He estado a punto de pasarme por lo del PSOE

He estado a punto de pasarme por lo del PSOE, porque van a debatir nuevas ideas para abrirse a un mundo que está cambiando. No tiene nada que ver con las encuestas de intención de voto, es pura filantropía. Seguro que los primeros días han debatido sobre tecnología, los SMS, lo avanzado que está todo, los correos electrónicos, los contestadores automáticos… ¡Qué vértigo! Igual hasta se han recreado en aquella revolucionaria medida para consumir menos combustible: bajar la velocidad en autopistas y autovías a 110. Revolución a nivel ¿Te gusta conducir?

Por ahí anda la gran esperanza blanca, que es la presidenta andaluza. A la presidenta andaluza nadie la ha votado, amaneció ocupando el puesto que ganó en las elecciones Manuel María Chaves José Griñán*. Como éste tuvo que dimitir porque ha tenido algún problemilla de management en su gobierno regional, ha puesto a quien ha querido, y esa señora es ahora la gran esperanza del pesoe. También anda Rubalcaba, diciendo que la gente está harta de la casta política. Rubalcaba lidera ya una casta política que vive de decir que la gente está harta de la casta política. Y que algo hay que hacer, faltaría más. Y que si lo hacen ellos y nadie más que ellos, pues mejor aún.

Y Felipe. Mientras unos presentan memorias, otros ya lo hicieron y están intentando ocultarlas para volver otra vez. Felipe siempre podrá volver. Mejor con un lifting del rey, y mejor aún con una resurrección de Franco. Aprovechando que lo quieren mover del nicho, que le devuelvan a la vida. Se podría metamorfosear con José María Aznar, y volver a una batalla final, de las que durarían cien capítulos en Bola de Dragón Z. Y Zapatero que sigue de promo de otro libro, o un concierto, o una línea de medias de ejecutivo. He estado a punto de pasarme por lo del PSOE.

 

*Gracias, Cuevas.

Share

Derecho a celebrar

Son días en los que toca leer y escuchar cómo algunos están de celebraciones, y otros andan de enfados varios. Los unos salen a la calle, explotando de alegría con las caras pintadas ante el nuevo éxito de la selección. Los otros, refunfuñan ojipláticos, viendo las muestras de alegría en un escenario que da para todo, excepto para la felicidad o la reivindicación nacional. Entre ambos un problema de esfuerzo en comprenderse, que se salva con tópicos como “dejadnos que seamos felices, aunque sea noventa minutos“, o “cómo podéis celebrar nada, con la que está cayendo“.

Verán ustedes, es evidente que vivimos de pie sobre un vertedero, atracados por políticos corruptos, mafiosos de las finanzas, instituciones vacías de legitimidad, y rodeados de ciudadanos ignorantes y egoístas, que parece aceptan sin límites cualquier tipo de imposición, incrustada con fuerza por las herramientas más básicas de control social. Y también es cierto que cualquier aficionado al fútbol reconoce que ni ha visto ni verá un espectáculo semejante al que nos ofrece la selección de Vicente del Bosque. La pregunta es si este país de mierda, bochornoso, ignorante y cainita, tiene derecho o no a celebrar algo. Si es positivo o no, festejar el circo cuando falta el pan.

Hay teorías que incluso justifican el exceso en la fiesta, basándose en que el sufrimiento que la sociedad viene acumulando desde el comienzo de la crisis, ha de salir por algún lado, y los triunfos de la selección parecen la perfecta vía de escape. Estas teorías carecen de sentido si imaginamos las celebraciones cada vez que un club gana la Champions. O la Liga. O la Copa. O la Supercopa. O permanece en Primera. O asciente de categoría, o está a punto de descender administrativamente, o cambian de estadio, o se va una de sus estrellas, o… Las movilizaciones masivas por acontecimientos deportivos, principalmente el fútbol, son un clásico de nuestro tiempo, que se da cualquier país del mundo con cualquier deporte popular. Aunque no hubiera crisis, la gente saldría igual. ¿Por qué para algunos, entonces, resulta molesto?

Supongo que debe dar rabia abrir los periódicos y que las calles no estén tomadas cada tarde. Zapatero, Rajoy, Rato, Cospedal, Aguirre, Chaves, Dívar, Bankia, Caixa Nova, Gürtel, Malaya, espionajes, indultos, elefantes, convertibles, recortes, copago, privatizaciones, subidas de luz, gas, agua, monopolios privados, exministros consejeros, impuestos, recapitalizaciones, corrupción, falta de representación, descrédito, desahucios… Es cierto, a la izquierda le saca de quicio que un gol de Silva, o un pase de Xavi, tengan mayor capacidad de movilización que un recorte en la educación, o la privatización del sistema sanitario. Y quienes reprochan a sus conciudadanos que no disfruten de las celebraciones, no pueden dejar de ver un punto de irresponsabilidad en la alegría. Da la sensación de que el fútbol supone un paréntesis de noventa minutos sobre nuestra miseria, pero es eso: una sensación. No es real. Y esto no significa nada, se puede ser feliz con cosas que no son reales, con ilusiones. La muestra más evidente es que la gente es feliz con su condición imaginaria de ciudadano libre, que tampoco existe en la realidad.

