Como si no supiéramos que al final todos morimos

Al final todos morimos. El no asimilarlo tiene un punto de tragedia considerable. España se plantó en Sao Paulo ante sí misma, que es una cosa que sólo pueden hacer aquellos privilegiados que han aburrido al mundo de tanto ganar. Frente a la selección, y en contra de lo que este teatro que se llama FIFA quiere plantear, no estaba Holanda, estaba la propia España. Estaban la estirada de Casillas, y el robo de Busquets, estaban el gol de Fernando y la varita de Andrés, estaba aquel mapa que dibujaron Marcos Senna y Luis Aragonés en un junio fresco de hace seis años.

Siempre me llamó la atención la afición que sólo existe en la victoria. Esa que cuando huele el laurel asoma emociones y cánticos, y que cuando toca arena desaparece para animar al próximo ganador. Era evidente que al primer golpe caerían mil, haciendo brillar sus navajas en la caída, pinchando aquí y allá, invisibles entre esa gran masa que conforma el ventajismo. Antes de que Van Persie hiciera el empate, ya estaba repasando los argumentos automáticos de la crítica:

  1. El relevo generacional: Robben y Sneijder, ambos de 30 años, fueron un quebradero de cabeza. No parecían excesivamente cansados pese a la edad. Sólo Xabi y Xavi les superan. Éstos dos, por cierto, indiscutibles en los dos mejores equipos del mundo.
  2. Los ausentes: todos los que no están en Brasil lo hubieran hecho mejor. Los mismos que defienden que la clave está en que no hay delanteros en forma, como Callejón (15 goles en el Nápoles), piden a Negredo (9 goles en la Premier). No se echa a muchos defensas en falta, y fue la línea que falló estrepitosamente en el debut mundialista.
  3. Los culpables: todos los jugadores. Ganan mucho dinero, son unos sinvergüenzas. Con la que está cayendo, y a ellos les pagan por pegar patadas a una pelota… Y el entrenador es un flojo que no ha sabido reaccionar. Con Navas, hubiéramos ganado el partido. El fútbol español, en general se viene abajo ¿Qué nos está pasando?
  4. Los míticos: desde las giras de verano, que cansan a los futbolistas, hasta el calor que afecta a la selección, concentrada en una zona más fresca del país. Las temporadas en Europa son muy largas, los jugadores se han cansado de ganar, el césped está muy seco.

Como si España hubiera ganado todos los mundiales disputados hasta la fecha, como si en el único que ha ganado no hubiera empezado perdiendo, y frente a Senderos y once amigos suizos de Bárcenas. Como si se abriera la veda ante un equipo que será incapaz de rizar lo que siempre rizó, como si los mitos no se apagaran nunca y éste apagón nos pillara por sorpresa. Como si no supiéramos que al final todos morimos.

Share

Canciones para él: “the girl from Ipanema”

The girl from Ipanema

Tendría cinco o seis años, y mi padre -tu abuelo- me sentaba en el sofá que había al lado de la maquina de coser Singer, para que viera a Maradona. Mira, me decía, ese es Maradona. Yo sólo veía la tele verde. La tele verde y repleta de señores pequeños, como hormigas, pero no entendía absolutamente nada, para preocupación de mi padre, que veía en mi desinterés un claro símbolo de homosexualidad. Yo también lo hubiera pensado. Es que ese era Maradona.

Diego tuvo que esperar para debutar en los mundiales a que llegara el de España. No pudo llegar a levantar la copa en el 78, junto con los Kempes, Bertoni y compañía, aunque te diré que su país ya pedía al ídolo de 18 años. Cuando te cuenten la historia del mundial de Argentina en 1978, supongo que te dejará tan helado como me dejó a mí cuando me la contaron. Estados Unidos –está bien que empieces a saber quién reparte el juego-, que para Chile tuvo a Pinochet, a Wessin para República Dominicana, a Noriega para Panamá, a Hugo Banzer para Bolivia, y así hasta Humala hoy en Perú, en Argentina puso a Viola, para que le diera la dictadura en bandeja a Videla, que se llevó por delante a 30.000 argentinos, mientras el resto cantaba los goles de los chicos de Menotti.

