in mis cosas

Tengo perro. Primeras 24 horas

Mientras liviano mi discrepancia acerca de las divinidades, como modo de explicación de las cosas, por tener que limpiar el segundo meado de la perra, me decido a darle al post.

Ayer llegó Kía -vaya nombrecito- que, inmediatamente ha pasado a denominarse Nico (doble homenaje: por un lado a la vocalista que colaborara con la Velvet, y por otro al presentador de Cuatro: me la dieron ayer que España conquistó Europa). Así es, ni tan pequeño, ni macho como me prometieron que sería George. Una perra negra con pintas marrones, un cachorro supersimpático, mezcla de boxer. Seis meses tiene la hijaputa. Vale.

La he paseado hasta la extenuación, lleva más tiempo fuera que en casa. Bueno pues dos veces me ha meado la entrada. Por lo menos ha cagado fuera, pero ya me espero lo peor. Ayer superpaseo -me perdí el gol de Torres, aunque lo escuché por la SER, que casi es mejor- y durmió requetebién. Durante la noche se despertó un par de veces, lo que está guay, ya que vivo en un bajo y anoche, la celebración, pareció el fin del mundo. Se intentó subir a la cama, pero la eché de sendos manotazos. Ni empatías ni ostias, hay que demostrar quién es el jefe de la mañana. O eso dice el encantador de perros.

Ha estado en una casa en la que no la han sacado en tres meses. Muy listos. Por lo tanto: ni sabe pasear, ni controla meadas y cagadas, ni soportar ausencias, ni cojones. Seamos positivos, este proceso creará lazos. Digo yo. O la mataré.

Hoy ha llorado cuando me fui a currar y a la vuelta tan feliz, al Retiro. Y la hijaputa se me mea. Me da por el culo. A ver mañana, cuando la vea la dueña que, tras mi fiasco matrimonial, y las humedades de la casa soportadas, me admitió que tuviera un gato, que no es exactamente lo mismo que un perro. Bueno, creo que ella es transexual, así que lo sabrá entender.

Share

Leave a Reply

  1. Nico la meona, sí señor!!:) me alegro mucho, mucho!
    tú no te estreses que ya verás cómo la perra es lo mejor que te habrá pasado este verano, sin duda!:)