Las marcas nos divierten. De paso se cargan todo lo que somos y hemos sido. Si nos dejamos.

PD: Aquí una versión en directo de Iggy y los Stooges, de heroína hasta las trancas. Que lo patrocinen si tienen huevos.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=y4hPnZUMBwA&NR=1]

Share

Write a Comment

Comment