Ahora bien, preguntémonos por qué para reivindicar un derecho básico hay que pedir permiso a la Delegación del Gobierno, o atenernos a las consecuencias policiales, y para salir a berrear que somos españoles, no. No es casual. Preguntémonos por qué ayer no vimos a los cuerpos y fuerzas pidiendo documentaciones al personal. Preguntémonos también por qué los medios de comunicación andan a hostias para acordar una cifra de manifestantes, y en este tipo de concentraciones todo son acuerdos en cifras históricas. De repente los sistemas de recuento de personas en espacios públicos, disonantes durante las campañas mediáticas, concuerdan en género y número a una y otra acera. No es casual. De repente todos los poderes públicos se suman a la fiesta, todos los que nos saquean 364 días, se visten de “la roja” uno. Pertenecen al pueblo, nos representan. No es casual. De repente las portadas de los diarios se emborrachan de patria mientras los mercados siguen haciendo su trabajo, pacientes. Nada de eso es casual. Pero, ante todo, preguntémonos por qué te movilizas tú, que no lo haces para la defensa de un derecho básico. No me vean como un tipo aburrido -que por otro lado soy-, me encanta que la gente sea feliz y celebro cosas, no se crean. Me gusta ver al personal reivindicando las calles que son suyas, con el motivo que sea. Pero lo que no me gusta es que esta celebración no es casual.

Defender las celebraciones -de cuyos costes, por cierto, no se habla- significa, en este caso, defender la anestesia, y habrá quien lo haga. Es un pedo de tequila colectivo, es un gritar para olvidar que nos hundimos, es la esperanza en la ficción. Y todo el mundo está en su derecho de pillarse un pedo de tequila, gritar para olvidar, o tenerle fe a las ficciones, claro que sí. Ahora recuerden sus BUP y COU, y díganme si estudiaron ustedes en Historia de España del Siglo XX a la selección de DiStéfano, Suárez, Gento… ¿Qué creen que pondrá de relieve el paso del tiempo sobre nuestra contemporaneidad?, ¿Creen que se estudiará al equipo de Casillas o al fin del Estado del Bienestar? Dirán ustedes, como siempre, que ante las vicisitudes políticas no se sienten partícipes porque “no podemos hacer nada“… ¿Es que “hemos hecho algo” para conquistar la Eurocopa?, ¿Ha cortado usted un balón, ha parado su vecina un penalti?

Ahora mírese en el espejo. Mírese un buen rato. Sin hacerse muecas ni observar cómo le queda la camiseta de Zara. Mírese a lo ojos. Un rato. ¿No es cierto que usted se mueve por su propio interés?, ¿No es cierto que construye argumentos tramposos para autojustificar sus actos?, ¿No es cierto que sus actos, en este caso, van encaminados a no “complicarse la vida”?, ¿No es cierto que no quiere pensar en su responsabilidad histórica, y que prefiere vivir cómodamente instalado en el “no se puede hacer nada“?, ¿No es cierto que se crió usted en la educación del “hijo mío, no te marques”?, ¿No es cierto que las respuestas son insoportables, y que invitan a la anestesia? Responda, pero no en alto. Hágalo con sinceridad. Hágalo para usted. Y la próxima vez que nos veamos, no me diga que si no tiene derecho a celebrar. Pues claro que sí. Tiene usted todo el derecho del mundo.

PD: Ahora que son días de vino y rosas, momentos de hitos míticos, me gustaría recordar aquella polémica de 2007, un año antes de que todos estos fueran héroes. Eran Xavi y Puyol. La polémica es que eran catalanes, y que ocultaban la bandera nacional de sus medias. Aquí lo cuenta Marca. Aquí lo hace Libertad Digital. La COPE había empezado la campaña. Hoy Xavi y Puyol, otrora antipatriotas, son dioses, héroes de la patria balompédica. La pregunta es si este país de mierda, bochornoso, ignorante y cainita, tiene derecho o no a celebrar algo.

Share

Transparencia

El los últimos tiempos venimos viendo a la transparencia como una reivindicación social en boca de todos. Una de las premisas abanderada por el movimiento 15M, fue una transparencia de manera más prosaica (que suele terminar en ley tramposa, como la que prepara el Gobierno), pero también una transparencia de fondo, la que cuestiona el engranaje del sistema representativo, “oiga, infórmeme porque yo quiero empezar a tomar ciertas decisiones que hasta ahora he cedido“.

