Canciones para él: “Sunny”

DSC_0604

El día antes de cumplir 45 años, Marvin Gaye recibió como regalo por parte de su padre un par de balas del calibre 38, que entraron por el lado derecho del pecho y le perforaron el albornoz, pero también el pulmón derecho, el corazón, el diafragma, el hígado y parte del intestino. Felicidades. El regalo fue argumento suficiente para apagar una de las mejores voces que ha dado jamás el soul. Tres días mas tarde 10.000 personas abarrotaban el cementerio donde no quiso faltar nadie. Como telón de fondo la ruina económica y el vacío personal. Esas dos balas han matado a Marvin Gaye en cada referencia desde entonces.

Tras contratar a Gaye para tocar la batería en canciones de Martha & The Vandellas o The Miracles, Marvin se había convertido en el embajador Motown por excelencia, pero había reunido todos los ingredientes para un final infeliz, y los había dispuesto cuidadosamente, a la espera de que cualquier casualidad activara el mecanismo. Segundo matrimonio fracasado, exilio en Europa, huyendo de sí mismo, manía persecutoria, paranoia y condena a la soledad, todo patrocinado por cocaína y heroína. Su trágico final, varios intentos de suicidio después, llegó en una época musical muy confusa que acabó con una cierta obsesión por la electrónica y la composición sobre una caja de ritmos Roland de su último disco -el único no Motown-  Midnight love, que es uno de esos discos que suena como dios, pero que transmite regular. Una de sus últimas actuaciones fue cantar el himno nacional en la final de la NBA de 1983.

Marvin Gaye ya había tenido sus más y sus menos con los productores de la Motown con la salida de What´s going on, probablemente el mejor disco de soul que se hará jamás. El disco era tan bueno que no quisieron sacarlo, cosa que sin duda es una vitola, una garantía de calidad. Tras aparecer el What´s going on, los discos deberían haberse empezado a fabricar cuadrados. Pero a los directivos de la Motown, que tanto dinero habían hecho con su sonido cálido, no les hacía gracia hablar de temas políticos en las canciones que producían. Ni del lado complicado de las drogas, ni de la pobreza, ni por supuesto de Vietnam. Los negros divierten, los problemas se quedan en casa.

What´s going on salió en 1971, poco después de que el propio Marvin Gaye hubiera probado suerte en el fútbol americano, con los Detroit Lions, absolutamente desnortado tras la temprana muerte de su compañera Tammi Terrel, con 25 años víctima de un cáncer cerebral. Tammi le había aupado a lo más alto, desde donde se manejaba con soltura. Hay cosas que no se superan. Y es así.

El 22 de noviembre de 1963 un señor acabó con John Fitgerald Kennedy, que por aquel entonces se dedicaba a presidir los Estados Unidos. Ese mismo día, a la salida de un club nocturno en Nashville, moría apuñalado Harold Hebb. Su hermano Bobby, apesadumbrado, imaginó un día mejor mezclando pop con r&b y le salió una de las canciones más versionadas de todos los tiempos: Sunny.  Hubo un día en el que la positividad ante lo adverso y la incapacidad para asumirlo se juntaron y Marvin Gaye versionó Sunny de Bobby Hebb. Esa es la canción que hemos escogido hoy para ti, hijo.

Share

La misma gran manzana

Empieza una temporada más de la mejor liga de baloncesto del mundo. Qué gran comienzo de post, abróchense los cinturones. Después de un año de mierda como el pasado, en el que el lockout redujo la temporada al mínimo comercialmente aceptable, nos dimos cuenta de dos cosas: que la emoción es la misma con cuatro meses menos de campeonato, y que la última gran demostración de fuerza por parte de un sindicato viene de EEUU. Échenle.

-Si es usted fan de los Knicks, como el abajo firmante, sepa que este año vuelve a oler regular. Seguimos dando nuevas oportunidades a exjugadores recién salidos del geriátrico Los Álamos, como Rasheed Wallace, o Jason Kidd; Carmelo se las va a seguir fumando todas, y las lesiones seguirán siendo el segundo nombre de Stoudemire (no ha debutado y ya está cinco semanas de baja). Supongo que todo dependerá del trabajo de Chandler, de algún efecto extraño como el Jeremías Lin del año pasado, y del clásico puto milagro que se espera en el Madison desde que Ewing se marchó.