Te confieso que siempre que he conocido este tipo de sucesos, pienso en dónde estaría yo en caso de vivir aquello, y en lo que pensaría. Y no me cabe en la cabeza que los argentinos celebraran Mundial alguno. Siempre pensé que yo sería diferente, que tendría una mínima sensibilidad, que haría algo. Cesar Luis Menotti, representante del fútbol exquisito, creador del fútbol poético y de izquierdas, fue severamente reprochado dos años después. “Todos los presos políticos, los perseguidos, los torturados y los familiares de los desaparecidos estábamos esperando que Menotti dijera algo, que tuviera un gesto solidario, pero no dijo nada. Fue doloroso y muy jodido de su parte. Él también estaba haciendo política con su silencio”  dijo Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980, que logró salir de la Unidad 9 de La Plata gracias a la presión internacional.

Y resulta que el domingo estaban en Río de Janeiro protestando por la vida de mierda que les han obligado a vivir, arrasados por el dulce manto de la seducción capitalista, amargados en los arcenes del orden y el progreso olímpico y mundial, recibiendo botes de gas lacrimógeno y palos, y estaba tu padre tuiteando la final de la ridícula Copa Confederaciones, siendo un argentino en el setenta y ocho. Nunca es tarde para que la realidad me escupa que no soy diferente, que no tengo una mínima sensibilidad, que no hago nada. Al final no fui homosexual, pero inconsciente, un rato.

Hoy no te he escrito sobre la canción. Es bossa de Brasil. Supongo que prefería que supieras lo de Maradona.

Share

Carta a Paloma Cervilla

Estimada Paloma Cervilla:

No sé qué habrá hecho tu culito blanco para llegar a trabajar como periodista en el ABC y tertuliana en la Ventana de la Cadena SER, pero supongo que no te volverás a ver en otra igual. Ayer dijiste en tu espacio radiofónico, al que confundes a menudo con la barra de un bar, que había “aviones de mujeres que venían a parir a España”. Tal cual, como suena (escúchenlo aquí donde pone La Tertulia, con Nacho Escolar y Paloma Cervilla). Por supuesto, no aportaste ni un sólo dato sobre el número de embarazadas internacionales que desparraman placentas y cordones umbilicales en nuestro suelo patrio. Cuando te pregunté por los famosos aviones en Twitter, me dijiste que me fuera a freír espárragos.

No recuerdo haber oído a médicos que se quejen ante la llegada de vuelos con embarazadas, sidosos, personas con cáncer, y algún que otro con pequeñas magulladuras, o constipados, que vengan de Swazilandia, Nepal o Austin-Texas, atraídos por los cantos de sirena de las gasas y el betadine gratis. Seguro que los hay, y por ello, Paloma, deberíamos decirles que se acabó, que tururú, que dejamos de ser las putitas sanitarias del mundo. Ya está bien. Tampoco resultará barato repatriarlos, así que lo mejor será prohibir el vuelo de embarazadas, realizando un test de embarazo a cada pasajera. Mejor dicho, ya que lo de los test nos puede salir un poco caro, lo ideal sería que las mujeres no volaran.

Por si acaso, he buscado precio para los vuelos entre España y Santo Domingo. El más barato posible para los próximos días, cuesta 2.143,54 euros. La media está en 2.700 euros (rumbo.es). El precio de parir en una clínica privada en Santo Domingo, es de 40.000 pesos dominicanos si hay cesárea, y 20.000 si es un parto normal. Al cambio son 814 y 407 euros respectivamente.  Si a esto sumamos unas ocho consultas a lo largo del embarazo, a un precio de 9.000 pesos dominicanos -183,13 euros-, tenemos un gasto total que ronda los 1.000 euros. La idea que me transmites es que la sociedad dominicana es tan gilipollas, que por perder casi 2.000 euros, meten a embarazadas en aviones para atravesar los casi 7.000 kilómetros que les separa de España. Los precios son de 2008, así que igual ha subido la cosa. Mucho.

Lo malo de que las mujeres no vuelen, es que si vienen hombres de fuera, podrían dejar a nuestras mujeres embarazadas, y tener que asumir nosotros el coste del parto, en vez de hacerlo como es de ley con un copago entre el país de origen del padre, y nosotros. Deberíamos prohibir el tráfico aéreo de personas. Aún a costa de reducir mucho el tráfico y tener que plantearnos cerrar el aeropuerto de Castellón, por ejemplo. Y que no entren por mar, ni por tierra. Habrá que poner a funcionar al ejército, apostarlo en nuestras fronteras, y así reactivaremos la economía, generaremos confianza y crearemos empleo. Ya lo tengo.

