Bajo el mar

“Tú crees que en otros lados las algas más verdes son
Y sueñas con ir arriba, ¡qué gran equivocación!
¿No ves que tu propio mundo no tiene comparación?
¿Qué puede haber allá fuera que causa tal emoción?

Bajo el mar, bajo el mar
Vives contenta, siendo sirena eres feliz
Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar
Mientras nosotros siempre flotamos
Bajo el mar”

Bajo el mar – BSO La Sirenita

Entre los muchos viajes del alférez de navío Ángel Mato López, seguro que nunca estuvo surcar los mares en los que viven Ariel, o el cangrejo Sebastián. En eso podríamos considerar que la familia Mato dio un salto cualitativo al pasar a la siguiente generación, porque su hija Ana sí que lo hizo, dentro de una serie de viajes viento en popa. Permítanme la licencia, pero esta Gürtel Fogg merecía desde hace tiempo post aparte. Estudiante de Ciencias Políticas en el CEU, asistió en mitad de su carrera a un Congreso del Partido Republicano norteamericano. Ir a Estados Unidos siempre es garantía de calidad a nivel “anunciado en TV”.

En 1984 empieza a trabajar como asesora de un diputado por Ávila llamado José María Aznar, a quien recordarán por recientes y profundas intervenciones públicas. Pegada a la estela del líder, el resto de la historia ya se la pueden imaginar. Su obra cumbre fue decir en Onda Cero que los niños andaluces “son prácticamene analfabetos”. Otro de sus hits fue casarse con Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo, conocido popularmente por comprar Jaguars que pasan desapercibidos en los garajes.

Su padre debe estar orgulloso, porque otro de sus hijos, Gabriel, árbitro de tenis, también encontró acomodo en el Partido Popular, en este caso ocupando cargos de responsabilidad en Canarias, lugar que le debe ser muy familiar. Entre tanto, mientras el país se iba por el sumidero, en paralelo al aumento de mierda en cantidades industriales, Ana se dejó llevar por la narración de ese Walt Disney de la derecha que acabó siendo Correa. La trama Gürtel es un maravilloso cuento multicolor, donde la casta dominante saltaba cualquier traba legal para mantenerse en el escalafón privilegiado, mientras declaraba y legislaba la destrucción de lo público.

Todo esto sucedía bajo el mar. Bajo el mar se cerraban las contrataciones públicas, bajo el mar se pasaban las facturas del confeti y los viajes, bajo el mar había concesiones a dedo, trajes y bolsos de Louis Vuitton. Bajo el mar los dirigentes populares recibían dinero negro y tenían los santos cojones de llevar el debate a si es justo recibirlo por el poco sueldo que ganan. Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar, mientras nosotros siempre flotamos, bajo el mar.

Share

Taxistas

Bárcenas aparece en escena como si los informativos de las televisiones no fueran más que el cuarto cuarto de su abrigazo de banquero antiguo, como si hubiera nacido para que su paso ligero fuera el ideal prefacio al primetime de las cadenas, como si ese pelo que le nace recio y se mantiene firme gracias a la disciplina de la gomina, hubiera crecido sólo con el fin de reflejar los flashes de fotógrafos que eran quérubes cuando se repartía en este país gomina en cantidades industriales entre los altos ejecutivos que bebieron de las fuentes neocons norteamericanas, y comieron del maná franquista, que parece no tener fin. La gomina de los empresarios es el gloss de España.

Existen varios tipos de películas norteamericanas: las que empiezan con un juicio, las que van de juicios, y las que acaban con un juicio. No sé en cuál se imaginará Luis que está, en cualquier caso parece que se ha preparado el papel a conciencia, y no es para menos, porque en Suiza le espera un sueldo a la altura de los mejores de Hollywood.

Luis sale del taxi, coge la tabla y se dispone a surfear en una ola de gomaespuma con los diferentes logotipos de las televisiones, mareado por preguntas absurdas a las que parece contestar para sus adentros, porque esboza una sonrisilla que resultará su perdición. En este país puedes se un hijo de puta de los pies a la cabeza, un ladrón, o un asesino, pero España no soporta la risita floja. Roba, pero mantén el rictus, frunce el ceño y tendrás hueco en unos años en una tertulia de Intereconomía, y en la sección de libros de El Corte Inglés.

