in política

Seguridad

Desde que el personal empezó a estar hasta las narices, y se dedicó a protestar frente a la casa del pueblo, frente al lugar de la representación democrática, en la carrera de San Jerónimo, ante el Congreso de los Diputados, la policía ha tomado una serie de medidas especiales. Todos los días podrán ver ustedes unas vallas apostadas a la altura de la plaza de Neptuno, acompañadas por dos furgonetas de policía nacional, y más vallas en la parte superior de la calle, frente al Hotel Urban, con otra furgoneta. Si nos acercamos frente a la sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, podemos ver sendos furgones aparcados a ambos lados de la entrada.

Cada furgón es ocupado por tres policías nacionales, que llevan vigilando esas zonas desde hace meses, con el objetivo de generar un efecto disuasor ante cualquier deseo de sentada, acampada o sublevación popular. Haciendo unas cuentas fáciles, me salen quince policías -tres por cada uno de los cinco furgones-, y tres turnos de vigilancia de ocho horas. Esto implica que el montante del operativo implica a 45 policías nacionales.

El sueldo de un policía recién jurado, sin ningún tipo de complemento, son catorce pagas de 1.506 euros. El de un oficial 1.674. Si prorrateamos sus dos pagas extra, se convierten en 1.757 euros y 1.953,95 euros respectivamente. Imaginando que todo el operativo sea coordinado por un sólo oficial, y que el resto son policías nacionales recién jurados, el monto mensual de la vigilancia asciende a 79.261,95 euros. no debemos olvidar que esa vigilancia también se realiza durante los fines de semana, para lo que se deben emplear a otros 45 hombres que, obviamente no van a cobrar  por dos días, lo mismo que por cinco, pero sí cobrarán algo más al tratarse de fines de semana. Pongamos que el coste de mantener la vigilancia sábado y domingo es la mitad que de lunes a viernes, así que serían 39.630,97 euros, para hacer un total mensual de 118.892,92 euros.

El despliegue para proteger a los congresistas españoles, a nuestros representantes, de posibles protestas, es de casi 120.000 euros al mes. Lleva funcionando desde mayo, así que el monto asciende a 480.000 euros, casi medio millón. En poco más de ocho meses habrá superado el millón, sin contar el amortizado, gasolina y mantenimiento de los vehículos, y el coste de oportunidad que implica tener una ciudad con 45 policías menos por semejante gilipollez.

Decía Galeano, que por cierto anda estos días hospitalizado, que cuanto más libres son los negocios, más cárceles son necesarias para quienes padecen los negocios. Pues eso. Dineros, repartos, distancias. Quién gana y quiénes perdemos.

Share

Leave a Reply