in mis cosas

¿Sayonara?

Ayer estaba sumamente triste. Así se debe expresar Juan Manuel de Prada cuando esta tan puteado como yo ayer. Y los clásicos del Siglo de Oro y toda esa gente con papeles de magdalenas en el cuello. Ayer tuve un primer acceso de claudicación, de decir “vale, humanidad, no queréis concederme ni una, no os sale de los huevos que me vaya bien, ¿no?, va, me piro”.

Tampoco las últimas 24 horas han supuesto una mejora, pero por lo menos no me descalabro como el IBEX. Si me ostio me ostio, nada de un ocho y pico por ciento cada día. No me jodas. El caso es que preparo plan de huída.

Me siento un poco como los japos en el 45, hasta los huevos de que los americanos les quemen vivos en cuevas de islas del Pafífico, les lancen dos putas bombas atómicas, encima queden como dios, y se vean obligados a batirse en retirada. El plan de huída será doloroso, pero ha de ser lo más rápido posible para no ser el próximo rostro en el informativo que diga lo jodido que está todo.

Prefiero esperar al milagro alemán pagando un poco menos de alquiler, que ya está bien de ir de autosuficiente. Si no se puede, no se puede. Mi abuela siempre cuenta cuando llegó con mi abuelo a Gijón y tuvo que compartir casa con catorce matrimonios que les robaban les fabes que traían del pueblo. Pues mira, ¡ja!.

La única medicina que me vale, como siempre, sale de una caja negra que pone Phillips, y tiene forma de melodías de Nice man and the bad boys, el proyecto paralelo que lanzó el batera de los Teenagefanclub. En concreto la píldora elegida es el segundo elepé de la banda, The art of Handing Out. Mine, mine, mine; Forever Is A Long Time Without You, Tambourine… una cada ocho horas y reposo.

Mañana empiezo a rodar un corto que se llamará “Cada tema con su loco” y que coprotagonizo junto con una actriz de verdad. Ahí es nada… ¡y saldré en gallumbos y con batín de leopardo! Colgaré fotos.

Saludos, y que el finde os sea propicio. O, como nos obligó a poner aquella directora en aquel guión de aquella gala “espero que hayan pasado un rato muy agradable”. Ja.

Share

Write a Comment

Comment

  1. “Rose is a rose is a rose is a rose.” decía Gertrude. Y así es, vamos, que las cosas son lo que son… y vienen como vienen (y se van como han venido, no?). Pues eso.