Ajeno el actor al montaje final, los espectadores vemos su entrada y salida de los juzgados, y también el trajín de Trías, el secretario que se cayó del caballo y del golpe resultó íntegro y clarividente. Ambos van en taxi. Supongan que son ustedes taxistas y que les para el extesorero -ese cargo de 24 kilates- en mitad de la calle. ¿Esperarían que les pagara con un sobre?, ¿Le preguntarían si va a querer factura?, ¿Cómo se viviría esa carrera? , ¿Le preguntarían por dónde prefiere ir a los juzgados? Madrid tiene ese puntazo con los taxis que a los que venimos de provincias nos parece mágico: un montón de tipos con sus coches que te llevan a los sitios por dinero, aunque sea saltándose algunas normas. Te hacen sentir concejal por unos minutos.

Share

Transparencia

El los últimos tiempos venimos viendo a la transparencia como una reivindicación social en boca de todos. Una de las premisas abanderada por el movimiento 15M, fue una transparencia de manera más prosaica (que suele terminar en ley tramposa, como la que prepara el Gobierno), pero también una transparencia de fondo, la que cuestiona el engranaje del sistema representativo, “oiga, infórmeme porque yo quiero empezar a tomar ciertas decisiones que hasta ahora he cedido“.

La transparencia responde a un sujeto que se deja adivinar o vislumbrar sin declararse o manifestarse. En este sentido, a nivel político, parece que la transparencia se cumple. No así en su principal acepción: claro, evidente, que se comprende sin duda ni ambigüedad. Y es que la transparencia, que parece un paso adelante en la lógica democrática, se presenta como algo complejo, difícil de armar, y tramposo en definitiva, o es lo que pienso.

Igual habría que partir de una tesis que comparto con el personaje del doctor Gregory House: nadie quiere saber la verdad. Vivimos engañados, en la ficción de ser felices. La miseria, el hambre, las enfermedades y desigualdades nos son ajenas hasta que nos afectan. Mientras tanto vemos esos desarreglos como situaciones que consideramos naturales desde que el mundo es mundo, lejanas, habituales -en tanto el informativo nos lo acerca cada poco-, e imposibles de combatir. Eliminarlo es algo que siempre depende de otros, y huimos de cualquier tipo de sentimiento de complicidad hacia esos otros.

No nos interesa que nos digan que compartimos una parte alícuota de responsabilidad, que no vivimos aislados, que somos parte de un sistema cabrón al que defendemos en tanto nos favorece. Pero el sistema es tirano, injusto traidor, por qué no decirlo, asesino, y nosotros también lo somos. Ignorantia legis neminem excusat, esto es, que el desconocimiento de una ley no excusa de su cumplimiento, y lo mismo podríamos aplicar a la mierda en la que/ de la que vivimos. El sistema nos dice que siempre ganamos, pero no nos oculta que hay quien siempre pierde, y tampoco dejamos de ver que se mantiene por una franja de jugadores que pierden, pero que ven eternamente cercana la posibilidad de ganar. Con ganar me refiero a dinero, y con ese concepto base imaginan ustedes todo.

¿De verdad queremos transparencia?, ¿A qué llamamos transparencia? Pues verán, tengo la sensación de que en Valencia, por ejemplo, donde los jueces han destapado los bastardos movimientos de Francisco Camps -y compañía-, se presentó a las elecciones ganando por mayoría absoluta. Y eso que se le “transparentaban” hasta las conversaciones con amiguitos del alma. Conocimos el caso de espionajes en el Partido Popular de Madrid, la trama de financiación ilegal Gürtel… y parece que afecta más bien poco. Quiero decir que, en casos de bajeza moral, expuesta con luz y taquígrafos -que no con sentencias- al ciudadano medio le ha primado el cambio hacia los corruptos “transparentados” pero que, por el mero hecho de ser un cambio, podrían garantizar la sustitución de la esquemática y simple fuente de todos los males: Zapatero. Esto es: ante alguien que me salve a mí, me da igual su historial o, de hecho, lo reinvento e ignoro ciertas partes incómodas.

Me cuesta, por tanto, creer, que en medio de una vida de mentira, en la que decidimos rodearnos de un mundo inventado y autocomplaciente, decidamos optar por la transparencia. O al menos por una transparencia real, y no generada, también, por nuestro imaginario. Se me hace difícil entender que, de la noche a la mañana, las personas van a asumir la responsabilidad que conlleva la verdad. Aunque parece que con la palabra transparencia lo que queremos decir es que deseamos que los representantes públicos nos digan dónde va nuestro dinero. “Nuestro dinero” es otro concepto a definir en un post, porque parece que, en último término, el dinero “es de” la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Solemos querer saber dónde va nuestro dinero, pero nunca de dónde nos ha venido.

