in marketing

Sor Patrocinio

El patrocinio de la línea 2 del Metro de Madrid es una gran noticia. Después del tímido patrocinio temporal de la estación de Sol por Samsung Galaxy, ahora se patrocina la línea entera y todos debemos congratularnos por ello, ya que se trata “de una innovadora iniciativa publicitaria por la que la Estación de Sol y la Línea 2 de Metro se llamarán Vodafone. Se trata de “avanzar un paso más en la búsqueda de nuevas vías de ingresos a través de fórmulas comerciales novedosas y originales en el Metro de Madrid, que van más allá de las clásicas campañas publicitarias“.

Les propongo que avancemos un poco más. Buscando nuevas vías de ingresos para la propia presidencia de la Comunidad de Madrid, mediante fórmulas comerciales novedosas y originales, se podría patrocinar también la propia presidencia. Así Ignacio González, el presidente en jefe de la Comunidad de Madrid (entró en el minuto 57 sustituyendo a la lesionada Esperanza Aguirre), podría ser patrocinado por Licores Hijoputa, y podríamos llamarle Presidente Hijoputa sin temor a equivocarnos. El Presidente Hijoputa podría desarrollar iniciativas legislativas pagadas por una conocida marca de espárragos, Cojonudos. El Presidente Hijoputa aprobaría así leyes Cojonudas.

Algún día Leonard Cohen versionará aquello de “Mercadoona, mer-ca-do-na, dona, dona“, y todos lo cantaremos felices rumbo a Eurovegas, dispuestos a jugarnos a nuestros hijos, que bien se podrían llamar Servired o Nike. Seguro que hay gente en Estados Unidos que se llama Nike y es igual que los Mike, pero más caros. Veremos a nuestros amigos de higos a didas, registraremos movistares sísmicos, y protegeremos nuestra vida privalia. Comprar el nombre de las cosas es una de las herramientas de marketing más patéticas de la historia. El Hagen Dasz Calderón lo fue durante un año y no me sirvió para aprender cómo se escribe la marca de helados. Ahora es Caser, una aseguradora de confianza, que asegura una cantidad considerable de menciones en prensa con un trabajo creativo mínimo.

Tu marca y qué. Sólo espero que más allá de la muerte haya una especie de señor que te reciba y te diga “Tu marca y qué”.

Share

Write a Comment

Comment

  1. Por otra parte sería curioso que en lugar de patrocinio y meter su logo hasta el orto, diesen información veraz y pertinente de sus productos. Si las marcas sirviesen realmente para algo y comportasen una ventaja real para el cliente, no creo que patrocinio ni publicidad fuesen sus actividades más notables de márketing.