in massmedia

Se apaga la tele

IMAG0899Tras el derrumbe de la gran industria discográfica, la destrucción de la televisiva avanza poco a poco llevándose por delante a productores tradicionales y poniendo en cuestión los negocios actuales. Sólo en 2012 y según Zenith Media la inversión cayó un 10,3%, dato en cualquier caso que se une al obtenido en 2011 y es que la facturación de los servicios de televisión en abierto se redujo un 13,1% hasta los 2.029,6 millones de euros, y podemos observar una caída sostenida desde 2006. Esa bajada ha de ser enmarcada, eso sí, en una caída de todo el mercado publicitario en 2012 de un 9,9% en relación con el año anterior, hasta alcanzar los 10.858,8 millones de euros, según el estudio anual de Infoadex.

La salida de TVE del circo publicitario aunque, relativa, ha venido a cambiar las relaciones de la industria, y se suma a la concentración en dos grandes grupos televisivos: Mediaset y Antena 3, que pretenden resolver la cuestión de la audiencia. El problema de la industria mainstream del disco fue la revolución tecnológica de los intercambios de archivos vía Internet, el de la televisión es la atención. En número de telespectadores se mantiene -o aumenta- respecto a pasadas temporadas, pero las opciones para los anunciantes de encontrar ventanas más interesantes y baratas, ha retraído la demanda de espacios publicitarios en televisión.

La hostia es de tal calibre que Francisco Alum, director general de operaciones de Publiespaña, que es la empresa que gestiona la publicidad de los canales de Mediaset España, ha dicho que el mercado publicitario ha caído alrededor del 15 %  en enero y febrero, y ha pronosticado que el primer trimestre será el peor del año. Según los datos presentados recientemente a la CNMV, Mediaset España y el Grupo Antena 3, redujeron en 2012 sus ganancias un 54,6% y un 65,8%, respectivamente.

Además de la reducción de costes que padecen los productores tradicionales y que, a medio plazo, podría acercar a nuevos actores de la producción en forma de compañías lowcost legitimadas por su capacidad de producir rápido y bien, o que hayan encontrado un diferencial tecnológico (en el caso de la animación), los grandes grupos han ido creando y absorbiendo canales por el hecho de concentrar audiencia, de tal manera que si está usted viendo Neox, al zapear verá el mismo anuncio en La Sexta, Nova o Antena 3. Además también está cambiando la epidermis catódica, ya que podemos ver acosos publicitarios insultantemente invasivos en informativos o cualquier tipo de acontecimiento susceptible de verse interrumpido para pedir que se mande un sms, o que se metan los ahorros en tal o cual banco.

Una de las pocas cosas que hizo bien Rodríguez Zapatero fue precisamente la epidermis de TVE, aunque sus gestores fueran siempre un nido de alimañas que estaban en el ente para cobrarse servicios prestados. Por si acaso el PP ha dilapidado cualquier atisbo de calidad,  nombrando a Julio Somoano como director de informativos, tras años de servicio en Telemadrid compatibilizados con el desarrollo de sus tesis “Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales” -que pueden descargarse aquí-, y a quien recordaremos por su papel de mamporrero del rey, y poniendo a Jenaro Castro al frente de Informe Semanal. Jenaro considera que el 15M es un movimiento radical que incumple la ley. Jenaro está teniendo algunos problemillas con la plantilla de su programa.

Desde que TVE no puede emitir publicidad cualquier espectador le puede ver espacios publicitarios por todas partes. Viajes fantásticos a magníficos spas, restaurantes de primera, dirigidos en determinado coche guiándose por un cierto mapa, haciendo paradas en conocidos grandes almacenes donde se compran famosos refrescos de cola. Se ve que Hacienda, entre apretón y apretón a rentas menores de treinta mil euros, ha decidido poner el foco en el ente y, por decirlo en términos técnicos, les han pillao con el carrito del helao.

Según refleja hoy El PaísHacienda critica que en el magacín de La 1 + Gente se hayan citado marcas comerciales o emitido reportajes sobre los zapatos de Manolo Blahnik y el vino de Roberto Verino. Dentro del programa Un país para comérselo, censura la aparición en pantalla del logotipo de una marca en el volante del coche y de un famoso cocodrilo en los polos que lucen los presentadores Juan Echanove, Imanol Arias y Tonino.

En definitiva, en los próximos meses la observación de una industria retorciéndose sin oxígeno puede ser de lo más edificante.

Share

Write a Comment

Comment