-Si es usted fan de los Knicks, como el abajo firmante, tendrá un segundo equipo, de rango teóricamente inferior, al que se ancla para vivir la temporada con la emoción que hace años huyó de los focos newyorkinos. Mi segundo equipo en los últimos tiempos fueron los Suns. Por motivos evidentes este año me han dejado huérfano de Nash, y el fichaje de James Harden por Houston me convierte en indiscutible fan de uno de los equipos más aburridos del planeta. El año promete. Viva Jiuston.

-Si es usted seguidor de Lakers, que usted sabrá, estará tan contento como el fan del típico equipo forjado a base de talonario y construido para hacerse un estupendo book. El equipo-negocio, el equipo que piensa que por fichar al base y el pívot con más talento de la liga, será capaz de resolver sus problemas de dirección e intimidación. Tienen garantizada su poquito de frustración. Llamen a la otra costa y pidan cita al psicólogo de los fans de NY.

-Si es usted seguidor de Chicago, o tiene por casa calcetines, gorras, un plumier, etc de la época de Jordan, quíteles el polvo. Si los recuerdos le hacen sentir una cierta simpatía por los de la ciudad del viento, sepa que la mitad de los componentes de aquel equipo histórico están ya en la ruina económica, que Charles Barkley ya no es la pesadilla de Phoenix, sino una mezcla entre comentarista y mascota, y que ahora los Bulls serían fenomenales de no ser porque su principal estrella, Derrick Rose, se pasará lesionado casi toda la primera parte de la temporada, como la pasada.

-Si es usted seguidor de Boston, siga a @jose13bis en Twitter. Es una biblia. Hace un trabajo impagable. Los Celtics darán guerra en el noveno año de Doc Rivers en el banquillo. Como siempre.

-Si es usted seguidor de Oklahoma, es usted un mentiroso. No hay seguidores de Oklahoma porque no tiene tradición alguna, así que no vengan jodiendo con que apoyan a Kevin Durant desde que era alevín, porque nadie les va a creer. Favoritos aún sin Harden.

-Si es usted un chauvinista del deporte, sepa que este año ha de ir con Minessota. No solo se han deshecho del pufo Milicic, sino que mantienen a Ricki, Lee y Love, y han traído de vuelta a Kirilenko y Brandon Roy, ojito.

-Si es usted seguidor de los Spurs, supongo que se preguntará lo mismo que yo: ¿Cuándo empezará el declive de los Parker-Ginobili-Duncan? Llevamos cuatro temporadas esperando que pare la máquina de Popovic en San Antonio. Y no para.

-Si usted no es seguidor de ningún equipo, busque por Youtube un par de vídeos de David West y Roy Hibbert y se hará de Indiana inmediatamente, apostará su dinero en bwin, y lo ganará, además de quedar fenomenal con sus amigos.

-Si es usted médico está de enhorabuena. Comienza la temporada sin Ginobili, Rose, Ricki Rubio, Kevin Love, Chaunce Billups, Danilo Gallinari, John Wall, o Dirk Nowizki, que están en el dique seco por lesión, y podrían componer un allstar perfectamente.

La última pregunta es: ¿Por qué estaré posteando tan poco?

a) Mucho trabajo.

b) Estoy escribiendo la próxima nueva gran novela americana.

Share

Los playoff

La postemporada es un mundo diferente en el que nada ni nadie son lo que parecían a priori.

LAKERS

No olvidemos dónde jugo Phill.

El equipo de mis muy admirados Óscar Cavaller, José Luís Rueda, y otros acostumbrados a ganar, representa la imagen del fracaso, en tanto que era favorito para revalidar el anillo. Los de Phil Jackson eran tan candidatos como los tres años anteriores a ser el mejor equipo. Ni en la final que perdieron con Boston, ni en las dos últimas temporadas, me han parecido un gran equipo. Parto de la idea de que un equipo sin dirección no merece ganar nada, pero Kobe y Pau demostraron que se podía. Le han dado palos al de Sant Boi hasta en el carnet de identidad, y no todos ellos justificados.