Rompiendo un poco el tono de tus argumentaciones, Paloma, te daré datos contrastados. En 2009 se constituyó un Tribunal de Cuentas en cuyo manifiesto final se aseguraba que se podían haber recaudado 970 millones, sólo de los países de la UE y la EFTA (Noruega, Islandia, Suiza), con los que existen acuerdos mediante los cuales podemos reclamar el dinero del gasto sanitario a los respectivos países. No lo hacemos porque no está establecido un sistema de gestión eficaz que permita que esa factura se emita, se envíe y se cobre. Esta cifra ha sido utilizada  por Sanidad, para mezclar esta deficiencia en nuestra gestión, con el supuesto abuso de los inmigrantes en situación irregular, que ocasionan un gasto muy inferior, como acreditan todos los estudios. Aunque ya sé que a ti, los estudios te la sudan.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ya ha manifestado que “ante la disyuntiva a la que se somete al Médico de Familia, que atendemos ante todo a personas, entendemos que la lealtad al paciente es la que debe prevalecer“. En una carta dirigida a la Ministra de Sanidad, la misma Sociedad, señala que “Entendemos que deban tomarse medidas para corregir abusos que  se hubieran propiciado en el pasado, como el turismo sanitario o el uso de nuestra red asistencial por personas no residentes en nuestro país. Pero nuestra experiencia asistencial nos muestra que esta no es la situación mayoritaria de este colectivo, y que más bien es un colectivo con una fuerte condición de exclusión social y, por tanto, de riesgo para la Salud Pública y de posible morbimortalidad“.

Tengamos en cuenta que su periódico, el imaginativo diario ABC, publicó el 13 de abril un artículo en el que relata cómo en Reino Unido se alecciona al personal a explotar nuestro sistema sanitario. En un delirante texto, interpretan un folleto de la embajada, que pretende ser de utilidad en caso de necesitar acudir al médico -como supongo tendrán todas las embajadas-, como si fuera un robo más, después del peñón de Gibraltar. ¡Les invitan a empadronarse! No dicen nada de la pasta que se dejan los ciudadanos británicos comprando segundas residencias y viviendo medio año en nuestro país. Esa patética información fue contestada por la embajada británica, como es natural, señalando que sus ciudadanos aportan 10.000 millones de euros al año, esto es, el 1% del PIB español.

Por si todo esta sarta de sandeces no fuera poco, estimada Paloma Cervilla, auténtica #periodigna de ABC, he de felicitarte por el ejercicio periodístico que implica contar que “Si yo quiero llevar a mi hijo a un colegio solo para chicos, ¿Por qué no me lo puede subvencionar el Estado?“. En serio, esto de las mezclas nos está volviendo muy locos y, Paloma, llevas mucha razón, pero claro, es impopular. Decir las cosas demostrando que no tienes una puta neurona es muy complicado, y muy valiente y, desde este humilde blog aplaudo tu ignorante y pública opinión que, como muy bien me contaste en Twitter, basas en tu experiencia, que es más importante que cualquier estudio.

Pues nada, señora, creo que hablo en nombre de todos los fans de la frivolidad cuando te doy la enhorabuena por hablar ante 744.000 oyentes, según la última oleada del EGM, sin aportar nada más que una opinión peregrina basada en tu experiencia personal, que es precisamente por lo que se contrata a un periodista, por contar sus experiencias personales, y mucho más si lo hace con tu pericia y tu soltura. Las fuentes y los datos son cosas del pasado. Espero que sigas viviendo así de bien.

Siempre tuyo.

SPCB

PD: aquí te dejo el enlace a un trabajo espectacular de hemeroteca. Prácticamente todo lo que se publicó en 2000 en prensa sobre los sucesos de El Ejido, que están más relacionados con tu teoría de los aviones dominicanos, de lo que crees.

Share

Todo esto pasa cada día

“With our loyal investor base, our management teams and our talented people across the CVC network, we are optimistic that we can continue to find investment opportunities that will deliver value for our investors, whilst at the same time, positioning those companies for future growth and success beyond our investors’ ownership.”

Texto extraído del site de CVC Capital Partners

Es posible que en los últimos tiempos se haya polemizado con la Sanidad Pública. Si conviene privatizarla o no, si es cara o barata, si es una partida en la que parece necesario reducir costes, y una larga ristra de dudas que antes no existían, pero que se han ido forjando a base de un discurso neoliberal, que considera todo lo público como ineficiente, todo lo privado como competitivo, y a todos los funcionarios como chupópteros inútiles que nos cuestan mucho dinero “a todos”. Suelen ser neoliberales que no tributan del todo bien, o que hunden empresas y se reflotan con dinero que no es suyo, u otras lindezas, pero ese no es el tema.

