Cuando me recupere

Kevin Garnett full extention

Cuando me recupere compraré una cámara de fotos. Me encanta fotografiar, pero no tengo pasta, no sé, noventa o cien euros para comprarme una cámara. Si tuviera pasta de verdad me compraba una de esas Canon de puta madre, pero claro… Me jode ver a los turistas con cámaras de puta madre, para hacerle una foto a su mujer delante de la estatua de Velázquez, en la puerta de El Prado. Me pone de mala ostia.

Cuando me recupere volveré a entrar a La Antojá, que es la tienda de delicatessen donde tiene auténticos oricios en lata. Los oricios son erizos de mar, en bable. Los adoro, es el sabor que más me gusta del mundo. Saben a mar, sólo se encuentran en marzo-abril, un par de semanas y llevo cinco años sin poder ir a Gijón a comerlos. En La Antojá tienen latas de verdaderos oricios y, cuando lo descubrí flipé.

Cuando me recupere me compraré una camiseta de la NBA. Me mola la de Boston, de Garnett, pero la lleva mucha gente, igual me animo y me pillo la de NY de local, la blanca, pero no hay ningún jugador digno de ella. La de Calde, de Toronto, tampoco está mal, pero el diseño es feo.

Cuando me recupere me iré unos días por ahí. Cogeré un mapa, elegiré un destino al azar, alquilaré un coche, meteré tienda, perra y saco de dormir, y apareceré en cualquier sitio. Estaré a gusto, escucharé a Jack Johnson y a Jakob Dylan, fumaré, comeré fruta y me sentiré bien. Solo.

Cuando me recupere invitaré a mi padre al Bernabéu cuando venga el Sporting, que ayer ganó al Milán (aunque la prensa deportiva se empeña en acentuar la “í”) y nos daremos un baño de asturianismo, y nos tomaremos unos culines por el barrio.

Cuando me recupere le compraré una caseta a Nico para poder dejarla en el patio -la canción “patio interior” de Aroah, se me aparece cada vez que abro su puerta- y que haga su vida en el exterior y deje de destrozarme cajones, calcetines, cajas, cables y demás mobiliario de mileurista.

Cuando me recupere me compraré un par de camisetas chulas, dos camisas negras y una corbata finita, como la que tengo negra, pero roja, o naranja. Y unas zupas de basket.

Cuando me recupere…

Share