Se le acusa de blando, y lo es. Gasol es un pívot blando, le demos las vueltas que le queramos dar. Quizá es que el público americano valora demasiado la dureza. Entre lo que piden los yankis, y lo que vende la prensa española, hay un jugador excepcional de baloncesto, capaz de pensar como un base, de alejarse, de generar juego, de crear… y yo a un pívot así, lo quiero para mi equipo (aunque en la NBA estaría más cómodo en el ala-pívot). Pero es blando, y punto. Recordamos el mate en plena cara de Garnet, y vemos las imágenes una y otra vez como un hito que se ha repetido demasiadas pocas veces para un liga tan física como la norteamericana. Magic Johnson ya ha pedido que lo vendan para traer a Superman Howard.

CELTICS

La edad de su Big Three pesa tanto como los intercambios de cromos previos a los playoff. Perkins resulta ser más importante de lo que parece, aunque dislocado, Rondo ha demostrado estar entre los grandes. Un equipo en el que la experiencia podría ser un grado, está siendo mantenido por el más joven, y la experiencia se ha convertido en un lastre. Sencillamente no pueden jugar a toda velocidad. no pueden jugárselo todo con un triple de Pierce sobre la bocina, porque pierden.

MÁS

La postemporada es siempre sorprendente. Nowinski, por ejemplo, ha tomado el papel de veterano que quiere exprimir sus últimas gotas de talento para meter a Dallas en la oportunidad final para hacer algo, ocupando el puesto que la temporada pasada representó mi admirado Nash para los Suns (este año fuera de la pelea). Miami ha resultado ser esa asquerosa apisonadora que no quisimos ver los que confiábamos en lago más que el talonario, expoleada por sus tres bestias de los 80 puntos por partido.

Oklahoma se gradúa con los mayores, y choca con unos Grizzlies con los que nadie contaba pese a tener a Gay, Randolph y el pequeño de los Gasol. El caso de Zack Randolph es clásico en playoff: el puto desgraciado que se quedaba en eterno aspirante a estrella, que nos sangró con su salario en la Gran Manzana, y que acaba de aparecer, de repente, tocado por una varita, para colarse entre los influyentes de los grandes momentos (con números de allstar).

A los que los Heat nos caen regular, nos queda la esperanza Chicago. Que Derrick Rose se consagre definitivamente, se apoye en Noah, Deng, y dependa menos del estado de forma de Boozer, para poder llegar a la gran final. Todo hace pensar que el finalista del Oeste venga más cansado que el del Este, lo que le dará cierta ventaja, aunque todo está por contar where amazing happens. Sería un gran homenaje a Phil.

Share

Cuando te enseña un piso un redactor de la web de ABC

Ayer Antoni Daimiel, uno de los mejores especialistas de la NBA en nuestro país, colgó un vídeo, grabado con su móvil. Era el calentamiento de Boston en las finales. El mítico y desgarrador Ray Allen, sudadera en ristre, lanza tres triples perfectos en apenas veinte segundos. Dos tweets más arriba los compañeros de Paco González ya se han quitado la máscara en twitter, y se oponen a la decisión tomada por la cadena de echar a su director. Parece que las jerarquías están bailando, y los gurús de las nuevas tecnologías se comportan como un adolescente que contesta a su padre: convencidos, emocionados, pero sin algo de perspectiva, creyendo que la razón es una y está en su poder.

Siguiendo con los ejemplos anteriores, si Daimiel nos manda ese vídeo, es porque Daimiel está allí. Quiero decir, que el valor del documento está en el contenido, no en quién lo haga. Ese vídeo lo podría haber hecho la señora abuela de Ray Allen, pero si me ha llegado a mí, es porque sigo a un periodista al que he conocido en el, nada dospuntocero, Canal+, y porque Canal+ le paga viaje, estancia y un sueldo, no por una donación de sus followers. Confío en su criterio porque los medios masivos y de comunicación unidireccional clásica, me lo han puesto ahí.

Tan importante es que el grupo de deportes de la SER raje de su empresa en una red social, como saber que si tienen miles de followers es, precisamente, por formar parte del equipo de la SER, por su reputación offline. Me extraña que los abanderados de las nuevas formas de comunicación lo sean, porque tiene cierto halo de martirio. Si se impone la meritocracia en la comunicación, corren el riesgo de caer sepultados ante el poder de convocatoria de un quinceañero en su cuarto, conocedor de las estrategias más cool de captación de atención entre los usuarios.

