in mis cosas

Raritis

NicoyyoNico es una perra con una mentalidad tan aparentemente estúpida, como realmente extraña. Provocadora pero cobarde, loca por salir, loca por volver, siempre dispuesta con igual energía para hincar el diente a cualquier fino manjar, o emprender veloz carrera tras una mosca. Tiene un par de grandes miedos, fantasmas que acechan y, en verano, se le afilan tras cada esquina: ni soporta el sol, ni los aires acondicionados, así que los paseos en esta época se convierten en una clase de fitness de cintura para arriba para su partenaire. En un par de días cumplimos un año juntos.

Pero nunca dejaré de agradecerle la siguiente metáfora, que me regala de cuando en cuando: roe su correa. Con paciencia y esmero lame, moja y, cuando está blanda, corta la cuerda que le une a cualquier poste o farola mientras compro, tomo algo, u otros menesteres. La imagen que me encuentro al salir es la siguiente: una perra, con la correa rota, es decir, libre, sentada en el mismo lugar que estaría de no haber logrado el objetivo, esperándome como si sus posibilidades de huír fueran imposibles. Es la mejor metáfora que conozco del sistema en que vivimos.

PD: Estoy hasta los cojones de que me recomienden ir a Malta en todos los programas. Que si la Valetta, que si el buceo, que si la noche… No voy a ir. Repito: no voy a ir.

PD2: ¿Cómo un baño tan pequeño puede acumular tanta mierda?

PD3: Una de las cosas que descubrí en Barcelona en casa de Lichis, es el vicio con las enchiladas en lata de Old El Paso. Una de las cosas que les quiero enseñar a ustedes es que no las coman. Son mortales.

Share

Write a Comment

Comment