El tema es que lo mejor para salir de dudas es utilizar los datos comparados de la OCDE con respecto a gasto público en Sanidad. Aquí les enlazo el post de Reflexión Sanitaria, que lo cuenta mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. La conclusión recomienda la no privatización, muestra que el gasto de España prácticamente clava la media de la OCDE (9,5% el PIB), y es uno de los más bajos de la Unión Europea. También vemos que EEUU, teniendo un modelo sanitario que es privado en un 53,3% de los servicios (y todos incluyendo repago), es el país que más porcentaje del PIB gasta en Sanidad (¡el 17,4%!), por lo que no existe relación entre privatización y ahorro, pero entonces ¿Por qué seguimos con la cantinela?

Verán, el Grupo Capio está pescando en ese pozo inmundo que es Brasil. La economía local, de ágil crecimiento, vive inflada por el Mundial de fútbol, y las Olimpiadas, repuntando a golpe de ladrillo,y dando empleo a una población no excesivamente cualificada. Nos trae ciertos recuerdos, ¿No?. Cuando el mercado en España se encuentra deprimido por el desempleo y la reducción de consumo tira la demanda, hay que huír en busca de otros mundos, y por ahí tenemos a los intrépidos viajeros, a los espadachines del Rey, representantes de Renfe, Metro de Madrid, OHL, Sener, Cobra, BAPP, Indra y Grupo Capio, entre otras. Sedientos de dinero-cash, tratando de olvidar la huella con la que asolaron su tierra y que, como la del caballo de Atila, parece arrasar sus bailes de cal viva. A todo esto, igual no saben qué es el Grupo Capio. Pues sepan que son ustedes sus clientes.

Capio Sanidad es un grupo controlado por el fondo de capital riesgo CVC Capital Partners (británico pero afincado en Luxemburgo, ese bonito paraíso fiscal). Son los del texto de arriba. Tienen negocios tan transparentes y relacionados con la salud como la Fórmula Uno, Suministros de Leslie Piscina -el mayor minorista de EE.UU. de suministros de la piscina-, o Cortefiel. Cambiemos de tema, y obviemos quién está detrás del Grupo. Pongámosle cara, dejemos de hablar de Capio con esa impersonalidad. Por ejemplo, el exconsejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela formó parte del Consejo Directivo de Bankia y del Grupo Capio.

Si se preguntan por la relación entre Capio y Bankia, sepan que Bankia y la CAM participan de una sociedad llamada Ribera Salud, que cuenta con parte de la gestión de la Sanidad valenciana, junto con Grupo Capio. Sepan que Grupo Carpio quiere comprar Ribera Salud para ser monopolio en Valencia. Como saben, hasta hace bien poco teníamos a  Rodrigo Rato en Bankia -interesados en vender Ribera, de su propiedad-, y a Lamela en Bankia y Capio -interesado en vender y comprar Ribera-. Lamela es un hombre de la máxima confianza de Rato, exjefe de su Gabinete y desde que abandonó la política en 2008 ha pasado de ser un gestor de la sanidad pública a  empresario privado del mismo sector.

En una búsqueda muy por encima, googleando como podría hacer un niño de seis años, encontramos un dossier chulísimo y “muy elaborado” de la implantación en redes sociales del Grupo Capio. Para ser honestos, desde Capio podrían argumentar que este documento tiene la misma validez que tendría uno que creara y subiera a Slideshare un chimpancé, pero no deja de llamar la atención que pulule por la web la oferta de un posible proveedor. Digamos que no me parece demasiado serio. En Valencia, la secretaria autonómica de Sanidad, Manuela García ya comentó el pasado jueves la opción de privatizar la gestión de los ambulatorios. No sólo Capio, Doughty Hanson, es el nombre de una firma de capital privado que anunció hace un par de meses la compra de USP Hospitales Barclays y Royal Bank of Scotland por 355 millones de euros. USP está presente en nueve autonomías, cuenta con 12 hospitales, una clínica especializada y 22 auxiliares.