Tampoco es que sea exactamente positivo, puesto que conforme se democraticen las redes sociales, se irán constituyendo nuevas técnicas de poder, y se formará otra clase alta de los Sra. Rushmore, McCann, Globomedia y compañía, que tendrán otros nombres, pero el mismo dominio sobre las claves para resultar influyentes. Por tanto, parece, el problema no está en las industrias -que también- sino en nosotros mismos.

Ahora, quien no quiera ver que el periodismo está cambiando, es que está fatal de lo suyo.

Share

Obsesiones positivas

- El acostumbrarme a fines de semana que son bocetos de un cuadro muy bonito.

- El jodido proyecto (lo siento, mi mente de estudiante de políticas me echa la bronca, pero no lo puedo evitar. Es el mundo freelance). Estoy todo el rato pensando cosas. Seguro que cuando todo vaya rodado me piro. Siempre me pasa en la Play. Cuando me construyo los equipos chachi, me aburro y empiezo de cero otra vez. Siempre me pasa en general. Mierda.

- El Informe Robinson sobre los españoles en la NBA: desde la brecha de Antonio Martín hasta el triunfo de Pau. Lo posteó Gintonic Dream y me alegró la noche. Queda un hueco para la calidad en la tele. Michael, si lees esto escribe. Y aprende castellano, cabrón.

- Los Low Stars. Son una mezcolanza que hacen country. Hay parte de Gigolo Aunts (Dave Gibb), y si un miembro de los de Boston se tira un pedo, yo me lo como. Esto no es un pedo, es un proyecto musical magnífico, son cuatro guitarras y otras tantas voces haciendo virguerías, así que me lo como con babero. La canción que me obsesiona es :

Mejor bajar el disco. Los acordes que en el vídeo son de piano van, en estudio, con una acústica sideral.

- El culo de Christina Rosenvinge.

PD: Mi terapeuta me ha dicho que no todas las obsesiones son negativas.

Share

Bigboss Man

logo-mod-esc1

Los españoles somos así, el último post bate records de visitas y, como premio, ayer no escribo. Lo cierto es que lo tuve chungo, porque llevo dos días intentando subir un mix del Fila8 para youtube y no hay manera. Pero vamos a ello, con un poquito de Enmental mañanero atragantado en la boca del estómago, frío invernal que llegó de repente, y el reloj de la cuenta atrás que cada día gana más protagonismo en esta jodida casa.

Hoy sube la bolsa porque igual mañana bajan los tipos los yankis. Además en dos días Wolkswagen ha quintuplicado su valor, lo que significa que si el lunes hubiera metido mil pavos en acciones de la constructora, en lugar de estar agobiado, montando, comiendo y paseando perras, ahora tendría cincomil eurazos. Si es que parezco gilipollas, cómo no lo iba a sospechar. En fin. Me flipa que en las páginas porno hacen anuncios personalizados. Es decir, que deben leer tu dirección IP y en función de ésta, te personalizan el anuncio. Hay dos rubias, de Kentuky lo más cerca, y pone debajo “Deborah y Chris, 22 años, Móstoles“. Desgüeve.

Y luego están roja directa y ese pedazo de friki que soy yo. Rojadirecta es, al amante del deporte, lo que lastfm al de la música. Esta madrugada, despertado convenientemente -por mí mismo, no piensen mal- tenía en una ventanita a Boston y en otra a Los Ángeles. A Le Bron le falta un hervor, pobrecito, a ver si aprende de Pierce (y mira que me jode). Esta noche caen los Phoenix de Nash, O´Neil y Stoudemire. Que le jodan al porno. Si hubiera descubierto rojadirecta con quince años, seguiría en casa de mis padres, viéndo partidos, y todos tan felices.