Supongamos que hemos de dotar de una partida presupuestaria la construcción de un aeropuerto. Supongamos que sabemos cuánto coño cuesta construir un aeropuerto. Supongamos que somos capaces de discernir ente los cantos de sirena basados en los beneficios que ese aeropuerto reportará a nuestra región, y la realidad. Supongamos que tenemos una “responsabilidad de Estado” que hace que, cuando lleguemos a casa, nos pongamos a leer los pliegos de condiciones, y a formarnos sobre arquitectura, economía y finanzas, marketing… en definitiva ¿Quién quiere ser responsable de su propio presupuesto?, ¿No son, por tanto, muchos “supongamos”?.

¿Dónde empieza y dónde acaba la transparencia?, ¿Debo saber lo que cobra un político?, ¿Y un ejecutivo de banca rescatada por el Estado?, y luego ¿Debería saber qué hacen con ese dinero, si sus hijos van a colegio público?, ¿Estaríamos obligados a conocer árboles genealógicos? Es posible que la transparencia no exista, que sea una quimera o una interpretación, en tanto que no existe un objeto sobre la que se aplique, sino un sujeto.

Sabemos lo que han costado obras faraónicas para cubrir vanidades personales, los enormes precios aumentados fase tras fase de multitud de infraestructuras inútiles, todo eso lo sabemos. Tengo la sensación de que la transparencia ahonda en la información, y de que eso precisamente, información, es lo que nos sobra. Los sabemos y, como cuando vemos por la tele a un niño subsahariano podrido por el hambre, nos hacemos los gilipollas. Parecería que lo que nos falta es criterio para filtrar esa información, y ganas de trastocar nuestro umbral de confort, ese que defendemos vendiendo a nuestra puta madre. Esa “casita en la playa”, ese “mis hijos merecen lo mejor”, ese “esto no lo arregla nadie”.

Es indudable que el impacto social de internet, de la creación de contenido por parte del usuario, afecta también a la percepción que tenemos de la necesidad de transparencia. Las empresas salen a la red y operan con mayor o menor pericia, en ese estudio de mercado eterno, y online, que suponen las redes sociales. Investigan a sus consumidores, obtienen inputs que pueden aplicar a sus productos, pero también manipulan para obtener determinados inputs, y no otros. De ahí, el usuario extrae que él co-crea, que su palabra es ley, y que tiene derecho a saber. Creo que tener en cuenta esa transparencia falsa publicitada desde lo privado, es importante para unirla a la pública.

Parece, por tanto, que el mundo se ha llenado de personas responsables, formadas e informadas, que desean tener acceso a toda información para poder obrar en consecuencia. Es otra mentira más. Lo han conseguido, transparencia es otra palabra vacía de contenido para la colección de palabras vacías de contenido, que ayuda a componer cada día esos discursos enteros vacíos de contenido, que nos llenan hasta que no.

Share

Restituir la honorabilidad

Detalles:

-Movimiento de Costa detrás. Le pica el trasero. No es capaz de acomodarse. Sabe que en unos minutos, escucharán su conversación con El Bigotes en la que le dice: “¿Tú vas a cenar con éste (Camps), no? Podrías decirle que me tiene socarrado, que como secretario general podría ser más útil si me pusiera en el Gobierno“. El Bigotes‘ responde; “Tranquilo, pensaba darle de lo lindo por varios sitios“.

-La implicación de la prensa en el ajo “…he comido con el director del Levante y con el subdirector (…) es un poco el impuesto revolucionario (..) dicen que les ha bajado mucho la publicidad y quieren hacer cosas muy bonitas que parezca que están hechas sin pagar (…) no me importaría pagar 7 u 8 mil euros si no le pegan hostias“. Ese es el papel en todo esto del cuarto poder. Ahora que los periodistas sigan echando la culpa de sus miserias a Internet.

Camps no se anda con chiquitas. Quiere sentarse con Obama. Podría llevarse a Josep Piqué para que le diera un par de cabezazos como le dio en su día a Bush.