La transparencia responde a un sujeto que se deja adivinar o vislumbrar sin declararse o manifestarse. En este sentido, a nivel político, parece que la transparencia se cumple. No así en su principal acepción: claro, evidente, que se comprende sin duda ni ambigüedad. Y es que la transparencia, que parece un paso adelante en la lógica democrática, se presenta como algo complejo, difícil de armar, y tramposo en definitiva, o es lo que pienso.

Igual habría que partir de una tesis que comparto con el personaje del doctor Gregory House: nadie quiere saber la verdad. Vivimos engañados, en la ficción de ser felices. La miseria, el hambre, las enfermedades y desigualdades nos son ajenas hasta que nos afectan. Mientras tanto vemos esos desarreglos como situaciones que consideramos naturales desde que el mundo es mundo, lejanas, habituales -en tanto el informativo nos lo acerca cada poco-, e imposibles de combatir. Eliminarlo es algo que siempre depende de otros, y huimos de cualquier tipo de sentimiento de complicidad hacia esos otros.

No nos interesa que nos digan que compartimos una parte alícuota de responsabilidad, que no vivimos aislados, que somos parte de un sistema cabrón al que defendemos en tanto nos favorece. Pero el sistema es tirano, injusto traidor, por qué no decirlo, asesino, y nosotros también lo somos. Ignorantia legis neminem excusat, esto es, que el desconocimiento de una ley no excusa de su cumplimiento, y lo mismo podríamos aplicar a la mierda en la que/ de la que vivimos. El sistema nos dice que siempre ganamos, pero no nos oculta que hay quien siempre pierde, y tampoco dejamos de ver que se mantiene por una franja de jugadores que pierden, pero que ven eternamente cercana la posibilidad de ganar. Con ganar me refiero a dinero, y con ese concepto base imaginan ustedes todo.

¿De verdad queremos transparencia?, ¿A qué llamamos transparencia? Pues verán, tengo la sensación de que en Valencia, por ejemplo, donde los jueces han destapado los bastardos movimientos de Francisco Camps -y compañía-, se presentó a las elecciones ganando por mayoría absoluta. Y eso que se le “transparentaban” hasta las conversaciones con amiguitos del alma. Conocimos el caso de espionajes en el Partido Popular de Madrid, la trama de financiación ilegal Gürtel… y parece que afecta más bien poco. Quiero decir que, en casos de bajeza moral, expuesta con luz y taquígrafos -que no con sentencias- al ciudadano medio le ha primado el cambio hacia los corruptos “transparentados” pero que, por el mero hecho de ser un cambio, podrían garantizar la sustitución de la esquemática y simple fuente de todos los males: Zapatero. Esto es: ante alguien que me salve a mí, me da igual su historial o, de hecho, lo reinvento e ignoro ciertas partes incómodas.

Me cuesta, por tanto, creer, que en medio de una vida de mentira, en la que decidimos rodearnos de un mundo inventado y autocomplaciente, decidamos optar por la transparencia. O al menos por una transparencia real, y no generada, también, por nuestro imaginario. Se me hace difícil entender que, de la noche a la mañana, las personas van a asumir la responsabilidad que conlleva la verdad. Aunque parece que con la palabra transparencia lo que queremos decir es que deseamos que los representantes públicos nos digan dónde va nuestro dinero. “Nuestro dinero” es otro concepto a definir en un post, porque parece que, en último término, el dinero “es de” la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Solemos querer saber dónde va nuestro dinero, pero nunca de dónde nos ha venido.

Supongamos que hemos de dotar de una partida presupuestaria la construcción de un aeropuerto. Supongamos que sabemos cuánto coño cuesta construir un aeropuerto. Supongamos que somos capaces de discernir ente los cantos de sirena basados en los beneficios que ese aeropuerto reportará a nuestra región, y la realidad. Supongamos que tenemos una “responsabilidad de Estado” que hace que, cuando lleguemos a casa, nos pongamos a leer los pliegos de condiciones, y a formarnos sobre arquitectura, economía y finanzas, marketing… en definitiva ¿Quién quiere ser responsable de su propio presupuesto?, ¿No son, por tanto, muchos “supongamos”?.

¿Dónde empieza y dónde acaba la transparencia?, ¿Debo saber lo que cobra un político?, ¿Y un ejecutivo de banca rescatada por el Estado?, y luego ¿Debería saber qué hacen con ese dinero, si sus hijos van a colegio público?, ¿Estaríamos obligados a conocer árboles genealógicos? Es posible que la transparencia no exista, que sea una quimera o una interpretación, en tanto que no existe un objeto sobre la que se aplique, sino un sujeto.

