in mis cosas

Soy un cerdo

Y es que lo prometido es deuda. No es que empiece a verme la piel excesivamentente sonrrosada, o que mi rabo se retuerza (entiéndase en la literalidad… ¡ahhh!), o que me de por zamparme a mis propias crías, cual Cronos. Es sólo que soy un cerdo y ya está, y no sigo hurgando, que ya me vale. Encima ni pata negra ni ostias. Uno cualesquiera, de los que luego hacen conmigo Navidul del chungo, del que se come en toda casa española de dios, y se piensa “si es que como en España no se vive en ningún lao” y te vienen a la cabeza jetas de guiris -estos sí, sorrosados- diciendo aquello de “Eshpanasshh yeeeahh, towos, paela, ole, hamonnnn, fiestaaaa…“.

Cronos era un tío con muy mal café. Vamos cuando tu viejo es Urano, lo más normal es no estar de muy buen humor. No imagino al dios Urano hablando del Sporting o tomándose un cortado y un Veterano. Me lo figuro más bien, pues un poco haciéndo el curro que hace un dios: que si putea un rato a éstos, que si convierte en cabra al otro, que si a las siete y media tengo jura de bandera de los Titanes… Sin tiempo para criar a tu hijo, compartir su ocio, servir como ejemplo, y todas esas mierdas que nos han metido en la cabeza los de la educación fifty-fifty, que suelen estar interesados en que los padres se repartan las tareas para poder contar con ellos como factores productivos, y seguir engrosando la vaca.

Cuando Cronos, conocido por sus colegas como Cro, igual Penélope es Pe, reinó, después de apresar a los cíclopes, que le daban un poco por el culo, más que nada porque no tenían perspectiva 3D e iban sembrando el caos con su punto de vista bidimensional (imagínense los cíclopes por la M40, qué puto caos), se denominó era dorada de la mitología. Como el pop español de los 80, como las lluvias que anuncian en las secciones de contactos.

Todo el mundo hacía lo correcto, no existía la inmoralidad, por lo que no se necesitaban reglas del juego. Todo iba bien, Cro se follaba a su hermana, Gea, y como el latex no se estilaba mucho, pues tenían descendencia que el propio Cro se encargaba de zampar, porque le habían chivado que uno de sus hijos le iba a dar matarile. Pero la muy puta de Gea, harta de ver como lo pasaba fatal en los partos, para que luego su chorvo/hermano se los comiera -¡Qué diría Rouco!- escondió a sus quinto y sexto hijos: Zeus y Poseidón.

Ahí es nada, menudo par de hijosdeputa va a salvar, los Ronaldinho y Eto´o de la mitología, los que sabes que la van a liar. Total que les cría en secreto una ninfa (como al hijo de Alejandro Sanz), me imagino que Gea les pasaría una pensión o algo, los mejores colegios y tal, para que luego Zeus, superresentido contra su viejo, te lo agradezca liberando a los cíclopes, ya con tatuajes carceleros y muy mala ostia, y armen el lío contra Cronos, que estaba tan feliz, con todo funcionando de puta madre, y comiendo niños.

Moraleja: déjate de cosas paganas y pásate al catolicismo. Es más barato, fomenta la abstinencia y hace que sufrir sea más divertido que un cumple en la mansión Playboy. Si eres un cerdo, eres un cerdo.

PD: Hablando de cronos, si alguien no recuerda si era mejor Indurain, o Armstrong (que nos da a todos más apurito porque tuvo cáncer) en las contrarrelojs, miren esta joya y refresquen la memoria:

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=Vb1EYB-VzVI]

Share

Write a Comment

Comment

  1. Viva el dios Indurain… que lo que se comía eran kilómetros de líder, y el zeus más cercano era el de la marca de su cuadro..