En lo que supone el colmo de los colmos con esto de apurar hasta la última puerta, esta tarde reunión con Libertad Digital. Pa lo que hemos quedao. La tele de Fedegggico. Entregaré la tarjeta y diré entre dientes… “yo también creo que fue ETA“. Estoy de buen rollo, en una semana están por aquí Bigg boss Man, en la sala Boite. Iré sin duda. Siempre que los veo las paso putas para encontrar acompañante. Como ejemplo: Guadalajara, scooter run, no recuerdo qué año… 99 o 2000, me llevo a Paquito que, tras ver cómo los británicos resuelven a la perfección una fiesta mod de rompe y rasga -con Félix Explosion absolutamente pedo y manteado- dice “las canciones éstas están bien, Suárez (me llama Suárez) pero yo haría alguna más cantada…”. Genio y figura.

¡Dios… no he escrito ninguna historieta!… ¡No hay nada que una el post, ninguna reflexión! ¡¿Señor, por qué me has privado de la imaginación?! ¡¡Llévate el sexo!!

PD: Pigadei ha destronado a Javecas. Ya os contaré. Es el amo.

Share

Cuando me recupere

Kevin Garnett full extention

Cuando me recupere compraré una cámara de fotos. Me encanta fotografiar, pero no tengo pasta, no sé, noventa o cien euros para comprarme una cámara. Si tuviera pasta de verdad me compraba una de esas Canon de puta madre, pero claro… Me jode ver a los turistas con cámaras de puta madre, para hacerle una foto a su mujer delante de la estatua de Velázquez, en la puerta de El Prado. Me pone de mala ostia.

Cuando me recupere volveré a entrar a La Antojá, que es la tienda de delicatessen donde tiene auténticos oricios en lata. Los oricios son erizos de mar, en bable. Los adoro, es el sabor que más me gusta del mundo. Saben a mar, sólo se encuentran en marzo-abril, un par de semanas y llevo cinco años sin poder ir a Gijón a comerlos. En La Antojá tienen latas de verdaderos oricios y, cuando lo descubrí flipé.

Cuando me recupere me compraré una camiseta de la NBA. Me mola la de Boston, de Garnett, pero la lleva mucha gente, igual me animo y me pillo la de NY de local, la blanca, pero no hay ningún jugador digno de ella. La de Calde, de Toronto, tampoco está mal, pero el diseño es feo.

Cuando me recupere me iré unos días por ahí. Cogeré un mapa, elegiré un destino al azar, alquilaré un coche, meteré tienda, perra y saco de dormir, y apareceré en cualquier sitio. Estaré a gusto, escucharé a Jack Johnson y a Jakob Dylan, fumaré, comeré fruta y me sentiré bien. Solo.

Cuando me recupere invitaré a mi padre al Bernabéu cuando venga el Sporting, que ayer ganó al Milán (aunque la prensa deportiva se empeña en acentuar la “í”) y nos daremos un baño de asturianismo, y nos tomaremos unos culines por el barrio.

Cuando me recupere le compraré una caseta a Nico para poder dejarla en el patio -la canción “patio interior” de Aroah, se me aparece cada vez que abro su puerta- y que haga su vida en el exterior y deje de destrozarme cajones, calcetines, cajas, cables y demás mobiliario de mileurista.

Cuando me recupere me compraré un par de camisetas chulas, dos camisas negras y una corbata finita, como la que tengo negra, pero roja, o naranja. Y unas zupas de basket.

Cuando me recupere…

Share

pues mira…

tango2

tango2

Bueno, hace unos días os comenté que había cruzado tres apuestas. Treita euros de nos actuales por Boston ganador de las finales NBA. Treinta eureles porque Ray Allen estuvo mejor que Kobe Bryant -por los pelos- en la propia serie final, y otros tantos por lo de España a semis…

Juanito va a ser mi mecenas este verano.

Por cierto pasado mañana somos uno más en casa, el pequeño Georgeclooney está en camino…

Es el de la foto, claro. El que está a cuatro patas, me refiero. Entrará a formar parte de esta serie de historietas que, cada día, dejo por estos lares.

Share

Me la juego

Ahí lo lanzo:

-España llega a semis.

-Gana Boston a LA en las grandes finales. Destacará la figura de Ray Allen, que lleva todos los playoff tocándose los huevos, y se va a merendar a Bryant.

-En basket no habrá metal (homenaje a Pepu)

Me he jugao 30 pavos por apuesta.

Share