-Hablando de Josep Piqué, hay voces que sitúan a su esposa, Gloria Lomana, actual directora de informativos de Antena Tres, al frente de RTVE. Lomana y la mujer de Javier Arenas son íntimas. Javier Arenas está presionando para que Gloria Lomana presida RTVE. Imaginan ustedes cómo trataría este caso RTVE, y cómo lo está tratando ahora mismo Antena Tres. Volvemos a lo de los periodistas.

-Vaya por delante que la trama Gürtel se nutrió de sus actividades en la Comunidad de Madrid. El nuevo Ministro de Justicia fue presidente de la Comunidad de Madrid, y alcalde de la capital durante los años en los que la Gürtel campó a sus anchas.

-Con Zapatero, PRISA accedió a un canal en abierto, Cuatro, que hasta entonces tuvo prohibido. Nació La Sexta, dirigida por un tipo que jugaba con él al baloncesto en la Moncloa. Con Aznar, Telefónica entró en Antena Tres. La compañía de telecomunicaciones estaba en manos de un compañero de pupitre. El cuarto (del) poder convirtió, merced a Urdaci, un sindicato en las siglas más famosas de la tele.

-La honorabilidad puesta en tela de juicio no zozobra con la acusación, lo hace con la sentencia. Y no es a un político corrupto y bastante casposillo. Se trata de restituir la honaribilidad del legislativo (políticos), ejecutivo (gobierno), judicial, y prensa. Ahí es nada.

Share

Notas de viernes

Pedro Piqueras nunca falla. En cada informativo nos cuela una imagen amarilla y escabrosa. Anoche una embarazada escapando de un edificio en llamas. Hace tiempo que la prensa española no se escandaliza por los tabloides británicos. Por algo será.

-En Antena Tres, Matías dice que después de Túnez y Egipto la pregunta es “¿Quién será el siguiente?”. Hay una pregunta. Y es esa. Gracias Matías.

-Ayer a Jordi González se le fue la pelota en su twitter (@jordiGlez), y le dijo a una usuaria que telebasura era su puta madre. Como si él no supiera que lleva toda la vida haciendo telebasura. La salida no era cogerse un berrinche y generar twitterbasura, la salida era cuestionar por qué lleva años ganando una pasta con la telebasura. La telebasura da dinero porque los espectadoresbasura le dan al cinco en su mandobasura para alimentar su cerebrobasura.

-Desgraciadamente las últimas mañanas vengo escuchando Radio Marca. Marujismo de copa y puro en el que no sé qué cojones hace metido Santi Segurola. Temas como Shakira y Piqué, como que Cristiano es el mejor del mundo, o cientos de comentarios de Supergarcías frustrados que creen que hablan de cosas importantes. Paso a Radio 3.

-La dimisión del alcalde de Boadilla llega demasiado tarde. Ya nadie recuerda el nombre Gürtel. Ha sido una palabra tan maleada, y que se ha tratado tan poco en profundidad, que pertenece al Precámbrico de los medios y al imaginario ciudadano de palabras que no podría explicar, encajonado en el armario de los nombres de cosas a echar en cara, como Filesa, Fórum filatélico, GAL… La trama ya sólo existe para la wikipedia. Imagino la tarde que echaría ese pobre becario socialista picando texto…

-Medios y sociedad se escandalizan por las declaraciones populistas de Ana Botella. Igual no hubiera estado de más escandalizarse con su nombramiento, y los los otros 364 días del año, en los que no dice nada y se lo lleva muerto. Y lo paga usted, oiga.

-La oposición se preocupa más de denunciar a un concejal de Gallardón por contratar a una asesora. Esta trabajadora de la asesoría, Cintia Martínez, es actriz (en su CV casi todo son papeles terciarios, “episódicos” y un papel como especialista en la última de Alex de la Iglesia) y salió en tetas en la Interviú. El escándalo está asegurado. Miremos el CV de Ana Botella. A ver por ponerse en tetas ante quién está donde está. Ahora miremos a las secretarias de los directivos de nuestras empresas. Pues ya está.

Share

Final europea

EL RÁBANO

Ayer, según ha filtrado la Casa Blanca, Obama llamó a Zapatero para apretarle las tuercas. Eso, unido a las consideraciones de la Unión Europea -nos ayudarán, porque a los ingleses, alemanes y suecos les mola tener una segunda vivienda en la Costa del Sol, pero debemos asumir ciertos criterios de re-convergencia- ha precipitado el Consejo de Ministros del viernes, donde se tomarán las medidas adelantadas en el día de hoy en el Congreso, es decir, en la representación teatral de los políticos/actores para los ciudadanos/telespectadores.