Sabemos lo que han costado obras faraónicas para cubrir vanidades personales, los enormes precios aumentados fase tras fase de multitud de infraestructuras inútiles, todo eso lo sabemos. Tengo la sensación de que la transparencia ahonda en la información, y de que eso precisamente, información, es lo que nos sobra. Los sabemos y, como cuando vemos por la tele a un niño subsahariano podrido por el hambre, nos hacemos los gilipollas. Parecería que lo que nos falta es criterio para filtrar esa información, y ganas de trastocar nuestro umbral de confort, ese que defendemos vendiendo a nuestra puta madre. Esa “casita en la playa”, ese “mis hijos merecen lo mejor”, ese “esto no lo arregla nadie”.

Es indudable que el impacto social de internet, de la creación de contenido por parte del usuario, afecta también a la percepción que tenemos de la necesidad de transparencia. Las empresas salen a la red y operan con mayor o menor pericia, en ese estudio de mercado eterno, y online, que suponen las redes sociales. Investigan a sus consumidores, obtienen inputs que pueden aplicar a sus productos, pero también manipulan para obtener determinados inputs, y no otros. De ahí, el usuario extrae que él co-crea, que su palabra es ley, y que tiene derecho a saber. Creo que tener en cuenta esa transparencia falsa publicitada desde lo privado, es importante para unirla a la pública.

Parece, por tanto, que el mundo se ha llenado de personas responsables, formadas e informadas, que desean tener acceso a toda información para poder obrar en consecuencia. Es otra mentira más. Lo han conseguido, transparencia es otra palabra vacía de contenido para la colección de palabras vacías de contenido, que ayuda a componer cada día esos discursos enteros vacíos de contenido, que nos llenan hasta que no.

Share

Restituir la honorabilidad

Detalles:

-Movimiento de Costa detrás. Le pica el trasero. No es capaz de acomodarse. Sabe que en unos minutos, escucharán su conversación con El Bigotes en la que le dice: “¿Tú vas a cenar con éste (Camps), no? Podrías decirle que me tiene socarrado, que como secretario general podría ser más útil si me pusiera en el Gobierno“. El Bigotes‘ responde; “Tranquilo, pensaba darle de lo lindo por varios sitios“.

-La implicación de la prensa en el ajo “…he comido con el director del Levante y con el subdirector (…) es un poco el impuesto revolucionario (..) dicen que les ha bajado mucho la publicidad y quieren hacer cosas muy bonitas que parezca que están hechas sin pagar (…) no me importaría pagar 7 u 8 mil euros si no le pegan hostias“. Ese es el papel en todo esto del cuarto poder. Ahora que los periodistas sigan echando la culpa de sus miserias a Internet.

Camps no se anda con chiquitas. Quiere sentarse con Obama. Podría llevarse a Josep Piqué para que le diera un par de cabezazos como le dio en su día a Bush.

-Hablando de Josep Piqué, hay voces que sitúan a su esposa, Gloria Lomana, actual directora de informativos de Antena Tres, al frente de RTVE. Lomana y la mujer de Javier Arenas son íntimas. Javier Arenas está presionando para que Gloria Lomana presida RTVE. Imaginan ustedes cómo trataría este caso RTVE, y cómo lo está tratando ahora mismo Antena Tres. Volvemos a lo de los periodistas.

-Vaya por delante que la trama Gürtel se nutrió de sus actividades en la Comunidad de Madrid. El nuevo Ministro de Justicia fue presidente de la Comunidad de Madrid, y alcalde de la capital durante los años en los que la Gürtel campó a sus anchas.

-Con Zapatero, PRISA accedió a un canal en abierto, Cuatro, que hasta entonces tuvo prohibido. Nació La Sexta, dirigida por un tipo que jugaba con él al baloncesto en la Moncloa. Con Aznar, Telefónica entró en Antena Tres. La compañía de telecomunicaciones estaba en manos de un compañero de pupitre. El cuarto (del) poder convirtió, merced a Urdaci, un sindicato en las siglas más famosas de la tele.

-La honorabilidad puesta en tela de juicio no zozobra con la acusación, lo hace con la sentencia. Y no es a un político corrupto y bastante casposillo. Se trata de restituir la honaribilidad del legislativo (políticos), ejecutivo (gobierno), judicial, y prensa. Ahí es nada.

Share

Con toda mi mala baba

UNA HISTORIA

La historia va de Araceli Muñoz, nacida en Guadalajara, licenciada en Derecho (con sobresaliente, destaca la prensa), peso pesado en la provincia alcarreña, vinculada al PSOE. Fue directora general de Urbanismo y Vivienda entre 1993 y 1996. En los siguientes siete años fue rotando en el Gobierno de Castilla la Mancha como consejera de Obras Públicas, Industria y Trabajo, y por último, de Cultura y Turismo.