Como vemos aquí, en Valencia, Capio pugna por monopolizar la atención sanitaria al millón de valencianos, logro que consagraría a Víctor Madera, CEO de Capio, el hombre que creó un imperio en siete años. Víctor Madera es el crack de Capio, y también es de los que se dedica a dar consejos como “Llorar menos y rendir más”. Para dejar de llorar, vayamos a Extremadura: según denuncia la Clínica Extremeña de Salud, ante el Servicio de Procedimientos del Jurado de la Defensa de la Competencia de Extremadura, el Grupo Capio aprovechó el cierre de la única clínica privada de la competencia, para firmar con las aseguradoras documentos entre los que se incluye la prohibición de abrir un hospital en Badajoz durante 12 años, protegiéndose con una indemnización de 2 millones de euros. No parece mal negocio este en el que uno siempre gana. Así también se puede llorar menos y rendir más, ¿No?.

La meteórica carrera del ejemplar Víctor Madera comenzó en Castilla – La Mancha, abriendo centros en Talavera, Ciudad Real, Alcázar, Albacete, y concertando el Tres Culturas, en Toledo. ¿Cómo lo consiguió? A base de llorar menos, y rendir más. Bueno, también es cierto que el exconsejero de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, es hermano de Teresa Echániz Salgado, subdirectora de investigación de Capio Sanidad. Con el cambio de color político, parece que la cosa tampoco mejora para la salud pública de los castellanomanchegos: se pretende licitar la gestión de cuatro hospitales públicos en funcionamiento (aunque alguno de ellos a medio gas) en Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y Manzanares.

En Madrid las relaciones con Capio son evidentes. Medio millón de pacientes madrileños y más de 200 millones de euros anuales, todas las especialidades de distrito Centro, adjudicación de hospitales como el de Móstoles, apariciones como si de un consejero más se tratase… Afortunadamente la Comunidad de Madrid controla la calidad del servicio que se presta desde lo privado. Otra empresa privada, claro:  Gerens Hill Internacional ejerce para la Consejería de Sanidad de Madrid tareas de “control” de calidad de la prestación. Gerens Hills se vió implicada en la denominada trama manchega de la Operación Malaya, en su relación con la extinta CCM, presidida por el dirigente del PSOE Juan Pedro Hernández Moltó, a su vez ex-Consejero de Economía de Castilla – La Mancha y mano derecha de José Bono. Mola ¿Eh? Pues no se pierdan este artículo con los tejimanejes en los repartos la tarta sanitaria.

Todo esto pasa cada día. Toda esta basura alrededor. Y a nosotros no nos afecta en nada. Excepto en que, de continuar con el proceso de privatizaciones, sólo habrá salud para quien se pueda pagar un seguro de trescientos euros al mes. Y empezarán a dejarse morir a pacientes de tratamiento costoso, como pasa en EEUU y denunció Michael Moore en su documental Sicko. No pasa nada excepto que nos dicen que será más eficiente la gestión por parte de unos señores para los que la sanidad es un negocio, que la que puedan hacer las administraciones, para las que la salud es un problema a resolver rápido. Por lo demás vivan tranquilos y, como dijo Mariano, transparente como un niño, a ver si la selección nos hace olvidar todas estas cosas.

Share

Pura basura

Hola queridos hijos de puta. Me gusta llamarles hijos de puta, estimados lectores occidentalitos, por aquello de repartir frustración. Lo hago básicamente porque soy consciente de que yo soy un hijo de puta, y me frustra. Pero tranquilos que somos unos hijos de puta sistémicos, osea que no me refiero a ser más o menos majete en el tú a tú (que en mi caso tampoco), sino a nuestra complicidad diaria con la basura que revolotea alrededor nuestra, a la que llamamos mundo.

Destaco unas putas mierdas, de las que tenemos a golpe de click o de quiosco, que me han revuelto la comida. Sí, a veces tengo accesos de una cosa -que los del norte diagnosticamos como patología- que se llama sensibilidad, y me revuelve las tripas -las que tenga- en sentido contrario a las agujas del reloj.

1) No sé si sabrán lo que es un futuro. Cuando uno tiene pasta y se aburre de las operaciones bursátiles típicas, y de asistir a las fiestas con farlopa del ex director general de Empleo de la Junta de Andalucía, puede dedicarse a operar con futuros, esto es, pactar el precio y el día de una compra o venta de una cantidad de bienes, o de valores. Total, que dentro de un año te voy a comprar tanto a tanto. Y entre medias especulo, porque igual alguien está interesado en comprarte eso en esa fecha, y yo interesado en llevarme la pasta ahora y no esperar a tal fecha. De esa manera vendo ese acuerdo, y me llevo un poquito, o un muchito para mí, en función de si el que me lo ha comprado tiene mucha o poca gana de comprármelo.