Digo yo que la Casa Blanca podría haber llamado para adelantar que su sistema financiero estaba podrido, antes de que nos estallara en la cara. También podría haber llamado para decir que son responsables y que, pese a su marketing electoral, Obama no ha tocado a los responsables de la crisis. Y los de la Unión, podrían habernos dicho algo cuando, con los tipos por los suelos, hacían negocio con el suelo y las casas de nuestro país. Un órgano de gobierno en el que Berlusconi tiene voz y voto, tiene poco bagaje para ejemplificar. Un órgano de gobierno que ha podido intervenir en Grecia hace tres meses, y que ha estado dando cancha durante ese tiempo a especuladores bursátiles, tiene una catadura moral, cuando menos, regular.

Comparece el Presidente, fuente de todos los males de la Historia de la Humanidad, con las orejas gachas, reconociendo que “tiene que hacer una declaración que no le gustaría realizar a ningún Gobierno de ningún país“. Recortes en el gasto social. Lo que pedía la derecha tanto española, como la europea, que es la que impera en la Unión. Comparece el jefe de la oposición -puesto a dedo- que, desaprovechando la posibilidad de tener un gesto de elegancia y grandeza, apela al “ya te lo decía YO“, con un tono sucio, como si en el caso de que él hubiera gobernado, no hubiera pasado nada en las bolsas, ni se hubiera liado la Lehman Brothers, porque el jefe de la oposición, como demostró gestionando lo del famoso petrolero, es un espabilao.

Me pregunto qué puede llevar a un político a tener tan poca visión periférica de la situación, a ser un estratega y diplomático tan pésimo. Sinceramente creo que si hoy Rajoy sale poniéndose como un mártir dispuesto a tirar del carro -ya que se adoptarán las políticas que él pedía, sin proponer ni una sola, ya que decir que congelas salarios a los funcionarios o pensionistas, quita votos-, mientras espera pacientemente las elecciones, multiplicaría sus posibilidades, y agrandaría su imagen (algo que, sin duda hubiera hecho Gallardón, de ocupar su puesto), por lo que supongo que detrás andará Esperanza, que lleva tiempo tensando el partido a la derecha desde que los Legionarios quedaron tocados. Una imagen catch all (global, que guste tanto a derecha como izquierda) perjudica bastante las aspiraciones de la propia Aguirre que, entre Gürtel madrileño y valenciano, tiene a su presidente cogido por las pelotas.

LOS QUE COGEN EL RÁBANO

Los desayunos de la Primera: tertulianos.

+Lucía Méndez: defiende la actuación agria, recriminadora y de chulo de clase de octavo, de Rajoy. Lucía ha sido redactora de El Mundo, desde su fundación hasta nuestros días, sólo interrumpiendo su labor para ser Secretaria de Estado de la Comunicación en el gobierno de Aznar, puesto del que salió para ser redactora jefe del diario de Pedro Jota. Vasos comunicantes.

+Eduardo San Martín: un tipo que dirigió el ABC, pero con una dilatada trayectoria en medios, desde la Cadena SER, hasta CNN+, pasando por otros de VOCENTO. El caso es que lo que le ha indignado es que “tenga que ser el de fuera quien nos guíe“, refiriéndose a la UE.  Me recuerda a un tipo que conozco, que siempre lleva en la boca que montó una empresa para “no tener jefe”, aunque se esté autollevando a la ruina. Joder, no sabe que tener una buena dirección es lo mejor que te puede pasar. Al lío, que el tertuliano en cuestión, basa todo su argumento en esa premisa absolutamente primitiva y de boina a rosca “me da rabia que tenga que ser de fuera“. Sin mayor comentario: como aquí no se vive en ningún lao, la furia, y toda esa mierda que nos ha hecho ir siempre por detrás.

+Joaquín Estefanía: era el tertuliano del PSOE (este país es así, tertulianos de ambos partidos), vinculado con el Grupo PRISA, tiene mayor peso específico en lo económico, ya que tiene publicados varios ensayos económicos. Igual que yo, esperaba un gesto de elegancia por parte de Rajoy. Más por responsabilidad histórica que por otra cosa.