El Partido Socialista de Zapatero llega al poder en 2004. Con el aznarismo en decadencia, y el trabajo inmobiliario bien hecho por parte de los populares –la ley del suelo de 1998 bullía a todo gas-, parecía el momento perfecto para que las inmobiliarias movieran ficha y se acercaran al nuevo poder político, y lo hicieron. El Grupo Rayet tendió su mano a Araceli Muñoz, quien aceptó, pasando del gobierno de Castilla la Mancha en cargos sensibles relacionados con el suelo, al sector privado relacionado con la gestión del suelo, concretamente como Vicepresidenta, y Consejera Delegada del Grupo Rayet. Casi nada.

Eran buenos tiempos para Rayet, el grupo empresarial de Felix Abánades llegó a comprar el 5,7% de Antena Tres. Compraron 800.000 acciones por un precio medio de 18 euros. En 2007 Rayet continuaría trabajando con su área de construcción, y vendió el 60% del área inmobiliaria a Astroc. Astroc era la inmobiliaria del momento, emblema de la burbuja, con la que desde Amancio Ortega, hasta Florentino Pérez hicieron un buen negocio mediante los precios pactados de las acciones. La historia es larga y la pueden leer aquí. Tiempos de inauguraciones, adjudicaciones de obras públicas, fundaciones que vivían de subvenciones de la Junta y Ayuntamiento (ambos del PSOE), conciertos con presencia de la reina de España, inversiones en sectores de lujo… vino, rosas y poder.

Entre las claves del crecimiento de Rayet, como sucede con otras muchas empresas, encontramos su excelente “equipo de profesionales”. Abánades se esmeró en la formación de su plantilla, y contó con Pau Guardans (ex director general de Industria), Sigfrido Herráez (ex concejal del Ayuntamiento de Madrid), Juan Carlos Ureta (Renta 4), y la ya citada Araceli Muñoz. Compró poder político que manejaba tanto una relación con la política en activo, como información confidencial y sensible vinculada con el negocio de Rayet. Chapeau.

A todo esto ¿Qué hacía la prensa? La respuesta es sencilla: cobrar. El Grupo Rayet compra la cabecera principal de Guadalajara: Nueva Alcarria, multiplica su plantilla, y se convierte en un rotativo diario. Además adquiere otro diario gratuito, Global Henares, que se distribuye por todo el Corredor del Henares, lugar repleto de promociones del grupo. En el resto de medios realiza importantes inversiones fijas en publicidad. Para cuadrar el círculo se ganan a la calle con dos ideas fundamentales: los patrocinios deportivos, y la idea de que “dan trabajo“.

Con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el comienzo de la crisis en 2008, el Grupo Rayet empieza su declive. Por ejemplo venden su participación en Antena Tres por una media de 5,4 euros, es decir, pierden unos 200 millones de euros. A la vez que caen las inmobiliarias, sus inversiones van detrás, entre otras, los medios de comunicación, generadores de opinión, benevolentes con sus patrones hasta entonces. Las actuaciones sociales decaen, la Fundación Apadrina un árbol comienza a pagar tarde y mal, si es que hay suerte, a sus trabajadores, la finca de educación ambiental de Solanillos se revela como un lugar al que difícilmente se da uso por falta de medios y de proyecto… En ese momento Araceli Muñoz decide volver a la política y abandonar el sector privado: es elegida Subdelegada del Gobierno en Guadalajara. Mientras, el Grupo Rayet se deshace, vende lo vendible y entra en 2011 en plena liquidación.

Ya saben, si ustedes se lincencian en Derecho, con nota de sobresaliente, y se sacan una buena oposición, podrán ser altos cargos del Estado, después utilizar su información para servir a unos señores accionistas y, cuando éstos se hundan, volver a la administración, que les estará esperando con los brazos abiertos. Y quedarán fenomenal.

UNA REALIDAD OBSCENA

El director del Instituto Catalán de Salud, Josep Prat Domènech, está compaginando su cargo con la vicepresidencia del mayor holding de España en materia de sanidad privada. El Gobierno de Cataluña, presidido por CIU, que ha sido el que ha puesto a Prat, está acometiendo una serie de recortes en materia sanitaria, difícilmente compatibles con la Constitución, y que benefician a la sanidad privada. Y todos tan tranquilos. Acojonante.