Los estadounidenses, que son unos hijos de puta, pero muy sanos, toman zumo de naranja cada mañana, y para ello, las importan de Brasil, que Valencia está como para pedir naranjas. En esto que el gobierno yanki detecta una partida de naranjas tratadas con un pesticida prohibido en los USA, y los futuros de la naranja suben casi un 10% en un día. La pasta en el banco te da un 2%, más o menos. Apostar en contra de una cosecha un 10%. Echen cuentas de quién puede andar detrás de los pesticidas.

2) Ruiz Mateos, ese muchacho del apellido compuesto. No me digas por qué le acusan de estafa, apropiación indebida, insolvencia punible, administración desleal, alzamiento de bienes, falsificación en documento mercantil y contable, así como de supuestos delitos contra los intereses de los consumidores. Ya ves qué chorrada. ¿Se acuerdan de los anuncios en los que podían hacerse con acciones de Nueva Rumasa?, ¿Recuerdan que serían rentables de la leche (chiste ochentero)? Pues no fue así.

¿Qué pasó con la pasta que captó? Ahora su abogado nos comenta que la utilizó -390 millones de euros-para pagar a los jugadores del Rayo, y para hacer donaciones al Opus Dei, Salesianos, y Legionarios de Cristo. Un cartel que ni el FIB. En total 12 millones de euros en donaciones a una serie de sociedades -6 Opus, 6 Legionarios, y 4 Salesianos- que nos adoctrinan en moral, y a cuyos colegios llevamos a nuestros hijos, por aquello de que crezcan rectos y no se mezclen con gitanos o chinos.

3) Zaplana, sí Zaplana, nuestro ministro más tostado, ha perdido su puesto como consejero en Telefónica Europa. Sigue levantándose un pastiche como adjunto al Secretario General de la multinacional, para la que también “trabajaba”, por ejemplo Urdangarín. Sí, la empresa del anuncio del 15M. Sí, Zaplana.

Esa es la basura que tenemos delante. Ese es el estercolero que estamos construyendo para nuestros hijos. De puta, claro.

PD: ¿Recuerdan a esa gente que se despide diciendo “nos vemos en los bares”?. Esa gente vota.

Share

micro y macro

Va, rápido que tengo lío:

MACRO

-Manejamos con fluidez el concepto de “países emergentes“. Qué coño es un país emergente y por qué emerge. Se dice que España es un país de camareros y obreros, y que así no se puede. La falta de cualificación en Brasil o India, es increíble. También hablamos de pauperización de la clase media. Clase inexistente en Rusia. Brasil, India o China son rentables para las inversiones, ya que producen a un precio escandaloso, libertad fiscal… Además Brasil cuenta con las inyecciones de Juegos Olímpicos y Mundial de fútbol. En definitiva llamamos países emergentes a los que atraen inversión. No emergen hacia ningún lado, no hay plan.

Alemania, esa nación, ese motor, ese ejemplo para la economía mundial. Bien, el 51% de su PIB depende de lo que exporte. Exporta casi todo a Europa. Buen panorama sí. Ahora piden ayuda a Rusia y a China. Ojo: Rusia y China bien, Afganistán y Libia mal. Antes no, ahora sí. Da igual de dónde venga la pasta: magantes borrachos, petrodólares, venta de armas, exclavitud laboral, nos la suda. Que nos ayuden, y que lo hagan ya.

-Los bancos españoles comparecen anunciando una reducción considerable del beneficio previsto (mínimo un -14%). Ayer la UE les pega un palo, les pide 15.600 millones de capital extra, y les señala ante los mercados mundiales. Hoy lo petan en bolsa. Mola, ¿Eh?

MICRO

Amaya Arzuaga cierra su factoría en Burgos, y se larga a producir a China porque, según dice, con los costes de aquí no se puede competir. La realidad es que no ha sido capaz de aportar el suficiente valor a sus productos como para salvar los costes de producción. Pero autocrítica cero. Crecimiento y sostenibilidad son dos conceptos que pocas veces han ido de la mano en los planes de los empresarios. Relativizar el origen de los beneficios sólo lleva a la autocomplacencia, cuyo final es la autodestrucción. Y en esas andamos.

-De vez en cuando me caen perlas que vienen del pasado para completar mi joyero particular. Lo bueno que tiene que tu cadáver salga el primero de una región, es que después van llegando todos. Hoy me entero de que el cojoproyecto de Don Quijote en Ciudad Real -enésimo absurdo al calor de cuarto centenario de la obra, evento del que pilló pasta todo dios excepto un servidor- entra en concurso de acreedores. Me quedan pocos por ver pasar.