Europa manda en el Congreso y, esta noche en todas las teles colchoneras. Mañana hablamos del Atlético, sus directivos, Pellegrini y la prensa deportiva, con nombres y apellidos.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=RAi0JRZPvUY]

Share

Notas de miércoles

– El pesoe lo tiene a huevo con la trama Gürtel, podría despedazar a su rival político. ¿Por qué no lo hace?, ¿No os resulta sospechoso? Cualquiera que haya tenido una mínima proximidad a un partido sabe cómo funcionan y, lo que es peor, cómo se comporta la gente que se acerca al partido, por dentro y, lo que da más grima, por fuera.

-Los consejos de redacción de los principales diarios y programas de tertulias del país, pagan a una actriz para que se ponga un velo cada equis tiempo. Rellenan mogollón de minutos en charletas de barra de bar.

-¿No os hace gracia la campaña de publi de la Iglesia Católica cuando llegan las declaraciones de la Renta? Molaría con famosos en plan Raúl y toda su prole, los Ruíz Mateos: “Los trabajadores de la familia Ruíz Mateos ponen una equis en la casilla de la Iglesia“. Jodío estado aconfesional…

-Anoche Julio Maldonado, Maldini, twitteaba que Messi no estuvo a la altura. La actitud de Ibra fue desesperante, pero el argentino… no sé si es que empatizo demasiado con los futbolistas porque me veo en el terreno de juego, pero tengo la sensación de que ayer no había quién metiera mano al Inter.

-Viendo House y recordando Médico de Familia, me pregunto quién verá series españolas o, lo que es peor, quién preferirá vivir en Burgos**, en vez de en Boston.

**Amigos burgaleses, no se ha seleccionado su localidad por ejemplificar una realidad pobre frente a la del Imperio Americano, se trata de un sorteo ante notario en el que participaban todas las provincias españolas.

Share

Notas de verano

PTDC0085-Desarrollo una teoría paranoica de  corrientes filosóficas ocultas. Si hay evangelios apócrifos, modelados por el poder de cada época, que dotan a la acción del tal Jesús de una visión completamente distinta de la imagen que nos dan los cuatro evangelios oficiales,  seguro que hay teorías psicológicas, filosóficas, sociológicas, y biológicas ocultas. Una sociedad paralela con capacidad para desarrollar mucho más que nosotros. Y los muy cabrones han utilizado el tópico de los extraterrestres como sociedades avanzadas a modo de metáfora. Igual es una forma de tranquilizar mi conciencia, de pensar que esto no puede ser la mierda estancada en la que estamos. Estoy convencido. Casi.

-Odio a la gente que dice que no cree en dios, pero que Jesús fue un revolucionario. Es gente-transistor: escuchan, no procesan, repiten.

-¿Por qué me está apeteciendo echar siestas? ¿Por qué las siestas se echan? ¿Qué ha cambiado en mi metabolismo? Me saldrá una panza peluda, me dejaré bigote, trabajaré en una central nuclear y tomaré coñac, y si no al tiempo.

-¿Por qué Lou Reed hizo el mierdón de concierto que hizo? ¿De qué coño va? ¿Es que no se cansa nunca de transgredir? ¿Te crees que voy a verte para escuchar el taller de instrumentos de El Conciertazo? ¿Es un consejo de Proyecto Hombre lo de tocar una sola canción de la Velvet? Esa mujer está jodiendo tu carrera. ¿Te imaginas a McCartney, o a Brian Wilson haciendo distorsiones y la puta mierda que te tiraste, Lou? ¿Te crees más mayor que los demás? ¡Puag!

-Hay un fuera de serie en el barrio. Uno de esos pegados a un cartón de vino blanco del Día. Mira que odio el rollo moderno de respetar a mendigos y drogadictos por el mero hecho de serlo, pero reconozco que me ganó: “Esta perra es muy cariñosa. Hay que ser cariñoso con la gente. Bueno, con algunos no“. Me la apunto.

Popland se ha convertido en una mierda. Ha traicionado al vintage de los 60 para arrodillarse ante la bazofia de los 80. Naranjitos, relojes Casio. Mierda pura.

-No estoy muy al loro de lo de la trama Gurtel, por aquello de no enfadarme, pero ayer tiré de hemeroteca para enterarme un poco y es genial. Muy divertido. Verano de Gurtel y Lost. ¡Y hoy destapan fiestas-bacanales de alcaldes de la Comunidad de Madrid! ¡Berlusconismo-Leninismo!. Sé de un alcalde de capital de provincia castellano-manchega, que hacía viajes a Brasil, acompañado de unos empresarios… de trabajo el viaje, claro.

Share