UN ARGUMENTO DE TERTULIA

Se llama Pedro Morenés, es nuestro Ministro de Defensa. Es hijo del IV vizconde de Alesón (hijo a su vez de los condes del Asalto, grandes de España), y no es coña, miren en wikipedia. En el año 2000 le nombran Secretario de Estado de Seguridad en el Ministerio del Interior, y finalmente, entre 2002 y 2004 fue Secretario de Estado de Política Científica y Tecnológica en el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El Partido Popular pierde las elecciones, y se va al sector privado, donde pone información sensible a disposición de empresas. Entre otras MBDA , “uno de los mayores fabricantes de misiles del mundo. Tambien ha sido presidente de Segur Ibérica, una empresa de seguridad privada que Defensa subcontrató para proteger a los atuneros españoles“. MBDA entró en quiebra al prohibirse la venta de bombas de racimo, producto estrella de la compañía. Hoy vuelve a un puesto político con capacidades para comprar armamento.

Esta barbaridad de dimensiones colosales, es tan sólo un argumento más de tertulia política. En eso se ha quedado.

UN ARGUMENTO MACHACÓN

Desde hace algunos meses vengo observando cómo los analistas de los medios, que son quienes generan opinión pública, vienen incidiendo en lo malos que son los políticos que llevan toda vida en cargos políticos, y lo buenos que son los profesionales metidos a políticos, los denominados tecnócratas. Lo repiten una y otra vez, hasta que la sociedad acepte estas barbaridades como algo no sólo normal, sino bueno para todos. Los argumentos: tienen en cuenta la rentabilidad, un Estado ha de funcionar como una empresa, sólo necesitamos “gestores“, y un sinfín de estupideces que harían pegarse un tiro a los clásicos de la teoría política.

Conozco a un muy alto cargo de una gran gran multinacional. Cada vez que pedía un documento en powerpoint, lo imprimía en color. Con cada corrección, quería su impresión en color. Es sólo un detalle. Otro director de una importante empresa de comunicación, comentaba que ya sabía reenviar correos electrónicos. Que lo de enviarlos era cosa de su secretaria, poco a poco. Es otro detalle. ¿Ser trabajador público te hace derrochador?, ¿Es que no quiebran empresas privadas?

Cuando en el Instituto, ya con diecisiete años y pelos en los bajos, había compañeros incapaces de extraer la idea principal y las secundarias de un texto, sabía que tendría sus consecuencias. Esa gente crece, trabaja, tributa, vota y monta empresas.

Share

Radio y punto.

Uno de los daños colaterales de pasar el fin de semana con una niña de siete años, es que la radio del baño aparece misteriosamente cambiada de dial. Así que la ducha nocturna, estuvo amenizada por De Costa a Costa, con Rafa Martínez Simancas, por lo que me secaré con Punto Radio. Momento de análisis económico con un personaje de mucho cuidado. Se trata del responsable de la REAF, ni más ni menos que el registro de economistas y asesores fiscales, ahí es nada. Le piden fórmulas contra la crisis.

El figura cree que, como IVA e IRPF son los impuestos que más recaudan, son los que más hay que subir. Se nota que es especialista. Acabará la entrevista indicando que la subida del IVA que hizo Zapatero fue un error garrafal, como si no la hubiera recomendado antes. En cuanto al IRPF, señala que, como comprenderemos, las rentas más altas ya pagan mucho. Que si llegan a pagar el 50% de lo que ganan, que nos imaginemos. Ojo con el argumento: “Es que, si hay futbolistas que tienen que pagar la mitad de lo que ganan… ¡Ni vienen a nuestra liga!“. Ya me estaba secando el frontispicio del pubis.

El conductor del espacio le pregunta si las medidas de Rubalcaba serían efectivas, o mera palabrería para ganar votos, a lo que responde que lo segundo. Luego le pregunta que si las medidas del PP (serán las que él conozca) serían las óptimas, y dice que sí. El conductor le incrusta “¿Pero, sin tocar los impuestos?“, a lo que mi especialista económico favorito responde que “…si dicen que lo pueden solucionar, será porque habrán hechos sus números“. Orgásmico, oigan.

Va finalizando la gloriosa intervención en la cumbre, para lo que nuestro presentador le pide a su partenaire que nos hable del futuro. El puto amo del REAF, nos comenta que llevamos tres años en crisis (¡habla del futuro con flashbacks!), y que (redoble) LO PEOR… NO HA PASADO (chan-chan-chaaaan). El locutor se queda como compungido. Igual es porque no ha quedado muy claro el sesgo pretendido con la intervención.

CONCLUSIONES:

-Si su sobrina va a pasar un fin de semana a su casa, díganle que en el baño no tienen radio.

-Presenté informativos en Punto Radio. Entraba justo después del informativo nacional de Javier Fernández Arribas. Raro era el día en que no tenía que tragarme el vómito para abrir el micro y empezar. Hay cosas que no cambian.