Share

El baile de la CEOE

En los últimos días los empresarios han hecho un esfuerzo intelectual sin precedentes para abrirse paso en el debate público con una serie de medidas y propuestas con el fin de dar pasaporte a la crisis. Es todo un detalle que en un mundo en que nadie quiere arrimar el hombro, nuestra elite empresarial ha bajado a la arena de la opinión pública, con un documento de calidad, micro y macroeconómica, importante. Ya que el Partido Popular no acaba de comentar qué hará para salvarnos, parece que es la CEOE la que nos saca de dudas.

En materia de indemnización por despido improcedente del contrato indefinido, quieren que se quede en 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades. Decía el periodista deportivo Juanma Castaño en Twitter que al final, el finiquito nos iba a salir a pagar. Sugieren los empresarios que abaratando el despido se les quita el miedo a contratar. Que levante la mano el trabajador que hoy firme un contrato indefinido, y crea que estará en la misma empresa dentro de cinco años. Gracias. Es decir que las empresas de Nueva Rumasa, o los cientos de fábricas cerradas, no han quebrado por error en la gestión, o en la adaptación a la nueva economía, no. Ha sido por el coste de los despidos, y por miedo a contratar.

No consideran que el equilibrio presupuestario tenga que venir del lado de los ingresos. Claro que no. Más que nada porque privatizando empresas que dan beneficios, es complicado sacar dinero. Y mucho menos si se quiere tocar bancos, o grandes fortunas.

Ante el miedo a la pauperización de la seguridad social, eduación, o pensiones, su respuesta es que las empresas tengan que pagar menos seguridad social. Jugada redonda. Además, y ya que estamos, retoquemos el derecho a huelga, las subidas salariales vinculadas a la inflacción. En definitiva las consecuencias de un mundo global parecen claras:

1) La ausencia de fronteras y velocidad de los medios han dado alas al concepto multinacional como empresa que produce donde quiere, y vende donde puede.

2) El precio de la mano de obra (white collar workers incluidos) tiene que caer, si la economía quiere ser tan competitiva como, por ejemplo la china, o vietnamita, con niños trabajando 16 horas al día, y durmiento en chabolas dentro de las fábricas. Imposible, pero un referente utópico necesario para la rentabilidad siempre creciente. Bajan la regulación, desaparecen derechos adquiridos…

3) La demanda ya no está en tu país. Así que si en España la gente no tiene para mantener las ventas de Inditex, pues Inditex vende en India, Brasil, o donde toque. Se acabó el compromiso social de la empresa, en fin de la responsabilidad social corporativa. La desvinculación del entorno, la muerte del fordismo.

Rosell, el presidente de la CEOE, es de los que piensa “de que“. Pensar “de que” dice mucho de la talla del representante de los empresarios, en un país que confunde todo. Entre sus confusiones favoritas están la de público con ineficiente, privado con eficiente, o empresario con emprendedor. A ver hasta qué punto al personal le va la confusión o no. A ver hasta cuándo les dura el baile.

Share

El rey de la tontería

Todos hemos competido. Todos nos hemos medido con gente a la que creíamos mejor. Ese delantero rápido y musculoso, ese apuesto galán, ese empollón con cara de saberse el último pedo de Marco Fabio Quintiliano. Todos hemos tenido al prejuicio en nuestra contra. Hemos visto propuestas pomposas, disfrazadas, que no ocultaban nada bajo el traje de indestuctibles.

A todos nos han leído cuentos, en los que la moraleja era que las apariencias engañan, y todos hemos sido criados, de boquilla, en la cultura de que el valor de las personas o ideas -si es que no son lo mismo- está en su fuerza interior, y no en la cáscara. Todos hemos visto Cosas de Casa, y Cenicienta, y todas esas mierdas creadas para que los pobres se sintieran menos, pero tengo la sensación de que nadie se las cree de verdad.

He escuchado a peces gordos reconocer que no sabían leer un mail, o a tipos que van a pasar el fin de semana a su casa de Brasil, incapaces de discernir si El Quijote es un libro o una serie de dibujos animados. La televisión nos ofrece ilustres ignorantes, que llegan a la principal motivación de nuestro día a día -la pasta- sin más mérito que perder el sentido en prime time.

La tontería es una gran nube de humo gris que, como buena sustancia gaseosa, tiende a subir, y la encontramos más cómoda y tupida cuanto más alta es la planta del despacho. Directores de medios, políticos, asesores, agencias de publicidad… La tontería regatea y seduce con el Ipad, el Audi y los cuellos de pana de Burberrys. Su religión es el pragmatismo del chalet, el club de campo, y el colegio privado. Pero huele. Y hay veces que se lo dicen a la cara.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=p9Lb3Kp79pI]

 

Todos

Share

Primeras notas de Mundial

Olé Satrústegui!

-Los porteros: en esta Copa del Mundo se están luciendo. El guardameta paguayo ayer demostró, saliendo a coger setas, que la portería es un puesto importante, que parece amateur en este campeonato. Qué decir de Inglaterra, un equipo circense, con una alineación de fieras, pero defendida por un payaso bajo palos, que les costó acrecentar la figura de una selección menor en su participación en los mundiales, USA. El mundo es curioso, en nuestro país hay hasta media docena de guardametas que serían titulares en cualquier selección, y los británicos llevan décadas arrastrando problemas en esa demarcación.

-Las defensas: quedan muchos equipos por comparecer, y los debuts en campeonatos no sirven de nada por el mero hecho de que el mejor defensa en esos partidos, es el miedo de los rivales a ir a por la victoria. Son pocas las selecciones que deciden ir a por los encuentros y percutir una y otra vez en las defensas a las que se enfrentan, que es el único instrumento real de medida. Incluso la brillante España de la Eurocopa, sufrió como una perra en el primer partido frente a Rusia, sensación sepultada por los resultados y olvidada por la memoria selectiva que cultiva leyendas. Ver en el centro de la zaga italiana a porteros de discoteca prejubilados, lo dice todo.

-Los centros del campo: son los que más sufren con las decisiones de los cagones. Los cagones son los que se sientan en el banquillo y, casi siempre, hacen las alineaciones (ahí tenemos a Domenech en Francia, que ni eso). Hacen creer a la opinión pública que son capaces de armar un equipo en quince días. El medio de la cancha refleja la creatividad del entrenador, así tenemos a Capello destrozando a Lampard y Gerrard como mediocentros, a Lippi sin la más mínima intención de crear en Italia, o a Ronaldinho viendo el Mundial por la tele, de resaca. Cuando era adolescente, se estilaba el rombo en el centro – recuerdo Ince, McManaman, Anderton y Gascoigne-, pero el Brasil de Mauro y Dunga puso de moda el tremendo estilo del doble pivote. Lo dicho, cagones.

-La delantera: aquí sólo hay espacio para estrellas rutilantes, o para carne de Mundial. Esta última modalidad ha creado una aristocracia de jugadores que sólo brillan cada cuatro años, como el alemán Klose, u otros tromamundos que desaparecen entre un campeonato y otro. Ayer vimos a Roque Santa Cruz, con Paraguay (Olimpia, Bayern, Blackburn, City…), que viene de la escuela del checo Milan Baros (Baník, Liverpool, Aston Villa, Oympique Lyon, Porsmouth, Galatasaray…) o de Nuno Gomes (Boavista, Benfica, Fiorentina, Benfica…), arietes torpes que encuentran un gol que les encumbra. Luego no acaban de encajar en ningún club, en el que firmen buenas temporadas, pero en la siguiente competición mundialista vuelven a acudir a la cita con la suerte, que da impulso a la rueda de sus carreras.

TÓPICOS DE ESTE MUNDIAL

1) El sonido de la vuvucela es molesta, pero es su tradición y hay que respetarla. Menos mal que no les ha dado por tirar bolas de pelo de ñú al césped. Por cierto ¿Vuvucela es una forma cariñosa de llamar a Papalladolid?

2) España (mirando desconfiado alrededor)… se la va a pegar en el Mundial… Queridos agoreros, si España juega bien, ya puede caer en cuartos, que no se la habrá pegado. Pegársela es que Montolivo sea el cerebro de tu equipo.

3)Los aficionados transmiten la alegría de un continente. Sin duda, recuerden el México, Alemania, Italia, cómo los aficionados comparecían en silencio en los estadios y, si se marcaba un gol, lloraban.

APUNTE:

Lo de los spots de los patrocinadores de las selecciones es patético. Patético chico. Villa/Torres/Reina/Xavi, dando toques a una pelota y tirando un pelotazo para anunciar hamburguesas/coches/energéticas/aceite de oliva vírgen extra/gamusinos. Creativos a la hoguera.

PD: Os dejo con la primera celebración gay en un Mundial, la de Goicko y cómo un señor dispara desde la grada a Zubi.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=mSk0ggtYzEU]

Share