-La mediocridad intelectual, como la demostrada en esos minutos de radio, es la causa de la crisis, y también la consecuencia de políticas en las que primó (y se sigue primando) lo fácil, lo rápido y, como trasfondo, se premia a quien no piensa, es dócil y manejable.

-Viendo Sálvame Deluxe, y reitero el argumento, creo que es de lo mejor que podemos ver en los mass media. Por lo menos es divertido y escarba en el alma humana.

Share

El fin de Gadafi

Sarkozy con Gadafi

Aznar, de risas con Gadafi

Su Majestad, campechano con Gadafi

Zapatero, de la mano de Gadafi

Gadafi con Mubarak, Berlusconi, Merkel, Brown...

Gadafi, disfrazado de Tina Turner, homenaje a Obama

El campeón Mandela, con Gadafi

Gadafi, en la despedida de Fernando Cuerpo

Share

De resaca

-Escucho esta mañana a los analistas de tendencia, digamos, “liberal“, es decir, los que piden el voto al PP, y sostienen que con Mariano todo irá muy bien. Creen que Zapatero no adelanta elecciones, porque confía en una pequeña recuperación económica, y defienden que el presidente no puede estar seguro de que esa recuperación se producirá porque nadie sabe lo que puede pasar. Son los mismos que llevan años defendiendo que Zapatero ocultó una crisis que había previsto, para salir reelegido. Es decir, que para lo malo era adivino, y para lo bueno, no puede serlo.

-El nuevo candidato socialista aterriza en redes sociales, siguiendo el camino trazado por Obama, pero sin Soul. Como dije el otro día, lo importante de lo social está en dar la sensación de que tus seguidores ayudan a construirte, pero es complicado que así sea, si no te dejabas construir en el mundo 1.0. Será el clásico boom de campaña que desaparecerá. Puro interés y propaganda, como Pedro Jota tuiteando avances en la demostración de su teoría conspiranoica del 11M. La gente no quiere encontrarse en las redes lo mismo de lo que ha huido en el papel. O por lo menos, eso creo.

Rubalcaba sacude a los grandes capitales. Por lo menos en titulares. No creo que nadie sea tan gilipollas como para creer que los grandes capitales no saben las vías para ser menos grandes a ojos de la administración. La gente con pasta sabe cómo camuflarla. Y la cera a los bancos… hubiera estado bien tener muy claro bajo qué condiciones se dotó de liquidez a las entidades bancarias con dinero público. Qué compromisos tuvieron que adquirir los bancos.

-La extinta Cajamadrid, ahora Bankia, ha lanzado una campaña sangrante. Su claim, viene a decir poco menos que “si eres un tío chachi (dueño de tu negocio, ingeniero, médico, el puto amo, vamos), cómo no vas a invertir en Bankia“. El trasfondo es la necesidad de inversión a toda costa. Las cáscara es que por mil euros tú puedes entrar en ese estatus que tan buena prensa tiene hoy en día: banquero. O mejor dicho: bankero. Muy aspiracional. Todo un acierto, sí señor.

-Tengo amigos que me cuentan teorías sobre cómo los chinos, merced a la cantidad de pequeños establecimientos que han ido tomando por España, acabarán conquistando el mundo. Creo que también ayuda que China lleva meses comprando deuda norteamericana y europea. Puede hacer un poco más rápido lo de conquistar el mundo. Las conclusiones básicas son que los orientales marcarán las grandes líneas macroeconómicas, y que, además, estarán muy interesados en que a Occidente le vaya muy bien, si es que quieren recuperar su inversión. Por cierto, que el régimen chino nos parece fenomenal.

Share

Gallifantes para todos

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, actuaron como sospechaba. La noche electoral no tuvo la más mínima mención hacia el denominado “movimiento 15m“, y nos ofrecieron todas las del mundo para el baño de realidad: que los ciudadanos culpabilizan a A de sus problemas, y consideran que si A no les convence, será B quien gobierne. No pidan más. Sencilla regla de tres, donde el tres no existe, o es sorprendente, como Bildu, o deprimente, como Foro Asturias.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, reflejaron los golpes en las alcaldías de Barcelona, o Sevilla, las comunidades de Extremadura, Castilla La Manchademasié pal body de un Zapatero que compareció con un buen pelazo, para llevarse la leña, y para que la gente le recuerde como gran derrotado. Hoy pensamos que por torpeza propia, mañana sabremos que por una crisis que se hubiera comido a cualquiera. Rajoy, entre canciones de los Village People (auténticos himnos gays), tuvo el primer gesto de elegancia desde que aprendió a ladrar, no pidiendo elecciones, borracho de éxito como estaba.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, olvidaron por completo al puñado de ciudadanos de las plazas, que tan bien les vinieron en los tiempos muertos previos para rellenar papel a base de crónicas y debate low-fi, pero que se quedan en un decimoquinto plano cuando se habla de las cosas de los mayores. Las cosas de mayores son el poder, y un sistema refrendado por 23 millones de votos, muchos de ellos hacia listas con imputados, corruptos, fracasados, populistas… en definitiva, de esos 23 millones de votos, la mitad se hubieran efectuado, aunque la cabeza de cartel hubiera sido un chimpancé.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, se olvidaron de Sol. Uno de los principales fallos del movimiento 15m, considero, es su pacifismo, herencia pura de la relación en redes sociales, donde prima el “buen rollo”, y todo ha de desarrollarse en un clima de paz y participación. Otro de los fallos, es que piden más que los nietos de los Ruíz-Mateos, lo que convierte la negociación en un imposible. Y el problema fundamental: que que exigen justicia, ética, racionalidad y honestidad, a una sociedad que se encuentra justo en el polo opuesto, y tan a gustito, oiga.

Ayer los medios de comunicación, que son los ojos de nuestra sociedad, nos volvieron a hacer creer que ven bien. Con las multipantallas, los tertulianos a todo lujo, las conexiones, los carísimos decorados, las infografías con todo tipo de diagramas… Pero hay veces que nuestros propios ojos nos engañan. Nos pueden llegar a hacer creer que el continente tiene la fuerza del contenido. Nos pueden confundir, y decirle a nuestro cerebro que algo es legítimo, cuando sólo es sencillo y suena bonito. Los ojos tienen cientos de enfermedades que el 15m debería estudiar para aprovechar, si quieren salir de ese brutal problema de comunicación en el que viven.

Share

Se buscan ideas (creo) II

-Los políticos están completamente aturdidos. Aguirre dice que la izquierda instrumentaliza el movimiento, Cayo Lara cree ponerse al frente, Zapatero les hace guiños… el alboroto, la falta de claridad y de concreción, son características de la vida pública en los últimos años. Este clima de ignorancia, estupidez y falta de ética, ha garantizado a la clase dirigente hacer y desahacer, hablar de blanco y hacer negro, contradecirse y que todo parezca coherente. El movimiento comenzado el 15 de mayo es exactamente eso, pero con ética (de momento), y en su contra.

-Suelo ser un hijo de puta que dice las cosas crudas a la cara y sin sensibilidad. Habitualmente, los interlocutores que no me conocen mucho, responden con una sonrisita, y un “es que no sé cuándo hablas en broma  y cuándo hablas en serio“. Siempre hablo en serio, y en esas están ahora los del establishment. Mirando con risita nerviosa y deseando que todo sea una broma, sin entender nada.

-Dejar de ser una broma depende del deseo de negociación. Para negociar hay que concretar peticiones, y tener un as en la manga. De momento es lo que falta, y lo que hace que puedan pasar de un fenómeno exótico (portada del Washington Post) a unos terroristas criminales (anoche, el execrable César Vidal, ya dijo que los de la puerta del Sol habían recibido instrucción de ETA).

-La concreción de propuestas va a causar problemas. Los liderazgos no pueden diluirse en asambleas, porque ni son prácticas, ni funcionales, ni la base de lo que se pide es la panacea intelectual. Entrará en juego el concepto de ego y las divisiones internas, que deben ser lo menos numerosas posibles. El as en la manga depende del 22M. El impacto en el resutado de las elecciones municipales y autonómicas será definitivo.

-Si existe un impacto fuerte, la cosa pasará a mayores. Si el impacto es suave, la clase política vivirá con el culo apretado hasta las generales. El PP, con la partida ganada ahora mismo, sacará su versión más punkrocker, y el PSOE, su cara más falsa, representada por las Trinidad Jiménez y compañía: de las que se ponen chupa de cuero para ser cercanas. A IU se le aparece la virgen, porque esas reivindicaciones tan sumamente transversales, tan en paralelo al concepto “partido”, están en los diarios de sesiones del Congreso, recogidas y defendidas por el señor que tiene 10 segundos a la semana en el informativo: Gaspar Llamazares.

-La chapa y pintura de la Constitución del 78 se resquebraja. La Junta Electoral de Madrid, se permite el lujo de indicar que “hacer un llamamiento al voto responsable, puede interferir en la intención de voto de los madrileños”. Con dos cojones. Los políticos representantes, siguen gastando pasta pública en tunear plazas de toros, que se abarrotan de ciudadanos. Esa es otra. ¿Qué hacer con los 20 millones de votantes-fans de no tocar las cosas?, ¿Qué hacer con ese arquitecto que, en una grupo de estudio en el que estuve recientemente, afirmaba que lo único que le importa cuando llega a casa es “Qué voy a cenar”?

Share